mayo de 2024 - VIII Año

Juan López Martínez, autor de ‘Retazos de vida’: «Era el momento de reflexionar, a modo de memoria histórica, sobre la evolución de la educación en España durante las últimas seis décadas’

Juan López Martínez

Vocal Asesor del Gabinete de la Secretaría de Estado de Educación y Formación Profesional, Juan López Martínez es Inspector Central de Educación y ha sido Subdirector General de Ordenación del citado Ministerio de 2004 hasta 2012.

Asimismo, fue Director de la revista «Nuestra Escuela» desde 1990 a 1994 y cuenta con la Encomienda de la Orden de Alfonso X el Sabio que concede S.M. el Rey, la Palma Académica del Gobierno de Francia y la Cruz del Mérito Civil con distintivo Blanco del Ministerio de Defensa.

Juan López Martínez ha publicado más de una docena de libros de legislación y evaluación educativas, y los poemarios: No es bueno que el hombre esté solo, Ed. Publidisa (2013) y Amor y Desamor, Ed. Mestas (2018). Igualmente, ha participado en varias antologías poéticas: Amor fou, Ed. Pigmalión (2015); Inmortal amor mortal, Ed. Pigmalión (2017); Amores de ficción, Ed. Pigmalión (2018); Imposible no comerse, Ed. Lastura (2019).

Juan López Martínez ha publicado recientemente el libro ‘Retazos de vida’, Entreletras ha conversado con el autor sobre este libro y sobre su trayectoria profesional y literaria….

-Un nuevo libro se ha sumado recientemente al elenco de sus obras publicadas, Retazos de mi vida. ¿Qué supone este libro en su trayectoria como escritor?

-Hasta ahora me dediqué a publicar libros sobre divulgación legislativa, inspección, dirección y evaluación educativas, ahora era el momento de hacer una reflexión, a modo de memoria histórica, sobre la evolución de la educación en España durante las últimas seis décadas, en paralelo a la de la sociedad española y a la del PSOE, teniendo en cuenta que, a mi juicio, estamos a las puertas de un cambio de ciclo y probablemente de época, a nivel nacional e internacional.

-¿En qué medida este libro puede considerarse una obra biográfica?

-No he pretendido eso, sino, más bien, quiere ser un análisis, como acabo de decir, de las últimas seis décadas de la Educación española y las políticas socialistas al respecto y una descripción de como yo me he visto implicado en ellas, desde mi experiencia personal, profesional y política.

-El libro gira en torno a su dilatada experiencia en el ámbito de la educación, uno de los asuntos que más interesan a la ciudadanía. Como experto en este tema, ¿cuál es el motivo de que las fuerzas políticas no logren alcanzar un consenso en educación, siendo causa de disputa cada nueva ley que se promulga?

-Los programas políticos tienen que ver con el modelo de sociedad a la que se aspira y en esto hay sustanciales diferencias entre los partidos conservadores y progresistas. La Educación es un instrumento fundamental para lograr la sociedad que cada Partido político quiere. Cuando más ambiciosa es una Ley de Educación más difícil resulta pactar los desacuerdos.

-Su vinculación durante muchos años al Ministerio de Educación le ha llevado a trabajar y compartir proyecto con figuras muy relevantes de las últimas décadas. Tengo que preguntarle por tres de ellas… ¿Qué supuso para usted colaborar con Alfredo Pérez Rubalcaba?

Alfredo Pérez Rubalcaba fue mi referente de políticas educativas siempre. Y también mi referente de vocación política y de servidor público, como digo en el capítulo que le dedico en el libro. Cuando hablabas con Alfredo el importante siempre eras tú. Su austeridad personal, su rechazo a toda vanidad, a toda vanagloria, siempre me impresionó. Como le definió el periodista Juan Cruz, era “el hombre que no presumía”. Cuando dejó los cargos políticos renunció a toda puerta giratoria y volvió a dar clase a la Universidad. Todo un ejemplo de ética personal y política.

-¿Con Jaime Lissavetzky?

Jaime y Rubalcaba representaban siempre lo mismo en el Partido. Amigos desde niños en el Colegio de El Pilar, fueron uña y carne toda la vida. Jaime tuvo la misma lucidez política que Alfredo, las mismas características personales, la misma dedicación plena al servicio público, la misma austeridad y honestidad. La misma ejemplaridad.

-¿Y Aurora Ruiz?

Aurora me inició en la política educativa, siendo directora general de Educación del Gobierno de Joaquín Leguina, cuando me llevó a su equipo de renovación pedagógica, siendo yo Jefe de Estudios del Instituto “Ciudad de Jaén” de Orcasitas, en los años 80. Su impulso y su energía innovadora fueron la escuela que marcó mi vida profesional y política.

-En referencia a la pregunta anterior, ¿cómo valoraría la tarea realizada por el Colectivo Lorenzo Luzuriaga?

El Colectivo “Lorenzo Luzuriaga” ha estado formado siempre por un equipo de expertos en educación de alto nivel profesional. Muchos de ellos con experiencia en cargos de responsabilidad de gobierno. Constituye uno de los principales instrumentos de asesoramiento externo que han tenido los ministerios de Educación socialistas.

-Entre sus labores de alta inspección, responsabilidades de Ordenación Académica, asesor del Secretario de Estado de Educación o coordinador de equipos de estudio en materia educativa, es también un profundo conocedor de la situación de la Formación Profesional… ¿Cree urgente promover y prestigiar la FP en nuestro país, para que alcance el nivel que tiene en otros lugares de Europa?

-La recientemente aprobada Ley de Formación Profesional pretende precisamente esos objetivos y cumple todos los requisitos de las más avanzadas leyes europeas al respecto. Sin duda será un instrumento idóneo de inserción profesional para los más jóvenes y de recualificación y actualización profesional para los trabajadores en general.

-¿Valorar la FP como se merece ayudaría a cubrir a medio plazo esos puestos de técnicos medios especializados que hoy no se cubren suficientemente en el mercado laboral español?

-Ese es uno de los grandes objetivos, que, a mi juicio, garantiza la nueva Ley Orgánica de Ordenación e Integración de la Formación Profesional, de 31 de marzo de 2022.

-¿Cree que el futuro de la educación pasa, entre otras cuestiones, por formar a ciudadanos con profundos valores cívicos y democráticos?

-Entre las ocho competencias básicas para el aprendizaje permanente que recoge la Recomendación del Consejo de la Unión Europea de 22 de mayo de 2018 está la competencia ciudadana: “Habilidad de actuar como ciudadanos responsables y participar plenamente en la vida social y cívica, desde los valores propios de una cultura democrática fundada en el respeto a los derechos humanos”. Dicha competencia, como todas las demás, es transversal a todas las áreas y materias del currículo de la nueva Ley de Educación (LOMLOE), que además tiene como materia obligatoria: “ La Educación en valores cívicos y éticos”

-Cambiando de tercio, ¿qué importancia tiene para usted el deporte en la educación?

La Educación Física en el currículo escolar ha cobrado una importancia fundamental en el sistema educativo español. Y, sin duda, el deporte escolar debe pasar a ser una de las prioridades políticas de los tiempos actuales, por su contribución a la salud física y mental de los niños, niñas y jóvenes.

-No puedo dejar de preguntarle por una figura del fútbol que ha conocido bien, Emilio Butragueño…

-Emilio fue alumno mío de Física y Química de Bachillerato en el Colegio Calasancio de los PP Escolapios de Madrid, con el que todavía mantengo una entrañable relación personal. Emilio era un alumno cabal. Jamás presumía de sus éxitos deportivos, como cualquier adolescente triunfador. A pesar de que cuando él jugaba los domingos en el campo del colegio defiendo sus colores, se paraba la clausura de los frailes y los bonetes aparecían por las ventanas del último piso, donde estaban sus celdas, para verle jugar. Hacía perfectamente compatible sus estudios con su intensa actividad futbolística. Un ejemplo de persona inteligente y modesta, de extraordinaria madurez para su edad juvenil.

-Usted es un hombre siempre atento a la realidad política. ¿Cómo valora y que ha supuesto para usted su compromiso político pasado y presente?

-Mi vida ha estado marcada por la pasión por la educación y la política. Y creo que eso ha sido un gran regalo. La formación privilegiada que se recibe asumiendo cargos de responsabilidad tanto en el Gobierno como en el Partido, es una de sus grandes riquezas. Conocer personalmente y trabajar cerca de personalidades como Rubalcaba, Mercedes Cabrera o Ángel Gabilondo, un lujo inolvidable de aprendizaje permanente en lo humano y en lo político. La política, sin duda, ha sido un amor correspondido.

-Otra de sus vocaciones es la poesía. Ha escrito y publicado varios poemarios. ¿Qué representa y significa la poesía en la vida de Juan López Martínez?

-Bueno, la vida, las relaciones personales, las relaciones de pareja, la amistad, el trabajo, la política sin poesía no son nada. A lo largo de mi vida he escrito poesía siempre para mis parejas y amigos, con motivo de homenajes, celebraciones y eventos festivos. A partir de 2013 me decidí a publicar todo lo que había conservado como recuerdos personales. El último poemario “Amor y Desamor” de editorial Mestas, acaba de agotar su tercera edición.

-Sé que esta pregunta es algo difícil de contestar, pero ¿cuáles son sus poetas preferidos o aquellos que más han influido en usted a la hora de escribir poesía?

-Para mí, la poesía es mi modo de desnudarme comunicando mis sentimientos más íntimos. Desde este punto de vista soy admirador de poetas que van desde Rainer María Rilke a Gil de Biedma, pasando por Federico García Lorca, Miguel Hernández, Vicente Aleixandre, Leopoldo María Panero, Luis Cernuda y Luis García Montero, entre otros.

-¿Trabaja en algún nuevo proyecto literario? ¿Prepara un nuevo libro de poemas?

-Si, estoy preparando la cuarta edición ampliada de “Amor y Desamor” para editorial Mestas.

COMPÁRTELO:

Escrito por

Archivo Entreletras

Polibio de megalópolis y los valores republicanos
Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Mañana es un mar hondo que hay que cruzar a nado Ángel González Desde mis ya lejanos tiempos de estudiante,…

George Sand: ‘Un invierno en Mallorca’
George Sand: ‘Un invierno en Mallorca’

George Sand Pensaría cualquier lector aventajado que esa suerte de memorias breves o vivencias que la…

Acerca del amor
Acerca del amor

En la cama (Toulouse-Lautrec) En algunas ocasiones, con cierta frecuencia, me asaltan algunos pensamientos en onda…

1366