agosto 2022 - VI Año

ARTE

Juana Escabias estrena ‘Qué mujer prodigio soy. Dramaturgas de Oro’

Tras la representación en Alcalá de Henares, la obra podrá verse en Almagro.
Días 15 y16 de julio en la Casa Palacio de Juan de Jédler (Palacio de Fúcares) en Almagro (Ciudad Real)

El pasado sábado 25 de junio el Corral de Comedias de Alcalá de Henares, dentro del Festival Iberoamericano del siglo de Oro de la Comunidad de Madrid y Clásicos en Alcalá, estrenó la esperada obra teatral de Juana Escabias, Qué mujer prodigio soy. Dramaturgas de Oro, antes de que esta llegue al Festival de Almagro los próximos  15 y 16 de julio.

El patio y la cazuela del corral se llenaron con un expectante público, que asistió maravillado a una propuesta  inteligente y amena que fue capaz de engancharlo durante casi hora y media, hasta dejarlo más que satisfecho a juzgar por la cerrada ovación y los “bravos” entusiastas con que culminó la función.

Hay que decir que el trabajo dramatúrgico de Escabias es impagable en su recuperación de la figura de la mujer como autora en el siglo XVII y que su plasmación escénica a cargo de Rakel Camacho realza sobre las tablas el rico contenido del texto con un juego escénico imaginativo y trepidante, que en ningún momento desfallece.  Para ello, la directora cuenta con tres actrices de excepción: Carolina Calema, Rosa Merás y Laura Ordás, que tienen la rara habilidad de generar una química especial entre sí, que a su vez se contagia al auditorio. La producción a cargo de Calema Producciones y Territorio Violeta viene a demostrar que la adaptación de los clásicos no tiene porqué ser ni aburrida ni extemporánea, como muchas veces se piensa.

Esta obra de Juana Escabias surge a raíz del encargo de Mariano de Paco a Carolina Calema para este Festival, condicionada por el hecho de que el presupuesto disponible apenas permitía un reparto de tres actrices por lo que la elección de los personajes solo podría  recaer en  tres mujeres de la veintena de dramaturgas de nuestro Siglo de Oro. ¡Así también funciona el teatro! Esto no le arredra a Carolina que para ello contacta con Juana  Escabias que, luchadora infatigable, desde ese momento se pone manos a la obra y tiene claro ya desde el inicio que sus tres dramaturgas serán: Sor Juana Inés de la Cruz, Ana Caro de Mallén y María de Zayas, puesto que los personajes de sus respectivas obras dramáticas son damas «combativas y racionales», frente a las protagonistas de sus compañeras de generación, que adoptan servilmente los roles de «víctimas de las pasiones masculinas».

Para entablar el diálogo con y entre las tres, Escabias tiene que hacer viajar en el tiempo a Sor Juana, nacida casi 60 años después que sus otras dos partenaires, para lo que no duda en recurrir a un recurso propio del teatro barroco en un guiño más que afortunado: la magia; lo que emparenta su comedia con ‘El conde Partinuplès’ de su admirada Ana Caro, de la que Escabias hizo hace años una magnífica edición crítica tras su descubrimiento, lo que le valió el Premio Extraordinario de la UNED en el 2013.

Así, Escabias pretende dar visibilidad a la mujer en el ámbito teatral, hecho que tendenciosamente se ha obviado durante toda la historia y que en pleno siglo XXI todavía se sigue notando para sonrojo de todos. Para ello recupera a las tres autoras mencionadas que, con el pretexto de competir en un certamen para escribir la pieza de la corona de entonces,  nos cogen por las solapas para meternos de lleno en su mundo personal y en la tramoya de sus comedias. Si Pirandello alentaba a sus seis personajes en busca de autor, Escabias no será menos, poniendo a sus tres autoras en busca del espectador, espectador perdido que por mor de los imperantes prejuicios sociales les ha sido escamoteado secularmente. Digno empeño, pues, el de restituirlo a sus legítimos receptores.

Con este objetivo, la obra mezclará audazmente la realidad de estas tres mujeres históricas, con encomiable intención didáctica,  y la  ficción, que en algunos casos nos acerca a las cuitas de las tres actrices que tratan de montar la función en la actualidad, a través de dos niveles dramáticos diferenciados que no revelan en ningún momento los necesarios remiendos que requiere el texto, auténtico collage literario, porque Escabias hace un impecable trabajo de alta costura. Como bien ha apuntado Eduardo Pérez-Rasilla, refiriéndose a toda su obra dramática, la autora «imprime un ritmo especial a sus diálogos y a los movimientos de sus personajes, convulsos a veces, pero necesitados siempre de acciones que sacudan sus propias inercias o las limitaciones que les imponen los otros.»

De este modo, tenemos una «comedia en verso del siglo XVII” escrita en pleno siglo XXI, lo que pone a prueba el ingenio poético de la autora, que nos viene a demostrar que antes que nada Juana Escabias es una avezada poeta. Sin embargo, esto no impide que la propuesta esté impregnada de un fino sentido del humor que sirve a su vez de preciso e inclemente escalpelo con el que diseccionar la zafia realidad que nos envuelve. Muy en la línea de los cómicos de la legua, cómicas en este caso que —como ironiza el texto— tenían la categoría de putas en la época, nos encontramos con el tinglado de la antigua farsa, la indispensable manta y el socorrido cordel de los tablados de aquellos patios de monipodio o aquellos corrales de comedia como el que acoge la función, siguiendo los prácticos consejos que amparaban los austeros cánones del género.

Para ello,  la inquieta Rakel Camacho, huyendo de las ampulosas escenificaciones al uso,  cuenta con la versátil y económica escenografía y el esquemático vestuario de Gustavo Brito que con unos pocos elementos de atrezo, que se irán transmutando según las puntuales necesidades escénicas, darán el juego oportuno en las hábiles manos de las actrices. El ilusionismo conseguido tiene un apoyo eficaz en las luces de Cristina Gómez.

Memorable, pues, es la proteica tela iridiscente, metafórico útero materno o membrana seminal,  de la que emergen las figuras de las tres cómicas al comienzo de la función en un parto deslumbrante,  tela que irá adoptando, según evolucione la trama, formas diferentes desde: improvisada pantalla en ocasiones para las sugerentes proyecciones videográficas que amplifican la acción, hasta pesados cortinajes regios y capas o sayones circunstanciales para singularizar a las intérpretes en sus sucesivos papeles; y memorables asimismo son las espadas empelucadas convertidas en simpáticos guiñoles para la hilarante puesta en escena de la obra que Sor Juana Inés se afana en  representar a sus dos colegas en liza para el concurso en esta insólita comedia de “capas y espadas”.

La música juega también un papel relevante para dar el contrapunto adecuado a las cambiantes situaciones que tan pronto nos trasladan a un concierto de rock, a un cabaret o a un convento de clausura a ritmo de gregoriano o, en el colmo del delirio, a un mariachi mexicano que sustituye los guitarrones por ukeleles, lo que exige a las tres actrices que canten, bailen y declamen como si no hubiera un mañana. La apelación a las mojigangas de nuestro Siglo de Oro es recurrente a lo largo de toda la función.

La profesionalidad del equipo al completo está fuera de toda duda. De los tres personajes históricos femeninos es digno de mención el de Ana Caro de Mallén por cuanto que fue la propia Juana Escabias, en su faceta de investigadora, quien la recuperó en nuestro país. De ella, Escabias no puede dejar de hacer un merecido reconocimiento a su comedia de enredo ‘Valor, agravio y mujer’ porque desarrolla, invirtiéndolo, el mito de Don Juan, satirizando la sociedad de su tiempo para ridiculizar algunos valores eminentemente masculinos. Escabias, declarada feminista, denuncia el estado de cosas que la enerva pero al elevar su protesta escénica no cae en el vulgar panfleto, tomando distancia del estereotipado partidismo y del rígido formulismo programático. Y de tal modo hace reflexionar a sus actrices, en una escena divertidísima por su lúcido cinismo, sobre el pretendido progresismo de la producción que se plantean con sus tres dramaturgas,  a la que los obtusos responsables institucionales se oponen basándose en pacatos y miopes criterios ideológicos.  Con ello, la autora pone en solfa a aquellos gestores que se la cogen con papel de fumar y así da carta de naturaleza a un feminismo inteligente y abierto sin quedarse en lo meramente propagandístico, lo que dota a su propuesta de una modernidad desusada. En este contexto, rompe una lanza a favor de sus compañeras “comediantas” actuales, desde Laila Ripoll hasta Laura Aparicio pasando por Angélica Lidell, por no detenernos en todas y cada una de las que tiene la necesidad de reivindicar.

No cabe mayor generosidad ni mejor talante para este homenaje que lleva implícito el recuerdo de aquella quijotesca epopeya de la investigadora norteamericana Patricia O´Connor, que llegó a nuestro país en la década de los setenta, en plena dictadura franquista, buscando autoras teatrales y se encontró con la friolera de un centenar de ellas que estaban escribiendo estoicamente en ese momento y que finalmente recogió en su libro ‘Dramaturgas españolas de hoy’.

Así que dado que ‘Qué mujer prodigio soy. Dramaturgas de Oro’ se ha estrenado en Alcalá con una sola función y se podrá ver dos veces en Almagro, solo podemos lamentar que la obra no pueda ser vista por más espectadores y espectadoras que conozcan de primera mano el inquebrantable compromiso que Juana Escabias viene asumiendo desde hace décadas, como escribió Virtudes Serrano  en la Revista ‘Estreno’: «Su compromiso, pues, es múltiple; con el arte porque cada obra es un experimento literario y estructural; con el público, al que enfrenta con verdades incómodas con las que convive y no desea ver; consigo misma, imponiéndose retos que la llevan al más difícil todavía en cada una de sus creaciones.»

Ojalá los gestores teatrales de este país no sean los mismos que la obra teatral denuncia y  sean capaces de entender estas propuestas que Escabias no ceja en reclamar para dar la visibilidad que merecen sus venerables antecesoras que abrieron el fuego que hoy todavía se hace necesario seguir enarbolando olímpicamente.

¡Ojalá!

‘Qué mujer prodigio soy. Dramaturgas de Oro’ de Juana Escabias
Dirigida por Rakel Camacho.
Reparto: Carolina Calema, Rosa Merás, Laura Ordás
Producción ejecutiva: Silvia Pereira; Iluminación: Cristina Gómez; Escenografía y vestuario: Gustavo Brito; Diseño de sonido y vídeo: Gastón Horischnik; Asesoría en verso: Ernesto Arias; Asesoría en movimiento: Julia Monje
Calema Producciones y Territorio Violeta.
Días 15 y16 de julio en la Casa Palacio de Juan de Jédler (Palacio de Fúcares) en Almagro (Ciudad Real)

Eugenio Rivera

Escritor, ilustrador, crítico de cine y arte. Su último libro publicado es 'Memorias del derrumbe' (Ed. Vitruvio).

Ver todas las entradas de Eugenio Rivera →

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ARTE

Arte

Teatro / ‘Un Romeo y Julieta para la Revolución’

Arte

Juana Escabias estrena ‘Qué mujer prodigio soy. Dramaturgas de Oro’

Arte

Un jardín zen dialoga con la risa de las flores en el Botánico

Arte

El Guernica, la obra maestra desconocida

Arte

Homenaje a Dª Teresa Berganza Vargas

Arte

‘Y Jacinto llegó al futuro’, una fábula de anticipación rabiosamente actual

Arte

El artista ucraniano Iván Marchuk, tejedor de almas

Arte

Guillermo Rifo: puente entre las músicas dispersas

Arte

Luz sobre César Franck en su bicentenario

Arte

¿Por qué no Corea en Málaga?

Arte

Exposición Ad Reinhardt: “El arte es el arte y todo lo demás es todo lo demás”

Arte

El tornaviaje de Kidlat Tahimik conquista el Palacio de Cristal

Arte

El MNCN exhibe ‘La Ciencia según Forges’, una exposición de viñetas humorísticas

Arte

‘La máquina Magritte’…o la desaparición de Fantômas

Arte

De Dada al Punk. Reflexiones sobre el Dadaísmo (y III)

Arte

El Cabaret Voltaire, sucursal suiza de Le Chat Noir. Reflexiones sobre el Dadaísmo (II)

Arte

La “nave” Oporto atraca en el Puerto de Málaga: El minimalismo de los Carabancheles desembarca con calma chicha en la UMA.

Arte

Harry Lime, suspenso en ‘Historia del Arte’. Reflexiones sobre el Dadaísmo (I)

Arte

¡El pintor Jesús Crespo incendia la Galería Arniches!

Arte

Del racismo considerado como una de las bellas artes. Confesiones de un mitómano

Arte

‘Tosca’: celos, poder, intolerancia, pasión y engaño

Arte

Nuestras Natachas. Apuntes para una vanguardia rusa (y III)

Arte

La imagen humana: arte, identidades y simbolismo

Arte

Cantinflas, el Chaplin soviético. Apuntes para una vanguardia rusa (II)

Arte

El fotógrafo Rafael Trapiello expone su trabajo ‘Así fue’ en la Galería Arniches 26

Arte

¡Ay madre, que vienen los rusos! Apuntes para una vanguardia ¿soviética? (I)

Arte

Cristóbal Halffter: Posteridad de quien ya era historia viva

Arte

Chema mira por dentro

Arte

George Martin, el Maravilloso Mago de Oz

Arte

Tiempo para lo imposible, Óscar Vautherin en La Neomudéjar

Arte

Una ‘Norma’ con telones pintados

Arte

Joly Braga Santos y su “Cuarta Sinfonía”: El tesoro vecino

Arte

‘El parlamento de las monedas’. Exposición de Sofía Gandarias en el Ateneo de Madrid

Arte

El caso Spector: ¿Conocerle es amarle?

Arte

Bob Marley, la vuelta a casa del rey negro o la utopía de Etiopía

Arte

Expresionismo alemán en la colección del barón Thyssen-Bornemisza, arte en los tiempos del coronavirus

Arte

Indian Odyssey: El universo de Ravi Shankar. The Beatles en la India

Arte

La música en el Ateneo de Madrid: el Conde Morphy

Arte

Real: Don Juan en un bosque de ‘cruising’

Arte

Ludwig van Beethoven, el Miguel Ángel de la música, protagonista en el Ateneo de Madrid

Arte

‘El sueño americano’. Mucho más que pop art.

Arte

Pedro Miguel Marqués, ‘el Beethoven español’

Arte

Tirso de Molina y el cine. El terso torso de Tirso de Tarso.

Arte

Giuseppe Verdi en su viaje a España 

Arte

Dime tú, Antígona: ¿Ha cambiado algo en 2.500 años?

Arte

Seis años de ‘Clásicos a contratiempo’, de Antonio Daganzo

Arte

Las flores gigantes de Petrit Halilaj en el Palacio de Cristal del Retiro

Arte

Recordando a Joaquín Sorolla en el bicentenario de la Docta Casa

Arte

Madame Anselma y el Ateneo de Madrid

Arte

‘Those Were the Days’: La canción que Los Beatles nunca grabaron

Arte

Una hora y media en el Museo del Prado (y II)

Arte

Una hora y media en el Museo del Prado (I)

Arte

Arturo Benedetti Michelangeli, el arte de lo eterno

Arte

Alberto Sánchez y la Escuela de Vallecas

Arte

La tradición de los manuscritos iluminados del románico

Arte

El extraño rostro de Jaca

Arte

Vivir de milagro: lamento a dos voces

Arte

Sorolla: el dibujo como esencia de su obra

Arte

Cosecha femenina de Arte áulico y sacro en el Palacio Real de Madrid

Arte

Exposición ‘Imágenes y mil palabras’, fotopoesía de Elena Muñoz

Arte

2020: Los 250 años de Ludwig van Beethoven

Arte

Madrid, viernes 19 de noviembre de 1819

Arte

Un lienzo del Ateneo en la exposición ‘Benito Pérez Galdós, la verdad humana’

Arte

Boldini y la pintura española de finales del XIX

Arte

Pintor en Nueva York. Esteban Vicente y José Guerrero en la ciudad de García Lorca

Arte

Exposición ‘MetrallARTE’ de Goyo Salcedo en el Centro Social de Covibar

Arte

Ópera, pasión, poder y política

Arte

El Sahel en el corazón

Arte

Exposición: ‘Los impresionistas y la fotografía’

Arte

Pink Floyd sin los Beatles: matar al padre y ocultar su cadáver

Arte

David Wojnarowicz – La historia me quita el sueño

Arte

Fronteras del arte y la propaganda

Arte

Exposición ‘Extraño, Llano, Vacío’ en el Centro Coreano de Madrid

Arte

Exposición. ‘Kafka el visionario’.

Arte

Exposicion: ‘Balenciaga y la pintura española’

Arte

Exposición. ‘Pioneras. Mujeres artistas de la vanguardia rusa’.

Arte

Paula Rego en el CEART de Fuenlabrada. Giving fear a face. Poniéndole cara al miedo

Arte

Anatomía de un retrato regio

Arte

Juan Antonio Hormigón, estratega de la Cultura como bien social imprescindible

Arte

Exposición: Toulouse-Lautrec y el espíritu de Montmartre

Arte

Amazonías. Perú en ARCO Madrid 2019

Arte

Modus. A la manera de España

Arte

Arte contra el genocidio colonial en el Retiro. Dierk Schmidt expone ‘Culpa y deuda’

Arte

‘Vida de Pulpo’, Miquel Barceló en la Galería Elvira González

Arte

‘Enigmas’ de Ramón Margareto, una visión Geopop Art de la existencia

Arte

‘El mozo de mulas’, por fin: un hito en la recuperación del legado de Antonio José

Arte

Liberxina. Pop y nuevos comportamientos artísticos, 1966-1971

Arte

‘La puta de las mil noches’ de Juana Escabias en el Teatro Español

Arte

Tamara de Lempicka y la creación Art Decó

Arte

Montserrat Caballé: la naturalidad de la perfección, y la perfección de la naturalidad

Arte

Palabras e impresiones. ‘De la realidad a la fantasía’. Una singular artista en el Ateneo

Arte

Exposición de Dorothea Tanning en el Reina Sofía

Arte

Exposición: ‘Humberto Rivas. El creador de imágenes’

Arte

‘Músicas en la antigüedad’, exposición en CaixaForum Madrid

Arte

Yōkai, Iconografía de lo fantástico

Arte

Supervivientes de la lírica (en la muerte de Antonio Lagar)

Arte

Tectónica humana, lugares de poder. Hernán Cortés Moreno en Fundación Telefónica

Arte

‘Gritos y silencios’ de Domingo Huertes

Arte

Dadá ruso 1914-1924

Arte

‘La antropología de los sentimientos’ de Isabel Muñoz

Arte

La Zarzuela es Patrimonio Nacional

Arte

‘Gloriana’: suntuoso rescate de una joya escondida

Arte

Iglesias coloniales de El Salvador

Arte

Un viaje en el tiempo por Madrid de la mano de Gerardo Contreras

Arte

Visto… y no visto. ‘Inside Out’. Suse Stoisser

Arte

Tambascio: como insuflar vida a clásicos y modernos

Arte

El epitafio de Seikilos

Arte

Dos cuadros (familias reales a través de reales pintores)

Arte

Exposición ‘Warhol, el arte mecánico’

Arte

Exposición ‘Vuelan pájaros´ de Lee Chul Soo

Arte

Lluvia sobre el puente Atake

Arte

Lo bello, medio día de intelección

Arte

Alphonse Mucha nos recibe en palacio

Arte

‘Topografías’, un viaje por la fotografía de Berenice Abbott

Arte

‘Confluencias’, dos grandes de la Escuela de París

Arte

Colección Banco de Santander

Arte

‘Iluminaciones’ de Paloma Navares en Kubo-kutxa

Arte

Ramón Muriedas, escultor (y II)

Arte

Ramón Muriedas, escultor (I)

Arte

Arte de América Latina y España

Arte

‘Ana Torralva: Teoría y juego del duende’. Exposición antológica de fotografía

Arte

Exposición de fotografía ‘Imagin Korea, Beyond the People, Land and Time’

Arte

‘Balerdi (1934-1992)’ Exposición antológica del pintor Rafael Ruiz Balerdi

Arte

Madama Butterfly y la atracción por Japón.

Arte

El dibujo del 27. Vanguardia sobre papel 1920-1939

Arte

‘Ciutat de vacances (Ciudad de vacaciones)’ en el museo Es Baluard de Palma

Arte

‘Misterios y leyendas’ de Ramón Margareto

Arte

Arte, ciencia y filosofía se dan cita en el universo infinito de Escher

Arte

Edén, la figura humana bajo la mirada de Johana Roldán (Jante)

Arte

‘La vida por delante. La infancia en la calle, 1941-1951’ Fotografías de Valentín Vega

Arte

Inmaculata

Arte

Exposición “Cinco horas con Mario: cincuenta años de historia”

Arte

Exposición «Philippe Halsman. ¡Sorpréndeme!»

Arte

Primera exposición en España de Anne-Marie Schneider

Arte

Exposición «Pessoa / Lisboa»