agosto 2021 - V Año

TRIBUNA

De la restitución del honor y una figurada y respetuosa propuesta a S.M. Juan Carlos I

Estos últimos meses, ante la mordiente pinza constituida por algunos medios y no menor número de profesionales de la política, doy en pensar a menudo en la actual —nada envidiable— situación de Juan Carlos de Borbón. Me veo impelido a examinar, aunque sea como mera e hipotética indagación, las distintas vías que le quedan al anterior Jefe del Estado para resarcir un honor presuntamente (sólo presuntamente) perdido. Y, la verdad, no encuentro muchas. Acaso vislumbro una sola viabilidad que, creo, restituiría el nombre de Juan Carlos I al lugar que le corresponde en la historia de España.

Como bien enunció Schopenhauer, el honor reviste un carácter «negativo» (distinguiéndose en ello de la fama); esto es, se da por sobreentendido con la dignidad de la persona, conllevando en el discurrir biográfico una disyuntiva absoluta: o bien se conserva (de ahí, el histórico respeto a la honorabilidad de las personas mayores, porque han tenido tiempo de poner su honor a prueba y de perderlo) o bien se pierde. Y si se pierde no tiene posible reparación.

Bueno, maticemos este último aserto. Cada momento cultural admite determinadas, ritualizadas maneras de recomponer lo que se había roto. Claro está que este desafío a la irreversibilidad —a la entropía— exige un esforzado y doliente sacrificio (el haraquiri, en el código ético de los samuráis; el reto a duelo, en la Europa del romanticismo).

Soy de los que creen que a las personas hay que darles siempre una opción de salida: lo mismo que al labrar la piedra hay que maniobrar con el puntero o el cincel en oblicuo (dejando que el material se vaya conformando sin quebranto de su alma), nunca machacando su superficie frontalmente. Al Rey emérito, con independencia del abuso que haya podido realizar y de sus consecuencias legales, no se le está facilitando ninguna salida; se le está «machacando» de frente (y me pregunto si los «canteros» que están manejando el puntero de tal forma tienen las manos —aparte de exquisitamente limpias—  tan fuertes y trabajadas en eso de construir España sillar a sillar).

Ante ese cerco, no exento de hipocresía, ahí tenemos al que fue rey de España escondido, acorralado en una esquina del Golfo Pérsico, sin saber qué decir ni qué hacer.  Si mal está lo que parece que cometió, muy mal también que hiciera mutis por el foro; y rematadamente malo sería que, por ir aplazando su retorno sine die, le alcanzaran sus últimos días fuera de España (no precisamente —a diferencia de algunos de sus recientes antecesores— por haber sido derrocado). Si la decisión de marchar a Abu Dabi fue suya, mal; y si lo fue de su entorno, no mejor. Juan Carlos I, sostengo, debe volver; y debe hacerlo ya. La decisión apremia, que si la fortuna es corsaria —como sentencia Gracián en El Héroe—, «sea la contratreta anticiparse a tomar puerto».

No obstante, al pedir que vuelva al país en que reinó por casi cuarenta años (no los peores, recordemos, en su devenir histórico) no quiero decir que lo haga como si nada; ni, mucho menos, que vuelva a instalarse en el palacio de la Zarzuela. Nada de eso es posible ya. Es preciso atenerse a esas fórmulas más arriba apuntadas —severas, desde luego—, para restituir el honor. No basta con abrir una puerta y, en el pasillo, confesar cariacontecido: «Lo siento mucho. Me he equivocado y no volverá a ocurrir».

¿Qué hacer pues? Lo apropiado, una vez más, echar mano de la historia. Veamos cuántos grandes nombres que por ella discurren, con sus sombras siempre (sobre todo si poderosos) y con sus luces a menudo también, supieron salir al paso de sus acciones; veamos, en consecuencia, cómo quedan escritos —en su caso, restituidos— tales nombres en ese libro que hay que tener siempre presente. Por no salirnos del ámbito de la realeza que aquí tratamos, pero sí distanciándonos hasta los tiempos bíblicos, reparemos en la historia del rey David.

En nuestra cultura, la iconografía dominante de David es la del joven virtuoso y valiente que vence a Goliat. Éste es el momento que tenemos in mente y el que tantos escultores registraron en mármol o en bronce: el momento de concentración con la honda en la mano (Miguel Ángel); el certero lanzamiento de la piedra (Bernini); con la cabeza del gigante ya cortada a sus pies (Verrochio y Donatello). Cuando apreciamos el coraje y la virtud de ese mancebo nos cuesta pensar que él mismo, años después, al encapricharse de la hermosa Betsabé llegaría a realizar una acción tan cobarde y miserable como la del —hoy así lo denominaríamos— «caso Urías». Era Urías el esposo de Betsabé y no fue de poca monta, por cierto, el hecho de que el rey David lo destinara al puesto militar de mayor riesgo, por conseguir, como así fue, que abandonara con rapidez este mundo. Pero eso, con ser tan poco edificante acción, no ha podido con el momento de gloria de su mocedad; claro está que para ello se cuenta —cuenta la Biblia (2 Sam, 12)— con su conocido y ejemplar arrepentimiento y penitencia. Decimos David y decimos el joven victorioso frente a las fuerzas del mal; y así se representaría, muchos siglos después, en las citadas esculturas (sólo algunas, como la formidable de Juan Bautista Monegro que flanquea la entrada al templo de El Escorial, lo representa barbado y en edad madura, ya investido como rey de Judá y con su pecado —y su contrición— a cuestas).

Caso mucho más cercano, dentro ya de la Corona española, a considerar: el del emperador Carlos. Carlos V que, junto a sus grandes obras, tuvo sus grandes pecados (no sé si menores que los de Juan Carlos I), tras abdicar en su hijo Felipe, abandonó todo, cruzó media Europa y se recluyó, fuera del mundo, como un monje, en el apartado monasterio jerónimo de Yuste. Algo de la respetuosa propuesta que avanzo en el título va apareciendo ya… Con todo, como no soy quién para sugerir nada a nadie (y menos aún a un rey de España), sólo plantearé, más allá de lo hasta aquí indicado, algunas retóricas preguntas.

¿Qué ocurriría si Juan Carlos de Borbón, dejara Abu Dabi y se plantara, sin tener que contar con el consentimiento de nadie, en España? ¿No es esperable que la ciudadanía entendiera este gesto como el primer —y decidido— paso necesario?

¿Imposible conjeturar que reconociera su falta, en el mejor —por más inteligente—ejercicio de humildad, y, como si se coronara la cabeza en vez de con oro con ceniza, anunciara su retiramiento del mundo y del dinero? ¿Iluso pensar en la renuncia del capital acumulado, difícil ya de disfrutar a su edad? ¿Iluso que se conformase con su pensión, algo más que suficiente para vivir con dignidad? ¿Iluso que, mejor que trasmitir una discutible y problemática herencia, pensara en donar ese montante a una institución? (y, ya puestos a pensar, si no se le ocurre instituto, ONG o establecimiento al que dispensar tan bienvenida suma, y dado que todo este complicado asunto se ha producido a la vez que miles de españoles morían y sufrían por la COVID_19, ¿por qué no dar ejemplo entregándolo a la ciencia y, más en concreto, a la investigación de enfermedades víricas?).

¿Y, en todo caso, dónde vivir? ¿Y si Juan Cuarlos I pensara —apuntábamos antes— en su predecesor Carlos V? ¿Y si, como éste, reparara en la española orden de los Jerónimos, tan estrecha y fructíferamente unida a la Corona? ¿Y si, puesto que la orden abandonó Yuste en 2009 y sólo cuenta ya con el monasterio de El Parral, eligiera esta clausura frente al segoviano alcázar en que moraron reyes de España?  ¿Y si…?

Creo que los monjes de El Parral —perdóneseme que hable por ellos— aceptarían de grado a la persona real. Quizá esa reclusión (en que no carecería de oportunas comodidades y servicios) hasta pudiera servir de refuerzo a la histórica orden, hoy a punto de extinguirse. Y, con todo ello, a mi entender, junto a resolver la complicada peripecia personal del monarca, se recuperaría su figura con toda coherencia —y significado— para la historia de España.

Imagino ahora las contadas líneas dedicadas al reinado de Juan Carlos I que podrá leer un estudiante de bachillerato (o comoquiera que para entonces se denomine la enseñanza secundaria) de dentro de cien o doscientos años. Tras la narración de sus primeros años de reinado, en que sería de justicia histórica indicar que tuvo que enfrentarse a los gigantes Goliat de turno y salir de ello victorioso y restaurar un estado de libertades y conducir al país a una de sus mejores épocas, vendría el final. No sabemos todavía cuál. Uno de los posibles, si se me permite el juego —siempre imprudente— con la historia-ficción podría ser de este tenor:

(…) tras una serie de errores en su vida personal y familiar, abdicó en su hijo Felipe. Más tarde, en el año de la terrible pandemia que asoló el mundo, estableció su residencia fuera de España, en la localidad de Abu Dabi. De allí decidió regresar poco después, para reconocer públicamente su culpa y anunciar su intención de donar sus bienes a la ciencia. Se recluyó entonces, siguiendo una práctica inveterada de la Corona española, en el monasterio jerónimo de El Parral (Segovia), donde transcurrieron sus últimos años. Descansan sus restos, según correspondía al uso de aquel entonces, en el Panteón de Reyes del monasterio de San Lorenzo de El Escorial, la gran obra —también de fundación jerónima— de Felipe II.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN TRIBUNA

Tribuna

Democracia amenazada o construcción de ciudadanía

Tribuna

Un país encarrilado

Tribuna

Episodios racionales

Tribuna

El camino a la convivencia no pasa por Colón

Tribuna

¿Qué es el patriotismo?

Tribuna

“Venceréis, pero no convenceréis”

Tribuna

¡Exclusiva! también hay buenas noticias

Tribuna

Candidatura “Emilia Pardo Bazán” para el Ateneo

Tribuna

Madrid se va

Tribuna

Entreletras y el Ateneo de Madrid

Tribuna

El Ateneo en la encrucijada

Tribuna

Pasaba por allí (casi un cuento infantil)

Tribuna

Sí, VOX es fascismo

Tribuna

En el día del libro: Hacia la construcción de una motivación literaria desde la escuela

Tribuna

Si no votas, no te quejes

Tribuna

Manifiesto unitario del Mundo del Trabajo de la Comunidad de Madrid por el voto a la izquierda

Tribuna

Reivindicamos el Ateneo de las Luces

Tribuna

90 años perdidos

Tribuna

Lo llaman libertad, pero es injusticia

Tribuna

Ateneo de Madrid: el placer de rendir cuentas

Tribuna

Volver a encender la luz del Ateneo

Tribuna

Jorge Lozano, paladín de la Semiótica en España

Tribuna

Transfuguismo es corrupción

Tribuna

Gabilondeando

Tribuna

Alta política

Tribuna

La diferencia entre Mónica y Pablo

Tribuna

Tribuna por un Ateneo Libre

Tribuna

11-M, relato de un testigo diecisiete años después

Tribuna

Ante la infección de la barbarie: la vacuna de la cultura

Tribuna

Ayuso un peligro para Madrid

Tribuna

El 8M no es solo cosa de mujeres

Tribuna

Celia Amorós, maestra del pensamiento feminista

Tribuna

La independencia, la cuestión social y un rapero

Tribuna

Jóvenes ¿antifascistas?

Tribuna

La normalidad es ocuparse de los problemas reales

Tribuna

Una nueva legislatura, para un cambio sosegado

Tribuna

Cataluña, progreso o decadencia

Tribuna

Illa, nuestra esperanza

Tribuna

¿Elecciones para qué?

Tribuna

¡Vuelve Cataluña!

Tribuna

Bárcenas, el PP y el gobernar para robar

Tribuna

Solamente somos emigrantes en busca de un futuro mejor

Tribuna

La derecha contra España

Tribuna

Concepción Arenal y “ese mural”

Tribuna

Los problemas de los inmigrantes

Tribuna

De caraduras, sinvergüenzas y segundas dosis

Tribuna

Madrid a solas

Tribuna

Atmósfera política en Cataluña

Tribuna

La derecha judicial contra el Parlamento democrático

Tribuna

De la restitución del honor y una figurada y respetuosa propuesta a S.M. Juan Carlos I

Tribuna

No lo dejéis a la serpiente

Tribuna

Migrantes de paso, flexworker

Tribuna

Asalto al Capitolio de los EE.UU., la sombra del cainismo eclipsa la democracia en Washington

Tribuna

Carta a los Reyes Magos para un mundo post-covid19

Tribuna

Sueños de migrantes

Tribuna

¿Por qué no son fiables los datos de contagios de Covid-19 de la Comunidad de Madrid?

Tribuna

Política y antipolítica

Tribuna

‘Un español en Alemania’. Día Internacional del Migrante 18 de diciembre

Tribuna

El PSOE de los mayores, de ahora y de siempre

Tribuna

Los lectores invisibles  

Tribuna

188 votos responsables y 26 millones de infamias

Tribuna

Maradona y la pandemia

Tribuna

¿Por qué no hablan de los presupuestos?

Tribuna

¿Para qué seguir con la filosofía?

Tribuna

El tercer centenario del Ateneo de Madrid y los 80 años de Azaña

Tribuna

Verdades y mentiras sobre una gran ley de educación

Tribuna

¿Elegir? El PSOE ya ha elegido

Tribuna

¿Para qué ha servido izquierda socialista?

Tribuna

Periodismo, pandemia de falsedades o la distancia del puercoespín

Tribuna

Vacunas

Tribuna

Aburridos de la democracia

Tribuna

¿Qué es la democracia? (no respondan rápidamente…)

Tribuna

Hachazo a la injusticia social

Tribuna

Negacionistas

Tribuna

Poesía a Sul

Tribuna

¿Cón qué Casado quedarse?

Tribuna

Razones para la reforma judicial

Tribuna

Suspender el examen

Tribuna

Identidad política y autocensura

Tribuna

El psicoanálisis en el Ateneo de Madrid

Tribuna

La Cataluña posTorra

Tribuna

Hacerse un Azorín

Tribuna

La mentira como arma política

Tribuna

Don Sindulfo de la Barca

Tribuna

Madrid, un respeto

Tribuna

¿Por qué no acuerda el PP?

Tribuna

Guerra cultural, democracia y libertad

Tribuna

Francisco Rodríguez Adrados: in memoriam

Tribuna

¿Monarquía?¿Independencia?¿Y si debatimos sobre lo importante?

Tribuna

Es más que un no a Calviño

Tribuna

El camarote de los hermanos Marx (catalanistas)

Tribuna

Reconstruyendo, sin el PP

Tribuna

Saldremos más fuertes, más unidos y más iguales

Tribuna

En Europa, todos detrás de Pedro Sánchez

Tribuna

El acuerdo sólo perjudica a los ultras

Tribuna

Andanadas inútiles: Estado y Gobierno, un mismo horizonte

Tribuna

El ingreso de la dignidad

Tribuna

No es crispación, es desestabilización

Tribuna

La salida del laberinto

Tribuna

Economía sí, pero otra economía

Tribuna

Alarma, salud y partidismo

Tribuna

Comisión de reconstrucción

Tribuna

¿Más Estado?

Tribuna

Insultar no es hacer oposición

Tribuna

Más y mejor Europa

Tribuna

Rearme

Tribuna

Casado ¿pactas o te desentiendes?

Tribuna

Ultras en pandemia

Tribuna

Dependencia histórica

Tribuna

El dinero público no es de nadie

Tribuna

El mundo en que vivimos

Tribuna

Primera lección: defender lo público

Tribuna

Ética y enfermedad

Tribuna

Fake news, el otro ‘virus’

Tribuna

COVID-19 o somos Europa o todo era mentira

Tribuna

¿Honestidad? Breve apunte realista

Tribuna

El zorro fenec, y el principio de legitimidad democrática

Tribuna

Es la hora de la responsabilidad

Tribuna

Crisis Coronavirus: Comunicado Equipo Entreletras

Tribuna

El coronavirus: un miedo histérico colectivo inducido

Tribuna

Manifiesto de la manifestación feminista del 8 de marzo de 2020

Tribuna

8 de marzo

Tribuna

Ni delante ni detrás

Tribuna

¿Pacto educativo?

Tribuna

¿Despolitizar la política?

Tribuna

Memoria sin orgullo

Tribuna

Fernando Morán, “in memoriam”

Tribuna

El legado de Fernando Morán

Tribuna

Lo del juego en mi barrio: o con el empleo no se juega

Tribuna

¿Paranoia o tolerancia?

Tribuna

Agendas reales y ficticias

Tribuna

Adecentar la casa

Tribuna

Odio

Tribuna

El discurso preliminar de Agustín Argüelles

Tribuna

Coalición, estabilidad y eficacia

Tribuna

Galdós y la docencia

Tribuna

Galdós como ejemplo

Tribuna

Honrando a Galdós en Marianela

Tribuna

La democracia se abre paso

Tribuna

En memoria de Don Benito Pérez Galdós

Tribuna

Homenaje a Galdós Ateneista

Tribuna

Homenaje a Benito Pérez Galdós

Tribuna

La persona y el amor

Tribuna

Lecciones del Reino Unido

Tribuna

Juegos de poder en política

Tribuna

Sólo pactan los fuertes

Tribuna

Ecología y Política

Tribuna

Tiempos de pre-política

Tribuna

Juegos de poder en pareja

Tribuna

El art. 27 CE78, la ministra y los ‘empresarios docentes’

Tribuna

La década infame

Tribuna

Respetemos la decisión de las urnas

Tribuna

Homenaje a Ernest Lluch: ejemplo de tolerancia y humanidad

Tribuna

La Agrupación para el Estudio de las Religiones inicia su andadura en el Ateneo de Madrid

Tribuna

El peligro ultra

Tribuna

El Ateneo de Madrid acoge la semana de la ciencia 2019

Tribuna

Una jornada gozosa y memorable

Tribuna

El tigre nacionalista

Tribuna

Oneto, el guardián de las confidencias.

Tribuna

Frente a la Cataluña de la subversión y el caos, acatamiento de la sentencia, tolerancia y diálogo

Tribuna

Homenaje a Indalecio Prieto

Tribuna

Homenaje a Indalecio Prieto en el Ateneo de Madrid

Tribuna

10-N: ¿Qué hacemos con las pensiones ante el riesgo de crisis?

Tribuna

Juegos de poder verbales

Tribuna

Hay que respetar el resultado de las elecciones

Tribuna

La procesión de la humanidad

Tribuna

¿Gobierno a cambio de qué?

Tribuna

Gobierno ya

Tribuna

La cuestión de la identidad y de los migrantes

Tribuna

Muere en accidente Santiago Bastos, el militar de Inteligencia que truncó la involución en las FF.AA.

Tribuna

El ‘Águila’ ha alunizado. 50 años de la llegada del ser humano a la Luna

Tribuna

Soluciones al alcance de la mano

Tribuna

La Legislatura del derecho a la vivienda

Tribuna

Gobierno progresista y estable, cuanto antes

Tribuna

La leyenda de Ali y Cántara, Alicante

Tribuna

Investidura: hablemos del para qué

Tribuna

Homenaje a Jaime Vera en el Ateneo

Tribuna

Reflexiones sobre el homenaje a Jaime Vera en el Ateneo

Tribuna

La gran coalición pasa factura al SPD

Tribuna

Jaime Vera vuelve al Ateneo

Tribuna

Una Europa que avanza con una España que empuja

Tribuna

Literatura y gastronomía

Tribuna

Elecciones Municipales en Cataluña: La cuestión social y el miedo

Tribuna

Cien mil españoles más votarán por Europa

Tribuna

El mito Rubalcaba

Tribuna

Ahora también … 26 de mayo!!

Tribuna

Las dos derrotas de Aznar

Tribuna

Las Mentiras Románticas, Cataluña, elecciones Generales y Municipales

Tribuna

La ciudadanía decide

Tribuna

Tres autores, tres ideas para la socialdemocracia

Tribuna

Con el PSOE, la economía crece más y mejor

Tribuna

Manipulación, tergiversación y mentira… vienen de bastante atrás

Tribuna

Lecciones del Brexit

Tribuna

Homenaje al profesor Peces Barba en el Ateneo de Madrid

Tribuna

Un municipalismo para promover Europa

Tribuna

Límites éticos a la investigación en edición genómica

Tribuna

El feminismo socialista para Amparo Martí

Tribuna

28 de Abril: una visión desde Catalunya

Tribuna

No con mi voto

Tribuna

Por la dignidad de las personas, contra el menosprecio y la invisibilidad

Tribuna

El derecho a ser escuchado de Pedro Sánchez

Tribuna

Humanización, deshumanización, transhumanización

Tribuna

Progreso, Bienestar y Concordia

Tribuna

Luchar por Europa

Tribuna

La vigencia del socialismo democrático

Tribuna

Impuestos: suficientes y justos

Tribuna

Sol de domingo en los cien años de la Cuesta de Moyano

Tribuna

¿Decretos leyes? Depende para qué

Tribuna

Homenaje a Jiménez de Asúa en el Ateneo de Madrid

Tribuna

Conquistas, identidad y unas pelis de romanos

Tribuna

Sin igualdad y derechos Europa no existe

Tribuna

¿Sobre qué debatiremos en 2019? ¿Sobre territorios o sobre personas?

Tribuna

Traición a la democracia española

Tribuna

Muere la abogada María Luisa Suárez Roldán, pionera del primer bufete laboralista

Tribuna

La Extremadura incomunicada del siglo XXI

Tribuna

¿Dónde conduce la política de la crispación?

Tribuna

El año que la izquierda vivirá peligrosamente

Tribuna

PP y Ciudadanos pactan con el franquismo

Tribuna

¡A por ellos!

Tribuna

Constitución, celebración y reforma

Tribuna

El contagio de la ultraderecha europea no debería darse en España

Tribuna

Alfabetizar a las cúpulas de la derecha

Tribuna

La Mezquita-Catedral de Córdoba: razón y religión

Tribuna

A vueltas con los símbolos patrios

Tribuna

Jueces independientes

Tribuna

A vueltas con la monarquía

Tribuna

Eutanasia o el derecho a vivir dignamente

Tribuna

Liderazgos políticos y redes sociales

Tribuna

La Filosofía se recupera

Tribuna

Dejen gobernar

Tribuna

Cataluña en la encrucijada

Tribuna

Yo voté a Carmena, ¡perdonadme!

Tribuna

El huevo de la serpiente

Tribuna

Se dignifican las pensiones, pese a las cloacas

Tribuna

Falsedad del máster de Casado

Tribuna

Vuelve el aznarismo

Tribuna

Cataluña y la jaula del hámster

Tribuna

Los enemigos de las humanidades

Tribuna

El auge fascista y la anti-europa

Tribuna

Casado recorta desde la oposición

Tribuna

En memoria de Manuel Salcedo Vaya

Tribuna

Demasiados ‘hombres fuertes’

Tribuna

La herencia de Franco

Tribuna

Sanidad universal y justicia social

Tribuna

Ustedes se equivocan

Tribuna

Los jóvenes reclaman soluciones

Tribuna

Esperanza con interrogantes

Tribuna

Políticas de identidad y políticas de solidaridad

Tribuna

Jugando a escribir

Tribuna

Afrontar las causas de la inmigración

Tribuna

España vuelve a contar en Europa cuando más falta hacía

Tribuna

Acuarius o la lección española

Tribuna

De talantes y gestos estos días

Tribuna

Don Tancredo y el bolso de Soraya

Tribuna

Lecciones de la moción de censura

Tribuna

Un gobierno legítimo

Tribuna

Pedro Sánchez: el cambio imprescindible

Tribuna

De la táctica a la praxis. Carta abierta a los ciudadanos/as de la izquierda progresista

Tribuna

Cumplir lo prometido

Tribuna

Recuperar la ilusión en que lo que creíamos muerto vuelve a vivir

Tribuna

Sumar fuerzas, fundir horizontes

Tribuna

La moción imprescindible

Tribuna

La respuesta al supremacismo de Torra

Tribuna

A Pablo Iglesias e Irene Montero los definió León Felipe

Tribuna

Disculpen las molestias (De la braguetocracia y otras lindezas)

Tribuna

Serial de poder en Madrid

Tribuna

Le llamábamos don Enrique

Tribuna

Por dignidad

Tribuna

Cánones de belleza

Tribuna

El populismo de Ciudadanos

Tribuna

Con los ojos abiertos (A las activistas de Altea)

Tribuna

Jardín cerrado

Tribuna

Pensiones dignas y poderes fácticos

Tribuna

Vía dolorosa de Semana Santa

Tribuna

La reforma de la financiación local

Tribuna

Machismo: los síntomas y la enfermedad

Tribuna

8 de marzo, huelga de mujeres

Tribuna

Elecciones en Italia: europeísmo contra populismo

Tribuna

¿Reforma electoral? ¿para qué y para quién?

Tribuna

Forges: Un sentido común democrático

Tribuna

Tecnología y precariado

Tribuna

Enrique Tierno Galván: El triunfo de la intuición

Tribuna

La gran coalición no es una buena idea

Tribuna

‘¿Qué pensaría su padre si…?’

Tribuna

Argentina y el ‘NeoGatopardismo’

Tribuna

Juan Carlos Quer, centro de admiración

Tribuna

El auge supremacista

Tribuna

El laberinto catalán

Tribuna

Invierno, invierno

Tribuna

Esa izquierda portuguesa que apoya el secesionismo catalán

Tribuna

Volver a empezar

Tribuna

¿Soberanía?

Tribuna

De la caverna a la ‘mediocracia’, en Argentina

Tribuna

No sigan estirando la cuerda de la desigualdad

Tribuna

Arrinconando al machismo

Tribuna

Terrorismo fiscal

Tribuna

Elogio de Puigdemont

Tribuna

A Cataluña le conviene el PSC

Tribuna

El regreso a la pax catalana

Tribuna

Cataluña también forma parte de mi identidad

Tribuna

Crónica de la muerte de un poeta

Tribuna

La locura de Seward y Cataluña. Pensamiento estratégico

Tribuna

Políticos para resolver problemas y políticos para crearlos

Tribuna

Podemos salir bien de esta

Tribuna

En defensa del Régimen del 78

Tribuna

Decadencia

Tribuna

Cataluña, los funámbulos sobre la cuerda floja

Tribuna

Víctimas y verdugos en Cataluña

Tribuna

Más cultura de defensa para un mayor esfuerzo presupuestario

Tribuna

Tatuajes

Tribuna

Pacto de rentas, también para los catalanes

Tribuna

Para un niño desconocido

Tribuna

Hay que subir los salarios

Tribuna

Ablación

Tribuna

El observador

Tribuna

Los secesionistas no tienen derecho

Tribuna

La alargada memoria de Miguel Ángel Blanco

Tribuna

El régimen del 78 y los candados

Tribuna

Prometeo

Tribuna

Lo del famoso Referéndum

Tribuna

Emeth

Tribuna

Babel

Tribuna

El poncho de los pobres

Tribuna

La necesidad de la política

Tribuna

La ‘gravitas’

Tribuna

‘The Jesoua Tree’ y el tesoro de las primeras veces

Tribuna

40 aniversario de la legalización del PCE

Tribuna

Noticia y realidad

Tribuna

Sobre la codicia o los jornaleros del voto

Tribuna

El precario equilibrio del funámbulo

Tribuna

Fantasma mío

Tribuna

Maradona

Tribuna

Carnaval, carnavalada, carnavalismo

Tribuna

“Unha flor é un milagre…”

Tribuna

Los hijos, nivel de vida, nivel moral

Tribuna

Un país de cocineros que se atraganta

Tribuna

Bruce Springsteen, cuando todos los genios deberían escribir su biografía

Tribuna

Me he pasado la navidad leyendo a Elgarresta

Tribuna

Las cintas de casette