enero 2021 - V Año

LETRAS

El descenso a los infiernos de Dorothy Parker

Soy mi propio rehén,/ el pausado veneno del verdugo,/ el pacto con la muerte.
Olga Orozco

dorothyfotHace pocos meses que se ha cumplido el cincuentenario de su muerte (Dorothy Parker, 1893-1967). Apenas se la recuerda aunque su figura es apasionante, polimorfa y muy difícil de encajar. Su vida está indisociablemente unida al cosmopolitismo neoyorkino.

Su trágica existencia, en cierto modo, está por encima de su obra y tiene la virtud, como el Guadiana, de desaparecer por un tiempo y volver a reaparecer siempre con su vinculación neoyorkina.

Perteneció a la bohemia refinada, fue brillante, cáustica con un estilo acerado y sarcástico… no hace otra cosa que penetrar en el lado oscuro de la vida neoyorkina. Puede decirse que esta mujer, feminista, independiente, auto-destructiva y alcohólica, abrazó causas nobles como la lucha por los derechos civiles, la simpatía por la República española o la resistencia frente al odioso y tétrico macartismo.

Formó parte de ese grupo de desgarrados y excéntricos de la ‘lost generations’ que tanto aportó a la literatura, que brilló con luz propia, pero que a mediados de los sesenta había desaparecido como referente. Esta autora de relatos, poetisa, guionista y periodista que describe, con gran precisión, el lento derrumbamiento de una visión del mundo, convivió, por citar solo algunos, con Scott Fitzgerald, John dos Passos, William Faulkner, Hemingway o Dashiell Hammett.

En esos años de crisis algunos como Dorothy intentaron vivir al límite. Traspasar, todas o casi todas, las líneas rojas, agotar la existencia en cada trago como si no hubiera un mañana… aunque se despertara en un cuarto de hotel con resaca, asistiendo a su lenta auto-destrucción y, al mismo tiempo, siendo consciente de que los momentos de glamur y de gloria habían quedado atrás definitivamente.

hiloEn nuestro país se la conoce poco y superficialmente, baste decir que sus poesías no han sido traducidas, ni parte de su obra en prosa, aunque la Editorial Lumen realizó un encomiable esfuerzo por divulgar su literatura entre nosotros.

Citaré a tres escritores que se han ocupado de ella, con inteligencia, sagacidad y penetración. Francisco Umbral en varias ocasiones ha abordado su figura por su tremendismo, su vitalidad arrolladora, sus poses, sus máscaras y su malditismo. Manuel Vicent ha explorado, con rigor y acierto, los ambientes en que vivió, su tremendo egocentrismo, así como su apoyo solidario a causas nobles. Y por último, citaré a Elvira Lindo que hace hincapié, especialmente, en su vinculación con Nueva York y llega a trazar los territorios por los que se desenvolvía.

Dorothy Parker fue una creadora que se atrevió a cuestionar los prejuicios de una sociedad provinciana y tradicionalista, con la excepción de Nueva York. Supo hacer de su capa un sayo, llevar las trasgresiones al límite y cuestionar los cimientos podridos. Esto se suele pagar caro.

Dos rasgos expresan su polifacetismo: su afán por estar presente y ser el centro de atención permanente, queriendo probarlo todo y formar parte de todas las salsas. Glen Miller con su célebre orquesta, llegó a incluir en su repertorio alguno de sus poemas. El otro, es que quiso que en su tumba figurara el epitafio: ‘Excuse my dust’ (perdonen por el polvo), que está a la altura del de Groucho Marx: ‘Perdone señora que no me levante’.

Dorothy Parker fue una mujer contradictoria, egocéntrica, mordaz, sus descalificaciones podían llegar a ser brutales y, al mismo tiempo, tierna y vulnerable. Llena de traumas y frustraciones que la llevaron, en más de una ocasión, a intentos de suicidio con Veronal (somníferos) o cortándose las venas con una cuchilla.

Tuvo problemas de identidad. Era hija de un sastre judío que al morir su esposa volvió a casarse con una maestra católica. Esta decidió que se educara en un colegio religioso católico, lo que produjo inestabilidad emocional.

Pronto destacó por su ingenio cáustico y sarcástico. Pretendía compensar su escasa estatura (menos de 1.50 m.) con su lengua viperina que la convertía en temible y poderosa. Sus afilados y certeros dardos eran capaces de arruinar prometedoras carreras. Como periodista fue brillante y mal encarada. Colaboró en las revistas y editoriales que dictaban la moda e influían en el estilo de vida de una época, como Vanity Fair, Vogue, o New Yorker, entre otras. Su capacidad para ‘despellejar’ a unos y a otros era proverbial. Su estilo de vida mordaz e hiriente se consideraba ‘el no va más’ de lo mundano y cosmopolita.

parker7Le gustaba considerarse el centro de la aristocracia intelectual neoyorkina. Lo que fue perdiendo en popularidad e influencia lo ganó, sin duda, en compromiso adhiriéndose a movimientos a favor de los derechos civiles o protestando por las calles por la ejecución de Sacco y Vanzetti. Fue fundadora de la liga antinazi en Hollywood, admiró profundamente a Martin Luther King a cuyo movimiento legó, al morir, todos sus bienes. Viajó a España para ayudar a la causa republicana. Recuerdo de su estancia en nuestro país es su relato ‘Soldados de la República’, para mí lleno de expresividad cuya acción tiene lugar en el interior de un café de Valencia, y que fue publicado en el New Yorker. En más de una ocasión cuenta que se sintió asqueada ante la crueldad y la sangre en una corrida de toros a la que fue invitada.

Su pesimismo vital, la hipocresía y la brutalidad que contemplaba a su alrededor y su alcoholismo creciente, fueron acelerando su ‘viaje a los infernos’. Dejo de colaborar en alguna revista y fue despedida, con cajas destempladas, de otras. Se le fueron cerrando puertas a la par que los excesos de whisky iban haciendo mella, avejentándola y convirtiéndola en un triste sombra de lo que fue.

Fue una figura representativa de su tiempo. Siempre he pensado que para explorar una época, con su grandeza y su miseria, con su esplendor y sus recovecos oscuros y siniestros, en lugar de elegir a una figura de primera línea es preferible seguir los pasos de alguien que sintetice bien las contradicciones y que esté presente en los momentos más destacados del periodo histórico analizado.

Lo que más me llama la atención es que Dorothy Parker considerada una mujer cosmopolita, está indisociablemente unida a New York. A un New York que, en cierto modo, ya no existe. Si bien, todavía se puede rastrear su memoria y podríamos seguir varios itinerarios en busca de algún vestigio que recuerde su fantasmagórica existencia.

Sus relatos y poemas son desgarradoramente autobiográficos. Su proceso de auto-destrucción es patente en su literatura que en buena parte, está hecha con las ‘tripas’ y donde las heridas abiertas supuran y sangran. El contexto en el que hay que situar sus relatos tiene algunos ejes significativos: la gran depresión, la ley seca, los garitos clandestinos, el sentido trágico de la existencia que intenta ahogar en alcohol.

parker2En los propios títulos de sus obras se advierte este hastío de vivir, esta angustia y esta dolorosa soledad. En nuestro país se publicaron dos recopilaciones de sus relatos breves que tienen mucho de crónica; ‘La soledad de las parejas’ y ‘Una dama neoyorkina’. Estos dos libros pasaron desapercibidos excepto para una selecta minoría.

Dorothy Parker, fue una mujer que cumplió un papel nada desdeñable en el momento histórico que le toco vivir. Fue protofeminista o una adelantada del movimiento de liberación de la mujer, vivió al límite, algo que se suele pagar caro, abrió caminos, dio visibilidad a la mujer, saltó barreras, conoció el éxito y fue alternativamente temida y odiada.

Cuando van a cumplirse en pocos meses cincuenta años del mayo del 68, de la entrada de los tanques en Praga, de la matanza de la Plaza de las Tres Culturas y de las protestas por la Guerra del Vietnam… a quienes de alguna forma formaron parte de movimientos intelectuales y cívicos, que fueron preparando la eclosión de un estallido, que quizás no merezca el calificativo de revolucionario, pero que puso de manifiesto que un mundo se estaba hundiendo y otro estaba emergiendo, cuestionando el anquilosamiento y esclerotización de tantas cosas, ha de rendírseles un tributo de admiración y respeto.

Dorothy Parker murió unos meses antes. Su activismo no estuvo lejos de esos movimientos ni de la ‘New Left’. Por eso, con sus contradicciones, su angustia, su autodestrucción, su maledicencia y su brillantez es un buen momento para recordarla y reivindicarla. Bob Dylan, en aquellos momentos, se estaba dando a conocer con una canción emblemática ‘los tiempos están cambiando’.

Es obligado valorar y reconocer lo mucho que debemos a quienes hicieron posible esos cambios políticos, sociales y culturales. Por eso, brindo hoy un emocionado recuerdo a la, en tantas cosas, heterodoxa Dorothy Parker.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN LETRAS

Letras

El encuentro de Beethoven y Goethe

Letras

Vicente Aleixandre o el lugar donde el mar deja ver el horizonte de piedra  

Letras

La lluvia fina de Luis Landero

Letras

‘Siddhartha’, la búsqueda interior de Hermann Hesse

Letras

Una peregrinación hacia Shakespeare: Galdós en Stratford-upon-Avon

Letras

Galdós: Imagen y repercusión social

Letras

Galdós vs. Delibes: Vidas paralelas

Letras

‘El médico de Ifni’ de Javier Reverte

Letras

Emilia Pardo Bazán y su vinculación con el Ateneo de Madrid, en visperas del centenario de su muerte

Letras

La relación de Galdós con el socialismo

Letras

Antonia Pozzi: ‘El gran abismo hacía la tristeza’

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (y 6)

Letras

Ernest Hemingway, la novela que encierra el gran cuento

Letras

Nicasio Álvarez de Cienfuegos, un ilustrado coherente y poeta innovador

Letras

Longfellow y Jorge Manrique, venturas y desventuras del traductor

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (5)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (4)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (3)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (2)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (1)

Letras

Un futuro para la poesía

Letras

Edmond Hamilton, la ciencia ficción narrada con sencillez magistral

Letras

John Fante, mostró la xenofobia y la explotación de las minorías en la América profunda

Letras

Andrea Camilleri, la literatura consciente de sus rasgos sociales

Letras

Un poco de Don Juan

Letras

Unamuno y Portugal

Letras

‘Historias de aquí y de allá’ de Luis Sepúlveda

Letras

Raúl Zurita: desde el dolor

Letras

Francesco Petrarca… mucho más que un gran poeta

Letras

En torno a la novela ‘Antonia’ de Nieves Concostrina

Letras

Albrit o la creación del personaje en Galdós

Letras

Alejandra Pizarnik, cuando la sombra araña el alma

Letras

Meditaciones de gastronomía transcendente

Letras

‘Litoral’: la revista más hermosa y representativa de la generación del 27

Letras

Yorgos Seferis en el piélago

Letras

Jo Nesbø, huellas dactilares de excelente confesión literaria

Letras

Cesare Pavese: el sufrimiento como oficio

Letras

Duque de Rivas: liberal, dramaturgo y presidente del Ateneo de Madrid

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (y II)

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (I)

Letras

‘La caza del Snark’ de Lewis Carroll

Letras

Yorgos Seferis: poeta, ensayista, premio Nobel y diplomático

Letras

Somerset Maugham en Lisboa

Letras

Las novelas dialogadas de Galdós a debate

Letras

Vittorio Amedeo Alfieri, todo un carácter

Letras

Los cimientos de ‘El abuelo’ de Benito Pérez Galdós

Letras

Abril es el mes más cruel…

Letras

En torno al libro ‘En los pliegues del olvido’ de Ignacio Vázquez Moliní

Letras

Juan Eugenio Hartzenbusch, un punto de vista sigular…

Letras

La pasión por los naipes del doctor Egas Moniz

Letras

Doña Perfecta

Letras

Galdós para ‘Dummies’

Letras

Antonio Gamoneda: La poética de la oscuridad como origen de la luz

Letras

Literatura clásica, o metafísica, materialista, lógica, política

Letras

El Galdós protofeminista

Letras

Los tres grandes pasos hacia la Ilustración

Letras

La conferencia de Julián Zugazagoitia en Bilbao sobre literatura en 1924

Letras

Benito Pérez Galdós en el centenario de su muerte (1920-2020)

Letras

A la memoria de mi tío Pablo

Letras

Pérez Galdós, el Nobel arrebatado

Letras

Tolstoi y Shakespeare

Letras

Aproximación al libro ‘Que no se entere la Cibeles’ de Mar de los Ríos

Letras

En torno al libro ‘Extravagancia infinita’ de Javier Olalde

Letras

Augusto de Angelis (1888 -1944)

Letras

Fernando Pessoa. El yo conflictivo

Letras

Federico García Lorca ocho décadas después

Letras

Antonio Daganzo, poeta de aleaciones

Letras

Sufriente, prometeico, iconoclasta y quijotesco

Letras

Leopoldo María Panero, el traductor de la locura

Letras

Poesía y dignidad

Letras

Buenos libros malos

Letras

Confesiones de un crítico de libros

Letras

En torno a ‘Sombra de Luna’ de Francisco Álvarez ‘Koki’

Letras

Alda Merini, vivir al borde de la sombra

Letras

Literatura de cordel

Letras

Demian. Herman Hesse

Letras

Hilario Martínez Nebreda, el poeta silencioso

Letras

La literatura y sus soportes (I)

Letras

La literatura y sus soportes (y II)

Letras

La Escuela Nueva y el centenario de Ruskin

Letras

Don Quijote y el mar

Letras

Elizabeth Barrett Browning, una poeta victoriana

Letras

Por qué escribo

Letras

Ángel González: la ácida ironía de un poeta

Letras

Carmen Posadas y su feria de las vanidades

Letras

El caso Miguel Hernández

Letras

Quevedo en sociedad y III.- Obra y vinculación cívica

Letras

Quevedo en sociedad II.- La crítica como ‘función’ social

Letras

Quevedo en sociedad I.- El hombre, la sociedad

Letras

VII Certamen de Novela Histórica de Úbeda

Letras

Antología poética. Alfonsina Storni

Letras

Ángel González: palabra sobre palabra

Letras

Galdós y el melodrama

Letras

IV encuentro de Poesia a Sul

Letras

Feminismos: la mujer sobre la letra

Letras

El Hidalgo: literatura y pobreza

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (y II)

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (I)

Letras

Ana Caro Mallén: una esclava en los corrales de comedias del siglo XVII

Letras

José Rodrigues Miguéis, casi olvidado

Letras

Tristeza que es amor. Alusión a Don Quijote

Letras

George Sand: ‘Un invierno en Mallorca’

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (y II)

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (I)

Letras

Imagen de José Ángel Valente

Letras

Valente, sin aditivos

Letras

Valente: Qué la palabra sea solo verdad

Letras

José Ángel Valente, en ‘el borde de la luz’

Letras

John Berger: ‘Un hombre afortunado’

Letras

Los desafíos de Lou Andreas-Salomé

Letras

La primavera y su sombra

Letras

El Conde de Montecristo, historia de una venganza

Letras

Luis Martín-Santos y James Joyce

Letras

Los cimientos culturales del abolicionismo: Harriet Beecher Stowe

Letras

Pinceladas sobre Agatha Christie

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (y II)

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (I)

Letras

Thomas Mann: Una Europa que se derrumba

Letras

El eterno romanticismo

Letras

Qué es ser agnóstico

Letras

Pedro Garfias: La poesía desgarrada del exilio

Letras

El descenso a los infiernos de Dorothy Parker

Letras

El Conde de Oxenstiern, a quien llamaron el Montaigne del Septentrión

Letras

La sonrisa del Quijote (Una concesión a la melancolía)

Letras

Antonio Machado que estás en los libros

Letras

‘Agua’: Virginia Woolf y Alfonsina Storni

Letras

Críticos literarios, dueños del espíritu humano

Letras

El papel del lector en la posmodernidad

Letras

Poesías. Catulo.

Letras

Los vínculos entre Américo Castro y Jovellanos

Letras

Michel de Ghelderode y las Vanguardias del siglo XX

Letras

El trabajo entre las raíces, mirada sobre la creación literaria

Letras

La frase del escritor

Letras

Un cuarteto literario en clave de sol

Letras

Oía hablar a los árboles

Letras

El ‘slow’ de Pessoa (o las vicisitudes de la melancolía)

Letras

Claudio Rodríguez: del camino, del hombre

Letras

Sobre las Brontë

Letras

Borges en Ginebra

Letras

Philippe Jacottet: ‘Pensamientos bajo las nubes’

Letras

Juan Goytisolo: ‘sobre asuntos sociales y personales’

Letras

Miguel Hernández en Portugal

Letras

Mi Gloria Fuertes

Letras

Robert Walser, el paseante espiritual

Letras

‘Al menos, memoria’: Juan Ruiz de Torres

Letras

Cela, celador, celando, celar

Letras

Miguel Hernández: ‘Cancionero y romancero de ausencias’

Letras

Rafael Montesinos, renovador

Letras

Bartolomé Soler, lo amargo de la diosa

Letras

Rubén Darío, poeta de las dos orillas

Letras

Jovellanos, poeta

Letras

Un paseo por los ‘jardines’ de Eloy Tizón

Letras

Azorín, sobrevivido

Letras

Rosalía de Castro, la mejor de los mejores

Letras

Eugenio Gerardo Lobo, el ‘capitán coplero’

Letras

Galdós: una conciencia histórica lúcida

Letras

Desde el silencio, a Nicolás del Hierro

Letras

Salustiano Masó, la fuerza del tiempo

Letras

Los ‘Rubaiyat’ de Omar Khayan

Letras

Carmen Laforet, esa chica explosiva del Ateneo

Letras

Gabriel Celaya, el sueño de trabajar la poesía

Letras

Ramón Hernández, un diamante literario en las calles de Madrid

Letras

María Teresa León, el papel de la melancolía

Letras

Luis Felipe Vivanco, un poeta de los que siempre regresan

Letras

Rafael Pérez Estrada, el poder de la imaginación