febrero 2023 - VII Año

ENSAYO

¿Para qué filosofía?

El pensador de Rodin

Hablar de filosofía hoy precisa constatar su crisis, ya larga, provocada por las derivas seguidas por los propios filósofos contemporáneos. A comienzos del siglo XIX, cuando la filosofía parecía alzarse con más seguridad sobre los problemas del pensamiento y los límites de la capacidad creativa humana, se inició una impugnación, cada vez más radical, de ideas fundamentales hasta entonces. La verdad (Kant), la realidad (Hegel), dios (Nietzsche), la sociedad (Marx) y otros fundamentos del pensar sufrieron un cuestionamiento que ha socavado la propia filosofía. El cuestionamiento de las bases de la filosofía prosperó sobre un terreno baldío y sin horizonte: el del desconocimiento de la trayectoria de la filosofía y el olvido de sus logros. Al final, en eso fue en lo que consistió la “novedad” y la pretensión de descalificar las filosofías precedentes.

¿Tiene pues sentido en nuestro tiempo una disciplina como la filosofía, tan progresivamente expulsada de los planes de estudio?, ¿tiene alguna utilidad seguir formulaciones que en el último siglo se han alejado del sentir y del pensar general del “hombre común” ?, en suma, ¿encierra la filosofía algún saber que no pueda ser abordado y construido desde otros ámbitos del conocimiento, como las ciencias, incluidas la neurología y la sociología? La deriva seguida por la filosofía en el siglo XX no permite ser optimista: la última gran corriente filosófica de nuestro mundo, la denominada filosofía posmoderna de finales del siglo XX, resultó finalmente deletérea para la propia filosofía (leer La filosofía posmoderna: un final ineludible).

En el estado actual de la filosofía se podría pensar que hay razones para el pesimismo. Los tratados de filosofía al uso, suelen comenzar por lo general con exposiciones poco claras. Tesis opacas y llenas de menosprecio hacia las tesis atribuidas a filósofos anteriores, o hacia los llamados “pensamientos ingenuos”, construidos ad hoc en esos mismos tratados, para rechazarlos como modos simplistas de pensar. A esas exposiciones les suele seguir la afirmación -en tono defensivo- de que la tesis del autor (sea quien sea) será inevitablemente mal comprendida y deformada. En el siglo XX, quizá fue Heidegger quien supo elevar este peculiar “método” de disputar hasta alturas apocalípticas. Es un “truco” antiguo que emplean a diario autores de menor altura.

Escuela de Salamanca

Con excepciones, como la Escuela de Salamanca (siglos XVI y XVII), la Escuela Escocesa del Sentido Común (finales del XVIII), o la filosofía del sentido común de Balmes (siglo XIX), los denominados “pensamientos ingenuos” –vulgo “sentido común”-, suelen ser menospreciados por los filósofos contemporáneos, que olvidaron que no hay pensamiento alguno que sea ingenuo. Y olvidaron también que fueron las decepciones ante los “errores” del sentido común, la causa del nacimiento del pensamiento occidental. La consciencia de que hay errores de percepción, como el remo que se ve doblado al sumergirlo en el agua, fue una de las razones que hicieron dudar al hombre del sentido común y desconfiar de su correcta percepción del mundo exterior. Sin esos “desengaños”, nadie pensaría hoy.

La historia de la filosofía tiende a identificar con demasiada facilidad la sucesión académica de las doctrinas filosóficas con la evolución del pensamiento humano. Es corriente leer expresiones como “Después de Descartes, resultó imposible…”, o “Kant clarificó definitivamente…”. Se razona así, como si cada obra filosófica se convirtiera, desde el momento en que aparece, en la manera de pensar de toda la humanidad. En nuestra tradición filosófica, tal y como la imponen los miles de obras que la contienen materialmente, los cambios de sentido más modernos solo sirvieron para que los filósofos invitasen a comprender únicamente sus propios sistemas. Pero los sistemas filosóficos no se hicieron para ser comprendidos, sino para comprender el mundo. Esto se ha olvidado demasiado y, por eso, desde la filosofía “oficial” (o académica) se insiste tanto en la “preparación” filosófica, o en la “técnica” y el “vocabulario” filosóficos, para justificar la exclusión de los más, de los “profanos”. Y el profano, el hombre común a quien se debería dirigir la filosofía, tiene toda la razón cuando se queja de la falta de claridad del filósofo. Quizá la parte más penosa del quehacer filosófico hoy sea constatar que, el profano, ya bastante decepcionado por esa falta de claridad de la filosofía causada por su (des) conocimiento del “vocabulario filosófico”, si por desgracia llegase a conocer ese vocabulario, hallaría que su decepción sería aún mayor.

Desde Kant y Hegel, la filosofía ha sostenido, como si fuera un hallazgo, que los objetos del mundo no están en la conciencia, pero ¿quién pensó jamás que estuvieran allí? Ha habido otros “hallazgos” no menos sorprendentes, como la “descripción fenomenológica”, que indica que cuando se mira una silla se apunta directa y efectivamente a la silla, y no a su imagen en la conciencia. O como la teoría fenomenológica de la evidencia, según la cual el error se revela por el “estallido” de una evidencia (no por ello menos auténtica), dentro de la realidad de una evidencia superior. Existencialismo y posmodernidad no aportaron mucho más que redescubrimientos de Mediterráneos y vulgaridades incapaces de producir, ni filosofías “nuevas”, ni novedades en filosofía. En el siglo XX, existencialistas y posmodernos renunciaron al sentido común y hasta rechazaron la misma realidad. Hoy se están derrumbando, pero aún despliegan influencia entre muchos. Al final, en este siglo XXI, se constata cómo se han perdido casi todos los rumbos y cómo los pretendidos “nuevos caminos” devinieron sendas perdidas.

El existencialismo y los posmodernos trataron a las palabras como meros objetos o cosas. Lo expresó magnifica y bellamente, entre otros, Foucault en su obra Las Palabras y las Cosas: una arqueología de las ciencias humanas (1965). Pero lo que en realidad hicieron, en lugar de hablar de filosofía y expresar ideas, fue tomar formulas sacadas de fragmentos de sistemas, a las que postularon como entidades existentes en lo que se llamó “estructuralismo”. Para justificar estas prácticas y otras, se ha llegado a presentar la filosofía como objeto de una satisfacción estética (¡y no es raro escuchar tal justificación!), es decir, justo lo contrario de lo que la filosofía es. Y así, esos “nuevos” sistemas filosóficos, que aspiraron a ser lo que más se aproximase a lo permanente, han sido finalmente los que antes han caído en desuso.

Kant

A muchos autores recientes de filosofía les cuesta mucho decir algo sin querer, al mismo tiempo, decirlo todo. Muchas personas se contentan con poder decir algo, y Sócrates se conformaba con poder decir alguna cosa importante. Heráclito de Éfeso decía: “Voy a hablar de todo”; mas nunca dijo: “Voy a decirlo todo”. Los filósofos del siglo XX parecían muy urgidos y quisieron decirlo todo y de inmediato. Pero, cuando no se ha adquirido un conocimiento suficiente, la construcción que lo remplaza es una opinión. No es mala cosa tener opiniones e interpretar, pero es contrario a la filosofía presentar opiniones e interpretaciones como certezas. El moralista o el ensayista juegan limpio y aceptan situarse de entrada en el plano de la opinión. Sólo piden para sus ideas la aquiescencia correspondiente al interés que ofrezcan y a los fundamentos teóricos con que las sostienen.

Decirlo todo e inmediatamente ha sido fórmula de éxito en los tiempos modernos. La pretensión de decirlo todo conlleva un estilo que se ha impuesto en filosofía, quizá desde Descartes. Este, comenzó por crear un vacío para producir luego, en ese vacío, una primera evidencia (cogito…) y a partir de ahí, sobre el modelo de certeza creada con esa evidencia, desarrolló “certezas” tan irrefutables como el encadenamiento que, entre sí, les impuso. Desde entonces, de Kant a Hegel y de Heidegger a Foucault, bastó con articular enredos de ideas y palabras para ser definitivo: Kant “dedujo” las categorías; Hegel pasó “necesariamente” de un “momento dialéctico” a otro; Heidegger “reveló” el ser del ente y Foucault se extravió en el “poder”. Y todos ellos dieron por supuesto que, si se equivocaban lo más mínimo, la filosofía casi dejaría de existir.

Esa intransigencia en lo perentorio no existe en Platón, ni en Aristóteles, ni en San Agustín, ni en Santo Tomás, entre otros muchos. Esas urgencias intransigentes no se aprecian en los filósofos que admiten como algo normal que pueda haber cosas en las que no han pensado, o acerca de las cuales no estén bien informados. Aristóteles fue tan enciclopédico como le fue posible serlo en el estado de desarrollo del conocimiento en la Grecia Clásica. Pero jamás se le ocurrió poner a la humanidad en la obligación de tener que escoger entre él y el fin del pensamiento. La esencia de la filosofía consiste en ser, ante todo, verdadera, no “ingeniosa”.

Otra persistente ilusión de la filosofía moderna consiste en considerar el pensamiento del filósofo como diferente a toda otra forma de pensamiento. Casi se da por supuesto que, por un extraño privilegio automático, adquirido por los filósofos en el punto de partida, puede darse por sentado lo que era en realidad el objetivo a alcanzar. Por ejemplo, hablar de “descripción fenomenológica” no resuelve ningún problema, sino que los plantea. Para describir hay que ver, y eso remite a las condiciones iniciales y comunes, a los riesgos del olvido, a posibles lagunas de información y a todos los desatinos. En otro caso, el filósofo quedará por debajo del moralista, pues el moralista busca sólo “la recta opinión”, no la certeza, y la filosofía busca certeza.

Hegel

La filosofía no debe aspirar a regir los demás saberes y disciplinas. Desde hace dos siglos, científicos, sabios e historiadores han aplicado severas correcciones a la filosofía, y esta ha tenido que abandonar su inclinación a dictar deberes a la ciencia y a la historia. Era más fácil hacerlo en los siglos XVII y XVIII, y aun a principios del XIX, con ciencias jóvenes de las que se podían tomar resultados parciales como estimulantes del pensamiento, sin someterse a su rigor. Esa argucia no es posible con ciencias que han madurado: gran parte de los problemas de la filosofía en los siglos XVII y XVIII terminaron por resolverse -o, mejor dicho, fueron pulverizados- por la física, la neurología, la economía política, la historia, la biología, la sociología y… por el propio transcurso de los acontecimientos. Tampoco puede ser la filosofía una reflexión sobre los avances y descubrimientos de las demás ciencias y la explicación de su sentido metafísico, pues entonces se convertiría en la “ciencia de los problemas ya resueltos”. La filosofía se ha de remitir a la filosofía, no a otros saberes y disciplinas.

Y tampoco puede consistir el filosofar en sustituir a las ciencias naturales y humanas.  La filosofía no puede sustituir los conocimientos positivos, ni evitarlos. Sustituir la positividad es incompetencia, y evitarla es ilusión: peor que no saber, es creer que se sabe. Si la filosofía busca la significación, para el hombre, de la existencia y de las ciencias que de ella participan, así como obtener de lo que hacen los hombres una respuesta para cada hombre, no se hará ontología hablando de un “Ser” que no comienza a aparecer, sino cuando ha terminado todo. Son maneras de decirlo todo sin decir nada: se interroga a un ser que es una ausencia, que no se “revela” sino “ocultándose”, como dice Heidegger, o se retorna a las inefables filosofías enciclopédicas, tan conocidas desde Hegel.

La filosofía ha consistido siempre en el examen y estudio de las diferentes actividades de los hombres -en el orden teórico, práctico, estético, histórico o cotidiano-, no por mor de esas actividades mismas y de sus resultados, sino para comprender su estructura, fundamentos y sentido, en relación con la existencia humana. Por eso, el pensamiento del filósofo sólo tiene valor si posee, en cada uno de los dominios considerados, un conocimiento profundo de lo real. La realidad no es mera interpretación, como sostuvieron Nietzsche y el existencialismo, ni un simple constructo cultural, como sostuvo la filosofía posmoderna. La realidad existe y se accede a ella desde diferentes saberes, ente otros, los científicos. Pero las ciencias modernas solas son incapaces de aprehender la insondable profundidad del mundo y de la vida: no se puede ignorar que, en las humanidades, en el arte, y en la religión hay también realidad y verdad.

Una vez más, y como es habitual, las crisis terminan. También en filosofía. Y así, pese a sus más recientes extravíos, la filosofía prosigue su evolución y desarrollo en el siglo XXI. Y lo hace, como siempre, con el acicate que recibe de su tradición, además de por su propio impulso. Y no olvida el dicho, atribuido a Sócrates, de que lo verdaderamente importante son siempre las preguntas y no tanto las respuestas, siempre provisionales y sujetas a revisión y, en su caso, falsación. De hecho, ese restablecimiento ha comenzado ya, como lo acredita el renacimiento y recuperación de los planteamientos realistas en las tendencias y orientaciones más recientes de la filosofía actual (leer Markus Gabriel y el Nuevo Realismo filosófico del siglo XXI y Zubiri, un retorno).

Pedro López Arriba

Licenciado en Derecho y Filosofía (UAM) y funcionario de la Administración del Estado

Ver todas las entradas de Pedro López Arriba →

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Crisis de la modernidad: ¿Qué pasó con la ética?

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

Antropocracia, el “factor exceso»

Ensayo

Creación

Ensayo

Crisis de la modernidad: ¿impostura y fanatismo?

Ensayo

La fe ciega en las máquinas

Ensayo

¿Para qué filosofía?

Ensayo

El socialismo de Louis Blanc

Ensayo

Solo uso la lavadora para lavar

Ensayo

Estado de sitio y suspiros democráticos

Ensayo

Heráclides Póntico (siglo IV a.C.): La filosofía clásica griega está llena de recovecos y misterios

Ensayo

El conservadurismo español en los inicios del siglo XX

Ensayo

España y su historia en el liberalismo del siglo XIX y su deriva

Ensayo

Rita Levi-Montalcini: una mujer valiente en la vida

Ensayo

Elogio de la alegre contención

Ensayo

La concepción de España y su historia en la Ilustración española

Ensayo

De Noheda a Zamora: el rapto de Helena

Ensayo

Los jardines de la Ruta de la Seda y el Juego de la Oca

Ensayo

Tus hijos…

Ensayo

Los ojos de Ovidio: un heraldo poético de la modernidad

Ensayo

Las voces del deseo

Ensayo

Crisis de la modernidad: Atenas y Esparta, ¿un dilema moderno?

Ensayo

Santayana ante la religión

Ensayo

Lo digital como gran estafa

Ensayo

Crisis de la modernidad: mito y realidad de las revoluciones

Ensayo

Con el cerebro en un puño…

Ensayo

José Giral: la sombra de Azaña, siempre en el ojo del huracán

Ensayo

El exilio de la palabra

Ensayo

Cada hombre en su cárcel

Ensayo

Guion nacional

Ensayo

La huella de Cajal en el exilio mexicano

Ensayo

Cultura Latinoamericana

Ensayo

Arthur Schopenhauer: Un pensador incomprendido y casi olvidado…

Ensayo

¿España, invertebrada todavía?

Ensayo

La escolástica: grandeza y servidumbre (Paradojas del pensamiento medieval)

Ensayo

Giorgio Agamben: un diagnostico desolado para un presente incierto

Ensayo

El simplismo es un crimen

Ensayo

De la tristeza

Ensayo

El ocaso de las ideologías

Ensayo

‘La leyenda de D. Juan’: una conferencia de Gregorio Marañón en Lisboa

Ensayo

Apuntes sobre la decadencia de España (Estudio de sus causas a partir de Juan Valera)

Ensayo

Estar bien, sin llorar

Ensayo

La idiotez artificial

Ensayo

Jovellanos: elogio de Carlos III

Ensayo

Revolución silenciosa

Ensayo

El reto de la igualdad como principio ideológico

Ensayo

Complejo de inferioridad español

Ensayo

Señuelos, o personas

Ensayo

Sentido y finalidad

Ensayo

El concepto de «biopoder» de Foucault: resumen y evaluación critica 

Ensayo

El chantaje del futuro

Ensayo

Milena Rudnitska, periodista, feminista y activista en pro de los derechos del pueblo ucranio

Ensayo

Nunca lo hará ninguna técnica

Ensayo

“La secularización en España”, un nuevo libro luminoso

Ensayo

Cicerón: un ciudadano culto, inteligente y contradictorio que vivió el derrumbamiento de la República romana

Ensayo

Liberalismo político francés e inglés: ¿Fueron realmente modelos?

Ensayo

Zubiri: ¿Un retorno?

Ensayo

El estoicismo, repensado

Ensayo

Markus Gabriel, frente al determinismo científico

Ensayo

El escepticismo, revisitado

Ensayo

Antisistemas por sistema

Ensayo

Wolfgang Harich ¿no fue rescatable?

Ensayo

Markus Gabriel y la Nueva Ilustración

Ensayo

Peter Singer y el animalismo: epígonos del 68

Ensayo

Jovellanos y el liberalismo español

Ensayo

La filosofía posmoderna: un final ineludible

Ensayo

Markus Gabriel y el Nuevo Realismo Filosófico del siglo XXI

Ensayo

Paul Virilio, una reflexión sobre la velocidad y sus implicaciones cibernéticas

Ensayo

Platon, ¿empirista?

Ensayo

Circe: atractiva, inteligente y poderosa

Ensayo

Epicuro de Samos, replanteado

Ensayo

Científicos en el exilio interior: Fernando de Castro

Ensayo

Científicos en el exilio interior: Jorge Francisco Tello

Ensayo

Manuel Azaña Díaz, el ateneista

Ensayo

Los enigmas de Perictione

Ensayo

Juan Valera, un ateneista para un bicentenario

Ensayo

Marjorie Grice-Hutchinson y Juan Luis Vives

Ensayo

Santiago Ramón y Cajal: Un genio autodidacta de gran proyección internacional

Ensayo

Demóstenes y el fin de la libertad griega

Ensayo

Emilia Pardo Bazán, punto culminante en el estreno de la primera obra de Galdós

Ensayo

La apoteosis de la insignificancia

Ensayo

Santo Tomás Apóstol, evangelizador de las Américas

Ensayo

La Ciencia en el Exilio: una imagen extraordinaria de vitalidad

Ensayo

Desmovilización, descontento y desafección: Una estrategia de la derecha para la toma del poder

Ensayo

Sarah  Kofman, la espantosa sombra del holocausto es alargada

Ensayo

Protágoras de Abdera (480 – 411 a.C.)

Ensayo

América y las Diez Tribus Perdidas de Israel

Ensayo

Violencia verbal en la política española

Ensayo

Un almirante ateneísta: D. Miguel Lobo

Ensayo

Alfonso X ‘El sabio’ en su 800 aniversario: su mayor empresa científica

Ensayo

De Amore

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (II)

Ensayo

El 8 de marzo de 2021, un día muy adecuado para hablar de la filósofa feminista Silvia Federici

Ensayo

Salud democrática y liberalismo político

Ensayo

Pioneras en la actividad sindical en enseñanza

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos

Ensayo

El legado constitucional de Jiménez de Asúa

Ensayo

Teofrasto: filósofo, pedagogo y botánico

Ensayo

Emerson y el Trascendentalismo norteamericano

Ensayo

Julio Hernández Ibáñez, un profesor republicano transterrado

Ensayo

Diógenes de Sinope: un filósofo desarraigado, provocador y subversivo

Ensayo

Hechos y razones contra obsesiones delirantes

Ensayo

Análisis de los resultados de las elecciones en EE.UU

Ensayo

En torno a la dialéctica del Amo y el Esclavo en Hegel

Ensayo

¿Qué clase de mundo nos dejará el Covid 19?

Ensayo

José Ballester Gozalvo, una biografía entre la pedagogía y la política

Ensayo

Acerca del amor

Ensayo

La política de Balmes

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

Ideología y política: de Marx a Piketty

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Las socialistas belgas hasta finales de los años veinte

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

Aquí, en la izquierda, no sobra nadie

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

La naturaleza en Marx

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Laicidad, sociedad abierta y emancipación ciudadana

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Enrique Tierno Galván

Ensayo

Nos sigue haciendo falta Tierno Galván

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Lenin, la Revolución como Ciencia

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

El laicismo en Habermas y su origen griego

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”