junio de 2024 - VIII Año

‘Habría una vez’, de Carlos Suchowolski

Habría una vez
Carlos Suchowolski
Editorial La discreta, 2022

El mundo narrativo de Carlos Suchowolski

Carlos Suchowolski, tiene una reputada trayectoria como narrador. Argentino de nacimiento, pero afincado en España desde 1976, logra en Habría una vez una serie de relatos muy sugerentes, llenos de detalles, donde triunfa una prosa narrativa brillante.

Destaco, entre ellos, el relato Espacio, espacio, donde un matrimonio oye el ruido cada vez más insistente de una colonia que se manifiesta en el interior de las paredes de la casa. La pericia del narrador es un in crescendo, donde va creciendo un extraño poder, como si fuera un ejército que obliga a que cada vez el espacio del hogar quede más reducido:

“Y mientras nos abrazábamos, voluntaria pero también involuntariamente, sin remedio, sucumbimos a lo que debimos suponer que acabaría sucediendo…”.

Y lo dejo ahí, para no desvelar el misterio, pero es evidente la usurpación del espacio, lo que me hace pensar en este relato como una metáfora del totalitarismo que puede entrar en nuestras vidas.

O en El cobertizo, donde un hombre viaja desde el mismo lugar a muchos espacios, porque todo el mundo del narrador viene marcado por lo fantástico, por lo onírico, todo es un paisaje que se desdibuja, una cartografía de sensaciones que se va diluyendo.

Hay en el libro una fantasmagoría, todo parece soñado y desde ese punto de vista, escribe Carlos Suchowolski estos magníficos cuentos que se nos quedan grabados. Cito una descripción del relato “Una pamela lila al final de una calle empinada”:

“En la esquina donde se encontraba había un café donde recordó haber tomado algo. Su interior permanecía ahora en la penumbra, puesto que aún era temprano, desdibujados desde la puerta los perfiles de la barra…”.

Y es el eterno retorno, el deseo de búsqueda como si Ulises deseara encontrar su Ítaca sin encontrar el camino de vuelta. Así veo los relatos de este magnífico narrador, espacios que aparecen y desaparecen, seres que sueñan lo que viven o viven lo que sueñan. En definitiva, dejarnos llevar por su prosa magnética es todo un reto.

COMPÁRTELO:

Escrito por

Archivo Entreletras

El laicismo en Habermas y su origen griego
El laicismo en Habermas y su origen griego

Que el laicismo militante hacia la laicidad es una consecuencia de la Modernidad, es cosa sabida. Popper, en el Prefacio…

Ni Ética, ni Estética
Ni Ética, ni Estética

La Ética pretende garantizar el orden en los hábitos y costumbres para obtener un bien plausible sea para la convivencia…

El Guernica, la obra maestra desconocida
El Guernica, la obra maestra desconocida

“Nada podrá descubrir quien pretenda negar lo inexplicable. La realidad es un pozo de enigmas.” Carmen Martín Gaite En 1931,…

349