noviembre 2021 - V Año

Juan Estelrich. El eslabón necesario del cine español

LIBROS / CINE

Juan Estelrich. El eslabón necesario del cine español
José Luis Castro de Paz, Juan Estelrich Revesz, Rolf Junkerjürgen.
Editado por Picueño S.L.U.-Demipage
Con la colaboración de Universidad de Santiago de Compostela, Grupo Artistas Audiovisuals, Fundación Wenceslao Fernández Flórez, Universitat Reigeisburg (Alemania), RTVE, Filmoteca Española, Egeda, Platino Educa, FlixOlé.
Madrid, 2021

Dedicar un volumen tan amplio y lujosamente editado, y con tan magnífico material fotográfico, acompañado de las ediciones de restauradas en 4K de las dos películas como director de Juan Estelrich March (1927-1993) no es ningún salto al vacío ni una frivolidad, sino un acto de justicia para recomponer una biografía y poner el foco sobre una época y un personaje. Hijo de Joan Estelrich i Artigues (1896-1958) -quien fuera secretario de Cambó en la Lliga Regionalista, diputado por Girona en el Congreso de la República en 1931,1934 y 1936, que siguiendo los pasos de Cambó acabó en la zona nacionalista, en los 50 sería el primer embajador de España en UNESCO, y más tarde director de ‘España’ de Tánger-, Estelrich March tenía en la cerrada sociedad de los 50 una peculiaridad: sabía varios idiomas en los que se desenvolvía con soltura, poseía una acentuada vocación cosmopolita, y a decir por quienes le trataron  era extraordinariamente comunicativo y simpático, y ‘gran amigo de sus amigos’ con una larguísima lista de celebridades de ese tiempo con los que mantuvo una amistad a prueba de seísmos. En el espacio del cine trabó una singular relación con Berlanga, Bardem o Fernando F. Gómez, con quienes trabajó en sus películas, ya fuera como productor o ayudante de dirección, en cometidos múltiples desde la cercanía y la camaradería.

Durante su paso por el cine estuvo al lado de Luis Buñuel, Orson Welles y Jesús Franco, y de la mano de los rodajes de películas internacionales y de Hollywood en España trabajó con Nicholas Ray, Anthony Mann, Ken Annakin, Peter Collinson, Hugo Fregonesse y muchos más, en títulos llenos de estrellas. Su filmografía fue muy amplia y aparecen toda clase de nombres. También los de su salto a la producción; todavía más al alimón con su suegro el productor-guionista de origen húngaro definitivamente instalado en España, Tibor Reves. Parece casi una premonición que en 1950 Reves trabajara en una desconocida película, una de las primeras coproducciones rodadas en España, aunque de bajo presupuesto, ‘Aquél hombre de Tánger’, protagonizada en uno de sus papeles postreros por Nils Asther quien en los 30 había sido una celebridad en Hollywood; y en la que una juvenil Sara Montiel tenía un papel.

Estelrich y Reves con su marca dieron la oportunidad a Fernán Gómez de rodar la que se considera su mejor película, ‘El mundo sigue’ rodada en 1961, a la que la censura condenó al olvido; de hecho su verdadero estreno oficial se produjo en 2014 tras su restauración en 4-K. Precisamente un encuentro en Alemania para la presentación de ‘El mundo sigue’ en 2017 propició la escritura y preparación de este libro entre quienes lo firman.

Juan Estelrich tuvo una clara vocación de autoría. En 1959 dirige un mediometraje, ‘Se vende un tranvía’ con guion escrito junto a Azcona, supervisada por Berlanga, en lo que constituye una de las películas ‘más berlanguianas’ jamás hechas. Un divertido e irónico retrato a contraluz de una España esperpéntica, con exteriores de un Madrid desaparecido y un reparto con nombres que iban a ser estrellas años más tarde: López Vázquez, Maria Luisa Ponte, Chus Lampreave o el propio Berlanga. La película nunca se estrenó en España, pero si se vio en Europa dentro de un largometraje compuesto por otros dos ‘sketchs’, uno francés y otro italiano.

La restauración en 4K de ‘Se vende un tranvía’ ha dado pie a hacer lo propio con ‘El anacoreta’ (1976) también dirigida por Estelrich. Esta historia protagonizada por Fernán Gómez ganó el Oso de Plata en Berlín, tuvo unas críticas excelentes y puso en valor el nombre de un cineasta que hacía años que era conocido como uno de los personajes más mundanos en el mejor sentido de la palabra de todo el sector, aunque el filme no tuvo el éxito popular esperado.

La cercanía a personajes como Berlanga o F.F.G. lo fue también a una forma muy peculiar de esperpento, que llevó a Estelrich a escribir con Pedro Beltrán el guion de ‘La gran ciudad’ acabado en 1972 según una idea del primero, una tragicomedia sobre la sociedad española del tardofranquismo, que no pudo llegar a ser rodada, y que se recupera con motivo de esta edición. Entre los últimos trabajos de Estelrich antes de su desaparición, la producción de la serie ‘Los desastres de la guerra’ dirigida por Mario Camus.

Ambos títulos restaurados en 4K, ‘Se vende un tranvía’ y ‘El anacoreta’, acompañan a esta edición, en la que se unen recuerdos personales, una mirada a una época del cine y del momento que vivió España décadas atrás, y un recorrido singular por nombres, personajes, eventos, incidencias, anécdotas mil -algunas verdaderamente sorprendentes y llamativas- con el hilo conductor de este personaje al que muchos siguen recordando y que no pasó en vano por la vida. La reivindicación de sus dos películas ante un público nuevo es uno de los objetivos de este minucioso trabajo repleto de imágenes y diseñado con un gran sentido visual, como el que debió tener su protagonista.

El interés del libro rebasa lo que representa el espacio del cine para trascender más allá, como una reflexión sobre un momento histórico y sus expresiones, en las que Estelrich aparece vinculado temáticamente a Berlanga y Fernán Gómez, pero no solo a ellos sino a toda una tradición muy española que pasa por el Siglo de Oro y llega al propio Fernández Flórez, que el cine supo expresar de forma brillante con los trazos de una España negra que estaban en Goya, Picaso o Buñuel. En este sentido, el volumen acaba por convertirse en una pieza de colección.