junio 2021 - V Año

ENSAYO

Aporías, paradojas y dialéctica

Nadie se ha acercado a Zenón sin intentar refutarlo,
y todo siglo piensa que valdría la pena hacerlo realmente.
Alfred North Whitehead

zenon2Me propongo hablar en estas líneas de Zenón de Elea (490-430 aC). Es un pensador del que sabemos poco como sucede con otros muchos filósofos presocráticos. El tiempo aniquila datos hasta dejar a esas figuras apenas entrevistas en la penumbra; no obstante, lo poco que ha llegado hasta nosotros es sencillamente apasionante.

Como en el caso de otros pensadores sólo conocemos de su obra algunos fragmentos que además siguen conservando, pese al paso del tiempo, un carácter enigmático.

Fue discípulo de Parménides y casi todo lo que conocemos de él nos lo han ido legando pensadores y polígrafos posteriores. Una parte de su atractivo es, con una enorme inteligencia, atreverse a poner en solfa, por ejemplo, la pluralidad de los entes o el movimiento.

El presente es un espejo en el que se refleja el pasado. El futuro puede vislumbrarse más allá de los mares y de lo que tenemos delante de los ojos.

Cada época, cada momento histórico ha tenido su forma, su manera de recepcionar el pensamiento griego. En algunos momentos ha predominado un dejarse llevar por los lugares comunes y, en otros, el interés se ha focalizado en uno o varios aspectos determinados. En la actualidad, el desinterés hacia todo lo que no sea lo inmediato, ha significado que el legado griego haya ido desapareciendo de los planes de estudio y se haya refugiado en círculos reducidos y especializados.

De Zenón de Elea lo ignoramos casi todo, no obstante, lo que hemos ido averiguando merece la pena con creces. Fue admirado y citado por pensadores de la talla de Platón y Aristóteles. El estagirita lo considera, nada menos, que el ‘fundador de la dialéctica’, entendida como arte de refutar.

zenon3En este pensador eleata todo es excesivo, inabarcable, recargado, barroco. Sabe sumergirse en la ‘unidad del ser’ negando la pluralidad, las apariencias con ingenio, pasión y rabia. Es un seductor que juega con la precisión de la palabra como pocos.

Zenón de Elea es, desde mi punto de vista, un pensador sin domesticar. Fue un estudioso iniciado en los misterios pitagóricos que intuye que adentrarse en la visión matemática del mundo, puede ser no sólo hipnótico sino adictivo.

Sabe estar a la altura de las circunstancias. Ha asimilado la fuerza de los conceptos, el ‘logos’ y deja atrás, desdeñosamente, las supersticiones y las visiones irracionalistas. Adquiere un compromiso con el rigor analítico.

La Naturaleza no le interesa en exceso. Vislumbra que es una barcaza que las sales del tiempo van desguazando. Por eso, se dedica a perseguir lo inmutable, lo que no está sujeto al cambio, lo que perdura, lo que permanece. Es admirable que se adelantara a aspectos significativos del cálculo infinitesimal y de la física cuántica.

La mente de Zenón de Elea es intrincada y profunda. Para atacar y poner de manifiesto que los cambios que se operan, que las apariencias no son reales, recurre a las paradojas y aporías.

La palabra ‘paradoja’ es hermosa. ‘Para’ quiere decir más allá, que transciende y ‘Doxa’ opinión, nunca verdad. Por tanto, paradoja es lo que va más allá de la opinión. Las suyas son explicaciones y razonamientos lógicos y racionales.

Para Zenón la realidad es una y las apariencias múltiples. Aquiles, el de los pies ligeros, no alcanzará nunca a la tortuga o la flecha lanzada por el arquero no alcanzará nunca el blanco, aunque la experiencia nos diga lo contrario.

¿Por qué? Para que Aquiles alcance a la tortuga ha de recorrer primero un trecho, luego la mitad de ese trecho, después la mitad de la mitad… y así, las infinitas mitades harán imposible que el hombre más veloz alcance al galápago más lento.

La expzenon1eriencia dice lo contrario, por lo tanto, estamos ante dos opciones. Una doble vía de acercamiento a la realidad y sólo una de las dos puede estar en lo cierto.

Han transcurrido siglos. En todos ellos matemáticos y filósofos han intentado refutar las paradojas. Ninguno lo ha conseguido. He ahí, su grandeza.

No pocos historiadores de la Filosofía y divulgadores han fracasado una y otra vez a la hora de descubrir donde radica el punto débil en sus ‘aporías’. Lo suyo son razonamientos cuya conclusión lógica es un juicio contradictorio y así no hay manera. Es una trampa. La solución racional no se vislumbra. Pasan los siglos y el dilema no se resuelve.

Platón y, sobre todo, Aristóteles se ocuparon de él. Se sintieron atrapados por sus contradicciones dialécticas. El primero las aborda, con cierto detalle, en el Diálogo Parménides. Aristóteles lo considera el ‘inventor de la dialéctica’. Diógenes Laercio, por su parte, nos habla de él en su Vidas y opiniones de los filósofos ilustres. Advierte algo muy interesante e inteligente, que su agudeza o destreza se pone de manifiesto, especialmente, a la hora de ver los dos frentes, las dos caras de cada cuestión o dilema.

Zenón fue un pensador influyente. Sin ir más lejos, ejerció un influjo sobre los atomistas Leucipo y Demócrito, es decir, sobre los materialistas de la antigüedad. Las antinomias de Zenón ocupan, nada menos, que las últimas páginas del Parménides, especialmente las relativas al movimiento y al tiempo.

Resulta, sencillamente sorprendente, que sus intuiciones estén presentes en los razonamientos y estudios de Gottfried Leibniz e Isaac Newton. Aunque desde mi punto de vista, lo que hace el espíritu riguroso y burlón de Zenón, es utilizar las matemáticas de forma instrumental al servicio de sus paradojas y aporías.

Sobre Zenón de Elea ha escrito páginas brillantes y acertadas Daniel Kolak. La senda matemática es para el presocrático un instrumento, un camino que pone al servicio de la defensa de los postulados de su maestro Parménides. Tras las apariencias que actúan como un velo, como una cortina se oculta ‘la realidad del ser’.

zenonEl filósofo presocrático juega intelectualmente, una y otra vez, con una circunferencia partida en dos mitades. Zenón de Elea es un personaje nebuloso que se mueve entre la historia y la leyenda. Se ha dicho de él que se enfrentó a un tirano, no está claro a cual, pues se citan varios y hasta que murió torturado a causa de su participación en una rebelión.

Es algo más que el discípulo predilecto del fundador de la Escuela Eleata. Sus paradojas siguen sin resolverse y motivarían, sin duda, una sonrisa irónica y hasta un poco suficiente de Zenón… os dejé unos problemillas para que los resolvierais y habéis sido incapaces, hasta ahora…

Estoy convencido de que Protágoras, un pensador potente, democrático y que pertenece a la primera etapa de la sofística, cuando construye argumentos contradictorios, mostrando el haz y en envés de las cosas está, aunque indirectamente, rindiendo un tributo de admiración y reconocimiento a Zenón de Elea.

El espíritu burlón de Zenón gusta recurrir a la utilización de la reducción al absurdo, lo que le da un inequívoco aire de modernidad.

En la Toscana existe una tradición que, con alguna que otra variante, se da en otros lugares. En Pisa, por Navidad, se sacan los regalos que no nos gustan y que consideramos feos o inútiles y se rifan. Me parece interesante el nombre que se da a esta costumbre ‘la tómbola de las porquerías’.

Quizás en este presente sin valores, estemos desprendiéndonos, como de trastos viejos, del pensamiento de los filósofos de la antigüedad. Solo que en este caso los torpes, los necios y los inútiles somos nosotros mismos y ‘las porquerías’ son nuestra incapacidad para entender un pasado que puede ayudarnos a orientarnos en el presente y hacernos más conscientes y críticos.

De Zenón de Elea puede decirse mucho más. Me ha parecido, sin embargo, preferible presentarlo como una suma de interrogantes… porque quizás eso mismo constituya un estímulo para pensar y repensar sus paradojas y aporías… hasta que llegue el momento de encontrar una solución a lo que parece no tenerla.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Demóstenes y el fin de la libertad griega

Ensayo

Emilia Pardo Bazán, punto culminante en el estreno de la primera obra de Galdós

Ensayo

La apoteosis de la insignificancia

Ensayo

Santo Tomás Apóstol, evangelizador de las Américas

Ensayo

La Ciencia en el Exilio: una imagen extraordinaria de vitalidad

Ensayo

Desmovilización, descontento y desafección: Una estrategia de la derecha para la toma del poder

Ensayo

Sarah  Kofman, la espantosa sombra del holocausto es alargada

Ensayo

Protágoras de Abdera (480 – 411 a.C.)

Ensayo

América y las Diez Tribus Perdidas de Israel

Ensayo

Violencia verbal en la política española

Ensayo

Un almirante ateneísta: D. Miguel Lobo

Ensayo

Alfonso X ‘El sabio’ en su 800 aniversario: su mayor empresa científica

Ensayo

De Amore

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (II)

Ensayo

El 8 de marzo de 2021, un día muy adecuado para hablar de la filósofa feminista Silvia Federici

Ensayo

Salud democrática y liberalismo político

Ensayo

Pioneras en la actividad sindical en enseñanza

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (I)

Ensayo

El legado constitucional de Jiménez de Asúa

Ensayo

Teofrasto: filósofo, pedagogo y botánico

Ensayo

Emerson y el Trascendentalismo norteamericano

Ensayo

Julio Hernández Ibáñez, un profesor republicano transterrado

Ensayo

Diógenes de Sinope: un filósofo desarraigado, provocador y subversivo

Ensayo

Hechos y razones contra obsesiones delirantes

Ensayo

Análisis de los resultados de las elecciones en EE.UU

Ensayo

En torno a la dialéctica del Amo y el Esclavo en Hegel

Ensayo

¿Qué clase de mundo nos dejará el Covid 19?

Ensayo

José Ballester Gozalvo, una biografía entre la pedagogía y la política

Ensayo

Naturalismo y religión en el debate entre Habermas y Ratzinger

Ensayo

Acerca del amor

Ensayo

La política de Balmes

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

Ideología y política: de Marx a Piketty

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Las socialistas belgas hasta finales de los años veinte

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

Aquí, en la izquierda, no sobra nadie

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

La naturaleza en Marx

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Laicidad, sociedad abierta y emancipación ciudadana

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Enrique Tierno Galván

Ensayo

Nos sigue haciendo falta Tierno Galván

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Lenin, la Revolución como Ciencia

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

El laicismo en Habermas y su origen griego

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”