enero 2021 - V Año

TEMAS

La revolución de un genio irregular: 150 años de la muerte de Hector Berlioz

El escritor y musicógrafo Antonio Daganzo propone este acercamiento a una de las máximas figuras del Romanticismo, el influyente compositor francés Hector Berlioz, de cuyo fallecimiento se cumplen los primeros 150 años transcurridos el 8 de marzo de 2019.

berlioz 1Louis-Hector BerliozSi Claude Debussy, a caballo entre los siglos XIX y XX, resultó decisivo en la fundación de la moderna Francia musical, no menos trascendente fue el papel que jugó, apenas tres cuartos de siglo antes, el siempre extremoso, romántico hasta la médula, Louis-Hector Berlioz, que ha pasado a la historia del arte del sonido simplemente como Hector Berlioz (La Côte-Saint-André, 11 de diciembre de 1803 – París, 8 de marzo de 1869). Y, en cierto modo, éste no dejó de ser un caso de abierta ruptura con la elegancia y suavidad típicamente francesas; por influencia alemana, además, como ocurriría décadas después con el wagneriano de origen belga César Franck. No obstante, si los postulados y logros de este último pueden seguir suscitando algunas reservas legítimas, la pasión frenética de Berlioz por el legado de Ludwig van Beethoven insufló a la música de su país justo lo que necesitaba en el momento oportuno. La generación de compositores surgidos al calor de la Revolución de 1789, quizá con el picardo Jean-François Lesueur (1760-1837) a la cabeza, no había cuajado la coherente y debida transición hacia el Romanticismo, sin duda por falta general de talento verdadero. Berlioz, pues, hubo de hacerlo todo: la transición, la instauración y la consolidación en Francia de una nueva época. Y todo lo acometió con esa mezcla de genialidad e irregularidad que a la postre ha acabado retratando para la Historia a este representante fundamental de la centuria romántica, también crítico vehemente y escritor de mérito –sus brillantes Memorias así lo atestiguan-, y asimismo responsable de un Tratado de instrumentación que certifica su condición de “creador de la orquesta moderna”, por la capacidad visionaria de sus aportaciones, y la influencia superlativa que éstas tuvieron en los músicos del futuro.

Pasión frenética por el legado de Beethoven, he señalado antes, lo cual no convirtió de ningún modo a Berlioz en un epígono, como por ejemplo sí lo fue –del clasicismo austríaco y la reforma operística de Gluck, concretamente- su menospreciado y denostado Luigi Cherubini (1760-1842), florentino llegado a Francia justo el año de la toma de la Bastilla, y que devino director del Conservatorio de París aprovechando la única coyuntura que podía favorecer su estética conservadora: la restauración de los Borbones en el trono. Berlioz, desde sus posiciones de vanguardia, no trató en ningún momento de imitar a Beethoven, sino de incorporar a un estilo nuevo y personalísimo su poderío orquestal y su concepción amplificadora y regeneradora. Añádase el elemento férreamente literario con el que Berlioz deseaba dotar de contenido a la llamada “música programática” –la que cuenta historias, o describe imágenes o emociones concretas-, y así tendremos ya sobre el tapete el primer hito del compositor galo; también la que acabó siendo su obra maestra, y sin duda la más representativa de su quehacer: la Sinfonía fantástica, op. 14, subtitulada Episodio de la vida de un berlioz 4artista, si contamos bajo esa denominación el monodrama lírico o melólogo Lelio, o el retorno a la vida, op. 14 b.

La historia de un joven músico de una sensibilidad enfermiza y una imaginación ardiente, que se envenena por desesperación de amor; al borde de la muerte, cae en un sueño cruzado de extrañas visiones, y la mujer amada se convierte en una melodía que, como una idea fija, el desdichado encuentra y oye en todas partes”: tal era –y es- el ciertamente desaforado “programa” de la sinfonía; desaforado y autobiográfico: donde leemos “…que se envenena por desesperación de amor”, podemos sustituir la alusión poética al veneno por la realidad de los flirteos frecuentes del músico con el opio, corriendo a cargo de la actriz anglo-irlandesa Harriet Smithson todo lo relativo a la desesperación amorosa. Bien conocido es cuanto ocurrió aquel 11 de septiembre de 1827 en que el joven Hector –a escasos dos meses de cumplir veinticuatro años de edad- conoció a la vez el teatro de William Shakespeare –Hamlet, para ser exactos- y a quien habría de convertirse en su esposa un sexenio más tarde, la citada Henrietta Constance Smithson (1800-1854), Harriet Smithson, Ofelia aquella noche sobre las tablas. Y musa inspiradora de la Sinfonía fantástica, qué duda cabe; ella y también el amor no correspondido, porque al principio la actriz fue despiadada con las esperanzas del músico. El tiempo depararía un turbio fracaso para aquel matrimonio que tardó demasiado tiempo en celebrarse, pero, en lo que se refiere estrictamente a la partitura, y desde su mismo estreno del 5 de diciembre de 1830 en el Conservatorio de París, Berlioz no pudo obtener un éxito más apoteósico. Lo cual, además de admirable, resulta casi increíble, porque, obviamente, nadie en aquella sala había escuchado un tipo de música semejante con anterioridad. Todo en la Sinfonía fantástica –estructurada caprichosamente, “fantásticamente” cabría decir, en cinco movimientos en lugar de los cuatro preceptivos- es revolucionario en su potencia expresiva, y no sólo en lo que atañe al color orquestal. El musicólogo François-René Tranchefort ha recordado cómo Robert Schumann se entusiasmó con las “libres sinuosidades”, con las “relaciones de ritmo libremente unidas y combinadas con sus desemejantes”, o con los “audaces encadenamientos armónicos”. Las reconocibles pervivencias de la sinfonía clásica acaban saltando por los aires en aras de una forma cíclica que permite primero la aparición, y luego las metamorfoseadas reapariciones, de la “idea fija” –del retrato musical de la amada, como ya sabemos- en cada una de las cinco partes de la obra: “Ensueños, pasiones”, “Un baile” –el célebre vals, una de las páginas más difundidas del legado del compositor-, “Escena en el campo”, “Marcha al suplicio” y “Sueño de una noche de sabbat”. Los dos últimos epígrafes anuncian sin muchos ambages la desatada locura del todo el tramo final: el envenenamiento por desesperación de amor induce a Berlioz a creerse asesino de Harriet y ajusticiado por tal crimen (¡!); delirio que se completa con la visión de su propio sepelio en mitad de un aquelarre espectacular, donde la mismísima Harriet Smithson que vestía y calzaba aparece convertida en bruja (¡¡!!). Romanticismo en estado puro, o impuro, según se mire.

La Sinfonía fantástica, además de cuanto queda dicho, es uno de los trabajos más redondos de Hector Berlioz, cuyo exaltado temperamento no le ayudaba a mantener un equilibrio creativo, precisamente: de ahí las irregularidades que, con frecuencia, pueden detectarse en sus obras. Harold en Italia, op. 16, una especie de sinfonía en cuatro partes, con viola principal, basada en Las peregrinaciones de Childe Harold de Lord Byron, presenta algunos pasajes de gran lirismo –especialmente los encomendados al instrumento solista-, y en el segundo movimiento, la “Marcha de peregrinos cantando la plegaria del atardecer”, encontramos un hallazgo de los que hacen época, y que ha sido descrito de manera admirable por François René Tranchefort: el efecto de “campanas lejanas”, “obtenido por Berlioz cuando hace oír, al término de la secuencia del canto de los peregrinos, un do natural completamente extraño a los acordes de la cadencia de la propia orquesta, habilidad que sugiere, por medio del empleo insistente de una simple disonancia, la soledad y la inmensidad del paisaje circundante”; a pesar de todo ello, Harold en Italia nos acaba dejando una sensación de superficialidad excesiva, con el alboroto de la “Orgía de bandidos” de su cierre, para cuya interpretación se necesita el talento y la experiencia de un director capaz de convertir en un finale esplendoroso lo que parece una absoluta jarana. Valdrá otro ejemplo de frutos desiguales: en su imprescindible monografía dedicada a Berlioz en 1969, y que Espasa-Calpe difundió en España en 1974, Yves Hucher y Jacqueline Morini no pudieron dejar de fijarse en el dramático Réquiem, op. 5, y en cómo los fragmentos inmediatamente posteriores a los colosales “Dies irae” y “Tuba mirum” –“Quid sum miser”, “Rex tremendae”- no llegaban ni de lejos a tal altura, si bien no les pasó inadvertida la belleza del “Quaerens me” –con su coro a cappella en seis partes- ni tampoco la maravilla del “Hostias”, “una de las páginas más sublimes de Berlioz, que se contenta con tres flautas y los trombones, unidos de la manera más audaz e inesperada”. De mi cosecha añadiré que el tortuoso “Lacrymosa” de esta misa apabullante más parece en ocasiones la danza de un rito satánico que una súplica de descanso eterno para los difuntos; algo de veras sorprendente, que no deja de tener su mérito retorcido.

berlioz 3De los párrafos anteriores se desprenden dos verdades medulares sobre la naturaleza de toda esta creación: que la orquesta fue para Berlioz su natural medio expresivo, y que la voz humana funcionaba más apropiadamente en sus partituras cuando, de alguna manera, lograba convertirse en una prolongación de su pensamiento sinfónico. De ahí que sus óperas –Benvenuto Cellini, op. 23, en torno a la cual brotó su mejor obertura de concierto, El carnaval romano, op. 9; Beatriz y Benedicto, op. 27, basada en la comedia Mucho ruido y pocas nueces de su amado Shakespeare; incluso el formidable díptico Los troyanos, op. 29- suban hoy rara vez a las tablas. Su obra más lograda en el terreno meramente vocal es el precioso ciclo de canciones Las noches de estío, op. 7, sobre poemas del también romántico Théophile Gautier (1811-1872); melodías acompañadas en principio sólo por el piano, aunque Berlioz llevaría luego también a la orquesta dicho acompañamiento. En realidad, donde el compositor se sintió verdaderamente a sus anchas fue en el repertorio sinfónico-coral, con presencia más o menos relevante de voces solistas. Ya he hecho extensa mención del Réquiem, y cabría recordar el no menos espectacular Te Deum, op. 22, y el, por el contrario, más bien suave oratorio La infancia de Cristo, op. 25, como otras partituras vinculadas al ámbito religioso. La literatura de William Shakespeare volvió a iluminar a Berlioz en la sinfonía dramática Romeo y Julieta, op. 17, aunque, en conjunto, los resultados fueran mejores teniendo por inspiración a Johann Wolfgang von Goethe en La condenación de Fausto, op. 24. De esta leyenda dramática no sólo procede el fulgurante arreglo orquestal de una popular pieza de origen húngaro, la “Marcha de Rákózci” –que no de Radetzky-; también aquí podemos encontrar una gran romanza encomendada a Margarita –mezzosoprano- o la “Invocación a la Naturaleza” en la voz de Fausto –tenor-. Y, por volver a fijarnos en esos guiños entre sacrílegos y diabólicos marca de la casa –“chez Berlioz”-, cómo no destacar el tabernario “Amén” en forma de fuga, sí, pero cantado por una panda de borrachos, y el coro en lengua inventada, y absolutamente delirante –“…Has! Has! Méphisto! / Has! Has! Irimiru Karabrao!”-, que saluda la caída de Fausto a los infiernos. Amplio capítulo este, el del legado sinfónico-coral del músico francés, que no me resisto a concluir sin declarar mi abierta simpatía por una obra aparentemente de circunstancias: la Sinfonía fúnebre y triunfal, op. 15, en origen para instrumentos de viento y percusión –con presencia de coro en sus gloriosos compases de cierre-, y cuyo objetivo era conmemorar, en plena calle, el décimo aniversario de la revolución de 1830. Pocas veces Berlioz mostró tanto acierto a la hora de idear soluciones discursivas en el rico devenir de su lenguaje sinfónico.

En “Las delicias y los peligros de la ambigüedad”, cuarta conferencia del ciclo de seis que, en 1973, Leonard Bernstein dictó en la Universidad de Harvard –bajo el título global de “La pregunta sin respuesta”, recordando la enigmática obra de Charles Ives-, el gran director de orquesta, compositor, pianista y divulgador de Massachusetts acertó a trazar, con clarividencia extraordinaria, un puente natural, de pura lógica, entre el cromatismo puntualmente empleado por Hector Berlioz en la pieza titulada “Romeo solo”, perteneciente a su ya aludida sinfonía dramática Romeo y Julieta, y la tensión cromática que recorre de arriba abajo la armonía del drama musical Tristán e Isolda, de Richard Wagner, revelando, además, el parentesco existente entre otros pasajes de sendas partituras. No sólo Wagner se halló bajo el influjo de Berlioz; también Franz Liszt, Richard Strauss y muchos otros compositores. La revolución que desató en el arte del sonido este hombre apasionado, este romántico capaz de tocar el cielo y el infierno en un solo minuto, este genio tan irregular como visionario, ha asegurado a su figura, desde siempre y para siempre, un puesto de honor en la posteridad, incluso por encima de muchas de sus consecuciones concretas.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN TEMAS

Temas

Estados Unidos, el declive anunciado de una visión del mundo

Temas

Jorge (George) Santayana, un español en la estela de Emerson

Temas

Fervor y más allá de Buenos Aires: 100 años de Piazzolla

Temas

La actuación en Aguilas de la célebre cupletista Consuelo Vello Cano, “La Fornarina”

Temas

Retrato ideo-político póstumo de John le Carré

Temas

El reposo de la fragata Numancia

Temas

Estados Unidos, una peligrosa incertidumbre

Temas

Estados Unidos, un ínterin inquietante

Temas

Ramón y Cajal: arte y ciencia, hacer visible lo invisible

Temas

Los retos de Joe Biden

Temas

Las elecciones USA-2020 no incidirán apenas en la realidad europea

Temas

Azaña, 80 años después | Su reforma militar, un proyecto estatal estratégico

Temas

La simbología oculta de la Pava de la balsa: Un enclave mágico

Temas

Radiografía sociopolítica del barrio de Salamanca

Temas

Indalecio Prieto y Madrid

Temas

Marginar a Largo Caballero y a Indalecio Prieto humilla a la clase trabajadora

Temas

Indalecio Prieto: demócrata, socialista, dialogante… y admirable 

Temas

La necesaria democratización de la derecha

Temas

Secreto y memoria democrática, una relación antagónica

Temas

Emilio Castelar y Ripoll: el tribuno de la democracia

Temas

La Corona y el servicio de Inteligencia

Temas

El Periodismo como antídoto

Temas

Hacia una nueva teoría de la emancipación

Temas

Las intrépidas acrobacias de Julies Vedrines, un pionero de la aviación

Temas

Juan Luis Vives y el Renacimiento español

Temas

Juan Luis Vives, pionero de conquistas sociales

Temas

Juan Luis Vives, reivindicando a un gran humanista

Temas

Aventureras ‘confinadas’ hace 150 años

Temas

Lo mucho que podemos aprender de Emilio Castelar

Temas

El Ateneo de Madrid y el bicentenario del Ateneo Español, 1820-2020

Temas

Las migraciones y la necesaria metamorfosis para el desarrollo humano

Temas

Marco Aurelio: emperador y filósofo estoico

Temas

Clemenceau: el tigre

Temas

Recordando a Luis Gómez Llorente y su ‘pablismo’

Temas

La Gripe de 1918 en Águilas (Murcia)

Temas

Miserias del Leviatán

Temas

El gran cambio en el umbral de una nueva era. La Revolución Conservadora continúa

Temas

El error de no planificar las emergencias en salud pública

Temas

¿Hay vida después del Covid-19?

Temas

La renta básica a debate: un proyecto de futuro para una democracia más justa, participativa y de mayor calidad

Temas

Exclusiva: Aparecen 15 documentos del archivo de Ramón de Mesonero Romanos, maestro de Benito Pérez Galdós.

Temas

La agencia federal alemana y las políticas de gestión de la diversidad

Temas

Una solución capitalista, pero inteligente: reducir la jornada laboral

Temas

El hundimiento del tercer depósito del Canal de Isabel II en 1905

Temas

Vigencia actual de Benito Pérez Galdós

Temas

Los dictadores y liberticidas son nefastos para las naciones

Temas

‘El agua secuestrada’, un documental de Montse de la Cal y Luis Moreno

Temas

De inmatriculaciones y otros privilegios

Temas

Industrialización del esparto

Temas

Exposición ‘Benito Pérez Galdós, la verdad humana’ en la Biblioteca Nacional

Temas

¿Qué vías de salida tiene Venezuela?

Temas

Los libros de viajes de Amós de Escalante

Temas

Notas históricas del origen del Fútbol en Águilas

Temas

Por una prescripción responsable de opioides

Temas

La responsabilidad social de l@s intelectuales. Asalto tecno-informático contra la Ciencia

Temas

Marcelino Menéndez Pelayo, rescatado del olvido

Temas

Águilas durante la rebelión cantonal: Una población indefensa ante los insurrectos de Cartagena

Temas

Anna María Ludovica de Medici y los Uffizi

Temas

El peso de la palabra

Temas

Las Lecciones de Agricultura de Antonio Sandalio de Arias

Temas

La credulidad adocenada de unos… es un buen negocio para otros

Temas

La batalla de Águilas (1810), un episodio histórico olvidado de la Guerra de la Independencia

Temas

Mariano Pérez Galán y la construcción de la Escuela Pública

Temas

La Real Sociedad Económica Matritense y la censura de obras en la Ilustración

Temas

Antonio Gil y Zarate , pensador laicista, dramaturgo y político en una España desnuda de futuro

Temas

El caso de la disputa de la playa los Cocedores

Temas

Wikileaks, frente a la extradición de su líder

Temas

La enseñanza de la agricultura dentro de la revolución agrícola en la Ilustración española

Temas

Geopolítica de Cataluña

Temas

Las cartillas agrarias en la crisis del Antiguo Régimen

Temas

La revolución de un genio irregular: 150 años de la muerte de Hector Berlioz

Temas

Elena/o de Céspedes: el primer cirujano tranxesual en la España del siglo XVI

Temas

Águilas: lugar de salida para los últimos republicanos antes de acabar la guerra

Temas

La Feria del Libro de la Cuesta de Moyano languidece mientras los responsables culturales y políticos miran hacia otro lado

Temas

El Museo del Prado y el rey Fernando VII (I)

Temas

El Museo del Prado y el rey Fernando VII (yII)

Temas

La novela histórica está cambiando el concepto de inferioridad con nuestra historia

Temas

El singular caso de Manuela Ramírez Soto en la historia de la medicina

Temas

Terque y el tratamiento de la historia almeriense

Temas

Los 12 + 1 libros que no puede faltar en su biblioteca

Temas

El misterio del Disco de Festos

Temas

Andalucía, una mirada geopolítica

Temas

La Europa que viene o la Europa en la que estamos

Temas

El mítico Mayo del 68 en 3 libros

Temas

La primera guerra mundial en Águilas (Murcia)

Temas

Monarquía y culto en el Egeo a comienzos de la edad antigua

Temas

La democracia es incompatible con el capitalismo

Temas

Charada en clave saudí

Temas

Iluminados y esotéricos en la Murcia de finales del XIX

Temas

La religión en la cultura sumeria

Temas

Aislamiento social y muerte en soledad

Temas

La izquierda latinoamericana debe desenmascarar a Daniel Ortega

Temas

La foca monje en nuestras costas: últimos reductos donde habitó

Temas

Hollywood agoniza

Temas

Béla Bartók y la ópera: El centenario de ‘El castillo de Barbazul’

Temas

La tortuosa senda de la UE

Temas

El Este no quiere refugiados

Temas

50 años después de la invasión de Checoslovaquia

Temas

Guinea Ecuatorial, del colonialismo español a la neo-colonización petrolera

Temas

9 de julio 2018, una Ventana de Oportunidad

Temas

La compasión de los moderados

Temas

La inmigración no es un problema europeo; es el problema

Temas

1.000 kilómetros por Andalucía

Temas

La verdad del toreo

Temas

Una ambiciosa agenda para el Gobierno, posible desde el acuerdo

Temas

La aventura equinoccial de Carles Puigdemont

Temas

Fernando de los Ríos: democracia y socialismo en junio de 1931

Temas

Una nueva política para nuevos paradigmas

Temas

Wagner y Nüremberg: 150 años de ‘Los maestros cantores’

Temas

Trump, Italia: la respuesta es la Europa federal

Temas

‘Mayo del 68. Una utopía tras las barricadas’

Temas

El cine en Murcia en la primera mitad del Siglo XX

Temas

‘Operación Cóndor’, el intento de exterminar el pensamiento progresista

Temas

Crisis del Estado, un desafío a superar

Temas

Del conflicto catalán y el asolamiento del Estado español de progreso

Temas

Conversación con el poeta Nuno Júdice

Temas

El mito del ‘Tío Saín’, el hombre del saco

Temas

Michael Foucault revive en Madrid

Temas

Claude Debussy, a los cien años de su adiós

Temas

Europa: Tiempo de oportunidades

Temas

El pesimismo español y sus antídotos

Temas

Calados o bodegas subterráneas en Rioja: una mirada retrospectiva al pasado

Temas

Antídotos frente al pesimismo español (II)

Temas

D. Francisco Giner de los Ríos y la Institución Libre de Enseñanza (y III)

Temas

Giacomo Puccini y ‘La bohème’: Una aproximación

Temas

Riqueza que crea pobreza

Temas

Águilas (Murcia), un escenario de cine

Temas

Francisco Giner de los Ríos y la Institución Libre de Enseñanza (II)

Temas

D. Francisco Giner de los Ríos y la Institución Libre de Enseñanza (I)

Temas

La globalización en la viticultura

Temas

El Trovo o el verso improvisado, en Águilas (Murcia)

Temas

El espionaje reaparece en la escena literaria española

Temas

Los Reformadores del siglo XVI… mejor los de ficción

Temas

El Trovo o el arte de improvisar en verso

Temas

Moda de altura: ‘Manos tejiendo el Arte’

Temas

La viticultura heroica en la Ribeira Sacra

Temas

Un Centro de Interpretación para salvar un pueblo y su territorio.

Temas

Noche de cine en el Penal de Lurigancho

Temas

Las protagonistas olvidadas de la primera generación de la Reforma

Temas

La Reforma protestante, heredera del Renacimiento y promotora de la Modernidad

Temas

Lo que Estados Unidos le debe a Canarias

Temas

10 Robots que cambiarán el mundo

Temas

Las especies Top 10 cumplen 10 años

Temas

El enigma de los agujeros negros

Temas

La ‘Revolución de los Claveles’ o el día que Portugal ganó la libertad

Temas

Los 10 ‘tesoros’ del MAN

Temas

Henri Cartier-Bresson, fotógrafo del instante

Temas

Viaje al sistema Trappist-1

Temas

La poesía kazaja aterriza en España