julio de 2024 - VIII Año

‘La flor del rayo’ de Juan Manuel Gil

La flor del rayo
Juan Manuel Gil
Seix Barral, 2023
406 páginas

El poeta, narrador, columnista y profesor de bachillerato almeriense Juan Manuel Gil, ha publicado en la Editorial Seix Barral su última novela “La flor del rayo”.

Con anterioridad nos había agasajado con “Guía inútil de un náufrago”, “Inopia”, “Mi padre y yo. Un western”, “Instamatic 100”, “Las islas vertebradas”, “Un hombre bajo el agua” y “Trigo limpio”, con la que obtendría el Premio Biblioteca Breve de Novela en 2021, concedido por un jurado compuesto por Olga Merino, Raquel Taranilla, Enrique Vila-Matas, Pere Gimferrer y Elena Ramírez.

Recuerdo haber leído “Trigo limpio” con una delectación fuera de lugar, porque la novela me atrapó por el lugar que debe hacerlo a una persona como quien escribe estas letras, que pasa los días las más de las veces leyendo y, en su caso, escribiendo cuando se tercia, o los compromisos me obligan a ejercer de literato, de columnista de opinión, de crítico literario o lo que venga a ser lo que hago, que aún no lo tengo muy claro.

Así que, en cuanto me enteré de que Juan Manuel Gil ponía una nueva novela en el mercado, a mediados de enero pasado, llamé a mi librera y le encargué “La flor del rayo”, por ver qué clase de asuntos se traería entre manos Juan Manuel Gil en esta nueva entrega o aventura literaria, porque, escribir una novela no es cualquier cosa y quienes se aventuren con “La flor del rayo”, me darán la razón en cuanto den por zanjadas las 406 alucinantes páginas que componen este relato.

Juan Manuel Gil ha definido “La flor del rayo”, porque eso anda por ahí y cualquiera puede verlo si lo desea, en la Red, esa alcahueta a la que ya andamos acostumbrados, de la siguiente manera: “La historia de un escritor que se aproxima a las cosas más serias de la vida a través de la literatura. Al amor, a la pérdida, a la familia y a esa confusión casi siempre dramática entre la realidad y la ficción. Y claro, de todo eso es imposible hablar si no se hace con ciertas dosis de humor.”

Pero, claro, quien habla aquí es el escritor, no el narrador, que, como bien sabemos los que intentamos poner cosas negro sobre blanco, son dos cuestiones bien distintas y que están bastante alejadas una de otra. Y Juan Manuel Gil sabe de esto un rato. El caso es que, finiquitada hace un momento “La flor del rayo”, estoy totalmente de acuerdo con lo dicho por el autor en el párrafo anterior, excepto en el asunto del humor. Que sí, que cuando habla de los pagos al veterinario por atender a Boludo, un perro que tiene el personaje principal y que siempre anda con achaques las más de las veces ficticios o imaginados por su dueño, no por el perro, que de nada se queja como es obvio excepto cuando ve a un gato y más si es negro, quien firma aquí no ve humor y ni siquiera sarcasmo, sino todo lo contrario. Un rigor en el decir, en el nombrar, en utilizar las palabras como se deben para que anuncien lo adecuado, que debo expresar sin duda alguna y además sin recato, que con esta novela -sea o no premiada, eso poco importa- Juan Manuel Gil se consagra como uno de los grandes narradores del panorama literario de este país que hollamos, o leemos, porque un país también se lee si buscamos los senderos que nos llevan a los movimientos literarios que se van anunciando o van surgiendo del magma social, sea este o no idealizado o introducido en una distopía si ese es su agrado.

Así que, dejemos claro que “La flor del rayo” es una novela con fuertes dosis de metaliteratura, en donde la realidad y la ficción se funden en un crisol que ha debido costar muchas horas de entrega, escrita con pulcritud, con constancia y buen hacer, y que, sin duda alguna, hará las delicias de los lectores más exigentes. Un verdadero ejercicio literario.

COMPÁRTELO:

Escrito por

Archivo Entreletras

Con el cerebro en un puño…
Con el cerebro en un puño…

Fray Luis de León, perseguido y encarcelado por la Inquisición …Y el miedo en el cuerpo,…

Más cultura de defensa para un mayor esfuerzo presupuestario
Más cultura de defensa para un mayor esfuerzo presupuestario

Por Miguel Ángel Rodríguez*.- | Septiembre 2017 Lo que en estos momentos se llama ‘cultura de defensa’ no es otra…

Políticas de identidad y políticas de solidaridad
Políticas de identidad y políticas de solidaridad

El eje predominante en el debate político de las democracias europeas se está desplazando claramente desde el comienzo de este…

728