octubre 2020 - IV Año

ENTREVISTAS

Antonio Daganzo: ‘Las convenciones del melodrama permiten un diálogo muy intenso con la modernidad’

Hablamos con Antonio Daganzo, autor de la novela ‘Carrión’, Premio de Narrativa ‘Miguel Delibes’ de Valladolid – 2018

daganzo faceAntonio Daganzo (Madrid, 1976) es poeta, ensayista, narrador, periodista y musicógrafo. Autor de cinco poemarios, entre sus libros destacan títulos como ‘Mientras viva el doliente’ (editado en España y Ecuador), ‘Llamarse por encima de la noche’ (editado en Chile) o ‘Juventud todavía’ (Premio de la Crítica de Madrid – 2015 y Premio ‘Sarmiento’ de Poesía – 2017 en Valladolid), además del ensayo ‘Clásicos a contratiempo: la música clásica en la era pop-rock’ (2014), obra de referencia en la divulgación actual de la música clásica en España.

Antonio Daganzo acaba de ser galardonado con el Premio de Narrativa ‘Miguel Delibes’ de Valladolid – 2018 por ‘Carrión’, cuya segunda edición ya está en las librerías.

Entreletras ha conversado con Daganzo sobre su novela.

-¿Qué supone en su trayectoria este premio por la que hasta ahora es su única novela publicada?

-Una maravillosa sorpresa y una muy íntima satisfacción, además de un inequívoco acicate para seguir trabajando en la ficción narrativa. Estoy feliz de que un histórico grupo como ‘Viernes del Sarmiento’, que lleva más de cuarenta años fomentando y divulgando la poesía, la literatura y la cultura desde Valladolid, me haya concedido este hermoso premio, que supone, sobre todo, la constatación de esa versatilidad como escritor que yo persigo cada día.

-Usted es, creo, ante todo poeta. ¿Cómo se fue fraguando y por qué una novela como ‘Carrión’ a lo largo de su trayectoria literaria, tan volcada siempre sobre la poesía y el ensayo?

-Tomé las primeras notas de ‘Carrión’ hace casi dos décadas, sin tener la menor idea de que aquello iba a convertirse en un proyecto tan extenso y que acabaría acompañándome durante muchos años. Es verdad, ante todo me siento poeta; creo que la lírica es el territorio natural de mi expresividad: lo advierto incluso en la propia fluidez de mi escritura. Pero no es menos cierto que mis primeros textos literarios fueron relatos. Desde siempre, desde muy pequeño, me ha encantado fabular.

Carrion2-‘Carrión es melodrama reinventado y suspense sentimental’, así ha definido usted su novela. ¿Por qué en los albores del siglo XXI ha decido recuperar el melodrama, una estructura argumental más propia del siglo XIX que de estos tiempos?

-Porque las convenciones del melodrama permiten un diálogo muy intenso con la modernidad, e incluso con la posmodernidad. Desde el propio texto se plantea un cuestionamiento del género, hasta el punto de que sus reglas pueden llegar a verse subvertidas, pero sin que ello reste un ápice de emoción a la historia. En el diálogo de las épocas y sus sensibilidades suelo ver rasgos de dignidad creativa, de nobleza, y con ‘Carrión’ me propuse conmover noblemente a los lectores.

-Como en la novela decimonónica, sobre todo de la segunda mitad del siglo, usted ha dado gran relevancia a la construcción psicológica de los personajes…

-Sí. En realidad, creo que ‘Carrión’ es una novela de personajes. Y lo afirmo porque su construcción psicológica resultó fundamental a la hora de que la novela tomara su forma definitiva. Son ellos los que cuestionan intensamente las reglas del melodrama que se les viene encima. Son ellos, con todas sus aristas, siendo capaces de lo mejor y de lo peor, los que se emancipan de las convenciones.

-¿Qué autores o qué obras le han influido más a la hora de escribir ‘Carrión’?

-Indudablemente Leopoldo Alas ‘Clarín’, Thomas Mann y Marcel Proust. Quizá también Galdós o Tolstoi, y, por supuesto, Stefan Zweig.

-Su novela ‘Carrión’ toma su título del río de mismo nombre que nace y muere en la provincia de Palencia y, asimismo, Palencia es un enclave geográfico esencial para entender su novela. Desvélenos… ¿qué importancia tienen para Antonio Daganzo y en esta novela el río Carrión y Palencia?

-Palencia es la capital sentimental de la obra, como siempre digo. Quizá porque Palencia estará siempre ligada a mi biografía en la esfera de los sueños. Y hay veces en la vida en que soñar despierto se convierte en un ejercicio de nobleza, de dignidad personal. Diría que puede llegar a ser un camino de perfección. En las páginas de la novela, Palencia es la sobria ciudad castellana que contrasta con las calles de Madrid y ciertos paisajes gallegos. A propósito de la Tierra de Campos se han vertido ríos de tinta, pero no así sobre la propia capital palentina. Hacía falta, creo yo, poner atención por fin, de manera palmaria bajo el prisma de la ficción narrativa, en lugares como las Puentecillas, el Sotillo de los Canónigos, o rincones ya perdidos de la Calle Mayor, como aquella cafetería de postín que fue el ‘Ideal’.

Daganzo2-¿Qué papel ha jugado la poesía y la música en esta novela?

-Un papel fundamental. El protagonista, Juan Lucas de Castro, descubrirá su vocación poética a lo largo de las páginas, y, en el plano de la música, la zarzuela y los ‘Gurrelieder’ de Arnold Schönberg forman una bóveda de crucería absolutamente determinante en la resolución de los conflictos de la trama. Para mí, el arte es el motor interpretativo de la vida; para los protagonistas de ‘Carrión’, también.

-La segunda edición de ‘Carrión’ está ya en las librerías, ¿le ha sorprendido la acogida del público lector?

-Esa segunda edición de la obra, lo mismo que el Premio ‘Miguel Delibes’, han sido noticias gratísimas, tanto para mí como para la Colección ‘De Jaque Libros’, de Ediciones Vitruvio. Y es curioso, quizá lo que más me ha sorprendido de todo es la velocidad con la que muchos lectores –según ellos mismos me han hecho saber muy amablemente- han devorado ‘Carrión’. Creo que el suspense sentimental de la trama tiene una gran responsabilidad en ello.

-¿Cuáles son sus proyectos literarios de cara al futuro más inmediato? ¿Tiene usted alguna novela en el horno?

-Editorialmente, volveré a la poesía en un futuro ya cercano. Y en lo que respecta a la creación pura y dura, sí, hay una segunda novela en el horno: laborioso proceso que ya veremos cuando concluye. Por fortuna, la composición poética me acompaña siempre, para hacer más amable el camino.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENTREVISTAS