agosto 2021 - V Año

ENSAYO

Análisis de los resultados de las elecciones en EE.UU

Cámara de Representantes EE.UU

Para analizar los resultados electorales lo primero que hay que conocer es la peculiaridad del sistema electoral en EE.UU para elegir el presidente, se hace por medio de un colegio electoral formado por unos electores que se eligen en cada Estado, además el que gane en uno se lleva todos los electores de ese Estado. El número de electores en el colegio electoral es de 538, que coinciden con el número de congresistas (435) más el número de senadores (100). 

Con más de 320 millones de habitantes, Estados Unidos es el tercer país más poblado del mundo. Al igual que muchas otras naciones, la población norteamericana se concentra en las costas (este y oeste), mientras que en el centro del país se encuentran los Estados menos densos. Con casi 40 millones de habitantes California es el Estado más poblado, y ha crecido habitualmente a un ritmo superior que el resto, si la población en 1950 era de 10 millones, cuatro décadas más tarde ya era de casi 30 millones. En los últimos años (desde 2010 aproximadamente), la tendencia ha variado y otros estados como Florida, Texas o Utah han superado las tasas de crecimiento demográfico de California. Actualmente 3 de las 10 ciudades más pobladas de Estados Unidos se encuentran en California. Como ya indicamos en el anterior artículo le siguen Texas con 30, Florida con 22 y Nueva York con 20. Respecto a la distribución dentro de los Estados las grandes ciudades suman más de 100 millones de habitantes, mientras que las poblaciones pequeñas suman unos 200 millones.

La estructura política de los EE.UU. está formada por Estados como su nombre indica, y dentro de éstos por condados, que es la unidad esencial tanto para los procesos electorales como para la mayor parte de los servicios. Los condados son muy heterogéneos tanto en población como en extensión. En el censo del 2000, solo el 16,7% de los condados tenía más de 100.000 habitantes. Esto indica la naturaleza rural de la mayoría al responder a una estructura del siglo XIX donde era un país en gran parte rural y posteriormente afectado por el proceso de concentración en ciudades, además la gran mayoría de la población de los Estados Unidos se concentra a su vez en un pequeño número de condados.

El condado más populoso es el condado de Los Ángeles en California, con más de 10 millones de habitantes tomando como referencia los datos del 2005. Hay 14 condados con más de 2 millones, 27 con más de 1 millón, 93 con más de 500.000, 186 con más de 100.000, y 658 con más de 50.000.

El condado o equivalente menos poblado es con 82 habitantes en 2010. Hay 35 condados con menos de 1.000, otros 268 con menos de 5.000, y otros 399 con menos de 10.000 habitantes. Finalmente, los 1.462 condados restantes tienen entre 10.000 y 50.000 habitantes.

El poder de los gobiernos de los condados varía mucho de un Estado a otro, así como la relación entre condados y ciudades incorporadas.

El corazón de Nueva York es el territorio más denso del país y también uno de los más demócratas. El condado de Esmeralda, en el desértico suroeste de Nevada, es uno de los más republicanos —Trump obtuvo cinco veces más votos que Biden— y también uno de los menos densos, tiene casi 10.000 kilómetros cuadrados de superficie y solo 826 habitantes. Los republicanos (rojos) ganan en muchísimos más condados en número que los demócratas (azules). Las clasificaciones en rojos y azules corresponden a republicanos y demócratas, al revés de lo que se asocia en España a derechas e izquierdas, aunque esa clasificación no corresponda exactamente, correspondiendo mejor a conservadores y progresistas en un sentido más amplio.

Los blancos están más a favor de Trump

Los feudos republicanos también destacan porque son de mayoría blanca. En los condados donde el presidente saliente cuadruplica a su rival, casi el 90% de la gente es blanca. En el otro extremo, en los lugares que votaron masivamente por Biden, la mayoría de la población pertenece a alguna minoría racial. De nuevo la brecha se observa también en los condados-límite, donde los candidatos ganaron por márgenes estrechos: donde lo hizo Trump, los blancos son el 77% y donde lo hizo Biden, el 60%.

En los condados demócratas hay más variedad: hay algunos de mayoría blanca, muchos mixtos y otros donde son la minoría. Es el caso del Bronx, en Nueva York, donde Biden arrasó y donde el 82% de la gente es afroamericana o de origen latino. En cambio, la composición étnico-regional de los que gana Trump es nítidamente blanca. El condado donde ganó por más diferencia es Roberts County (Texas), en el que el 91% de las poblaciones es blanca. El cuarto es Garfield County (Montana), donde los blancos son el 99%.

Trump tiene más éxito donde hay menos formación universitaria

El republicano ganó en solo tres condados donde la mayoría de la gente es universitaria, mientras que Biden se impuso en la veintena restante. De los 607 condados en los que ganó ampliamente Trump, solo 15 tienen un 25% de población universitaria y no hay ninguno que llegue al 40%. Biden ganó en 30 condados muy ampliamente, de los que 19 superan el 25% de universitarios y 10 superan el 40%.

Trump domina en condados rurales alrededor de pequeños pueblos del sureste, donde los titulados universitarios a menudo son menos, como el condado de Clinton (Kentucky). Son regiones con unos ingresos más bajos que las prósperas zonas urbanas demócratas. No obstante, la relación entre renta, estudios y clase social es más complicada de lo que podría parecer a primera vista.

Los condados donde Trump gana con holgura son estadísticamente con renta intermedia

Como sugerían los datos de estudios y urbanismo, los condados más republicanos tienen rentas medias más bajas que los de mayoría demócrata. Los territorios donde Trump se impuso por más margen son condados no urbanos con ingresos medios de 24.000 dólares por habitante (con datos de 2010), mientras que los lugares donde se impuso Biden claramente son más densos y tienen rentas de unos 33.000 dólares.

Pero la proporción de hogares pobres en cada condado es diferente: la relación entre voto y pobreza tiene forma de “U”. Esto sugiere que las zonas urbanas donde arrasó Biden son más desiguales: allí la riqueza convive con una pobreza estructural, especialmente intensa. Por ejemplo, el condado de Knox, en el corazón rural de Kentucky, tiene una proporción de hogares pobres mayor incluso que Filadelfia, urbe principal de Pensilvania (37% contra 24%). Pero en la primera ganó Trump por 67 puntos y en la segunda Biden por 63. Entre medias, hay condados azules como Somerset (Nueva Jersey) y rojos como Douglas (Colorado) donde la pobreza no llega ni al 5% de la población. De los 20 condados de más de 5.000 habitantes con menor tasa de pobreza, ocho fueron demócratas y 12 republicanos.

Trump gana en los territorios de empleo industrial y agrícola

Otra clave para entender la relación entre voto y riqueza en Estados Unidos pasa por mirar el tipo de empleos. Alleghany (Carolina del Norte) está dominado por la mano de obra agrícola, al igual que Bailey (Texas) o Cassia (Idaho), donde Trump ganó a su rival. Trump también venció en 17 de los 20 condados con más trabajadores del sector de producción, a veces con mucho margen, como en Murray (Georgia), Tippah (Mississippi) o La Grange (Indiana). En el otro extremo está Washington DC, la capital del país, uno de los condados más azules de la Unión, donde el 92% de la gente trabaja en labores de gestión, ventas o servicios.

Trump arrasa en algunas partes del país

Los feudos del republicano se concentran en algunos Estados: son condados del corazón del Medio Oeste (Wyoming, Dakota del Norte, Idaho), del viejo sur (Alabama, Kentucky, Tennessee) o en la intersección entre ambos (Arkansas, Oklahoma, Misuri o Virginia Occidental). El caso más espectacular es Wyoming: Allí el 74% de la gente vive en condados donde Trump duplicó, como mínimo, los votos de Biden. En el extremo contrario están Massachusetts, Vermont o el distrito de Columbia.

Los condados reflejan la división del voto estadounidense. Los republicanos tienen más éxito donde se combinan el componente rural, la raza blanca, los ingresos (relativamente) modestos con los trabajos manuales, así como la menor formación universitaria. La fractura, cada vez más definida, caracteriza los lugares donde los mensajes de Trump son más populares, marcando también el presente y posible futuro del Partido Republicano.

ANÁLISIS POR ESTADOS:

Como se puede observar gana Trump en los Estados centrales y Biden en las costas, así como en los cinco Estados más al sur y tres del este y Alaska donde gana Trump. Los resultados en población son de casi 73 millones para Biden por 78 millones para Trump. El colegio electoral es de 538, con lo que requiere para ganar 270, los demócratas obtienen 306 por 232 los republicanos.

Las elecciones de 2020 no fueron un fracaso completo del trumpismo en su estilo basado en el enfrentamiento entre razas y en los agravios falsos. Incluso a pesar de la pandemia y la recesión económica, casi once millones más le votaron en 2020 respecto a la anterior elección. La campaña de Trump logró activar a millones de nuevos votantes en zonas rurales, antiguas zonas industriales y en el electorado latino en Florida (por su política de enfrentamiento con el régimen cubano) y Tejas (por el miedo de los antiguos emigrantes a la competencia con los nuevos), con un incremento del 28% en este colectivo, esto muestra una clara evidencia del atractivo de la política nacionalista de Trump y su mensaje populista entre importantes sectores de norteamericanos.

Los demócratas habían creído que la inmigración que está cambiando el país les iba a favorecer claramente, así como la mayor afluencia de votantes y la repulsión generalizada hacia el presidente podrían inclinar los estados tradicionalmente republicanos a su favor. Y los datos nos dicen que se votó contra Trump, pero que no ha sido un voto hacia los demócratas.

La clave del margen de gobierno de los demócratas está en el Senado, donde por fin el resultado de las dos elecciones de senadores en Georgia (a favor de Biden) y Carolina del Norte (a favor de Trump) se resolvieron el 5 de Enero tras un proceso donde al no superar en Georgia ninguno de los candidatos el 50 %, termina ganando por fin Biden, lo que permitirá que sea la presidenta del Senado, elegida por el presidente decida. En este proceso además de la elección presidencial se elegían 35 senadores, de los que anteriormente eran 23 republicanos y 12 demócratas, pero las únicas victorias añadidas que lograron ganar los demócratas sobre las que tenían fueron en Colorado, Arizona y Georgia, ya que al final Carolina del Norte quedó en manos de los republicanos.

Los demócratas suelen votar menos en las elecciones especiales, pero Biden ha ganado en Georgia por un margen muy pequeño. En la primera vuelta habían ganado los republicanos, pero se encontraron al final muy divididos a causa de que Donald Trump se negara a reconocer su derrota en ese Estado, pero el gobernador republicano ha certificado por fin los resultados de las elecciones presidenciales como es su obligación legal.

Actualmente con este resultado el empate entre los senadores elegidos hace que el presidente del Senado (la vicepresidenta del gobierno, que es demócrata) decida en caso de empate, con lo que las propuestas demócratas podrían salir adelante. Hay que recordar que el segundo mandato de Obama quedó bloqueado en sus reformas por el boicot de una mayoría republicana en el Senado.

La situación final tras el cuasigolpe de Estado, provocado con la complacencia de Trump, que ha consistido en la entrada en el Senado de una turba de sus partidarios para que interrumpieran la proclamación del resultado electoral. Después del incidente se ha conseguido recuperar el orden tras unas escenas penosas que han abochornado a todo el país. El mandato de Trump finaliza con la desvergüenza de unos indultos a sus partidarios y un desplante al nuevo presidente. Ahora empiezan tras la proclamación de Biden a analizarse las consecuencias y esperemos que por fin se reconstruya este país tan dividido y a la vez tan influyente en el mundo. Las primeras medidas de Trump han dado el talante del nuevo gobierno, vuelta a los organismos internacionales y un discurso conciliador para conseguir que muchos de los partidarios republicanos asuman la nueva era. Un primer paso lo ha dado un grupo de senadores republicanos entre los que está nada menos que Mc Connell anterior líder de la mayoría republicana como camino a olvidar la penosa etapa de Trump.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Marjorie Grice-Hutchinson y Juan Luis Vives

Ensayo

Santiago Ramón y Cajal: Un genio autodidacta de gran proyección internacional

Ensayo

Demóstenes y el fin de la libertad griega

Ensayo

Emilia Pardo Bazán, punto culminante en el estreno de la primera obra de Galdós

Ensayo

La apoteosis de la insignificancia

Ensayo

Santo Tomás Apóstol, evangelizador de las Américas

Ensayo

La Ciencia en el Exilio: una imagen extraordinaria de vitalidad

Ensayo

Desmovilización, descontento y desafección: Una estrategia de la derecha para la toma del poder

Ensayo

Sarah  Kofman, la espantosa sombra del holocausto es alargada

Ensayo

Protágoras de Abdera (480 – 411 a.C.)

Ensayo

América y las Diez Tribus Perdidas de Israel

Ensayo

Violencia verbal en la política española

Ensayo

Un almirante ateneísta: D. Miguel Lobo

Ensayo

Alfonso X ‘El sabio’ en su 800 aniversario: su mayor empresa científica

Ensayo

De Amore

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (II)

Ensayo

El 8 de marzo de 2021, un día muy adecuado para hablar de la filósofa feminista Silvia Federici

Ensayo

Salud democrática y liberalismo político

Ensayo

Pioneras en la actividad sindical en enseñanza

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (I)

Ensayo

El legado constitucional de Jiménez de Asúa

Ensayo

Teofrasto: filósofo, pedagogo y botánico

Ensayo

Emerson y el Trascendentalismo norteamericano

Ensayo

Julio Hernández Ibáñez, un profesor republicano transterrado

Ensayo

Diógenes de Sinope: un filósofo desarraigado, provocador y subversivo

Ensayo

Hechos y razones contra obsesiones delirantes

Ensayo

Análisis de los resultados de las elecciones en EE.UU

Ensayo

En torno a la dialéctica del Amo y el Esclavo en Hegel

Ensayo

¿Qué clase de mundo nos dejará el Covid 19?

Ensayo

José Ballester Gozalvo, una biografía entre la pedagogía y la política

Ensayo

Naturalismo y religión en el debate entre Habermas y Ratzinger

Ensayo

Acerca del amor

Ensayo

La política de Balmes

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

Ideología y política: de Marx a Piketty

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Las socialistas belgas hasta finales de los años veinte

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

Aquí, en la izquierda, no sobra nadie

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

La naturaleza en Marx

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Laicidad, sociedad abierta y emancipación ciudadana

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Enrique Tierno Galván

Ensayo

Nos sigue haciendo falta Tierno Galván

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Lenin, la Revolución como Ciencia

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

El laicismo en Habermas y su origen griego

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”