diciembre 2022 - VI Año

LETRAS

Tullia d’Aragona: el Renacimiento, especialmente el italiano, tiene también nombre de mujer

… porque el patrimonio de la mujer son los grillos de la esclavitud.
Rosalía de Castro

Tullia por Moretto da Brescia

Decir Renacimiento es decir, alegría de vivir. Se recuperan el estilo y la vitalidad de la cultura clásica.

La Historia se ha venido escribiendo desde un punto de vista masculino. No obstante, en el Renacimiento hubo no pocas pensadoras, artistas, filósofas y poetas que lograron hacerse un hueco.

Tuvieron, eso sí, la animosidad de quienes estaban anclados en estructuras patriarcales, cuya expresión más lacerante era y es una misoginia mal disimulada. De ahí, la queja amarga de Rosalía de Castro que encabeza este ensayo. Siglos después, con rebeldía no exenta de rabia, lamenta que las mujeres sigan encadenadas por prejuicios, esclavizadas y oprimidas.

El Renacimiento es un periodo caracterizado por el ansia de saber y por el deseo de gozar, de experimentar… y de mirar la vida con ojos nuevos. Un ejemplo emblemático de cuanto venimos diciendo es que se admira en la mujer la inteligencia y la sabiduría, además de la belleza.

El crítico y profesor de la Escuela de Artes y Diseño de la Universidad George Washington, Andy Grundberg, en sus ensayos nos da sobradas pruebas de su sagacidad y de los nuevos puntos de vista que adopta la crítica. Afirma que la Historia está escrita y reescrita para adaptarse al presente, que es tanto como decir, que en cada periodo se interpreta el pasado desde el filtro y las inquietudes intelectuales del presente.

La presencia de la mujer en la Historia y su contribución al pensamiento, al arte y a la cultura está atravesando un momento de clara recuperación. Ya los viejos maestros de la sociología acostumbraban a señalar que, para analizar con rigor un problema lo primero que ha de hacerse es tomar conciencia de que existe. Los nuevos parámetros que incorporan la contribución de las mujeres a la historia… se van abriendo paso.

Hay mujeres, Tullia d’Aragona es solo una de ellas, que están ahí, olvidadas en un rincón y despojadas de todo protagonismo, aguardando que se las rescate y se vuelva el rostro hacia ellas.

Nos han dejado libros de inequívoco interés, en cuyas páginas resplandece la fuerza, la cultura y las ganas de vivir de quienes los escribieron. Las estrellas en el firmamento siguen el mismo ritmo desde hace siglos, milenios… mas algo ha cambiado y es la forma en que las miramos.

Parecería que las estrellas sumidas en el olvido, despiertan de su letargo y se ponen en pié. Hay una historia con minúscula que está dentro de la Historia y que salva y libera más de lo que podemos imaginarnos, aunque los rencores grises sigan persiguiéndolas con resentimiento.

Retomemos el hilo. En el Renacimiento italiano hubo progresos humanísticos, artísticos y científicos ‘de calado’. El peso de la iglesia católica con sus censuras, prohibiciones y monopolio del saber, se fue difuminando y naturalmente, esto dio lugar –con todas las dificultades y precauciones- a una experimentación libre, a un pensamiento libre y a un arte en libertad. Es más, hizo su aparición un proto-laicismo que habría de ganar enteros en los siglos posteriores. Pasó a hablarse de investigación y de conocimiento… y, lo que es más importante, a poner en práctica una nueva mirada sobre el Cosmos.

Brillaron con luz propia algunas mujeres que dejaron su huella. Es el caso de Catalina de Medicis en política o Tullia d’Aragona en filosofía y poesía, sobre la que vamos a detenernos hoy. Elegimos un hilo para llegar hasta el ovillo. No son pocas las mujeres que descollaron, probablemente, podríamos referirnos a varios cientos.

Digamos que el Renacimiento explora el interior del ser humano. Este nuevo impulso posibilita y permite una nueva mirada sobre el mundo. Por lo que a filosofía se refiere, va cayendo en desuso el tomismo aristotélico y se redescubre un nuevo platonismo: el de la belleza, el de la dialéctica y el que incita a sus lectores a aventuras intelectuales para ir más allá en el conocimiento. Es decir, renace lo que podemos llamar, sin exageración, la razón filosófica. Junto a los varones hubo algunas mujeres que no toleraron que se las apartara del pensamiento libre. Fueron auténticas pioneras y, hay que reseñarlo.

Sobre Tullia d’Aragona se han realizado descubrimientos interesantes… mas muchas parcelas de su vida permanecen aún en penumbra. Sabemos que nació en Roma entre 1508 y1510. Su madre era una cortesana. ¿Quién fue su padre? numerosos indicios nos llevan hasta el Cardenal Luigi d’Aragona. Creció en un ambiente refinado y de libertad, aunque marcada por el estigma de su nacimiento ilegítimo, parece probado, asimismo, que el cardenal le proporcionó una educación esmerada en cuanto a humanidades se refiere.

Otro hecho que no podemos pasar por alto es que su vida fue un peregrinaje por las ciudades y cortes más brillantes de la Italia de su tiempo, donde logró un reconocimiento intelectual como filósofa y como poeta, pongamos como ejemplo, Siena, Bolonia, Venezia, Florencia, donde se mostró muy activa en la Corte de Cosme I de Médici o Ferrara, por aquel entonces, un foco muy destacado de las artes y de la cultura. Otro dato que no es posible comprobar es, si Penélope d’Aragona, nacida en 1535, de quien hablaremos otro día, era su hija o su hermana.

¿Qué escribió? su obra más conocida es un diálogo neoplatónico: Dialogo della Infinita di Amore (1547). Florencia había sido la ciudad clave para impulsar los estudios platónicos y neoplatónicos, unas décadas atrás. En su diálogo no es difícil hallar reminiscencias de El Banquete y, es un buen ejemplo de lo que podíamos denominar admiración y ensalzamiento del amor platónico.

Tullia era una conversadora ágil, culta y de lengua afilada. En el diálogo los interlocutores que intervienen son el humanista, escritor e historiador Benedetto Varchi, con el que le unió una firme amistad y que, en cierto modo, fue quien la motivó para que se interesase por la filosofía, Muzio Lattanzio y la propia Tullia.

Sus opiniones son ponderadas e incluso modestas –asume el papel de alumna- pero muestra sus conocimientos hasta el punto de que es ella quien dirige y lleva la batuta en el debate. Me parece interesante que coloque a la razón por encima de la pasión y a la persona amada por encima de la amante. Por otra parte, como está en la tradición del platonismo, la unión espiritual es el fin más alto y de una mayor importancia que el amor carnal.

Es también, autora de excelentes sonetos en los que ensalza a nobles florentinos y a diferentes figuras literarias y artísticas. Es más, su casa venía a ser algo así como una ‘academia filosófica’ en cuyos salones se reunían a debatir eruditos, poetas y pensadores.

En nuestro país, esta atractiva figura es profundamente desconocida. Sin embargo, en las últimas décadas ha despertado interés en su Italia natal, en algunos países europeos y, también, en el mundo anglosajón, como comentaremos más adelante.

Puede decirse que practicó un cierto cosmopolitismo, aunque se moviera en las coordenadas geográficas y culturales del Renacimiento italiano. Sentía deseos de conocer mundo, de salir de sí misma, de viajar. Para ella la independencia era un objetivo codiciado y, siempre, procuró no sujetarse en exceso ni a nada ni a nadie.

Constantemente estaba dispuesta a descubrir por sí misma nuevos horizontes espirituales. Una cosa es pretender vivir en libertad y otra lograrlo. Hay ‘fantasmas’ que son difíciles de erradicar y que permanentemente actúan para acosar, para enclaustrar, para calumniar, marginar y hacer la vida imposible. Tullia d’Aragona fue objeto de sus invectivas y dardos envenenados.

Pensaba con claridad que hay que buscar incesantemente el conocimiento –cuanto más amplio y profundo mejor- y tener habilidad para transmitirlo con elegancia, sin pedantería, persiguiendo siempre como objetivo, una expresión hermosa y elocuente.

Era consciente de la discriminación secular que padecían las mujeres y procuraba caminar cautelosamente para evitar ser una víctima más de los turbios manejos de la misoginia. Lo consiguió durante una serie de años… pero acabó sucumbiendo.

Había que estar alerta. Las discriminaciones y las maquinaciones urdidas en la sombra, podían asomar por cualquier resquicio. Tener facultades para desenvolverse por la región alada de la filosofía y de la poesía no significaba, en modo alguno, evitar los peligros que la acechaban.

Seguían operativas y activas las fuerzas que pretendían impedir el acceso y el ascenso de la mujer en el mundo cultural.

Una cosa era proclamar enfáticamente la vigencia y la admiración hacia los ‘modelos clásicos’ y otra, permitir que se alteraran profundamente las costumbres, las normas sociales y el papel y las funciones asociadas a cada sexo.

De una forma u otra, la tiranía seguía utilizando ‘el pecado’ para cerrar vías de comunicación y compuertas, a la emancipación. Comportándose al igual, que la mala hierba, que se arranca y vuelve a crecer.

Se superaban algunos obstáculos, mas había que aplazar la consecución de no pocos objetivos que se anhelaban desde hacía tiempo.

Es siempre triste la llegada del otoño, los árboles desnudos parecen entonces esqueletos retorcidos por el sufrimiento… el desánimo cunde de nuevo y llega a hacer pensar que la utopía es una tierra que no existe.

No obstante, algunos y algunas, aprendieron a vivir las situaciones cambiantes como una oportunidad. Muchos hombres y no pocas mujeres, lograron encontrar algo que venían buscando desde hacía mucho tiempo, sin saberlo. La vida merece la pena disfrutarse. Vivir es una forma de negar, mediante la alegría, visiones arrugadas, obscuras y ennegrecidas.

Las noticias sobre Tullia d’Aragona hay un momento en que cesan por completo. Esta filósofa y poeta moriría con poco más de cuarenta y seis años, sola, pobre y olvidada, es más, acusada de brujería y vilipendiada por muchos de los que habían alabado su inteligencia y belleza.

Por eso, hay que celebrar su recuperación. La obra The Other Voice in Early Modern Europe, realizada en la Universidad de Chicago, pretendía divulgar y dar a conocer diversos textos de mujeres en la época renacentista. Incide con acierto, en que los intentos de emancipación femeninos fueron ostensibles, hubo en esos años una especie de proto-feminismo que aunque no cuajara y se vertebrara, hasta mucho tiempo después, hizo su aparición en esos años apasionantes y turbulentos de la Italia renacentista.

Ni que decir tiene que el Dialogo della Infinita di Amore, se ha editado recientemente y que han aparecido diversos estudios y aproximaciones biográficas de interés. Citaré solo una, de Monika Antes, con el título Tullia d’Aragona, cortigiana e filosofa. (Mauro Pagliai Editore – 2011), que apareció primero en alemán y que contiene el texto íntegro del Dialogo, antes citado.

La historia de las mujeres está por escribir. Mientras tanto, es a mi juicio imprescindible, en cada época, en cada situación histórica, mostrar que ha habido mujeres valientes y decididas que se han atrevido a desafiar las estructuras patriarcales y… con grandes sacrificios, iniciar la andadura en la espinosa pero fértil senda del feminismo.

Las estructuras patriarcales están perdiendo la batalla intelectual de un tiempo a esta parte y… naturalmente, esto supone un auténtico salto cualitativo.

Antonio Chazarra

Profesor de Historia de la Filosofía

Ver todas las entradas de Antonio Chazarra →

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN LETRAS

Letras

Sobre ‘El azar de la mujer rubia’ de Manuel Vicent

Letras

‘Un día más con vida’ de Ryszard Kapuscinski

Letras

‘Los felices cuarenta’ de Bárbara Probst Solomon

Letras

Así traduces, así traicionas: de autores y villanos

Letras

‘El caso Dreyfus’ por Denis Bon

Letras

Lámparas desde el silencio roto: Rubén Reches y su obra poética

Letras

Salvador Espriu, una evocación retrospectiva

Letras

El arte de la ganancia: el oficio silencioso del traductor

Letras

Llueve, lluvia esperada

Letras

A quién quieres más: ¿a papá o a mamá? Novela o poesía…

Letras

‘Dora Bruder’ de Patrick Modiano

Letras

Algunos términos olvidados, una noche de lluvia y la muerte del rey

Letras

‘El mono azul’: una hoja volandera republicana, que se leía en las trincheras

Letras

En torno a ‘La buena letra’ de Rafael Chirbés

Letras

Núcleos temáticos en la obra poética de Armando Uribe Arce

Letras

El mal que acompaña

Letras

Momentos escurialenses

Letras

Ricardo Reis y sus dobles

Letras

El “Viaje al sur” de Juan Marsé

Letras

Un ejemplo de modestia en el siglo XX (Antonio Machado, de Segovia a Colliure)

Letras

Literatura de mujeres, por mujeres, para mujeres… ¡¡vaya batiburrillo preposicional!!

Letras

Quien no se amaña no se apaña (De “El hombre duplicado” de Saramago, al “Enemy “de Villenueve)

Letras

‘Acta est Fabula’, las memorias del escritor portugués Eugénio Lisboa

Letras

‘Elogio de la Imperfección’ de Rita Levi-Montalcini

Letras

Razón y ser del Caín de Saramago, hacia una lectura en contexto (y II)

Letras

Razón y ser del Caín de Saramago, hacia una lectura en contexto (I)

Letras

El Cid, el poder y el derecho

Letras

José Carlos Llop, territorio poético re-conocido

Letras

El Evangelio según Marx: Saramago vs. Pasolini

Letras

Giuseppe Berto: Desolación penetrante y amarga

Letras

Caperucita roja y Sara Allen se van de fiesta…sin el lobo

Letras

Alberti y El Escorial

Letras

Sobre ‘El acontecimiento’ de Annie Ernaux

Letras

Camandulero

Letras

Jenny Jerome Churchill, madre de Winston Churchill e inventora del cóctel Manhattan

Letras

Jean Gabin, la estética del perdedor, tal Pierre Mac Orlan

Letras

‘Espuelas de papel’, un libro de Olga Merino

Letras

Madrid acoge este fin de semana la Asamblea del Consejo Europeo de Escritores

Letras

Saramago o José de Sousa da Piedade: el Pensamiento

Letras

Kadish por Walter Benjamin, de Antonio Crespo Massieu

Letras

Sobre ‘Los besos en el pan’ de Almudena Grandes

Letras

Efraín Barquero de orilla a orilla

Letras

Saramago, política, sociedad y vida

Letras

Teatro en Páginas de New Harmony

Letras

Algunas notas para la biografía de Antoniorrobles

Letras

Jacinta y Yerma…¡¡qué duro es ser madre!!

Letras

Chéjov, Deledda, la dignidad del paisaje

Letras

Los hombres contemporáneos no son otra cosa que ciegos que pueden ver… pero que no miran

Letras

En torno al libro ‘Lo que mueve el mundo’ de Kirmen Uribe

Letras

La escritura de Saramago: del monólogo al coro. Proximidad a la redacción de Philippe Claudel

Letras

Consideración de los cuentos de hadas

Letras

José Saramago, heterónimo de Fernando Pessoa

Letras

Se llamaba León Felipe

Letras

‘Cinco poemas comentados’

Letras

Almudena Grandes: el poderoso influjo de Galdós

Letras

La palabra interior del Ulises de James Joyce

Letras

Bernarda Alba y doña Rosa, confidentes de patio de vecindad

Letras

Nuno Júdice: cincuenta años de poesía

Letras

Regreso a Lisboa (Saramago versus Ricardo Reis)

Letras

Tarás Shevchenko, poeta de la liberación

Letras

Sobre el libro ‘Un largo silencio’ de Ángeles Caso

Letras

Años de hambre en Kiev

Letras

Saramago a escena

Letras

La impronta de Galdós en Cela: un paseo por Madrid

Letras

Saramago describe el extraño viaje del elefante Salomón

Letras

En torno a la poesía surrealista

Letras

Saramago: de la metáfora al ‘thriller’ futurista

Letras

‘Viajeras al Tren’ de Pilar Tejera, las sorprendentes aventuras protagonizadas por mujeres en los trenes de su época

Letras

Dos poetas descubiertos y uno por descubrir

Letras

Los muchos ‘Mark  Twain’ que hay en el polifacético y mordaz escritor

Letras

‘Todos Náufragos’ de Ramón Lobo

Letras

La estatua y la piedra, de Saramago

Letras

Los recientes poemas de Luis Alberto de Cuenca

Letras

Miniguía para seguir el ‘Ulises’

Letras

El paradigma ético de José Saramago

Letras

La desconocida estancia de Baroja y Azorín en la Sierra de Segura

Letras

Después de todo, Ángel Guinda 

Letras

Damaso Alonso “descubre” a Antonio Machado

Letras

Saramago, comunista de siempre

Letras

Como para que las leyesen los colibríes

Letras

¡Ese es Galdós! ¡Ese es Galdós! La Fontana de oro

Letras

‘Camino de palabras voy abriendo’: La poesía de José Saramago

Letras

Recordando a Galdós: La mujer en la sociedad de principios del XX

Letras

Tullia d’Aragona: el Renacimiento, especialmente el italiano, tiene también nombre de mujer

Letras

Entreletras recomienda 15 novelas / libros de relatos

Letras

Entreletras recomienda 15 libros de Poesía

Letras

Entreletras recomienda 15 libros de Ensayo / No ficción

Letras

En torno al libro ‘La mujer de Eliot y el hacedor de poesías’ de Pío Zelaya

Letras

Las parábolas de José Saramago entre la historia y la ficción 

Letras

Sofía Guadalupe Pérez y Casanova, 160 años de una ateneista olvidada

Letras

Almudena Grandes, en el mapa de honor de la literatura

Letras

Duelos y quebrantos

Letras

El viaje a Italia casi puede considerarse un género literario

Letras

‘La noche de los tiempos’ de Antonio Muñoz Molina

Letras

Poesia a Sul, 2021

Letras

Poesía y vino

Letras

Carmen Castellote, la última poeta viva del exilio español rescatada por el escritor Carlos García de Olalla

Letras

‘Arte Cisoria’ de Enrique de Aragón

Letras

Roberto Calasso, el conductor a “quién sabe dónde”

Letras

Emilia Pardo Bazán y Vicente Blasco Ibáñez. Encuentros capitalinos (y II)

Letras

Emilia Pardo Bazán y Vicente Blasco Ibáñez. Encuentros capitalinos (I)

Letras

Salvador Reyes Figueroa: novelista, ensayista y poeta chileno

Letras

Roberto Bolaño, póstumo y contundente gancho de izquierda

Letras

Virtudes Cuevas. Una superviviente del campo de concentración alemán de Ravensbrück

Letras

Dario Fo: un humor inteligente, corrosivo, sano, catártico, crítico y provocador

Letras

Rafael Alberti, el poeta deshabitado

Letras

La literatura de ficción de Santiago Ramón y Cajal

Letras

Emilia Pardo Bazán: Coraje, preparación, lucha contra los añejos prejuicios y feminismo

Letras

De Juan Ruiz a André Breton: El buen amor vs. L´amour fou

Letras

Wéstern, inédito confín

Letras

Los círculos de Justo Jorge Padrón

Letras

El día que murió Joan Margarit

Letras

‘Tea Rooms. Mujeres obreras’ de Luisa Carnés

Letras

Sencillamente contar historias

Letras

Ernesto  Herrera  Lascazes: dramaturgo uruguayo, transgresor… y un tanto bohemio

Letras

La enfermedad y la medicina en las novelas de Emilia Pardo Bazán

Letras

Gonzalo Rojas: voz fundamental de América

Letras

‘Con la ley en los tacones. Bautizo de fuego’ de Carlos Grau

Letras

José María Castillo-Navarro o el realismo social

Letras

Emilia Pardo Bazán: 170 aniversario de su nacimiento

Letras

Poesía de la sinceridad

Letras

Publicaciones sobre Galdós en su centenario

Letras

Vigencia del paisaje de Castilla

Letras

La vuelta a casa

Letras

El encuentro de Beethoven y Goethe

Letras

Vicente Aleixandre o el lugar donde el mar deja ver el horizonte de piedra  

Letras

La lluvia fina de Luis Landero

Letras

‘Siddhartha’, la búsqueda interior de Hermann Hesse

Letras

Una peregrinación hacia Shakespeare: Galdós en Stratford-upon-Avon

Letras

Galdós: Imagen y repercusión social

Letras

Galdós vs. Delibes: Vidas paralelas

Letras

‘El médico de Ifni’ de Javier Reverte

Letras

Emilia Pardo Bazán y su vinculación con el Ateneo de Madrid, en visperas del centenario de su muerte

Letras

La relación de Galdós con el socialismo

Letras

Antonia Pozzi: ‘El gran abismo hacía la tristeza’

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (y 6)

Letras

Ernest Hemingway, la novela que encierra el gran cuento

Letras

Nicasio Álvarez de Cienfuegos, un ilustrado coherente y poeta innovador

Letras

Longfellow y Jorge Manrique, venturas y desventuras del traductor

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (5)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (4)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (3)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (2)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (1)

Letras

Un futuro para la poesía

Letras

Edmond Hamilton, la ciencia ficción narrada con sencillez magistral

Letras

John Fante, mostró la xenofobia y la explotación de las minorías en la América profunda

Letras

Andrea Camilleri, la literatura consciente de sus rasgos sociales

Letras

Un poco de Don Juan

Letras

Unamuno y Portugal

Letras

‘Historias de aquí y de allá’ de Luis Sepúlveda

Letras

Raúl Zurita: desde el dolor

Letras

Francesco Petrarca… mucho más que un gran poeta

Letras

En torno a la novela ‘Antonia’ de Nieves Concostrina

Letras

Albrit o la creación del personaje en Galdós

Letras

Alejandra Pizarnik, cuando la sombra araña el alma

Letras

Meditaciones de gastronomía transcendente

Letras

‘Litoral’: la revista más hermosa y representativa de la generación del 27

Letras

Yorgos Seferis en el piélago

Letras

Jo Nesbø, huellas dactilares de excelente confesión literaria

Letras

Cesare Pavese: el sufrimiento como oficio

Letras

Duque de Rivas: liberal, dramaturgo y presidente del Ateneo de Madrid

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (y II)

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (I)

Letras

‘La caza del Snark’ de Lewis Carroll

Letras

Yorgos Seferis: poeta, ensayista, premio Nobel y diplomático

Letras

Somerset Maugham en Lisboa

Letras

Las novelas dialogadas de Galdós a debate

Letras

Vittorio Amedeo Alfieri, todo un carácter

Letras

Los cimientos de ‘El abuelo’ de Benito Pérez Galdós

Letras

Abril es el mes más cruel…

Letras

En torno al libro ‘En los pliegues del olvido’ de Ignacio Vázquez Moliní

Letras

Juan Eugenio Hartzenbusch, un punto de vista sigular…

Letras

La pasión por los naipes del doctor Egas Moniz

Letras

Doña Perfecta

Letras

Galdós para ‘Dummies’

Letras

Antonio Gamoneda: La poética de la oscuridad como origen de la luz

Letras

Literatura clásica, o metafísica, materialista, lógica, política

Letras

El Galdós protofeminista

Letras

Los tres grandes pasos hacia la Ilustración

Letras

La conferencia de Julián Zugazagoitia en Bilbao sobre literatura en 1924

Letras

Benito Pérez Galdós en el centenario de su muerte (1920-2020)

Letras

A la memoria de mi tío Pablo

Letras

Pérez Galdós, el Nobel arrebatado

Letras

Tolstoi y Shakespeare

Letras

Aproximación al libro ‘Que no se entere la Cibeles’ de Mar de los Ríos

Letras

En torno al libro ‘Extravagancia infinita’ de Javier Olalde

Letras

Augusto de Angelis (1888 -1944)

Letras

Fernando Pessoa. El yo conflictivo

Letras

Federico García Lorca ocho décadas después

Letras

Antonio Daganzo, poeta de aleaciones

Letras

Sufriente, prometeico, iconoclasta y quijotesco

Letras

Leopoldo María Panero, el traductor de la locura

Letras

Poesía y dignidad

Letras

Buenos libros malos

Letras

Confesiones de un crítico de libros

Letras

En torno a ‘Sombra de Luna’ de Francisco Álvarez ‘Koki’

Letras

Alda Merini, vivir al borde de la sombra

Letras

Literatura de cordel

Letras

Demian. Herman Hesse

Letras

Hilario Martínez Nebreda, el poeta silencioso

Letras

La literatura y sus soportes (I)

Letras

La literatura y sus soportes (y II)

Letras

La Escuela Nueva y el centenario de Ruskin

Letras

Don Quijote y el mar

Letras

Elizabeth Barrett Browning, una poeta victoriana

Letras

Por qué escribo

Letras

Ángel González: la ácida ironía de un poeta

Letras

Carmen Posadas y su feria de las vanidades

Letras

El caso Miguel Hernández

Letras

Quevedo en sociedad y III.- Obra y vinculación cívica

Letras

Quevedo en sociedad II.- La crítica como ‘función’ social

Letras

Quevedo en sociedad I.- El hombre, la sociedad

Letras

VII Certamen de Novela Histórica de Úbeda

Letras

Antología poética. Alfonsina Storni

Letras

Ángel González: palabra sobre palabra

Letras

Galdós y el melodrama

Letras

IV encuentro de Poesia a Sul

Letras

Feminismos: la mujer sobre la letra

Letras

El Hidalgo: literatura y pobreza

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (y II)

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (I)

Letras

El nazismo para Antonio Ramos Oliveira en 1930

Letras

Ana Caro Mallén: una esclava en los corrales de comedias del siglo XVII

Letras

José Rodrigues Miguéis, casi olvidado

Letras

Tristeza que es amor. Alusión a Don Quijote

Letras

George Sand: ‘Un invierno en Mallorca’

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (y II)

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (I)

Letras

Imagen de José Ángel Valente

Letras

Valente, sin aditivos

Letras

Valente: Qué la palabra sea solo verdad

Letras

José Ángel Valente, en ‘el borde de la luz’

Letras

John Berger: ‘Un hombre afortunado’

Letras

Los desafíos de Lou Andreas-Salomé

Letras

La primavera y su sombra

Letras

El Conde de Montecristo, historia de una venganza

Letras

Luis Martín-Santos y James Joyce

Letras

Los cimientos culturales del abolicionismo: Harriet Beecher Stowe

Letras

Pinceladas sobre Agatha Christie

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (y II)

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (I)

Letras

Thomas Mann: Una Europa que se derrumba

Letras

El eterno romanticismo

Letras

Qué es ser agnóstico

Letras

Pedro Garfias: La poesía desgarrada del exilio

Letras

El descenso a los infiernos de Dorothy Parker

Letras

El Conde de Oxenstiern, a quien llamaron el Montaigne del Septentrión

Letras

La sonrisa del Quijote (Una concesión a la melancolía)

Letras

Antonio Machado que estás en los libros

Letras

‘Agua’: Virginia Woolf y Alfonsina Storni

Letras

Críticos literarios, dueños del espíritu humano

Letras

El papel del lector en la posmodernidad

Letras

Poesías. Catulo.

Letras

Los vínculos entre Américo Castro y Jovellanos

Letras

Michel de Ghelderode y las Vanguardias del siglo XX

Letras

El trabajo entre las raíces, mirada sobre la creación literaria

Letras

La frase del escritor

Letras

Un cuarteto literario en clave de sol

Letras

Oía hablar a los árboles

Letras

El ‘slow’ de Pessoa (o las vicisitudes de la melancolía)

Letras

Claudio Rodríguez: del camino, del hombre

Letras

Sobre las Brontë

Letras

Borges en Ginebra

Letras

Philippe Jacottet: ‘Pensamientos bajo las nubes’

Letras

Juan Goytisolo: ‘sobre asuntos sociales y personales’

Letras

Miguel Hernández en Portugal

Letras

Mi Gloria Fuertes

Letras

Robert Walser, el paseante espiritual

Letras

‘Al menos, memoria’: Juan Ruiz de Torres

Letras

Cela, celador, celando, celar

Letras

Miguel Hernández: ‘Cancionero y romancero de ausencias’

Letras

Rafael Montesinos, renovador

Letras

Bartolomé Soler, lo amargo de la diosa

Letras

Rubén Darío, poeta de las dos orillas

Letras

Jovellanos, poeta

Letras

Un paseo por los ‘jardines’ de Eloy Tizón

Letras

Azorín, sobrevivido

Letras

Rosalía de Castro, la mejor de los mejores

Letras

Eugenio Gerardo Lobo, el ‘capitán coplero’

Letras

Galdós: una conciencia histórica lúcida

Letras

Desde el silencio, a Nicolás del Hierro

Letras

Salustiano Masó, la fuerza del tiempo

Letras

Los ‘Rubaiyat’ de Omar Khayan

Letras

Carmen Laforet, esa chica explosiva del Ateneo

Letras

Gabriel Celaya, el sueño de trabajar la poesía

Letras

Ramón Hernández, un diamante literario en las calles de Madrid

Letras

María Teresa León, el papel de la melancolía

Letras

Luis Felipe Vivanco, un poeta de los que siempre regresan

Letras

Rafael Pérez Estrada, el poder de la imaginación