noviembre 2020 - IV Año

ENSAYO

Alcance militar y geopolitico del Brexit

submaLa victoria de Boris Johnson en su pugna por consolidar la salida del Reino Unido de la Europa Comunitaria implica, formalmente, una derrota del europeísmo. Sin embargo, en términos políticos, el sentimiento paneuropeo podrá verse fortalecido a partir de ahora, al ausentarse de modo definitivo del euroclub quienes, desde el número 10 de Downing Sreet, en Londres, han recelado y conspirado sistemáticamente contra el eje París-Berlín. Sobre este tándem se asienta hoy la Unión Europea. Lo sucedido en Inglaterra, como síntoma, preludia un alcance que desborda las fronteras del Viejo Continente.

Pese a que a decisión de abandonar Europa se ve refrendada por una parte sustancial de la sociedad británica –cuenta, pues, con un fundamento formalmente democrático-, las malas artes empleadas para atraer el voto favorable al Brexit por parte de algunos matarifes de la sociometría, que se han consagrado a fondo a la tarea mediante argucias ilegales y manipuladoras, constituyen evidencias irrefutables. El tortuoso método utilizado por el lobby mediático comprometido en la salida, que no ha escatimado energías y dinero en desplegar bulos (fake news), ha recurrido a una utilización –signada por la desinformación- de los big data (empleo masivo de datos) para individualizar el voto, con consignas xenófobas y supremacistas, de quienes se mantenían en duda a propósito de su propio sufragio. No hay aún legislación para luchar contra estas prácticas, sin duda criminales, que impiden el despliegue natural, no manipulado ni tampoco impuesto, del sentido del voto ciudadano.

Empero, ya es tarde para tal impugnación. Lo nuevo de los desafíos que la situación implica abarca, desde la obligadamente innovada configuración que Londres vaya a dar a su mermado aparato productivo –sus productos industriales, incluso los textiles, han dejado de ser competitivos-, hasta el horizonte de incertidumbre que se abre ante la clase trabajadora, amén del alcance real y operativo del poder financiero que todavía Londres atesora en su City. Y ello sin olvidar el presumible impacto geopolítico de una gran potencia replegada hacia su insularidad, aleccionada por un supremacismo imperial reprimido desde la crisis de Suez, mediados los años 50 del siglo XX, si bien provista de un temible arsenal nuclear.

londresAsí, se cree que Gran Bretaña posee 225 cabezas nucleares, activas 160 de ellas. Además cuenta con 4 submarinos nucleares tipo Vanguard, con misiles Trident II D-5, con un alcance de 4.000 millas náuticas, provistos de 32 lanzaderas de misiles cada uno de ellos y con un número potencial de ojivas cifrado de hasta 192 unidades por cada uno de los sumergibles, aunque oficialmente solo llevarían como máximo 48. Estados Unidos está autorizado para desplegar armas nucleares en Gran Bretaña. Además, Washington proyecta construirle nueve submarinos nucleares más, con capacidad para transportar, en total, 576 cabezas nucleares de alcance intercontinental.

Limitaciones fuera

Hasta el momento, el hecho de que el Reino Unido permaneciera integrado en la Unión Europea limitaba la autonomía nuclear británica mediante restrictivas leyes vigentes al respecto en la Europa comunitaria. A partir del 31 de enero, cuando el Brexit se consume, tales controles saltarán hechos añicos y convertirán a la insularidad británica –sus 244.000 kilómetros de extensión- en un remoto, aunque posible, factor de riesgo, desde la perspectiva continental y euroasiática, Rusia incluida y, desde luego, China, a la que Estados Unidos convierte en su principal adversario potencial.

La opinión general se orienta a pensar que reverdecerá la apuesta británica por aproximarse al primo norteamericano, en esta caso Donald Trump, que ha animado a Boris Johnson a seguir el camino emprendido; pero la Historia nos cuenta que, como señalaba el Premier Lord Palmerston (1784-1865), ‘el interés permanente del Reino Unido es no tener aliados permanentes’, advertencia a tener siempre en consideración.

blancaNo obstante, parece demostrado que independientemente del actual inquilino de la Casa Blanca, el Estado norteamericano necesita de una OTAN de nuevo cuño, sin el ‘pesado fardo europeo’ que no solo ‘no paga su contribución a la Alianza, sino que, además, quiere destinar sus presupuestos a mantener un simulacro del Estado Social del Bienestar sin dedicar un euro a la carrera de armamentos’, señalan medios cercanos a los halcones estadounidenses. Por todo ello, la futura alianza militar entre Londres y Washington post Brexit cuadra con la extensión de la OTAN a los ahora denominados socios globales, como Colombia, Perú y, sobre todo, el Brasil de Jair Bolsonaro, con miras a detener el supuesto avance de China no solo en Iberoamérica, sino también en la Antártida. Las fronteras delimitadas por la Guerra Fría han caído, pese a los intentos de resucitarlas por parte de un importante sector del aparato estatal estadounidense, empeñado en convertir el anticomunismo de entonces en nuevas formas de rusofobia.

Sin embargo, surge aún una serie de preguntas: de no consumarse el proyecto de una OTAN del Norte, en clave hegemónica anglosajona (con la posible integración de Holanda y de algún país escandinavo), ¿hacia dónde caminaría Gran Bretaña? ¿Hacia una tierra de nadie, donde la única alternativa al –aparentemente- irreversible onanismo geopolítico británico sea semejante a la del conductor suicida que transita en sentido contrario al de todos los demás conductores de la autopista? ¿O bien hacia un añorado paraíso donde el propósito de retener en su mano y desde la City la llave de las finanzas mundiales, otorgue a los hijos de Albión la condición de herederos de la Tierra? Desde luego, la errática deriva del improductivo capitalismo financiero global aproximaría, más temprano que tarde, a Occidente a un nuevo caos general como el inducido en 2008.

La nueva situación así creada exigirá al menos, para mantener la justificación formal del poderío militar británico, el diseño de un nuevo enemigo y, ¿por qué no puede llegar el día en que se perciba desde Londres que tal adversario se encuentra justo al otro lado del Canal de 35 kilómetros, que separa a las Islas del continente europeo? Las brasas de la segunda gran contienda mundial, básicamente un enfrentamiento entre Reino Unido y Alemania, se extinguieron hace setenta y cinco años, plazo que en términos geoestratégicos resulta poco menos que similar al de tres semanas del tiempo cósmico que rige en tales ámbitos.

portaGibraltar, anacronismo colonial

En lo más concreto, ¿qué sucedería con ese anacronismo colonial llamado Gibraltar donde, por cierto, pese a la adscripción de España a la OTAN, solo pueden fondear buques y aterrizar aviones estadounidenses además de los de Her Majesty? ¿Arreciará su importancia militar estratégica como embocadura y salida del Mediterráneo, dado el aislamiento emprendido a partir de ahora por la metrópolis?¿Qué pasará con Portugal, tradicional aliado de Inglaterra, en la escena geoestratégica? Y, sobre todo, ¿qué depararan los nuevos tiempos a una Francia en la cual Emmanuel Macron ha certificado la muerte cerebral de la OTAN? ¿Se propone el líder francés dirigir una euro-alianza militar sureña, con España, Italia y Grecia entre sus rangos, como contrapeso a los propósitos de la OTAN anglosajona?

Desde luego, todo va a depender de la partida que se juega en Estados Unidos, donde la escisión ideo-política entre el Sur republicano y el Norte demócrata; entre Sillicon Valley (siglo XXI), frente al petróleo y las armas, (siglo XX); entre aislacionistas e injerencistas, se ha convertido en una inquietante evidencia que perpetúa el atasco y los permanentes ida-vuelta en los que se desenvuelve hoy la política de Donald Trump, bajo la espada de Damocles de un posible impeachment de improviso desenlace.

Como cabe contemplar, muchos son los efectos a los que puede contribuir causalmente la separación británica de Europa; pero no son los menos importantes aquellos referidos a los asuntos militares. En el plano político, no obstante, lo más curioso de la situación general es cómo la confusión dominante que se abate sobre Europa, en encrucijadas electorales como la del Reino Unido ante el Brexit, hace que el alcance del sentido del voto mayoritario se mueva hacia la satisfacción de intereses meramente coyunturales e inmediatos. Estos, espoleados por un malestar generalizado y difuso, pero evidente, pueden cristalizar, a la larga, en consecuencias devastadoras para el interés estratégico no solo del país concernido sino también para los Estados de su contorno vecino y, por extensión, a la paz mundial en su conjunto.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”