noviembre 2020 - IV Año

LETRAS

Meditaciones de gastronomía transcendente

A veces uno piensa que la taxonomía, esa vocación por clasificar cuanto nos rodea, y que nos ayuda a comprender mejor el medio en que desenvolvemos nuestras vidas, responde siempre a criterios científicos, objetivos e inatacables, que existirían desde la noche de los tiempos, descubiertos por sesudos investigadores que explican a los pobres e ignorantes mortales cómo esos elementos han pervivido desde la antigüedad hasta estos tiempos actuales, tan convulsos e inciertos, en los que la pandemia nos llena de angustias y terrores existenciales.

Esa manera de ver las cosas quizás sea correcta, e incluso la más adecuada cuando se trata de comprender y ordenar las diferentes clases de organismos biológicos, o los elementos de la tabla periódica. Sin embargo, sus bondades no resultan tan evidentes, ni mucho menos, cuando intenta aplicarse con la misma rigidez, por ejemplo, a la literatura, a la gastronomía o a cualquier otra creación de la caprichosa mente humana.

De esta manera, estamos tan acostumbrados a que se nos repita que sin ningún género de dudas existe una literatura nacional, que pensamos que, al igual que existe el suborden de los carnívoros, la familia de plantígrados y el género de los osos, existe una literatura europea, dentro la que cual se enmarcan, por ejemplo la española y la francesa, que asimismo incluyen el teatro del Siglo de Oro o la novela naturalista del XIX.

De la misma manera, se nos repite hasta la saciedad, por ejemplo, que existe una cocina italiana, que engloba a la sarda, a la napolitana o a la piamontesa, como si estas distinciones existieran desde siempre y su clasificación lanzase alguna luz sobre sus contenidos y formas.

Sin embargo, sabido es que el concepto de literatura nacional es relativamente reciente. Tanto es así que a muchos de los eruditos lectores de principios del siglo XVIII, que no sospechaban siquiera que las fronteras físicas de Reinos y Estados pudiesen afectar mínimamente a la creación literaria y, sobre todo, a su disfrute, les hubiera desconcertado que alguien afirmase que Shakespeare formaba parte de la literatura nacional inglesa,  Cervantes de la española, o Rabelais de la francesa.

También sabemos que el concepto de cocina nacional es de aparición todavía más reciente. De hecho, por ejemplo en el caso español, la existencia de esa pretendida gastronomía nacional es recientísima y no digamos nada de las cocinas regionales. Se ha estudiado en profundidad cómo surge, en las primeras décadas del siglo XX, un nacionalismo culinario, que muy pronto evoluciona hacia particularismos todavía más reducidos, como es el caso de las regiones. De esta manera, no resulta ya adecuado hablar de gastronomía española, sino más bien de cocina vasca, gallega o catalana, dentro de un fenómeno que discurre paralelo al del reforzamiento de las identidades territoriales entendidas como diferencias frente al otro. Se trata, por tanto, de establecer fronteras, no ya nacionales, sino locales, para afirmar que, en definitiva, nuestros guisos nos hacen diferentes, muy distintos de los del vecino, incluso hoy en día, cuando según los últimos datos de las agencias internacionales, las variedades vegetales y animales que constituyen nuestra alimentación se han reducido un 75%. Así las cosas, resulta que al final todos comemos lo mismo, aunque, eso sí, con nombres cada vez más complicados que refuerzan esa sensación de falsas diferencias.

Hace años, alguien propuso con no demasiado éxito que las auténticas fronteras deberían ser las que surgen del uso del aceite de oliva frente a la mantequilla, de la refutación o de la omnipresencia del ajo o, todavía más conflictiva, la de la consideración del cilantro como suave condimento o como insoportable aderezo que a todo se impone y todo estropea.

De todas estas cuestiones se han ocupado muchos gastrónomos y algún que otro literato, así como sesudos antropólogos y politólogos de muy variada extracción, pero tan sólo uno de ellos, Jean Anthelme Brillat-Savarin, consiguió reunir magistralmente  las cualidades necesarias para crear una obra tan irrepetible como es la Fisiología del Gusto, que también en nuestros días, al igual que ocurrió a lo largo de los dos últimos siglos, merecería mayor fama y consideración.

Esta obra genial, de más que recomendable lectura, se subtitula con todo acierto Meditaciones de gastronomía trascendente, y la magnífica edición francesa de Jean de Bonnot, ilustrada por Bertall, todavía puede encontrarse con relativa facilidad en alguno de los libreros de viejo que, a trancas y barrancas, sobreviven en Lisboa. A lo largo de sus casi quinientas páginas, el lector descubrirá las bases filosóficas de la gastronomía, nunca nacional y menos todavía local, sino siempre universal.

No se limita Brillat-Savarin, ni mucho menos, a enunciar platos e ingredientes o a detallar cómo se preparan los diferentes alimentos. Antes bien, en un francés elegante y preciso, junto a muchas y sabrosas anécdotas, reflexiona y analiza, a través de lo que denomina meditaciones, los sentidos, y naturalmente, sobre todo el del gusto. Reflexiona, como el mejor de los filósofos, sobre los misterios del apetito y de la sed, así como sobre los alimentos y las bebidas. Establece, entre otras muchas cosas dignas de pasar a la posteridad, una teoría de la fritura y otra de los placeres de la mesa, así como de su merecido colofón, que es el reposo, la posterior e inevitable soñolencia e incluso una más sobre la interpretación de los sueños. Adelantándose a su época, identifica las causas de la obesidad, y también las de la excesiva delgadez. Todo un programa filosófico-gastronómico que no puede sino enriquecer a quien se aventure, libre de prejuicios, por las páginas de Brillat-Savarin, regalándonos, por añadidura, algo tan esencial como es el número ideal de ostras que uno debe comer antes de enfrentarse a los diferentes platos que componen un buen almuerzo o una excelente cena. Ese número, que tiene no poco de cabalístico y que en francés tradicionalmente se ha denominado la grosse, es el que el lector atento hará bien en descubrir cuanto antes.

Entreletras comparte la publicación de este artículo con el Diario de Noticias de Lisboa

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN LETRAS

Letras

Emilia Pardo Bazán y su vinculación con el Ateneo de Madrid, en visperas del centenario de su muerte

Letras

La relación de Galdós con el socialismo

Letras

Antonia Pozzi: ‘El gran abismo hacía la tristeza’

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (y 6)

Letras

Ernest Hemingway, la novela que encierra el gran cuento

Letras

Nicasio Álvarez de Cienfuegos, un ilustrado coherente y poeta innovador

Letras

Longfellow y Jorge Manrique, venturas y desventuras del traductor

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (5)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (4)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (3)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (2)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (1)

Letras

Un futuro para la poesía

Letras

Edmond Hamilton, la ciencia ficción narrada con sencillez magistral

Letras

John Fante, mostró la xenofobia y la explotación de las minorías en la América profunda

Letras

Andrea Camilleri, la literatura consciente de sus rasgos sociales

Letras

Un poco de Don Juan

Letras

Unamuno y Portugal

Letras

‘Historias de aquí y de allá’ de Luis Sepúlveda

Letras

Raúl Zurita: desde el dolor

Letras

Francesco Petrarca… mucho más que un gran poeta

Letras

En torno a la novela ‘Antonia’ de Nieves Concostrina

Letras

Albrit o la creación del personaje en Galdós

Letras

Alejandra Pizarnik, cuando la sombra araña el alma

Letras

Meditaciones de gastronomía transcendente

Letras

‘Litoral’: la revista más hermosa y representativa de la generación del 27

Letras

Yorgos Seferis en el piélago

Letras

Jo Nesbø, huellas dactilares de excelente confesión literaria

Letras

Cesare Pavese: el sufrimiento como oficio

Letras

Duque de Rivas: liberal, dramaturgo y presidente del Ateneo de Madrid

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (y II)

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (I)

Letras

‘La caza del Snark’ de Lewis Carroll

Letras

Yorgos Seferis: poeta, ensayista, premio Nobel y diplomático

Letras

Somerset Maugham en Lisboa

Letras

Las novelas dialogadas de Galdós a debate

Letras

Vittorio Amedeo Alfieri, todo un carácter

Letras

Los cimientos de ‘El abuelo’ de Benito Pérez Galdós

Letras

Abril es el mes más cruel…

Letras

En torno al libro ‘En los pliegues del olvido’ de Ignacio Vázquez Moliní

Letras

Juan Eugenio Hartzenbusch, un punto de vista sigular…

Letras

La pasión por los naipes del doctor Egas Moniz

Letras

Doña Perfecta

Letras

Galdós para ‘Dummies’

Letras

Antonio Gamoneda: La poética de la oscuridad como origen de la luz

Letras

Literatura clásica, o metafísica, materialista, lógica, política

Letras

El Galdós protofeminista

Letras

Los tres grandes pasos hacia la Ilustración

Letras

La conferencia de Julián Zugazagoitia en Bilbao sobre literatura en 1924

Letras

Benito Pérez Galdós en el centenario de su muerte (1920-2020)

Letras

A la memoria de mi tío Pablo

Letras

Pérez Galdós, el Nobel arrebatado

Letras

Tolstoi y Shakespeare

Letras

Aproximación al libro ‘Que no se entere la Cibeles’ de Mar de los Ríos

Letras

En torno al libro ‘Extravagancia infinita’ de Javier Olalde

Letras

Augusto de Angelis (1888 -1944)

Letras

Fernando Pessoa. El yo conflictivo

Letras

Federico García Lorca ocho décadas después

Letras

Antonio Daganzo, poeta de aleaciones

Letras

Sufriente, prometeico, iconoclasta y quijotesco

Letras

Leopoldo María Panero, el traductor de la locura

Letras

Poesía y dignidad

Letras

Buenos libros malos

Letras

Confesiones de un crítico de libros

Letras

En torno a ‘Sombra de Luna’ de Francisco Álvarez ‘Koki’

Letras

Alda Merini, vivir al borde de la sombra

Letras

Literatura de cordel

Letras

Demian. Herman Hesse

Letras

Hilario Martínez Nebreda, el poeta silencioso

Letras

La literatura y sus soportes (I)

Letras

La literatura y sus soportes (y II)

Letras

La Escuela Nueva y el centenario de Ruskin

Letras

Don Quijote y el mar

Letras

Elizabeth Barrett Browning, una poeta victoriana

Letras

Por qué escribo

Letras

Ángel González: la ácida ironía de un poeta

Letras

Carmen Posadas y su feria de las vanidades

Letras

El caso Miguel Hernández

Letras

Quevedo en sociedad y III.- Obra y vinculación cívica

Letras

Quevedo en sociedad II.- La crítica como ‘función’ social

Letras

Quevedo en sociedad I.- El hombre, la sociedad

Letras

VII Certamen de Novela Histórica de Úbeda

Letras

Antología poética. Alfonsina Storni

Letras

Ángel González: palabra sobre palabra

Letras

Galdós y el melodrama

Letras

IV encuentro de Poesia a Sul

Letras

Feminismos: la mujer sobre la letra

Letras

El Hidalgo: literatura y pobreza

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (y II)

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (I)

Letras

Ana Caro Mallén: una esclava en los corrales de comedias del siglo XVII

Letras

José Rodrigues Miguéis, casi olvidado

Letras

Tristeza que es amor. Alusión a Don Quijote

Letras

George Sand: ‘Un invierno en Mallorca’

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (y II)

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (I)

Letras

Imagen de José Ángel Valente

Letras

Valente, sin aditivos

Letras

Valente: Qué la palabra sea solo verdad

Letras

José Ángel Valente, en ‘el borde de la luz’

Letras

John Berger: ‘Un hombre afortunado’

Letras

Los desafíos de Lou Andreas-Salomé

Letras

La primavera y su sombra

Letras

El Conde de Montecristo, historia de una venganza

Letras

Luis Martín-Santos y James Joyce

Letras

Los cimientos culturales del abolicionismo: Harriet Beecher Stowe

Letras

Pinceladas sobre Agatha Christie

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (y II)

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (I)

Letras

Thomas Mann: Una Europa que se derrumba

Letras

El eterno romanticismo

Letras

Qué es ser agnóstico

Letras

Pedro Garfias: La poesía desgarrada del exilio

Letras

El descenso a los infiernos de Dorothy Parker

Letras

El Conde de Oxenstiern, a quien llamaron el Montaigne del Septentrión

Letras

La sonrisa del Quijote (Una concesión a la melancolía)

Letras

Antonio Machado que estás en los libros

Letras

‘Agua’: Virginia Woolf y Alfonsina Storni

Letras

Críticos literarios, dueños del espíritu humano

Letras

El papel del lector en la posmodernidad

Letras

Poesías. Catulo.

Letras

Los vínculos entre Américo Castro y Jovellanos

Letras

Michel de Ghelderode y las Vanguardias del siglo XX

Letras

El trabajo entre las raíces, mirada sobre la creación literaria

Letras

La frase del escritor

Letras

Un cuarteto literario en clave de sol

Letras

Oía hablar a los árboles

Letras

El ‘slow’ de Pessoa (o las vicisitudes de la melancolía)

Letras

Claudio Rodríguez: del camino, del hombre

Letras

Sobre las Brontë

Letras

Borges en Ginebra

Letras

Philippe Jacottet: ‘Pensamientos bajo las nubes’

Letras

Juan Goytisolo: ‘sobre asuntos sociales y personales’

Letras

Miguel Hernández en Portugal

Letras

Mi Gloria Fuertes

Letras

Robert Walser, el paseante espiritual

Letras

‘Al menos, memoria’: Juan Ruiz de Torres

Letras

Cela, celador, celando, celar

Letras

Miguel Hernández: ‘Cancionero y romancero de ausencias’

Letras

Rafael Montesinos, renovador

Letras

Bartolomé Soler, lo amargo de la diosa

Letras

Rubén Darío, poeta de las dos orillas

Letras

Jovellanos, poeta

Letras

Un paseo por los ‘jardines’ de Eloy Tizón

Letras

Azorín, sobrevivido

Letras

Rosalía de Castro, la mejor de los mejores

Letras

Eugenio Gerardo Lobo, el ‘capitán coplero’

Letras

Galdós: una conciencia histórica lúcida

Letras

Desde el silencio, a Nicolás del Hierro

Letras

Salustiano Masó, la fuerza del tiempo

Letras

Los ‘Rubaiyat’ de Omar Khayan

Letras

Carmen Laforet, esa chica explosiva del Ateneo

Letras

Gabriel Celaya, el sueño de trabajar la poesía

Letras

Ramón Hernández, un diamante literario en las calles de Madrid

Letras

María Teresa León, el papel de la melancolía

Letras

Luis Felipe Vivanco, un poeta de los que siempre regresan

Letras

Rafael Pérez Estrada, el poder de la imaginación