abril 2021 - V Año

ACTUALIDAD

El Radiotelescopio de Arecibo destruido

Radiotelescopio de Arecibo, ubicado en la isla de Puerto Rico.

El histórico radiotelescopio fue inaugurado el 1 de noviembre de 1963 tras la iniciativa de la Universidad de Cornell que gestiono la gigantesca antena en cooperación con la Fundación Nacional para la Ciencia ( National Science Foundation ) de Estados Unidos hasta el año 2011, convirtiéndose en un instrumento único en la investigación del espacio profundo, estrellas, planetas, asteroides, exoplanetas, galaxias y para uno de los proyectos más conocidos, la búsqueda de vida inteligente fuera de nuestro sistema solar o Search for Extraterrestrial Intelligence (SETI).

La plataforma de 900 toneladas de peso que se encontraba suspendida en el aire, donde estában los receptores del observatorio, se desplomó sobre el plato reflector

Durante sus 57 años sobrevivió a huracanes, la humedad tropical y una sucesión reciente de terremotos. El telescopio con un plato deflector de 305 metros, instalado en una depresión natural, albergaba el sistema de radar planetario más poderoso del mundo, responsable de las observaciones críticas de seguimiento de asteroides y determinante en la consecución de muchos descubrimientos sobre nuestro sistema solar, estrellas y galaxias, que han llevado a sus autores a obtener el premio Nobel.

Mensaje de Arecibo

Uno de los momentos mas singulares de este observatorio se produjo en el año 1974 cuando se envió lo que se conoce como el Mensaje de Arecibo, una transmisión de radio que pretendía ser una vía de comunicación con otras civilizaciones, y dirigida al cúmulo globular Messier 13, situado a 25.000 años luz de distancia. Este fue, y sigue siendo, el mensaje más potente jamás enviado desde la Tierra.

Su completa destrucción se produjo el 1 de diciembre cuando la plataforma de 900 toneladas de peso que se encuentra suspendida en el aire, donde están los receptores del observatorio, se desplomo sobre el plato reflector, situado más abajo al romperse uno de los cables y derrumbarse las torres donde estaban anclados. Desde agosto de 2020 cuando se produjo la rotura de otro cable y en noviembre de otro más, quedó irremediablemente dañado, anunciándose un previsible colapso de su estructura como ha sucedido finalmente.

La pérdida de este radiotelescopio deja a la humanidad mas indefensa ante los grandes asteroides y esto es debido al papel que tenía y que pocos conocían de Arecibo en el programa de Defensa Planetaria de la NASA, ya que los asteroides más grandes han sido estudiados desde el Observatorio de Arecibo con su potente transmisor de radar y su enorme antena de radio que podía captar el eco de la señal, permitiendo a los científicos descifrar detalles precisos sobre la ubicación, el tamaño, la forma y la superficie de un asteroide.

Al día de hoy no se sabe el destino del observatorio, propiedad de la Fundación Nacional para la Ciencia (NSF) de Estados Unidos.