abril 2021 - V Año

LETRAS

Valente: Qué la palabra sea solo verdad

Con motivo de diversos homenajes previstos a la figura y obra de José Ángel Valente en Madrid, Alcalá de Henares, Rivas Vaciamadrid y San Lorenzo de El Escorial la revista Entreletras ha publicado los artículos de Félix Recio, Antonio Chazarra y Manuel Espín elaborados a partir de las intervenciones de estos autores en los homenajes mencionados.

Jose Angel ValenteJosé Ángel Valente es un poeta profundo, melancólico y veraz. Su palabra es precisa, rigurosa, cortante. Surge de las tinieblas para dar testimonio de un mundo agónico que se desmorona. Busca la luz con ahínco, amplitud de miras y una inmensa curiosidad intelectual por el ser, por el hombre, por la creación.

Es un poeta metafísico y profético. Como sucede tantas veces en nuestro país, se le lee poco y se le recuerda menos. Quizás, porque fue un hombre solitario y porque su existencia fue de amor a la palabra, transcurrió sin hacer apenas ruido.

Sus poemas son difíciles y sin concesiones. Hay quienes lo consideran vinculado a la generación del 50. Pudo ser así en un principio… después se eleva en solitario, recorre un largo y tortuoso camino que él mismo se ha trazado rasgando y penetrando las tinieblas.

A un creador, el mejor homenaje que puede hacérsele es mantenerlo vivo en la memoria… aprovechar sus hallazgos y analizar las rutas y los caminos, muchas veces inexplorados, por los que su pensamiento se aventura.

José Ángel Valente tiene muchas facetas y, en no poca medida, es un intelectual poliédrico. Se siente atraído por el halo de misterio que rodea la existencia. El poderoso influjo de María Zambrano, es perceptible a poco que se sepa avanzar en su esencialismo lírico. Grandes creadores que saben emplear la palabra con maestría como Lezama Lima, lo han elogiado por su rigor y por su hondura.

tribu2En el ámbito de la poesía española contemporánea su voz es singular e imprescindible, por su reciedumbre, por su precisión y por su búsqueda infatigable de la verdad. Como él mismo expone en uno de sus poemas, el poeta debe ser más útil que ningún otro ciudadano de la tribu.

La poesía de José Ángel Valente es una trayectoria y una guía de conocimiento que no se detiene y, que pese a los logros alcanzados se mantiene insatisfecho consigo mismo, exigiéndose más y más en esta dura ascensión por la ladera dolorosa de la existencia. Atraviesa en sus reflexiones ontológicas las diversas capas de que está revestida la memoria.

Juan Goytisolo comentando su obra ha dicho de él que su lenguaje poético engendra su propio lenguaje crítico. Esta es quizás, una de las vías que abre mayores perspectivas para asomarnos a su universo creativo.

Leer y meditar sobre lo que Valente nos plantea es un ejercicio gozoso y una invitación al rigor intelectual. Sus libros de poemas y sus textos críticos en prosa, se retroalimentan y se enriquecen mutuamente.

Suele decirse que en el primer poemario está presente la semilla del resto de la obra de un creador. Citaré sus dos primeros libros ‘A modo de esperanza’ y ‘Poemas a Lázaro’, así como ‘Material de memoria’, ‘Tres lecciones de tinieblas’ y ‘Mandorla’ como aquellos, que por subjetivo que sea, más me han impresionado. Entre sus textos en prosa, que ponen de manifiesto su rigor analítico, su conocimiento de la poesía española, especialmente de la mística y también su alta exigencia ética me referiré sucintamente a ‘Palabras de la tribu’, ‘La piedra y el centro’ y ‘Variaciones sobre el pájaro y la red’ que deberían ser una lectura obligada para todo espíritu sensible, por su capacidad de penetrar por intrincados vericuetos, extrayendo profundas reflexiones. José Ángel Valente establece un ‘modus operandi’ curioso y certero ya que diciendo mucho, es más lo que sugiere, las conexiones que establece y los flecos que deja pendientes para que el lector complete la tarea.

José Ángel Valente fue un hombre comprometido. Algunos de sus mejores conocedores lo han calificado como un exiliado cultural de la dictadura. Lo cierto es que residió fuera de España muchos años y que en 1972 tuvo que enfrentarse a un Consejo de Guerra por el contenido antimilitarista de uno de sus cuentos.

Colaboró en revistas emblemáticas como: ‘Ínsula’ o ‘Rosa Cúbica’, no hay que olvidar, tampoco, los ‘Cuadernos del Ruedo Ibérico’, editada por los exiliados españoles. Otra faceta, igualmente muy brillante, son sus traducciones de poetas como Kavafis, John Keats, Eugenio Montale, Hölderling, a quien vertió con maestría al gallego o Edmond Jabes (poeta místico judío). Todos ellos recogidos por Claudio Rodríguez Fer en ‘Cuaderno de Versiones’.

libro valenteMe detendré un momento. Valente prestó servicios como traductor en varios organismos internacionales como la ONU o la UNESCO. Dominaba entre otras lenguas: inglés, francés, alemán, griego… pero donde volcó magistralmente sus conocimientos fue en sus traducciones de obras líricas, donde llevó a cabo una auténtica labor interpretativa.

Para traducir poesía hay que tener una especial sensibilidad y captar el sentido de un poema… para al trasladarlo a otro idioma colaborar con su autor, captar no sólo su significado sino su cadencia, su ritmo y su musicalidad. Solía distinguir entre ‘traditore’ y ‘traduttore’. Él prefería definirse como ‘traditore’ hasta llegar a titular versiones a sus traducciones porque no son otra cosa que un esfuerzo por apoderarse del texto admirado, meterse en su interior, bucear en él y captar su esencia… para luego verterlo a nuestro idioma.

Basta con mencionar a este respecto su trabajo sobre los poemas de Kavafis, ‘Esperando a los bárbaros’ o ‘Ítaca’ o por no citar más que otro ejemplo ‘Oda a una urna griega’ de John Keats.

Obtuvo numerosos premios y reconocimientos como el Adonais, el de la Crítica, el Nacional de Poesía, el Príncipe de Asturias de las Letras o el de Poesía Española e Iberoamericana.

En un país como el nuestro, que desprecia la poesía y el pensamiento, nunca obtuvo el reconocimiento que merecía, salvo en círculos especializados, departamentos universitarios y revistas. De José Ángel Valente, como de tantos otros, cabe decir que es más valorado fuera de nuestras fronteras que entre nosotros.

Todo creador está vinculado a unas ciudades. En el caso de José ángel a Orense que le vio nacer, a Oxford, donde pudo respirar un aire de libertad y de rigor concienzudo, a Ginebra, a París, a Almería, donde se conserva, con veneración, su memoria y dónde está ubicada la Casa-Museo del Poeta, inaugurada en 2015.

Otra faceta que merece la pena recordar de Valente es su colaboración con pintores como Saura y Tapies, entre otros, con los que realizó libros, que podrían calificarse de experimentales y, desde luego, interdisciplinares como ‘Emblemas’ o ‘El péndulo inmóvil’.

valente20En su obra hay algunos ejes vertebradores y determinados hilos que conducen a ahondar en el misterio de la existencia, a poner de relieve la densidad filosófica de sus preocupaciones y a reflexionar, insistentemente sobre lenguaje y materia… siempre, desde una implacable búsqueda de la verdad, a través de la palabra, por descarnada que se muestre, en su compromiso con la luz cercada por las tinieblas.

Por todas estas razones es de justicia que quienes nos hemos aproximado al ‘Territorio Valente’ hagamos un modesto ejercicio pedagógico para divulgar su poesía y su pensamiento. No es aventurado afirmar que el siglo veintiuno, lo redescubrirá y le rendirá el tributo de admiración que no le ha otorgado hasta ahora.

El uso que hace del lenguaje nunca es simplemente instrumental, sino que está al servicio de una tantálica tarea como es penetrar en las sucesivas capas que envuelven el misterio, hasta llegar a la luz que nace del fondo de esta obscuridad abismal. Hay quienes han denominado este esfuerzo, recurriendo a la paradoja de poesía del silencio.

De uno de sus libros más desasosegante pero lúcido ‘La memoria y los signos’ quisiera citar unos versos del poema ‘Epitafio’ dedicado a la memoria de Alberto Jiménez Fraud:

Fue ajeno por igual
Al halago mezquino o al menosprecio
Del que a expensas tal vez de él y de otros
A inmerecido monumento optaba

Y concluye

Y así en su claridad
En su fe y en nosotros
Sobrevive.

Quiero terminar expresándoles mi convencimiento de que si hacen ustedes la prueba…de abrir un libro de poemas de José Ángel Valente, y responder después a la pregunta ¿mereció la pena? Sin lugar a dudas, la respuesta será, no sólo afirmativa sino gratificante.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN LETRAS

Letras

‘Tea Rooms. Mujeres obreras’ de Luisa Carnés

Letras

Sencillamente contar historias

Letras

Ernesto  Herrera  Lascazes: dramaturgo uruguayo, transgresor… y un tanto bohemio

Letras

La enfermedad y la medicina en las novelas de Emilia Pardo Bazán

Letras

Gonzalo Rojas: voz fundamental de América

Letras

‘Con la ley en los tacones. Bautizo de fuego’ de Carlos Grau

Letras

José María Castillo-Navarro o el realismo social

Letras

Emilia Pardo Bazán: 170 aniversario de su nacimiento

Letras

Poesía de la sinceridad

Letras

Publicaciones sobre Galdós en su centenario

Letras

Vigencia del paisaje de Castilla

Letras

La vuelta a casa

Letras

El encuentro de Beethoven y Goethe

Letras

Vicente Aleixandre o el lugar donde el mar deja ver el horizonte de piedra  

Letras

La lluvia fina de Luis Landero

Letras

‘Siddhartha’, la búsqueda interior de Hermann Hesse

Letras

Una peregrinación hacia Shakespeare: Galdós en Stratford-upon-Avon

Letras

Galdós: Imagen y repercusión social

Letras

Galdós vs. Delibes: Vidas paralelas

Letras

‘El médico de Ifni’ de Javier Reverte

Letras

Emilia Pardo Bazán y su vinculación con el Ateneo de Madrid, en visperas del centenario de su muerte

Letras

La relación de Galdós con el socialismo

Letras

Antonia Pozzi: ‘El gran abismo hacía la tristeza’

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (y 6)

Letras

Ernest Hemingway, la novela que encierra el gran cuento

Letras

Nicasio Álvarez de Cienfuegos, un ilustrado coherente y poeta innovador

Letras

Longfellow y Jorge Manrique, venturas y desventuras del traductor

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (5)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (4)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (3)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (2)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (1)

Letras

Un futuro para la poesía

Letras

Edmond Hamilton, la ciencia ficción narrada con sencillez magistral

Letras

John Fante, mostró la xenofobia y la explotación de las minorías en la América profunda

Letras

Andrea Camilleri, la literatura consciente de sus rasgos sociales

Letras

Un poco de Don Juan

Letras

Unamuno y Portugal

Letras

‘Historias de aquí y de allá’ de Luis Sepúlveda

Letras

Raúl Zurita: desde el dolor

Letras

Francesco Petrarca… mucho más que un gran poeta

Letras

En torno a la novela ‘Antonia’ de Nieves Concostrina

Letras

Albrit o la creación del personaje en Galdós

Letras

Alejandra Pizarnik, cuando la sombra araña el alma

Letras

Meditaciones de gastronomía transcendente

Letras

‘Litoral’: la revista más hermosa y representativa de la generación del 27

Letras

Yorgos Seferis en el piélago

Letras

Jo Nesbø, huellas dactilares de excelente confesión literaria

Letras

Cesare Pavese: el sufrimiento como oficio

Letras

Duque de Rivas: liberal, dramaturgo y presidente del Ateneo de Madrid

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (y II)

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (I)

Letras

‘La caza del Snark’ de Lewis Carroll

Letras

Yorgos Seferis: poeta, ensayista, premio Nobel y diplomático

Letras

Somerset Maugham en Lisboa

Letras

Las novelas dialogadas de Galdós a debate

Letras

Vittorio Amedeo Alfieri, todo un carácter

Letras

Los cimientos de ‘El abuelo’ de Benito Pérez Galdós

Letras

Abril es el mes más cruel…

Letras

En torno al libro ‘En los pliegues del olvido’ de Ignacio Vázquez Moliní

Letras

Juan Eugenio Hartzenbusch, un punto de vista sigular…

Letras

La pasión por los naipes del doctor Egas Moniz

Letras

Doña Perfecta

Letras

Galdós para ‘Dummies’

Letras

Antonio Gamoneda: La poética de la oscuridad como origen de la luz

Letras

Literatura clásica, o metafísica, materialista, lógica, política

Letras

El Galdós protofeminista

Letras

Los tres grandes pasos hacia la Ilustración

Letras

La conferencia de Julián Zugazagoitia en Bilbao sobre literatura en 1924

Letras

Benito Pérez Galdós en el centenario de su muerte (1920-2020)

Letras

A la memoria de mi tío Pablo

Letras

Pérez Galdós, el Nobel arrebatado

Letras

Tolstoi y Shakespeare

Letras

Aproximación al libro ‘Que no se entere la Cibeles’ de Mar de los Ríos

Letras

En torno al libro ‘Extravagancia infinita’ de Javier Olalde

Letras

Augusto de Angelis (1888 -1944)

Letras

Fernando Pessoa. El yo conflictivo

Letras

Federico García Lorca ocho décadas después

Letras

Antonio Daganzo, poeta de aleaciones

Letras

Sufriente, prometeico, iconoclasta y quijotesco

Letras

Leopoldo María Panero, el traductor de la locura

Letras

Poesía y dignidad

Letras

Buenos libros malos

Letras

Confesiones de un crítico de libros

Letras

En torno a ‘Sombra de Luna’ de Francisco Álvarez ‘Koki’

Letras

Alda Merini, vivir al borde de la sombra

Letras

Literatura de cordel

Letras

Demian. Herman Hesse

Letras

Hilario Martínez Nebreda, el poeta silencioso

Letras

La literatura y sus soportes (I)

Letras

La literatura y sus soportes (y II)

Letras

La Escuela Nueva y el centenario de Ruskin

Letras

Don Quijote y el mar

Letras

Elizabeth Barrett Browning, una poeta victoriana

Letras

Por qué escribo

Letras

Ángel González: la ácida ironía de un poeta

Letras

Carmen Posadas y su feria de las vanidades

Letras

El caso Miguel Hernández

Letras

Quevedo en sociedad y III.- Obra y vinculación cívica

Letras

Quevedo en sociedad II.- La crítica como ‘función’ social

Letras

Quevedo en sociedad I.- El hombre, la sociedad

Letras

VII Certamen de Novela Histórica de Úbeda

Letras

Antología poética. Alfonsina Storni

Letras

Ángel González: palabra sobre palabra

Letras

Galdós y el melodrama

Letras

IV encuentro de Poesia a Sul

Letras

Feminismos: la mujer sobre la letra

Letras

El Hidalgo: literatura y pobreza

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (y II)

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (I)

Letras

El nazismo para Antonio Ramos Oliveira en 1930

Letras

Ana Caro Mallén: una esclava en los corrales de comedias del siglo XVII

Letras

José Rodrigues Miguéis, casi olvidado

Letras

Tristeza que es amor. Alusión a Don Quijote

Letras

George Sand: ‘Un invierno en Mallorca’

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (y II)

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (I)

Letras

Imagen de José Ángel Valente

Letras

Valente, sin aditivos

Letras

Valente: Qué la palabra sea solo verdad

Letras

José Ángel Valente, en ‘el borde de la luz’

Letras

John Berger: ‘Un hombre afortunado’

Letras

Los desafíos de Lou Andreas-Salomé

Letras

La primavera y su sombra

Letras

El Conde de Montecristo, historia de una venganza

Letras

Luis Martín-Santos y James Joyce

Letras

Los cimientos culturales del abolicionismo: Harriet Beecher Stowe

Letras

Pinceladas sobre Agatha Christie

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (y II)

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (I)

Letras

Thomas Mann: Una Europa que se derrumba

Letras

El eterno romanticismo

Letras

Qué es ser agnóstico

Letras

Pedro Garfias: La poesía desgarrada del exilio

Letras

El descenso a los infiernos de Dorothy Parker

Letras

El Conde de Oxenstiern, a quien llamaron el Montaigne del Septentrión

Letras

La sonrisa del Quijote (Una concesión a la melancolía)

Letras

Antonio Machado que estás en los libros

Letras

‘Agua’: Virginia Woolf y Alfonsina Storni

Letras

Críticos literarios, dueños del espíritu humano

Letras

El papel del lector en la posmodernidad

Letras

Poesías. Catulo.

Letras

Los vínculos entre Américo Castro y Jovellanos

Letras

Michel de Ghelderode y las Vanguardias del siglo XX

Letras

El trabajo entre las raíces, mirada sobre la creación literaria

Letras

La frase del escritor

Letras

Un cuarteto literario en clave de sol

Letras

Oía hablar a los árboles

Letras

El ‘slow’ de Pessoa (o las vicisitudes de la melancolía)

Letras

Claudio Rodríguez: del camino, del hombre

Letras

Sobre las Brontë

Letras

Borges en Ginebra

Letras

Philippe Jacottet: ‘Pensamientos bajo las nubes’

Letras

Juan Goytisolo: ‘sobre asuntos sociales y personales’

Letras

Miguel Hernández en Portugal

Letras

Mi Gloria Fuertes

Letras

Robert Walser, el paseante espiritual

Letras

‘Al menos, memoria’: Juan Ruiz de Torres

Letras

Cela, celador, celando, celar

Letras

Miguel Hernández: ‘Cancionero y romancero de ausencias’

Letras

Rafael Montesinos, renovador

Letras

Bartolomé Soler, lo amargo de la diosa

Letras

Rubén Darío, poeta de las dos orillas

Letras

Jovellanos, poeta

Letras

Un paseo por los ‘jardines’ de Eloy Tizón

Letras

Azorín, sobrevivido

Letras

Rosalía de Castro, la mejor de los mejores

Letras

Eugenio Gerardo Lobo, el ‘capitán coplero’

Letras

Galdós: una conciencia histórica lúcida

Letras

Desde el silencio, a Nicolás del Hierro

Letras

Salustiano Masó, la fuerza del tiempo

Letras

Los ‘Rubaiyat’ de Omar Khayan

Letras

Carmen Laforet, esa chica explosiva del Ateneo

Letras

Gabriel Celaya, el sueño de trabajar la poesía

Letras

Ramón Hernández, un diamante literario en las calles de Madrid

Letras

María Teresa León, el papel de la melancolía

Letras

Luis Felipe Vivanco, un poeta de los que siempre regresan

Letras

Rafael Pérez Estrada, el poder de la imaginación