octubre 2020 - IV Año

LETRAS

Unamuno y Portugal

Hace algunos meses, antes de que esta pandemia enloquecida transformara por completo nuestros hábitos de vida, todavía eran muchos los que pasaban alguna tarde disfrutando de una buena película en cualquier sala de cine. Algunos espectadores, por desgracia no demasiado numerosos, al ver “Mientras dure la guerra” descubrieron en la gran pantalla las vicisitudes del gran pensador, poeta, narrador y dramaturgo, don Miguel de Unamuno, rector de la Universidad de Salamanca cuando, ya en el ocaso de sus días, comenzó la guerra civil española.

Muchas y variadas son las opiniones sobre los méritos o los desatinos de esa película de Alejandro Amenábar. En cualquier caso, tuvo al menos el acierto, aunque fuese indirecto, de recordar a muchos espectadores portugueses que una figura esencial para comprender todo lo que fue el siglo XX español, como es la de Unamuno, no puede llegar a entenderse sin tener en cuenta su estrecha relación con Portugal.

Son muchas las publicaciones, unas eruditas, otras más de divulgación, que han estudiado y difundido las relaciones de don Miguel con Portugal y, sobre todo, con los portugueses. Entre las primeras destaca, sin duda, el excelente libro de Julio García Morejón, “Unamuno y Portugal”, publicado en 1964 con ocasión del primer centenario del filósofo. Entre las segundas, recordemos, como no, alguno de los artículos firmados por Rui Vaz de Cunha, quien defiende que la estrecha relación se basaba, más que nada, en la facilidad que tenía el rector de Salamanca para viajar a Portugal, al disfrutar de billetes gratuitos en los ferrocarriles de ambos lados de la frontera.

En cualquier caso, con la erudita seriedad que le caracteriza, García Morejón afirma que Unamuno “fue el único español de su época que no sólo vivió con intensidad, casi agónicamente, el paisaje, el alma y las letras lusitanas, sino que se integró de tal forma en la psique del pueblo hermano que difícilmente conseguiría escapar en su vida al hechizo de aquella cultura.” Por su parte, Rui Vaz de Cunha nos recuerda aspectos más humanos de ese Unamuno enamorado de Portugal. Nos cuenta, por ejemplo, dónde le gustaba disfrutar de un suculento bacalao, con quién paseaba sin prisas por la Avenida da Liberdade charlando de lo divino y de lo humano, los hoteles dónde se alojaba en sus numerosos viajes a Lisboa y cómo estiraba las escasas pesetas de su magro sueldo para que le lucieran algo más al cambiarlas por los entonces robustos escudos.

Los inicios del amor a Portugal de Unamuno surgen con la estrecha relación que, desde muy pronto, todavía a finales del siglo XIX, estableció con Guerra Junqueiro y su primera visita a Portugal en 1904, más concretamente a Coimbra y su magnífica Universidad, que sería, de alguna manera, el pistoletazo de salida de una nueva relación, cada vez más estrecha y vital con todo lo portugués. Son muy conocidas la influencia y la admiración de Unamuno hacia multitud de figuras relevantes de la cultura portuguesa. Baste recordar, por ejemplo, a Antero de Quental, Oliveira Martins, João de Deus, Teixeira de Pascoaes o Eugénio de Castro.

Tuvo incluso Unamuno una ferviente devoción hacia las obras de Camilo Castelo Branco, que llama todavía más la atención al haberse declarado en muchas ocasiones, – él autor de novelas-, lector de cualquier texto salvo de novelas, género que consideraba pasajero, frente a lo permanente de la Historia. Consideraba, de alguna manera, que Camilo representaba un cierto sarcasmo, muy ibérico, frente a esa otra ironía mucho más sutil y elegante, pero de alguna manera alejada del carácter, tanto portugués como español, que sería la característica de un autor de la talla de Eça de Queirós.

Como muestra de su amor a los dos países ibéricos, don Miguel nos legó un libro extraordinario, “Por tierras de Portugal y de España”, escrito en 1909, que en estos días de pandemia y de tristezas compartidas a ambos lados de la raya, merecería mucha mayor difusión tanto entre portugueses como españoles. En sus breves páginas, Unamuno retrata aspectos deliciosos de la vida cotidiana, como la pesca en Espinho, la importancia de las ánimas del purgatorio en Portugal, la devoción hacia el Buen Jesús del Monte o la descripción de ciudades como Braga, Guarda o Alcobaça. También reflexiona sobre aspectos profundos del carácter lusitano, llegando incluso a redactar, mientras contempla el monumento a Eça en la plaza del Barón de Quintela, las famosas páginas sobre Portugal como pueblo de suicidas. El libro se completa con similares textos referidos al lado español de la raya, ocupándose de Barcelona, Guadalupe o Yuste, para culminar con una reflexión –avant la lettre– sobre la ecología, donde pone de relieve que el amor inteligente a la naturaleza es uno de los más refinados productos de la civilización y la cultura.

Y qué duda cabe que otro de esos refinados productos es el reconocimiento público a los que, como nuestro filósofo ibérico, han contribuido a que nuestros dos países, en medio de tantos desastres pasados y presentes sean al menos un poco mejores. Así, sería bueno que una calle, una plaza, o al menos un monumento o una humilde placa, recordara las vivencias de don Miguel de Unamuno en su querida Lisboa.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN LETRAS

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (3)

Letras

Un futuro para la poesía

Letras

Edmond Hamilton, la ciencia ficción narrada con sencillez magistral

Letras

John Fante, mostró la xenofobia y la explotación de las minorías en la América profunda

Letras

Andrea Camilleri, la literatura consciente de sus rasgos sociales

Letras

Un poco de Don Juan

Letras

Unamuno y Portugal

Letras

‘Historias de aquí y de allá’ de Luis Sepúlveda

Letras

Raúl Zurita: desde el dolor

Letras

Francesco Petrarca… mucho más que un gran poeta

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (II)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (I)

Letras

En torno a la novela ‘Antonia’ de Nieves Concostrina

Letras

Albrit o la creación del personaje en Galdós

Letras

Alejandra Pizarnik, cuando la sombra araña el alma

Letras

Meditaciones de gastronomía transcendente

Letras

‘Litoral’: la revista más hermosa y representativa de la generación del 27

Letras

Yorgos Seferis en el piélago

Letras

Jo Nesbø, huellas dactilares de excelente confesión literaria

Letras

Cesare Pavese: el sufrimiento como oficio

Letras

Duque de Rivas: liberal, dramaturgo y presidente del Ateneo de Madrid

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (y II)

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (I)

Letras

‘La caza del Snark’ de Lewis Carroll

Letras

Yorgos Seferis: poeta, ensayista, premio Nobel y diplomático

Letras

Somerset Maugham en Lisboa

Letras

Las novelas dialogadas de Galdós a debate

Letras

Vittorio Amedeo Alfieri, todo un carácter

Letras

Los cimientos de ‘El abuelo’ de Benito Pérez Galdós

Letras

Abril es el mes más cruel…

Letras

En torno al libro ‘En los pliegues del olvido’ de Ignacio Vázquez Moliní

Letras

Juan Eugenio Hartzenbusch, un punto de vista sigular…

Letras

La pasión por los naipes del doctor Egas Moniz

Letras

Doña Perfecta

Letras

Galdós para ‘Dummies’

Letras

Antonio Gamoneda: La poética de la oscuridad como origen de la luz

Letras

Literatura clásica, o metafísica, materialista, lógica, política

Letras

El Galdós protofeminista

Letras

Los tres grandes pasos hacia la Ilustración

Letras

La conferencia de Julián Zugazagoitia en Bilbao sobre literatura en 1924

Letras

Benito Pérez Galdós en el centenario de su muerte (1920-2020)

Letras

A la memoria de mi tío Pablo

Letras

Pérez Galdós, el Nobel arrebatado

Letras

Tolstoi y Shakespeare

Letras

Aproximación al libro ‘Que no se entere la Cibeles’ de Mar de los Ríos

Letras

En torno al libro ‘Extravagancia infinita’ de Javier Olalde

Letras

Augusto de Angelis (1888 -1944)

Letras

Fernando Pessoa. El yo conflictivo

Letras

Federico García Lorca ocho décadas después

Letras

Antonio Daganzo, poeta de aleaciones

Letras

Sufriente, prometeico, iconoclasta y quijotesco

Letras

Leopoldo María Panero, el traductor de la locura

Letras

Poesía y dignidad

Letras

Buenos libros malos

Letras

Confesiones de un crítico de libros

Letras

En torno a ‘Sombra de Luna’ de Francisco Álvarez ‘Koki’

Letras

Alda Merini, vivir al borde de la sombra

Letras

Literatura de cordel

Letras

Demian. Herman Hesse

Letras

Hilario Martínez Nebreda, el poeta silencioso

Letras

La literatura y sus soportes (I)

Letras

La literatura y sus soportes (y II)

Letras

La Escuela Nueva y el centenario de Ruskin

Letras

Don Quijote y el mar

Letras

Elizabeth Barrett Browning, una poeta victoriana

Letras

Por qué escribo

Letras

Ángel González: la ácida ironía de un poeta

Letras

Carmen Posadas y su feria de las vanidades

Letras

El caso Miguel Hernández

Letras

Quevedo en sociedad y III.- Obra y vinculación cívica

Letras

Quevedo en sociedad II.- La crítica como ‘función’ social

Letras

Quevedo en sociedad I.- El hombre, la sociedad

Letras

VII Certamen de Novela Histórica de Úbeda

Letras

Antología poética. Alfonsina Storni

Letras

Ángel González: palabra sobre palabra

Letras

Galdós y el melodrama

Letras

IV encuentro de Poesia a Sul

Letras

Feminismos: la mujer sobre la letra

Letras

El Hidalgo: literatura y pobreza

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (y II)

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (I)

Letras

Ana Caro Mallén: una esclava en los corrales de comedias del siglo XVII

Letras

José Rodrigues Miguéis, casi olvidado

Letras

Tristeza que es amor. Alusión a Don Quijote

Letras

George Sand: ‘Un invierno en Mallorca’

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (y II)

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (I)

Letras

Imagen de José Ángel Valente

Letras

Valente, sin aditivos

Letras

Valente: Qué la palabra sea solo verdad

Letras

José Ángel Valente, en ‘el borde de la luz’

Letras

John Berger: ‘Un hombre afortunado’

Letras

Los desafíos de Lou Andreas-Salomé

Letras

La primavera y su sombra

Letras

El Conde de Montecristo, historia de una venganza

Letras

Luis Martín-Santos y James Joyce

Letras

Los cimientos culturales del abolicionismo: Harriet Beecher Stowe

Letras

Pinceladas sobre Agatha Christie

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (y II)

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (I)

Letras

Thomas Mann: Una Europa que se derrumba

Letras

El eterno romanticismo

Letras

Qué es ser agnóstico

Letras

Pedro Garfias: La poesía desgarrada del exilio

Letras

El descenso a los infiernos de Dorothy Parker

Letras

El Conde de Oxenstiern, a quien llamaron el Montaigne del Septentrión

Letras

La sonrisa del Quijote (Una concesión a la melancolía)

Letras

Antonio Machado que estás en los libros

Letras

‘Agua’: Virginia Woolf y Alfonsina Storni

Letras

Críticos literarios, dueños del espíritu humano

Letras

El papel del lector en la posmodernidad

Letras

Poesías. Catulo.

Letras

Los vínculos entre Américo Castro y Jovellanos

Letras

Michel de Ghelderode y las Vanguardias del siglo XX

Letras

El trabajo entre las raíces, mirada sobre la creación literaria

Letras

La frase del escritor

Letras

Un cuarteto literario en clave de sol

Letras

Oía hablar a los árboles

Letras

El ‘slow’ de Pessoa (o las vicisitudes de la melancolía)

Letras

Claudio Rodríguez: del camino, del hombre

Letras

Sobre las Brontë

Letras

Borges en Ginebra

Letras

Philippe Jacottet: ‘Pensamientos bajo las nubes’

Letras

Juan Goytisolo: ‘sobre asuntos sociales y personales’

Letras

Miguel Hernández en Portugal

Letras

Mi Gloria Fuertes

Letras

Robert Walser, el paseante espiritual

Letras

‘Al menos, memoria’: Juan Ruiz de Torres

Letras

Cela, celador, celando, celar

Letras

Miguel Hernández: ‘Cancionero y romancero de ausencias’

Letras

Rafael Montesinos, renovador

Letras

Bartolomé Soler, lo amargo de la diosa

Letras

Rubén Darío, poeta de las dos orillas

Letras

Jovellanos, poeta

Letras

Un paseo por los ‘jardines’ de Eloy Tizón

Letras

Azorín, sobrevivido

Letras

Rosalía de Castro, la mejor de los mejores

Letras

Eugenio Gerardo Lobo, el ‘capitán coplero’

Letras

Galdós: una conciencia histórica lúcida

Letras

Desde el silencio, a Nicolás del Hierro

Letras

Salustiano Masó, la fuerza del tiempo

Letras

Los ‘Rubaiyat’ de Omar Khayan

Letras

Carmen Laforet, esa chica explosiva del Ateneo

Letras

Gabriel Celaya, el sueño de trabajar la poesía

Letras

Ramón Hernández, un diamante literario en las calles de Madrid

Letras

María Teresa León, el papel de la melancolía

Letras

Luis Felipe Vivanco, un poeta de los que siempre regresan

Letras

Rafael Pérez Estrada, el poder de la imaginación