diciembre 2020 - IV Año

LETRAS

Michel de Ghelderode y las Vanguardias del siglo XX

Enigma o sangre de otras vidas pasadas,
suprema interrogación que ante los ojos me habla,
signo que no comprendo a la luz de la luna.
Vicente Aleixandre

golderode1En este siglo XXI, plagado de incertidumbres y donde hasta la fecha no hemos hecho otra cosa que retroceder en derechos, libertades y, también, en capacidad de generar pensamiento crítico, es conveniente que echemos la vista atrás y que nos enfrentemos a lo que han aportado las Vanguardias del siglo XX.

En nuestro país, a causa de la dictadura, vivimos encerrados en nosotros mismos, ajenos muy a pesar nuestro a lo que sucedía fuera de nuestras fronteras. Todo era un páramo reseco, donde practicábamos una suerte de carpetovetonismo cuyas consecuencias, degradantes, aún no hemos dejado de pagar.

Se dirá que la falta de curiosidad intelectual, desconcierto y retroceso en casi todos los órdenes no es sólo nuestra, sino que en todas partes se extiende ese monstruo insaciable de la banalidad. Mas, desde luego, no es ningún consuelo.

¿Qué aportaron las Vanguardias? Nada menos que nuevas perspectivas para observar la realidad. Permitieron explorar la irracionalidad, el absurdo, nuevos planteamientos estéticos y un afán por el experimentalismo constante.

Algunos de los movimientos vanguardistas, escuelas e individualidades colosales se recuerdan, pero la memoria es frágil y otras muchas han caído en el olvido. Hoy todo es de usar y tirar.

¿Quién recuerda al dramaturgo belga Michel de Ghelderode (1898-1962)?

golderodeAyuda a ese desconocimiento el que, prácticamente, ninguna editorial publica teatro y que ni las Administraciones Públicas, ni la iniciativa privada tienen la sensibilidad ni el coraje suficiente para poner en escena sus obras. Pese a que estas contribuyeron a la renovación del teatro, a repensar y dar una interpretación simbólica de la historia y de la sociedad, fundamentalmente en el periodo renacentista, aproximándose al mundo de Felipe II, Cervantes o Calderón con los hechos históricos como telón de fondo. El procedimiento ofrece tintes más oscuros que claros, pero pretende adentrarse en la historia, críticamente más allá de planteamientos realistas, en busca de un teatro total, mediante la fusión de diversos elementos.

Michel de Ghelderode, pseudónimo de Adhémar Adolphe Louis Martens, contribuyó decisivamente a la renovación del teatro en lengua francesa. Es de destacar que se inspira, con frecuencia, en pintores como El Bosco, Brueghel, Valdés Leal, Velázquez y Goya, buscando trasladar a la escena la plasticidad desasosegante de su pintura.

Es sin duda interesante que analicemos, someramente, las fuentes de las que se nutre. Su teatro es violento, y en sus obras hay espacio para la locura, la avaricia, la vejez y la muerte; todo se impregna de elementos grotescos y macabros envueltos en un aurea vanguardista y experimental.

Elige, también, como forma de inspiración el teatro de marionetas y el expresionismo alemán. Su universo es fantástico, inquietante y, con frecuencia, cruel. El mal está presente de una manera constante.

Desde niño sintió un vivo interés hacia la ópera… lo que probablemente influyó en su búsqueda de un teatro con afán de totalidad y un deseo unificador de distintas experiencias. Con su fino olfato supo percibir el significado de la irrupción en el universo teatral de los postulados de dramaturgos vanguardistas.

escorialgolderodeHoy, cuando casi nadie recuerda a Michel de Ghelderode, que gozó de prestigio y fama, especialmente, tras la II Guerra Mundial hasta su muerte a comienzos de los 60, es de justicia poner de manifiesto que sus obras fueron representadas, aplaudidas y despertaron un vivo interés en la crítica especializada. Fue durante algunas décadas un dramaturgo de referencia. Sus obras se representaron no sólo en ciudades de los Países Bajos, como Bruselas, Ámsterdam o la Haya, sino en Milán, Roma, Dublín, Cracovia y un largo etc. Incluyendo Nueva York, Buenos Aires y Montreal. Su teatro no gozó de predicamento entre nosotros, sin embargo alguna de sus obras fue representada.

Uno de los dramaturgos que asistió en Francia a alguno de sus montajes y que ha recibido sus influencias ha sido Francisco Nieva que en su barroquismo, en su teatro total, en su fusión de géneros, adopta diversos hallazgos de Michel de Ghelderode.

Me gustaría reivindicar, desde estas páginas, que alguna de las obras emblemáticas de este autor se representara en España próximamente, a fin de que pudiéramos valorar, aunque fuera retrospectivamente, su alcance. Hace mucho tiempo, tal vez demasiado, que no ha hecho acto de presencia en nuestros escenarios. No se pueden dar saltos en el vacío y este sería otro motivo para programarlo.

Otra modesta petición sería que alguna editorial o colección de teatro publicara sus obras más representativas. Su teatro, pese a tener un fuerte sello histórico es… atemporal. Y, quizás por eso resulta tan actual. En conjunto escribió más de 60 obras, algunas de ellas frescas, ágiles, dialécticas y de una gran belleza plástica.

golderodelibro1No es posible, por cuestión de espacio, que hablemos de su teatro pormenorizadamente. Me limitaré a citar alguna de sus obras donde se acumulan sus principales hallazgos y recursos con una presencia constante de la violencia, el miedo y hasta la locura, en medio de una exuberancia barroca. Así La muerte del doctor Fausto, Fastos del infierno, La escuela de los bufones, o La Balada del Gran Macabro, sin olvidar las dedicadas a personajes históricos como Cristóbal Colón o a un mito de la cultura española como es el caso de Don Juan. Sus personajes tienden a ser retorcidos y complicados. Buscan su autodestrucción, en algunos casos, y en otros, la destrucción de los demás.

El teatro de Michel de Ghelderode, es deshumanizado; otra característica que lo vincula a las Vanguardias. Asimismo, están presentes y algunas veces corporeizadas las fuerzas reprimidas del inconsciente. La presencia de lo onírico, lo telúrico y lo irracional ofrece visiones con perspectivas muy interesantes donde la influencia de pintores como El Bosco o Goya es decisiva, las dota de una enorme plasticidad en una línea valleinclanesca.

Son frecuentes, en sus obras los desfiles carnavalescos, los elementos mágicos… también tienen presencia en su teatro elementos picarescos, ya que la presencia en las tablas de lo español, aunque presentado con tintes oscuros y distorsionados se puede considerar una constante. Asistimos, igualmente, a un enfoque, destructivo y crítico para asomarse a episodios históricos y a personajes despiadados, fanáticos, bárbaros y atormentados.

Michel de Ghelderode fue un creador insatisfecho y precisamente esa insatisfacción le indujo a buscar y a nunca conformarse con los hallazgos. ¿A caso no es esa una actitud conscientemente vanguardista?

golderodelibro2Antes de finalizar hablemos de otros dos aspectos que asimiló siendo muy joven y que han tenido un papel decisivo en sus planteamientos escénicos. Me refiero a la estética de ‘La Commedia dell’Arte’ italiana y a la dosificación de los elementos trágicos con los cómicos para producir, frecuentemente, una visión grotesca y al mismo tiempo popular. Sus obras hablan acerca de la experiencia humana, de forma descarnada y sin concesiones.

El triunfo le llegó en París, después de la II Guerra Mundial. París fue quien lo encumbró… ‘Agudo Ghelderode Agudo‘ gritaban para ensalzarlo, como París ha hecho tantas veces con hombres célebres y de mérito.

Va llegando el momento de recapitular y de cerrar estos comentarios, que espero hayan servido para rescatar del injusto olvido y traer a la memoria a Michel de Ghelderode. El propósito no es otro que posibilitar una valoración justa y objetiva que lo sitúe en las coordenadas del panorama europeo de las Vanguardias escénicas.

¿Qué consiguieron las Vanguardias en el siglo XX? Ir más allá de la realidad, transcenderla y buscar nuevas perspectivas para penetrar en la multiplicidad de lo real. Había que romper barreras y las rompieron. Había que escapar de los rígidos esquemas y mostrar la fuerza que puede tener lo abstracto, como se potencian los elementos mediante la mezcla y la fusión, y mostrar mediante nuevos procedimientos de gran plasticidad, no lejos de lo barroco… lo que de inhumano y brutal anida en el ser humano.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN LETRAS

Letras

Galdós vs. Delibes: Vidas paralelas

Letras

‘El médico de Ifni’ de Javier Reverte

Letras

Emilia Pardo Bazán y su vinculación con el Ateneo de Madrid, en visperas del centenario de su muerte

Letras

La relación de Galdós con el socialismo

Letras

Antonia Pozzi: ‘El gran abismo hacía la tristeza’

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (y 6)

Letras

Ernest Hemingway, la novela que encierra el gran cuento

Letras

Nicasio Álvarez de Cienfuegos, un ilustrado coherente y poeta innovador

Letras

Longfellow y Jorge Manrique, venturas y desventuras del traductor

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (5)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (4)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (3)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (2)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (1)

Letras

Un futuro para la poesía

Letras

Edmond Hamilton, la ciencia ficción narrada con sencillez magistral

Letras

John Fante, mostró la xenofobia y la explotación de las minorías en la América profunda

Letras

Andrea Camilleri, la literatura consciente de sus rasgos sociales

Letras

Un poco de Don Juan

Letras

Unamuno y Portugal

Letras

‘Historias de aquí y de allá’ de Luis Sepúlveda

Letras

Raúl Zurita: desde el dolor

Letras

Francesco Petrarca… mucho más que un gran poeta

Letras

En torno a la novela ‘Antonia’ de Nieves Concostrina

Letras

Albrit o la creación del personaje en Galdós

Letras

Alejandra Pizarnik, cuando la sombra araña el alma

Letras

Meditaciones de gastronomía transcendente

Letras

‘Litoral’: la revista más hermosa y representativa de la generación del 27

Letras

Yorgos Seferis en el piélago

Letras

Jo Nesbø, huellas dactilares de excelente confesión literaria

Letras

Cesare Pavese: el sufrimiento como oficio

Letras

Duque de Rivas: liberal, dramaturgo y presidente del Ateneo de Madrid

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (y II)

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (I)

Letras

‘La caza del Snark’ de Lewis Carroll

Letras

Yorgos Seferis: poeta, ensayista, premio Nobel y diplomático

Letras

Somerset Maugham en Lisboa

Letras

Las novelas dialogadas de Galdós a debate

Letras

Vittorio Amedeo Alfieri, todo un carácter

Letras

Los cimientos de ‘El abuelo’ de Benito Pérez Galdós

Letras

Abril es el mes más cruel…

Letras

En torno al libro ‘En los pliegues del olvido’ de Ignacio Vázquez Moliní

Letras

Juan Eugenio Hartzenbusch, un punto de vista sigular…

Letras

La pasión por los naipes del doctor Egas Moniz

Letras

Doña Perfecta

Letras

Galdós para ‘Dummies’

Letras

Antonio Gamoneda: La poética de la oscuridad como origen de la luz

Letras

Literatura clásica, o metafísica, materialista, lógica, política

Letras

El Galdós protofeminista

Letras

Los tres grandes pasos hacia la Ilustración

Letras

La conferencia de Julián Zugazagoitia en Bilbao sobre literatura en 1924

Letras

Benito Pérez Galdós en el centenario de su muerte (1920-2020)

Letras

A la memoria de mi tío Pablo

Letras

Pérez Galdós, el Nobel arrebatado

Letras

Tolstoi y Shakespeare

Letras

Aproximación al libro ‘Que no se entere la Cibeles’ de Mar de los Ríos

Letras

En torno al libro ‘Extravagancia infinita’ de Javier Olalde

Letras

Augusto de Angelis (1888 -1944)

Letras

Fernando Pessoa. El yo conflictivo

Letras

Federico García Lorca ocho décadas después

Letras

Antonio Daganzo, poeta de aleaciones

Letras

Sufriente, prometeico, iconoclasta y quijotesco

Letras

Leopoldo María Panero, el traductor de la locura

Letras

Poesía y dignidad

Letras

Buenos libros malos

Letras

Confesiones de un crítico de libros

Letras

En torno a ‘Sombra de Luna’ de Francisco Álvarez ‘Koki’

Letras

Alda Merini, vivir al borde de la sombra

Letras

Literatura de cordel

Letras

Demian. Herman Hesse

Letras

Hilario Martínez Nebreda, el poeta silencioso

Letras

La literatura y sus soportes (I)

Letras

La literatura y sus soportes (y II)

Letras

La Escuela Nueva y el centenario de Ruskin

Letras

Don Quijote y el mar

Letras

Elizabeth Barrett Browning, una poeta victoriana

Letras

Por qué escribo

Letras

Ángel González: la ácida ironía de un poeta

Letras

Carmen Posadas y su feria de las vanidades

Letras

El caso Miguel Hernández

Letras

Quevedo en sociedad y III.- Obra y vinculación cívica

Letras

Quevedo en sociedad II.- La crítica como ‘función’ social

Letras

Quevedo en sociedad I.- El hombre, la sociedad

Letras

VII Certamen de Novela Histórica de Úbeda

Letras

Antología poética. Alfonsina Storni

Letras

Ángel González: palabra sobre palabra

Letras

Galdós y el melodrama

Letras

IV encuentro de Poesia a Sul

Letras

Feminismos: la mujer sobre la letra

Letras

El Hidalgo: literatura y pobreza

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (y II)

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (I)

Letras

Ana Caro Mallén: una esclava en los corrales de comedias del siglo XVII

Letras

José Rodrigues Miguéis, casi olvidado

Letras

Tristeza que es amor. Alusión a Don Quijote

Letras

George Sand: ‘Un invierno en Mallorca’

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (y II)

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (I)

Letras

Imagen de José Ángel Valente

Letras

Valente, sin aditivos

Letras

Valente: Qué la palabra sea solo verdad

Letras

José Ángel Valente, en ‘el borde de la luz’

Letras

John Berger: ‘Un hombre afortunado’

Letras

Los desafíos de Lou Andreas-Salomé

Letras

La primavera y su sombra

Letras

El Conde de Montecristo, historia de una venganza

Letras

Luis Martín-Santos y James Joyce

Letras

Los cimientos culturales del abolicionismo: Harriet Beecher Stowe

Letras

Pinceladas sobre Agatha Christie

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (y II)

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (I)

Letras

Thomas Mann: Una Europa que se derrumba

Letras

El eterno romanticismo

Letras

Qué es ser agnóstico

Letras

Pedro Garfias: La poesía desgarrada del exilio

Letras

El descenso a los infiernos de Dorothy Parker

Letras

El Conde de Oxenstiern, a quien llamaron el Montaigne del Septentrión

Letras

La sonrisa del Quijote (Una concesión a la melancolía)

Letras

Antonio Machado que estás en los libros

Letras

‘Agua’: Virginia Woolf y Alfonsina Storni

Letras

Críticos literarios, dueños del espíritu humano

Letras

El papel del lector en la posmodernidad

Letras

Poesías. Catulo.

Letras

Los vínculos entre Américo Castro y Jovellanos

Letras

Michel de Ghelderode y las Vanguardias del siglo XX

Letras

El trabajo entre las raíces, mirada sobre la creación literaria

Letras

La frase del escritor

Letras

Un cuarteto literario en clave de sol

Letras

Oía hablar a los árboles

Letras

El ‘slow’ de Pessoa (o las vicisitudes de la melancolía)

Letras

Claudio Rodríguez: del camino, del hombre

Letras

Sobre las Brontë

Letras

Borges en Ginebra

Letras

Philippe Jacottet: ‘Pensamientos bajo las nubes’

Letras

Juan Goytisolo: ‘sobre asuntos sociales y personales’

Letras

Miguel Hernández en Portugal

Letras

Mi Gloria Fuertes

Letras

Robert Walser, el paseante espiritual

Letras

‘Al menos, memoria’: Juan Ruiz de Torres

Letras

Cela, celador, celando, celar

Letras

Miguel Hernández: ‘Cancionero y romancero de ausencias’

Letras

Rafael Montesinos, renovador

Letras

Bartolomé Soler, lo amargo de la diosa

Letras

Rubén Darío, poeta de las dos orillas

Letras

Jovellanos, poeta

Letras

Un paseo por los ‘jardines’ de Eloy Tizón

Letras

Azorín, sobrevivido

Letras

Rosalía de Castro, la mejor de los mejores

Letras

Eugenio Gerardo Lobo, el ‘capitán coplero’

Letras

Galdós: una conciencia histórica lúcida

Letras

Desde el silencio, a Nicolás del Hierro

Letras

Salustiano Masó, la fuerza del tiempo

Letras

Los ‘Rubaiyat’ de Omar Khayan

Letras

Carmen Laforet, esa chica explosiva del Ateneo

Letras

Gabriel Celaya, el sueño de trabajar la poesía

Letras

Ramón Hernández, un diamante literario en las calles de Madrid

Letras

María Teresa León, el papel de la melancolía

Letras

Luis Felipe Vivanco, un poeta de los que siempre regresan

Letras

Rafael Pérez Estrada, el poder de la imaginación