mayo de 2024 - VIII Año

Tiempo para lo imposible, Óscar Vautherin en La Neomudéjar

Centro de Artes de Vanguardia La Neomudéjar. Calle Antonio de Nebrija s/n. Abierto de miércoles a domingo en horario de 11:00 a 15:00 y de 17:00 a 21:00. Lunes y martes cerrado. Prorrogada hasta el 2 de mayo.

En las salas de La Neomudéjar siempre aguardan grandes tesoros que asoman de una forma discreta alejados de cualquier estridencia. En esta ocasión Óscar Vautherin  expone “Tiempo para lo imposible” hasta el 28 de marzo de este año.

Artista multidisciplinar sensibilizado con los derechos humanos, la desigualdad y la explotación de los más débiles, ofrece una selección de trabajos realizados a lo largo de veinte años de carrera que abarcan escultura, vídeo e instalaciones en los que evita el uso de plástico. La visita implica un recorrido emocional y emocionante que golpea nuestras conciencias e invita a una profunda reflexión.

La magnífica propuesta, que ocupa un lugar destacado en las salas, desprende una tremenda humanidad. Su aparente tosquedad ha encontrado la atmósfera ideal y se deja querer entre las paredes ajadas de este edificio. Detrás de cada una de las obras se deduce el carácter solidario y comprometido de su autor, todas ellas ofrecen mensajes diferentes sostenidos a través de un mismo hilo conductor.

El trabajo que da título a esta exposición, “Tiempo para lo imposible”, nos vincula a un  sentimiento; Algún día, las utopías dejarán de ser tales y se convertirán en realidad. ¿Acaso vimos alguna vez el famoso burro volando? Aquí es más que posible, es real.

En la sala principal capta nuestra atención “Ni perro ni pastor” (2006), un grupo de ovejas forjadas en hierro, dispuestas en círculo, carecen de identidad propia y  pensamiento crítico. Se hallan condenadas a la enajenación grupal, tan sólo una da señas de ser un poco diferente, sin embargo dentro su pecho, a modo de jaula, lleva un ave inerte.

Descubrimos en la misma sala “Andamio para pintar nubes (2009), la pequeña escultura de acero muestra una escalera al cielo con un quitamiedos en lo alto desde el que se dibuja el principio de una nube. Deja un poso de optimismo dentro de nosotros e invita a soñar a lo grande, por unos instantes sentimos la certeza que todas las barreras se pueden desmontar.

“Futbolín, ricos contra pobres” (2009), se trata de una pieza confeccionada y pintada modificando el terreno de juego, éste se encuentra inclinado hacia el lado de los ricos, mientras los pobres  aparecen tullidos y en clara desventaja.

De un gran impacto tenemos “Ojos que no ven” (2005), una barca, unas palas doradas clavadas en arena de playa reviven imágenes de ayer y de hoy. Personas que llegan en una peligrosa travesía  a un país desconocido en busca de un presente y un futuro, muchos de ellos quedarán por el camino.

“Yo, la luz, mi fe” (2009), impresionante talla de madera en la cual una niña cuyos brazos extremadamente alargados se encuentran aprisionados por las muñecas a una soga de barco. El artista trata de representar en ella la fragilidad del cuerpo en contraste con la fortaleza del alma, lugar donde nadie más que nosotros mismos podemos acceder.

La verdad y la dura realidad permanecen inalterables a pesar del paso del tiempo. Se trata de males crónicos, endémicos, pero gracias a Vautherin conseguimos vislumbrar un rayo de esperanza. Él hace posible lo imposible, nos hace creer y sentir, una vez más, que la utopía puede convertirse en realidad.

Una exposición singular para un edificio también singular y llamativo salpicado de herramientas, objetos y mobiliario que datan desde 1855 hasta 1982. El conjunto recuerda cuál fue el uso de los talleres y forma parte del patrimonio material ferroviario de RENFE.

Una visita a la Neomudéjar siempre es un acierto repleto de sorpresas.

COMPÁRTELO:

Escrito por

Archivo Entreletras

La importancia de un beso
La importancia de un beso

Un beso no es tema baladí. Ha habido a lo largo de la historia besos icónicos, se me viene a…

Sidi Bou Said, una joya en la orilla del Mediterráneo
Sidi Bou Said, una joya en la orilla del Mediterráneo

Escala obligada de turistas, ha sido lugar de espiritualidad elegido por venerados místicos y refugio de artistas como Paul Klee,…

LAS NEGRITAS DE ANTONIETA / Esa rara cosa que llamamos vocación
LAS NEGRITAS DE ANTONIETA / Esa rara cosa que llamamos vocación

Hoy quiero hablar de la vocación. Esta “rara avis” se encarna magníficamente en ciertas personas, otras dan infinitos tumbos hasta…

989