noviembre 2020 - IV Año

LETRAS

Los ‘Rubaiyat’ de Omar Khayan

Rubaiyat 1Omar Khayan nació en Persia, hacia el 1040 de la era cristiana y vivió algo más de ochenta años.

Libertino, sibarita, ácido y materialista, estudió Matemáticas y Astronomía, reformó el calendario musulmán y cultivó el Derecho y las Ciencias Naturales. Sin embargo, nada de todo esto ha hecho perdurar su nombre, y le ha ganado tanta reputación e influencia, como una colección de un número indeterminado de poemas de cuatro versos dodecasílabos titulada Rubaiyat (Cuartetos) que constituye una profunda reflexión sobre el (sin)sentido de la vida y una alabanza a la belleza, al vino y al disfrute de los placeres del instante, al tiempo que un alegato en toda regla contra el fanatismo religioso, la creencia en la otra vida y la hipocresía moral.

No se sabe cuántos Rubaiyat fueron realmente escritos por él. La primera recopilación data de 1341, más de 200 años después de su muerte. Entretanto los primeros Rubaiyat, que fueron escritos para ser distribuidos entre un pequeño grupo de amigos, habrían circulado de mano en mano de forma discreta cuando no directamente clandestina. La colección más antigua atribuida a Khayam, la de la Bodelian Library de la Universidad de Oxford, data de 1461, más de trescientos años después de su muerte. Contiene 158 de los cuales solo de 14 se tiene la certeza de su autoría. El resto se supone que o bien fueron escritos por Khayam o bien pudieron ser escritos por poetas admiradores suyos que se ocultaban tras su nombre para escapar a las acusaciones de impiedad y ateísmo. Estaríamos, por tanto, ante una obra colectiva que refleja una filosofía y una visión del mundo opuestas a las dominantes en la Persia sometida a la dominación árabe. Por tanto, no habría habido un sólo Khayam (aunque él hubiera sido, por así decir, el ‘iniciador de la saga’) sino muchos, lo que, además de su contenido, confiere a este libro un valor singular (1).

RubaiyatEn una época en que se consideraba al hombre -en masculino, pues las mujeres no contaban- (2) como un reflejo de la imagen divina, el centro de la creación y del universo, Khayam adopta el punto de vista opuesto y en un célebre cuarteto considera que el nacimiento y la muerte de los hombres tienen tan poca importancia como el nacimiento y la muerte de una mosca. Para él, la vida es un tránsito entre dos nadas y lo mejor que se puede hacer es disfrutar del instante. Para Khayam, el mal y la fealdad del mundo exceden con mucho a la verdad y a la belleza y por eso es tan importante buscarlas, no dejarlas pasar y disfrutarlas cuando las encontramos.

Dirige la mirada a tu alrededor: no verás sino desolación y angustia. / Tus mejores amigos han muerto y la tristeza es tu sola compañía. / Mas levanta la cabeza y extiende tus manos: coge todo lo que desees y puedas conseguir. / El pasado es un cadáver que debes sepultar.

Emparentado de algún modo con el ‘carpe diem’ horaciano, el Goce sensual de Khayam, incluido su elogio de la embriaguez y del vino -al que, según parece, fue dando más importancia a medida que se iba haciendo viejo-, es siempre efímero y más trágico que melancólico pues mira de reojo a la Muerte cuya sombra está permanentemente al acecho de la mano de un conocido mensajero, el Tiempo. De ahí su ácida lucidez y también su crónico pesimismo.

Supongamos que hayas resuelto el enigma del universo, ¿cuál es tu destino? / Supongamos que hayas arrancado a la verdad todos sus velos, ¿cuál es tu destino? / Supongamos que hayas vivido feliz cien años, / y vayas a vivir aún cien años más, ¿cuál es tu destino?

Pero es la brillante precisión de su lenguaje, por lo demás directo y nada rebuscado, el sabio recurso al cuestionamiento y a la duda, el fino empleo de la ironía, así como la capacidad de compresión de una filosofía profunda -donde se fusionan la moral, la física y la crítica política y religiosa-, en la escueta dimensión formal de cada cuarteto, lo que hace de Khayam un poeta memorable.

Mira y escucha. Una rosa tiembla, agitada por la brisa, / y el ruiseñor le canta un himno apasionado; una nube se detiene. / Bebamos, y olvidemos que la brisa deshojar a la rosa, / se llevará el canto del ruiseñor, y arrastrará la nube que nos brinda su sombra.

Eso, y el que los temas que trata (el misterio del universo, el sentido de la existencia, el paso del tiempo, el placer y el dolor, la verdad y la apariencia, la cruel hipocresía de los moralistas y poderosos –conviene recordar que beber vino en el Irán de su época se castigaba con sesenta latigazos) no caducan, siguen presentes.

0 8d3d1 cdb35a7d origEl vasto mundo: un grano de polvo en el espacio. / La vana ciencia de los hombres: palabras. / Los pueblos, las bestias y las flores de los siete climas: sombras. / El fruto de tu continua meditación: nada.

Desde que a mediados del siglo XIX se publicaron las traducciones de Fitzgerald al inglés y de Nicolas al francés la influencia de los Rubaiyat en la poesía occidental ha sido enorme, sobre todo en el mundo anglosajón donde se crearon numerosos clubes dedicados al poeta, pero no solo en él. Fernando Pessoa, por ejemplo, realizó una traducción al portugués de los Rubaiyat para su uso personal a partir de la versión de Fitzgerald, que acaba de ser editada en bilingüe (portugués-español) por El Gallo de Oro.

Obligado a peregrinar a La Meca y forzado a recluirse luego en su ciudad natal de Nishapur, se dice que Omar Khayam murió mientras leía el tratado de Metafísica de Avicena. Su lugar de enterramiento fue encontrado bastante después por Nizamí, uno de sus discípulos, a quien, según se dice, había dejado la siguiente indicación: Mi tumba estará allí donde el viento del norte pueda cubrirla de rosas deshojadas.

 
Notas:
1.- Para una discusión pormenorizada de estos extremos puede verse la introducción de Sadeq Hedeyat a la edición de los Rubaiyat preparada por Zara Benham y Jesús Munárriz para la colección de poesía de Hiperión.
2.- En los Rubaiyat las mujeres aparecen casi siempre vinculadas al placer masculino frecuentemente como huríes del paraíso o como escanciadoras de vino, y alguna vez como rameras de burdel, solo en unos pocos cuartetos se alude a una amada sublimada y distante. 
 

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN LETRAS

Letras

Emilia Pardo Bazán y su vinculación con el Ateneo de Madrid, en visperas del centenario de su muerte

Letras

La relación de Galdós con el socialismo

Letras

Antonia Pozzi: ‘El gran abismo hacía la tristeza’

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (y 6)

Letras

Ernest Hemingway, la novela que encierra el gran cuento

Letras

Nicasio Álvarez de Cienfuegos, un ilustrado coherente y poeta innovador

Letras

Longfellow y Jorge Manrique, venturas y desventuras del traductor

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (5)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (4)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (3)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (2)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (1)

Letras

Un futuro para la poesía

Letras

Edmond Hamilton, la ciencia ficción narrada con sencillez magistral

Letras

John Fante, mostró la xenofobia y la explotación de las minorías en la América profunda

Letras

Andrea Camilleri, la literatura consciente de sus rasgos sociales

Letras

Un poco de Don Juan

Letras

Unamuno y Portugal

Letras

‘Historias de aquí y de allá’ de Luis Sepúlveda

Letras

Raúl Zurita: desde el dolor

Letras

Francesco Petrarca… mucho más que un gran poeta

Letras

En torno a la novela ‘Antonia’ de Nieves Concostrina

Letras

Albrit o la creación del personaje en Galdós

Letras

Alejandra Pizarnik, cuando la sombra araña el alma

Letras

Meditaciones de gastronomía transcendente

Letras

‘Litoral’: la revista más hermosa y representativa de la generación del 27

Letras

Yorgos Seferis en el piélago

Letras

Jo Nesbø, huellas dactilares de excelente confesión literaria

Letras

Cesare Pavese: el sufrimiento como oficio

Letras

Duque de Rivas: liberal, dramaturgo y presidente del Ateneo de Madrid

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (y II)

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (I)

Letras

‘La caza del Snark’ de Lewis Carroll

Letras

Yorgos Seferis: poeta, ensayista, premio Nobel y diplomático

Letras

Somerset Maugham en Lisboa

Letras

Las novelas dialogadas de Galdós a debate

Letras

Vittorio Amedeo Alfieri, todo un carácter

Letras

Los cimientos de ‘El abuelo’ de Benito Pérez Galdós

Letras

Abril es el mes más cruel…

Letras

En torno al libro ‘En los pliegues del olvido’ de Ignacio Vázquez Moliní

Letras

Juan Eugenio Hartzenbusch, un punto de vista sigular…

Letras

La pasión por los naipes del doctor Egas Moniz

Letras

Doña Perfecta

Letras

Galdós para ‘Dummies’

Letras

Antonio Gamoneda: La poética de la oscuridad como origen de la luz

Letras

Literatura clásica, o metafísica, materialista, lógica, política

Letras

El Galdós protofeminista

Letras

Los tres grandes pasos hacia la Ilustración

Letras

La conferencia de Julián Zugazagoitia en Bilbao sobre literatura en 1924

Letras

Benito Pérez Galdós en el centenario de su muerte (1920-2020)

Letras

A la memoria de mi tío Pablo

Letras

Pérez Galdós, el Nobel arrebatado

Letras

Tolstoi y Shakespeare

Letras

Aproximación al libro ‘Que no se entere la Cibeles’ de Mar de los Ríos

Letras

En torno al libro ‘Extravagancia infinita’ de Javier Olalde

Letras

Augusto de Angelis (1888 -1944)

Letras

Fernando Pessoa. El yo conflictivo

Letras

Federico García Lorca ocho décadas después

Letras

Antonio Daganzo, poeta de aleaciones

Letras

Sufriente, prometeico, iconoclasta y quijotesco

Letras

Leopoldo María Panero, el traductor de la locura

Letras

Poesía y dignidad

Letras

Buenos libros malos

Letras

Confesiones de un crítico de libros

Letras

En torno a ‘Sombra de Luna’ de Francisco Álvarez ‘Koki’

Letras

Alda Merini, vivir al borde de la sombra

Letras

Literatura de cordel

Letras

Demian. Herman Hesse

Letras

Hilario Martínez Nebreda, el poeta silencioso

Letras

La literatura y sus soportes (I)

Letras

La literatura y sus soportes (y II)

Letras

La Escuela Nueva y el centenario de Ruskin

Letras

Don Quijote y el mar

Letras

Elizabeth Barrett Browning, una poeta victoriana

Letras

Por qué escribo

Letras

Ángel González: la ácida ironía de un poeta

Letras

Carmen Posadas y su feria de las vanidades

Letras

El caso Miguel Hernández

Letras

Quevedo en sociedad y III.- Obra y vinculación cívica

Letras

Quevedo en sociedad II.- La crítica como ‘función’ social

Letras

Quevedo en sociedad I.- El hombre, la sociedad

Letras

VII Certamen de Novela Histórica de Úbeda

Letras

Antología poética. Alfonsina Storni

Letras

Ángel González: palabra sobre palabra

Letras

Galdós y el melodrama

Letras

IV encuentro de Poesia a Sul

Letras

Feminismos: la mujer sobre la letra

Letras

El Hidalgo: literatura y pobreza

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (y II)

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (I)

Letras

Ana Caro Mallén: una esclava en los corrales de comedias del siglo XVII

Letras

José Rodrigues Miguéis, casi olvidado

Letras

Tristeza que es amor. Alusión a Don Quijote

Letras

George Sand: ‘Un invierno en Mallorca’

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (y II)

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (I)

Letras

Imagen de José Ángel Valente

Letras

Valente, sin aditivos

Letras

Valente: Qué la palabra sea solo verdad

Letras

José Ángel Valente, en ‘el borde de la luz’

Letras

John Berger: ‘Un hombre afortunado’

Letras

Los desafíos de Lou Andreas-Salomé

Letras

La primavera y su sombra

Letras

El Conde de Montecristo, historia de una venganza

Letras

Luis Martín-Santos y James Joyce

Letras

Los cimientos culturales del abolicionismo: Harriet Beecher Stowe

Letras

Pinceladas sobre Agatha Christie

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (y II)

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (I)

Letras

Thomas Mann: Una Europa que se derrumba

Letras

El eterno romanticismo

Letras

Qué es ser agnóstico

Letras

Pedro Garfias: La poesía desgarrada del exilio

Letras

El descenso a los infiernos de Dorothy Parker

Letras

El Conde de Oxenstiern, a quien llamaron el Montaigne del Septentrión

Letras

La sonrisa del Quijote (Una concesión a la melancolía)

Letras

Antonio Machado que estás en los libros

Letras

‘Agua’: Virginia Woolf y Alfonsina Storni

Letras

Críticos literarios, dueños del espíritu humano

Letras

El papel del lector en la posmodernidad

Letras

Poesías. Catulo.

Letras

Los vínculos entre Américo Castro y Jovellanos

Letras

Michel de Ghelderode y las Vanguardias del siglo XX

Letras

El trabajo entre las raíces, mirada sobre la creación literaria

Letras

La frase del escritor

Letras

Un cuarteto literario en clave de sol

Letras

Oía hablar a los árboles

Letras

El ‘slow’ de Pessoa (o las vicisitudes de la melancolía)

Letras

Claudio Rodríguez: del camino, del hombre

Letras

Sobre las Brontë

Letras

Borges en Ginebra

Letras

Philippe Jacottet: ‘Pensamientos bajo las nubes’

Letras

Juan Goytisolo: ‘sobre asuntos sociales y personales’

Letras

Miguel Hernández en Portugal

Letras

Mi Gloria Fuertes

Letras

Robert Walser, el paseante espiritual

Letras

‘Al menos, memoria’: Juan Ruiz de Torres

Letras

Cela, celador, celando, celar

Letras

Miguel Hernández: ‘Cancionero y romancero de ausencias’

Letras

Rafael Montesinos, renovador

Letras

Bartolomé Soler, lo amargo de la diosa

Letras

Rubén Darío, poeta de las dos orillas

Letras

Jovellanos, poeta

Letras

Un paseo por los ‘jardines’ de Eloy Tizón

Letras

Azorín, sobrevivido

Letras

Rosalía de Castro, la mejor de los mejores

Letras

Eugenio Gerardo Lobo, el ‘capitán coplero’

Letras

Galdós: una conciencia histórica lúcida

Letras

Desde el silencio, a Nicolás del Hierro

Letras

Salustiano Masó, la fuerza del tiempo

Letras

Los ‘Rubaiyat’ de Omar Khayan

Letras

Carmen Laforet, esa chica explosiva del Ateneo

Letras

Gabriel Celaya, el sueño de trabajar la poesía

Letras

Ramón Hernández, un diamante literario en las calles de Madrid

Letras

María Teresa León, el papel de la melancolía

Letras

Luis Felipe Vivanco, un poeta de los que siempre regresan

Letras

Rafael Pérez Estrada, el poder de la imaginación