febrero de 2024 - VIII Año

Abanto-Abantos, Gurriatos, Caciques, Serranos y algunos gentilicios del alfoz escurialense

Monasterio de El Escorial

ANTES de continuar con este suelto, quiero traer a colación las palabras de don José María Irribarren, con las que principia su ingente estudio “El porqué de los dichos”, al que, entre tantos ilustres próceres (Caro Baroja, Rodríguez Marín, Rivas Quintas, Filgueira Valverde, Bouza-Brey,  Quevedo, Cervantes…) acudo, con asiduidad, en busca, precisamente, de esos dichos, modismos, refranes, locuciones, frases hechas, sentencias, aforismos, tópicos, adagios, apotegmas o máximas; en definitiva, la sal y la pimienta de nuestro idioma patrio, tan necesario de rescatar del olvido. Vaya por delante, que hago mías sus intenciones y propósitos; teniendo en cuenta que su “Porqué..” es un “Corpus Literario en toda regla ”, y lo nuestro, una simple plana, de un aficionado amanuense. Reza así: “Ante todo, “las cartas boca arriba” para a nadie se le ocurra “pedir peras al olmo”. Este libro que tienes en las manos no es la obra científica,  solemne, sistemática y exhaustiva, de un investigador profesional. Es el ensayo, medio erudito y medio divertido, de un simple aficionado a estas curiosidades del idioma…”    

DESLINDES DE LOS SIGLOS XIV AL XVIII

EN los deslindes (nos lo corrobora el historiador y cronista, Gregorio Sánchez Meco) de los siglos XIV al XVIII del alfoz escurialense no aparece el topónimo Abanto-Abantos; sino el de “Buen Monte del Oso”, en el Valle de Cuelgamuros. En la Sierra del Quintanar (adyacente a la del Guadarrama) y del ramal montañoso de la Mujer Muerta, aparece la Peña del Oso. Lo que confirmaría por los libros de montería la existencia de este animal en estos pagos. Sería a partir del último siglo citado cuando aparecería el topónimo Abantos.

ABANTO

Aunque pudiera referirse al ave llamado “abanto” (más pequeño que el buitre, de cuello cubierto de plumas y color blanquecino), como pudiera decirse del pueblo aragonés “Abanto”, en la colina de la orilla derecha del río Ortiz, al sur de la sierra de Pardos; no obedecería en el alfoz escurialense a la constancia o abundancia de estas aves; sino a su carácter –tímida y perezosa-, que contrastaría con el gurriato (el gorrión común de San Lorenzo del Escorial, más espabilado y sagaz, por la manera de buscarse el alimento las jornadas de la construcción de la Obra escurialense mientras comían los obreros).

GURRIATOS, CACIQUES Y SERRANOS

Podría, por tanto, referirse a la forma de comer de los obreros de la obra del Monasterio, a quien los del lugar contemplarían, equiparándoles a los gorriones (gurriatos), abundantes en estos lares. ¿Pudiera el término “abanto”, como adjetivo: “aturdido y torpe” ser el origen del topónimo de esta cumbre, a cuyo pie se desarrollaría la vida de los gurriatos (los gorriones)?

Por otra parte, el doctor en Filosofía y Letras don Pancracio Celdrán Gomariz, en su “Inventario general de insultos”, Ediciones de Prado, 1995, nos define así a los gurriatos: Cerdo pequeño; también cría del gorrión. En ambos casos se utiliza como término insultante. Perteneciente a la extensa familia que forman la piara de cerdos y gorriones, guarros y puercos, cochinos marranos, siendo el gurriato o gorrión el miembro más pequeño, junto con el lechón, tocino y guarín de esta sucia estirpe. No nos olvidemos del cuento “El Gorrión y sus cuatro “gurriatos”, de los Hermanos Grimm, donde aparece el gentilicio.

EN cuanto al término “cacique”, con el que se denomina a los habitantes del Escorial, el mismo autor los denomina de esta guisa: “Dícese de la persona listilla, metomentodo, que siempre quieres imponer su opinión. Por otra parte, el desaparecido Gabriel Sabau, cronista del Real Sitio, nos dice del carácter altivo y chulesco de los habitantes del Escorial, comparándoles con quienes muestran esa superioridad social. Por otra parte, en cuanto a la generalidad del “serranos” (gente fiera, gente fuerte que no teme a la muerte, endurecidos en los meses enteros pasados en la montaña y en los caminos, solos, bajo fuertes rigores climáticos), que también se aplica a la Villa de Santa María de la Alameda y sus barrios, gentilicios que tendrían su origen en la repoblación segoviana del Sexmo de Casarrubios.

MANUEL AZAÑA, JULIO CARO BAROJA Y CAMILO JOSÉ CELA

Don Manuel Azaña, que estudió con mucha aplicación en el Real Colegio Alfonso XII, de San Lorenzo del Escorial, del que dejó impronta de su estancia (El Escorial le pareció un lugar de inmensas magnitudes) en su obra “El jardín de los frailes”, nos advirtió: “Normalmente los españoles somos poco propensos al libre examen, a valernos de nuestra razón personal…”

Por su parte, el antropólogo don Julio Caro Baroja nos dice a este respecto: “(…) El español, en general, ha sido petulante, mal intencionado y de espíritu localista y un poco estrecho. Y, así, torpes, brutos, borrachos, vagos, moros, judíos, zotes y un largo, larguísimo etcétera, son dictados con que se han obsequiado desde siempre los más próximos…”

Don Camilo José Cela, dentro de lo que se llamaría cuentos, fábulas, apuntes y divertimentos, publicaría en 1947 el opúsculo “El coleccionista de apodos”; en los que aparecerían los de la provincia de Madrid (que no habría recogido don Gabriel María Vergara Martín en su ingente obra “Gentilicios españoles”). Así serían: Barajas de Melo, pepineros; Collado Mediano, collajeros; Cercedilla, parraos; Becerril, churros; Guadarrama, enredapueblos; Robledondo, albarcazas; Navacerrada, cerrados; Escorial caciques; San Lorenzo, gurriatos; Zarzalejo, caribes; Valdemaqueda, ahumaos; Fresnedillas, jarondos; Valdemorillo, cogochos…”

Los gentilicios españoles de distintos pueblos con grafía parecida a Escorial son: Escurial (Cáceres): escurialegos, escorialenses; Escorial de la Sierra (Salamanca): escurialeños, chiquidos y Escorial (Madrid): escurialenses, escorialenses, serranos y caciques.

COMPÁRTELO:

Escrito por

Archivo Entreletras

El Ateneo en la encrucijada
El Ateneo en la encrucijada

“Las hormigas escriben Y la lluvia borra” Mahmud Darwix Poeta palestino El trabajo concienzudo, meticuloso, generoso y productivo de doscientos…

Margarita Nelken y la mujer trabajadora (1919)
Margarita Nelken y la mujer trabajadora (1919)

Nos acercamos en esta pieza a una conferencia que dio una joven y ya muy activa Margarita Nelken, en la…

Consideración de los cuentos de hadas
Consideración de los cuentos de hadas

Los cuentos de hadas son un clásico de la literatura para niños, que ha sido y continúa siendo motivo de…

270