diciembre 2021 - V Año

LETRAS

La vuelta a casa

En el recuerdo y homenaje de Dña. Emilia Pardo Bazán

“Por más que el jinete trataba de refrenarlo agarrándose con todas sus fuerzas a la única rienda de cordel y susurrando palabritas calmantes y mansas, el peludo rocín seguía empeñándose en bajar la cuesta […] Oyéronse en el corredor pisadas recias, crujir de botas […] y la puerta se abrió”
[Emilia Pardo Bazán. Los Pazos de Ulloa]

Y era el tiempo, Pero ella no lo sabía. “Buenas nochinas nos dé Dios”, compañera.

– Mis cuentos, donde habré dejado yo mis cuentos. ¡Si estuve leyéndolos anoche en esta biblioteca!

Eso decía zascandileando por la casa, tanteando un amanecer que nunca llegaba. Una pesada niebla de color gris amarronado había saltado las murallas del pazo como procedente de la ría de Ares, ¡vaya nombrecito, como si el mar estuviera en guerra con la tierra!, y se había colado por el ventanal de la torre Quimera, poblando la biblioteca e invadido el pazo todo. Hasta los libros le parecían de niebla. Los que se había dejado abiertos se le hacían lejanos, se deshacían ante sus ojos.

-Esta niebla parece haber aprendido el camino de normandos y almanzores, por no hablar de “la visita” de aquel conde de Lancaster. ¡Estos ingleses siempre al abordaje! Lo invaden todo, como un rodillo de niebla, [murmuraba, y sus palabras sonaban en sus oídos como viento]. ¡Que asco de niebla pegadiza! Se me adhiere, la voy destilando en cuanto toco ¿Dónde habré dejado yo mis cuentos?

Allí, sobre una mesita, y junto al sillón de cuero gastado por el uso, abierto ante sus ojos ciegos, se encontraba el tomo que contenía sus cuentos. Estaba abierto por la página que narraba “Alma de sirena”, garrapateada por manos de niño.

Separo mis ojos del relato y pienso: no sé, acaso lo he soñado yo en el sueño de Dña. Emilia al leer Los Pazos de Ulloa, o quizás se me contagió el ensueño de aquella visita mía al concello de Sada.  Al fin y al cabo, ya se sabe que una lectura atenta nos conduce a las regiones nebulosas donde verdades profundas nos llegan envueltas en símbolos. Aquel mirar mío, ensimismado, sobre el rompiente de un mar profundo de color índigo y blancas espumas trepadoras… las letras de un recuerdo saltaban espumosas ante mis ojos cuando contemplaban el oleaje tras aquel ventanal llamando a más hondura: Cipreses de campo santo emergían, largo tiempo yacentes en negras honduras, y ahora trepan como líquenes para contar su historia de santa compaña; susurros que el viento arrancaba de sus ramajes como gemidos y lamentos de lo que quiso ser y hachas feroces truncaron, son hoy zureos de paloma fatigada que busca su nido; quejas febriles del agua surgidas de páginas escritas con golpes de sangre; resonancias de playas vírgenes vulneradas; rumor de pájaros al amanecer. El mar me hablaba como un libro naufragado, y yo tras el cristal. No sé. Pasado y presente se entrenzan en jun sólo relato.

No, venido en mí reconvengo que yo no soy aquel Leonelo del cuento de la Pardo Bazán, pero también me siento ahora en el recuerdo al aire sosegado que respiro, y bebo de su fuente separando sus venenos. ¡Tantos dejó la vida! Luego, asciendo en la memoria, pausadamente, por la verde ladera, y alcanzo la cancela. No sale “Moro” a mi encuentro dando saltos y ladridos.

-Lo habrán entregado a la perrera por protestón contra los ocupas (me dije). Saliendo de mi pensar ensimismado, me doy cuenta de que todas las puertas estaban abiertas, receptivas, colmadas de hospitalidad, como si Dña. Emilia nos diera la bienvenida, como si estuviera yo acompañando en mi sueño a su relato, ambos hospitalarios. ¡Oh, aquellas tres bibliotecas, y los 10.855 volúmenes de “La Quimera”!

¡Vaya con el nombrecito!, pensé al escorzo. “La Quimera”, aquella que emborrachó y sedujo al bueno de Dafnis. Claro que sumergirte en literatura te emborracha y seduce el ánimo.

Esta Dña. Emilia sabe poner los nombres, pienso. Ante su reto, mi ensueño da el salto hacia mi razón: La Quimera acecha en la niebla. Los símbolos también devoran los mitos, no sólo la zafia realidad. Por algo La Quimera es metamórfica como la niebla: tiene figura de león en primavera, cabra montaraz en el verano, y dragón que suelta llamaradas en invierno. Es el símbolo del año sacro tripartito, distribución de ocasiones en el tiempo. ¿Y el otoño? El otoño es tiempo de retiro hacia la interioridad, dado a la melancolía y el recuerdo, y era suyo.

Pardo Bazán. Imagen Real Academia Gallega

Quimera, la torre de su biblioteca, es un placebo de la propia mente cuando fabrica historias que corren paralelas con la realidad como esta, como un espejo donde pide que se mire el deformante, el deformado, ilusiones de iluso, alucinaciones de otros mundos deseados que tocan en la puerta y piden entrar.

Un recuerdo evoca mi memoria y corre paralelo: Aquella biblioteca compartida con D. Juan Pérez Guzmán, a la que llamábamos “RaçóHorus”, era el rincón de Horus, aquel halcón que podía mirar fijamente al sol que sobre su cabeza llevaba.  También era, es en mi memoria, balcón de “Las Musas”, como el balaustrado de la biblioteca de “La Quimera”, sólidamente soportado por tres ménsulas, mirador hacia la cuesta que tuvimos que ascender para llegar allí, y, a la espalda, la espesura.

Rondan, danzan en mi cabeza las musas, como aquellas del Helikón que cantara Hesíodo. Musas salidas de las aguas, viento, sangre y neuronas, ninfas de los manantiales y torrenteras, oceánidas que vuelven a la tierra para inspirar teogonías genesiacas y luego retornan a la hondura. Allí todas se concitan: Kleo, la cantora de hazañas; Euterpe, la que hace cantar al pueblo acompañada de la flauta de Dionisos; Talía, la musa enmascarada de la fiesta y el festín; Melpómene, “la   cantadora” de armonía en la tragedia; Terpshíchora, la danzante; Polimnía, la meditadora del himno; Erato, la tañedora de lira que preside los enlaces; Ourania, la estudiosa de los astros; Klliope, la musa de la poesía y de la ciencia, porque la una está en la otra. En todas ellas canta el hondo mar y el cristalino arroyo, el agua que se doblega al límite y toma la forma que le dan para donar vida. Pero a todas ellas orquesta la que lleva la batuta: Mnemosiné, la memoria. ¡Oh! Arcanas del pasado que emerge sobre un mar de niebla.

Me imagino a Dña. Emilia, dejando uno de sus libros sobre la mesa, asomándose al balcón de las musas, viendo caer el agua de la lluvia, escuchando su rítmica canción sobre los tejados. “¿Alma de sirena” también la suya, que canta en las honduras? ¡Quien sabe! Evoco a Leonelo encajado en su sillón, contemplando el cesto de flores en el salón desierto depositadas en “artístico desorden”:

-“Las mismas flores, las mismas que crecen a la orilla de la presa del molino, en el sendero, en los matorrales de la linde, en cada rincón”.

No puede ser de otro modo, pienso. Los hombres ponemos presa a la fertilidad espontánea de la vida, pero ésta se nos ofrece en los caminos, nos acompaña florecida como aquellas gigantescas hortensias de A Coruña, como aquellas florecillas silvestres de la Cerdanya, como aquellos campos de amapolas, compañeras de trigales en Castilla, juguetes donde el viento trazaba continuos arabescos. ¡Aquel viaje mío en tren!…

Las mismas flores, sí, sencillez y maravilla regaladas, tanto que podemos cortarlas para dejarlas secar. Flores que se abren en primaveras de galaxias estelares; flores neuronales que iluminan pensamientos; flores del sueño que nos dejan mensajes subconscientes en la orilla; flores del recuerdo eclosionado. Son las mismas que las depositadas sobre la fosa de Sirena en el cuento de Dña. Emilia, dejada en tierra sin ataúd, quizás, pienso yo, para que se asomara en flor o para que nadara la tierra en busca de su mar profundo acompañada de flores, y hallara los jardines. Ante la visión de las flores cortadas, depositadas en el canastillo como una recolección que Leonelo contemplaba, dice Dña. Emilia:

-“Si el mundo fuese algo más que incoherente sueño; si bajo las apariencias estuviese oculta la raíz sagrada de la verdad, las flores que Leonelo revolvía con diestra febril debían manar sangre y gotear llanto. No lucía en ellas sino el primer rocío vespertino, pálido aljófar apenas visible. El alma de Sirena no se escondía en sus cálices”.

Galeria de Retratos Ateneo de Madrid

No le falta razón a Dña. Emilia. Hay mucha sangre mucho llanto vertidos a la tierra en lo secreto. Es esa una verdad sagrada. Pero quizás hay otra de rango superior que ofrece en ellas la floresta: el sueño hecho suspiro que a la tierra y al viento se entrega, y el rocío mañanero que nos los devuelve para ser trabajados.

¡Con cuánto trabajo las recogemos, y con todas ellas fungimos, fabricamos, las torpes lámparas que encendidas mantenemos! ¡Y a veces se tornan en torpes e ilusas falenas que echamos a volar y se queman las alas! No, el alma de Sirena no se escondía en los cálices de las flores cortadas, ni en el velo ignorante de las falenas, ni en las luces de artificio.   Pero tampoco en los 10.855 libros de la biblioteca. En todo caso todo era polinización, pura panspermia.

Quizá Leonelo no podía verlo. Acaso el nombre que Dña. Emilia le diera correspondía a la parte de león que la Quimera ofrece en primavera, cuando todo parece estar entregado a los propios apetitos, y el otoño espera…

Sigo el relato del cuento de Dña. Emilia: Por la ventana abierta, surgido de la frondosidad agitada, algo negro entró con ímpetu en la sala y apagó la luz; luego apenas rozó el rostro de Leonelo como dos labios yertos, y Leonelo se desmayó. Al recuperar el sentido pudo comprobar que no había sido un beso de Sirena. Un murciélago, hijo de la noche, yacía en el suelo agonizando. Acaso un día, a todos los Leonelos del mundo les llega un mensajero de la noche y no es el mensajero aquel que muere.

Sigo soñando el sueño, porque el sueño sigue. Vacilante, se dirigió al dormitorio y “descolgó de la cabecera de la cama una pálida miniatura, con cerco de oro cincelado”. Presidía sus sueños, pero el paso del tiempo había vuelto desvaídos sus rasgos. No, no era Sirena. Sus ojos no miraban igual. Por ellos se asomaba su alma, y en su alma lejanías, múltiples capas espumosas que besaron con honduras los instantes sucesivos.

Leo apresuradamente las páginas tratando de llegar al final del cuento de Dña. Emilia. El corazón en alza se pregunta: ¿Cuál será su desenlace? Torpe de mí. Hay que dejar colmada el alma en cada página que dejamos escrita, como si fuera el último verso.

-“Leonelo depositó la miniatura sobre la mesa, apoyó en ella los codos, descansó la frente en las cruzadas manos, y, cerrando los ojos, prestó oído, involuntariamente, a su propio corazón”

Lo diré con mis propias palabras: Trabajo le dio llegar a él con tanta envoltura. Cuando lo consiguío, lo encontró envuelto en una profunda agitación, como una turbamulta, y al mismo tiempo caído en su propia fosa, oprimido por una mano invisible:

-<Es inútil que llame a su alma; no está ni en las flores, ni en el aire, ni en la placa de marfil de una miniatura>.

De repente, desde su corazón oprimido creyó escuchar un susurro: <Aquí>,

-¡Aquí! ¿Por qué me buscas fuera?

Aquí, ahora, en ese torbellino extraviado, en esa decaída entre la nada y el caos, estaba esperando el infinito de sucesivas primaveras. Allí, remontando las fuentes de las aguas Sirena le aguardaba. Allí el viento cálido del verano que orea los jardines pajareaba en el balcón de las Musas, más allá de la Torre Quimera, más allá de los libros, más allá de las rías de Ares, de Betanzos, de A Coruña, incursiones marinas que son recordatorios de otro infinito océano.

Dña. Emilia Pardo Bazán, a la que creo Sirena de infinitos, ha mostrado el camino a todos los Leonelos del mundo.

-¡Pero quien me habrá pintarrajeado mi libro de cuentos! (exclama al sentarse en su sillón de la Galería de Retratos del Ateneo). No sabe que su casa tuvo ocupas. Ahora, abierta, nos da la bienvenida.

Cierro el libro, me compongo en mi sillón, y escucho mis ritmos cardiacos. Están acompasados. ¡Pobre mozo de cuerdas mío, cargado vas con una carga que no pesa! Hay manos y caricias interiores; lámparas encendidas que alzas a mis ojos; casa y fuente; memoria y horizonte; balcón de musas; fábrica de luces que introduces como una levadura; zascandil que quiebras los faroles de lo falso que las alas queman; un fresco y cálido viento mece la espesura que en ti planté; suenas como una caracola que me llama y me anuncia. Vuelvo a casa.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN LETRAS

Letras

Almudena Grandes, en el mapa de honor de la literatura

Letras

Duelos y quebrantos

Letras

El viaje a Italia casi puede considerarse un género literario

Letras

‘La noche de los tiempos’ de Antonio Muñoz Molina

Letras

Poesia a Sul, 2021

Letras

Poesía y vino

Letras

Carmen Castellote, la última poeta viva del exilio español rescatada por el escritor Carlos García de Olalla

Letras

‘Arte Cisoria’ de Enrique de Aragón

Letras

Roberto Calasso, el conductor a “quién sabe dónde”

Letras

Emilia Pardo Bazán y Vicente Blasco Ibáñez. Encuentros capitalinos (y II)

Letras

Emilia Pardo Bazán y Vicente Blasco Ibáñez. Encuentros capitalinos (I)

Letras

Salvador Reyes Figueroa: novelista, ensayista y poeta chileno

Letras

Roberto Bolaño, póstumo y contundente gancho de izquierda

Letras

Virtudes Cuevas. Una superviviente del campo de concentración alemán de Ravensbrück

Letras

Dario Fo: un humor inteligente, corrosivo, sano, catártico, crítico y provocador

Letras

Rafael Alberti, el poeta deshabitado

Letras

La literatura de ficción de Santiago Ramón y Cajal

Letras

Emilia Pardo Bazán: Coraje, preparación, lucha contra los añejos prejuicios y feminismo

Letras

De Juan Ruiz a André Breton: El buen amor vs. L´amour fou

Letras

Wéstern, inédito confín

Letras

Los círculos de Justo Jorge Padrón

Letras

El día que murió Joan Margarit

Letras

‘Tea Rooms. Mujeres obreras’ de Luisa Carnés

Letras

Sencillamente contar historias

Letras

Ernesto  Herrera  Lascazes: dramaturgo uruguayo, transgresor… y un tanto bohemio

Letras

La enfermedad y la medicina en las novelas de Emilia Pardo Bazán

Letras

Gonzalo Rojas: voz fundamental de América

Letras

‘Con la ley en los tacones. Bautizo de fuego’ de Carlos Grau

Letras

José María Castillo-Navarro o el realismo social

Letras

Emilia Pardo Bazán: 170 aniversario de su nacimiento

Letras

Poesía de la sinceridad

Letras

Publicaciones sobre Galdós en su centenario

Letras

Vigencia del paisaje de Castilla

Letras

La vuelta a casa

Letras

El encuentro de Beethoven y Goethe

Letras

Vicente Aleixandre o el lugar donde el mar deja ver el horizonte de piedra  

Letras

La lluvia fina de Luis Landero

Letras

‘Siddhartha’, la búsqueda interior de Hermann Hesse

Letras

Una peregrinación hacia Shakespeare: Galdós en Stratford-upon-Avon

Letras

Galdós: Imagen y repercusión social

Letras

Galdós vs. Delibes: Vidas paralelas

Letras

‘El médico de Ifni’ de Javier Reverte

Letras

Emilia Pardo Bazán y su vinculación con el Ateneo de Madrid, en visperas del centenario de su muerte

Letras

La relación de Galdós con el socialismo

Letras

Antonia Pozzi: ‘El gran abismo hacía la tristeza’

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (y 6)

Letras

Ernest Hemingway, la novela que encierra el gran cuento

Letras

Nicasio Álvarez de Cienfuegos, un ilustrado coherente y poeta innovador

Letras

Longfellow y Jorge Manrique, venturas y desventuras del traductor

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (5)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (4)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (3)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (2)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (1)

Letras

Un futuro para la poesía

Letras

Edmond Hamilton, la ciencia ficción narrada con sencillez magistral

Letras

John Fante, mostró la xenofobia y la explotación de las minorías en la América profunda

Letras

Andrea Camilleri, la literatura consciente de sus rasgos sociales

Letras

Un poco de Don Juan

Letras

Unamuno y Portugal

Letras

‘Historias de aquí y de allá’ de Luis Sepúlveda

Letras

Raúl Zurita: desde el dolor

Letras

Francesco Petrarca… mucho más que un gran poeta

Letras

En torno a la novela ‘Antonia’ de Nieves Concostrina

Letras

Albrit o la creación del personaje en Galdós

Letras

Alejandra Pizarnik, cuando la sombra araña el alma

Letras

Meditaciones de gastronomía transcendente

Letras

‘Litoral’: la revista más hermosa y representativa de la generación del 27

Letras

Yorgos Seferis en el piélago

Letras

Jo Nesbø, huellas dactilares de excelente confesión literaria

Letras

Cesare Pavese: el sufrimiento como oficio

Letras

Duque de Rivas: liberal, dramaturgo y presidente del Ateneo de Madrid

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (y II)

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (I)

Letras

‘La caza del Snark’ de Lewis Carroll

Letras

Yorgos Seferis: poeta, ensayista, premio Nobel y diplomático

Letras

Somerset Maugham en Lisboa

Letras

Las novelas dialogadas de Galdós a debate

Letras

Vittorio Amedeo Alfieri, todo un carácter

Letras

Los cimientos de ‘El abuelo’ de Benito Pérez Galdós

Letras

Abril es el mes más cruel…

Letras

En torno al libro ‘En los pliegues del olvido’ de Ignacio Vázquez Moliní

Letras

Juan Eugenio Hartzenbusch, un punto de vista sigular…

Letras

La pasión por los naipes del doctor Egas Moniz

Letras

Doña Perfecta

Letras

Galdós para ‘Dummies’

Letras

Antonio Gamoneda: La poética de la oscuridad como origen de la luz

Letras

Literatura clásica, o metafísica, materialista, lógica, política

Letras

El Galdós protofeminista

Letras

Los tres grandes pasos hacia la Ilustración

Letras

La conferencia de Julián Zugazagoitia en Bilbao sobre literatura en 1924

Letras

Benito Pérez Galdós en el centenario de su muerte (1920-2020)

Letras

A la memoria de mi tío Pablo

Letras

Pérez Galdós, el Nobel arrebatado

Letras

Tolstoi y Shakespeare

Letras

Aproximación al libro ‘Que no se entere la Cibeles’ de Mar de los Ríos

Letras

En torno al libro ‘Extravagancia infinita’ de Javier Olalde

Letras

Augusto de Angelis (1888 -1944)

Letras

Fernando Pessoa. El yo conflictivo

Letras

Federico García Lorca ocho décadas después

Letras

Antonio Daganzo, poeta de aleaciones

Letras

Sufriente, prometeico, iconoclasta y quijotesco

Letras

Leopoldo María Panero, el traductor de la locura

Letras

Poesía y dignidad

Letras

Buenos libros malos

Letras

Confesiones de un crítico de libros

Letras

En torno a ‘Sombra de Luna’ de Francisco Álvarez ‘Koki’

Letras

Alda Merini, vivir al borde de la sombra

Letras

Literatura de cordel

Letras

Demian. Herman Hesse

Letras

Hilario Martínez Nebreda, el poeta silencioso

Letras

La literatura y sus soportes (I)

Letras

La literatura y sus soportes (y II)

Letras

La Escuela Nueva y el centenario de Ruskin

Letras

Don Quijote y el mar

Letras

Elizabeth Barrett Browning, una poeta victoriana

Letras

Por qué escribo

Letras

Ángel González: la ácida ironía de un poeta

Letras

Carmen Posadas y su feria de las vanidades

Letras

El caso Miguel Hernández

Letras

Quevedo en sociedad y III.- Obra y vinculación cívica

Letras

Quevedo en sociedad II.- La crítica como ‘función’ social

Letras

Quevedo en sociedad I.- El hombre, la sociedad

Letras

VII Certamen de Novela Histórica de Úbeda

Letras

Antología poética. Alfonsina Storni

Letras

Ángel González: palabra sobre palabra

Letras

Galdós y el melodrama

Letras

IV encuentro de Poesia a Sul

Letras

Feminismos: la mujer sobre la letra

Letras

El Hidalgo: literatura y pobreza

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (y II)

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (I)

Letras

El nazismo para Antonio Ramos Oliveira en 1930

Letras

Ana Caro Mallén: una esclava en los corrales de comedias del siglo XVII

Letras

José Rodrigues Miguéis, casi olvidado

Letras

Tristeza que es amor. Alusión a Don Quijote

Letras

George Sand: ‘Un invierno en Mallorca’

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (y II)

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (I)

Letras

Imagen de José Ángel Valente

Letras

Valente, sin aditivos

Letras

Valente: Qué la palabra sea solo verdad

Letras

José Ángel Valente, en ‘el borde de la luz’

Letras

John Berger: ‘Un hombre afortunado’

Letras

Los desafíos de Lou Andreas-Salomé

Letras

La primavera y su sombra

Letras

El Conde de Montecristo, historia de una venganza

Letras

Luis Martín-Santos y James Joyce

Letras

Los cimientos culturales del abolicionismo: Harriet Beecher Stowe

Letras

Pinceladas sobre Agatha Christie

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (y II)

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (I)

Letras

Thomas Mann: Una Europa que se derrumba

Letras

El eterno romanticismo

Letras

Qué es ser agnóstico

Letras

Pedro Garfias: La poesía desgarrada del exilio

Letras

El descenso a los infiernos de Dorothy Parker

Letras

El Conde de Oxenstiern, a quien llamaron el Montaigne del Septentrión

Letras

La sonrisa del Quijote (Una concesión a la melancolía)

Letras

Antonio Machado que estás en los libros

Letras

‘Agua’: Virginia Woolf y Alfonsina Storni

Letras

Críticos literarios, dueños del espíritu humano

Letras

El papel del lector en la posmodernidad

Letras

Poesías. Catulo.

Letras

Los vínculos entre Américo Castro y Jovellanos

Letras

Michel de Ghelderode y las Vanguardias del siglo XX

Letras

El trabajo entre las raíces, mirada sobre la creación literaria

Letras

La frase del escritor

Letras

Un cuarteto literario en clave de sol

Letras

Oía hablar a los árboles

Letras

El ‘slow’ de Pessoa (o las vicisitudes de la melancolía)

Letras

Claudio Rodríguez: del camino, del hombre

Letras

Sobre las Brontë

Letras

Borges en Ginebra

Letras

Philippe Jacottet: ‘Pensamientos bajo las nubes’

Letras

Juan Goytisolo: ‘sobre asuntos sociales y personales’

Letras

Miguel Hernández en Portugal

Letras

Mi Gloria Fuertes

Letras

Robert Walser, el paseante espiritual

Letras

‘Al menos, memoria’: Juan Ruiz de Torres

Letras

Cela, celador, celando, celar

Letras

Miguel Hernández: ‘Cancionero y romancero de ausencias’

Letras

Rafael Montesinos, renovador

Letras

Bartolomé Soler, lo amargo de la diosa

Letras

Rubén Darío, poeta de las dos orillas

Letras

Jovellanos, poeta

Letras

Un paseo por los ‘jardines’ de Eloy Tizón

Letras

Azorín, sobrevivido

Letras

Rosalía de Castro, la mejor de los mejores

Letras

Eugenio Gerardo Lobo, el ‘capitán coplero’

Letras

Galdós: una conciencia histórica lúcida

Letras

Desde el silencio, a Nicolás del Hierro

Letras

Salustiano Masó, la fuerza del tiempo

Letras

Los ‘Rubaiyat’ de Omar Khayan

Letras

Carmen Laforet, esa chica explosiva del Ateneo

Letras

Gabriel Celaya, el sueño de trabajar la poesía

Letras

Ramón Hernández, un diamante literario en las calles de Madrid

Letras

María Teresa León, el papel de la melancolía

Letras

Luis Felipe Vivanco, un poeta de los que siempre regresan

Letras

Rafael Pérez Estrada, el poder de la imaginación