febrero 2023 - VII Año

ENSAYO

Estado de sitio y suspiros democráticos

Bajo el mantra del “bien común”, el Estado aquí, allí y acullá, es dueño de la hacienda, la libertad, la dignidad y aun la vida de las personas.

Los individuos llegaremos a 8.000 millones de seres, el 15 de noviembre próximo. Pero, cada contingente humano es nada frente al poder entrometido, avasallador y coercitivo de su respectivo Estado, tal como está demostrando, pornográficamente, Rusia con sus levas para la guerra, forzando el alistamiento de ciudadanos que quieren ser pacíficos, o Irán, de régimen teocrático, con su insultante discriminación de género.

A su vez, cada gigantesco Estado puede estar dirigido por un psicópata que sufra delirios de grandeza. Esta desgracia puede ser la madre de todas las calamidades, si no hay contrapesos que regulen los desmanes, o el autócrata se ha adueñado de ellos y los ha neutralizado previamente.

Desde hace meses, en Europa, otra vez estamos en guerra. Presumimos de ser un continente, como si fuéramos enormes en extensión y poderío; pero, sólo somos grandiosos en humos y siameses en codependencia. Geográficamente, nuestro territorio continental cabría dentro del mapa de Argentina y, políticamente, seguimos empeñados en ir tres por cuatro calles.

Al hilo de pequeñeces, el lehendakari Urkullu quiere un Consejo del Poder Judicial vasco, para que jueces vascos juzguen a los vascos con arreglo a leyes vascas. Cómo contrasta esta pretensión con la de Nietzsche que aspiraba a que se diluyesen las naciones, que incluso los europeos se deseuropeizasen, para que nacieran los hombres libres, dispuestos a hacerse a sí mismos. No era un utópico, porque ponía ejemplos eximios, como Leonardo, Spinoza y Erasmo. Modestamente, yo incluiría a Luis Vives en esa lista. Es un suspiro de pensar en grande.

Goliat, el bravucón ruso, quiere aplastar a David, que se defiende heroicamente a pedradas y lleva meses sufriendo su desgracia, su hambre, su sed y su muerte, suspirando por ser…, tener democracia, que es tanto como pretender vivir con dignidad y disfrutar de la libertad.  ¡Otro suspiro! Ucrania no quiere  percatase que cualquier Estado lleva, en su propia naturaleza, el germen de la supresión de tales aspiraciones y su propulsión a convertirse en poder omnímodo y dueño absoluto de sus vasallos. Y eso que tiene motivos.

Hay una jerarquización clandestina de las necesidades que gobierna los suspiros. La primera es poder vivir como sea. Para ello, es preciso creer en quien sea, con tal que nos dé esperanza de futuro, por mínima que sea. Luego, distinguiremos, si podemos, entre un liderazgo mesiánico, aunque sea calamitoso y un liderazgo menos pretencioso, pero que sea carismático. Tanto subjuntivo indica que siempre estaremos dispuestos a ser pasto de una mentira; obedeceremos a un farsante, venga investido por la gracia de Dios, o cubierto de votos, aunque sean espurios.

Irán acumula muertos sin piedad, por el grave atentado de que algunas mujeres no quieren llevar velo, signo ignominioso, no sólo de sumisión, sino de discriminación como seres inferiores y pecaminosos. La preeminencia de un prejuicio esclerótico se superpone ahí a la equidad de los seres humanos, hombres y mujeres, y aun al derecho a la vida.  Aquí, la jerarquización es inversa. El Estado mantiene en estado de sitio a la población, porque el teócrata impone sus prejuicios sobre el derecho a la igualdad, a la dignidad y a la vida.

Todo Estado es un comerciante devoto de Hermes, dios del comercio y la mentira, que vende seguridad, a costa de limitar la libertad de movimientos de la persona física, mental y moralmente. Es como un estado de sitio permanente que no deja un resquicio al libre albedrío y mantiene la autonomía humana en un trofeo que luce en su cinto, igual que los jíbaros exhibían las tzantzas, las cabezas capitidisminuidas de sus enemigos vencidos.

A la vista de las tesis del conquense Luis de Molina, el Estado de ahora es más que Dios. Para aquel filósofo del siglo XVI, el hombre no está determinado para el bien, ni para el mal, sino que puede decidir, con el “concurso simultáneo” de Dios. Así garantizaba la constitución del libre albedrío y sus movimientos.

Hoy, el Estado previene que el hombre sólo está determinado para el mal y hace de la obligación virtud; se adelanta a los acontecimientos imponiendo prohibiciones, restricciones y límites de toda índole y amenazando con severidad el incumplimiento de sus dictados. Cínicamente, el Estado se considera paladín de la libertad…, ¿Será para volver a casa por la noche, sola y borracha? Pues tampoco.

Por cierto, ya que he aterrizado en nosotros mismos, a nuestro Estado tampoco le corresponde presumir de bonhomía. También aquí contamos con un aprendiz de autócrata, empeñado en adueñarse de todos los resortes de la sociedad, sean formales, sean fácticos, y menguar, o hacer de menos, aquellos inalcanzables. Nuestro aprendiz desprecia o humilla al Rey; no cuenta con el Parlamento recurriendo constantemente a los decretos-leyes; corrige arbitrariamente decisiones democráticas anteriores (Sahara); pretende absorber, por vía directa e intrincados caminos indirectos, el Poder Judicial para ajustarlo, como el CIS, a sus pretensiones; paga, en la moneda que le imponen los votos de sus socios, desleales al Estado y fieles operarios en el proceso de deconstrucción del mismo; acrecienta la deuda pública que hipoteca a las generaciones siguientes. Mientras  va taponando los respiraderos de la sociedad civil, ya no quedan ni suspiros y sólo se robustece el poder absoluto del caudillo.

Enfrente, no se presenta una alternativa que entusiasme. Parece que le interesa enderezar la economía, y ya, como a Rajoy antaño. El candidato no dice nada de ordenar el guirigay del título VIII de la Constitución; nada de modificar la Ley Electoral que nos desiguala; nada de garantizar la equidad en la financiación autonómica; nada de consensuar una Ley de Educación que dure y sea efectiva en orden a la promoción del alumnado; nada sobre el futuro, que ya es presente, de las pensiones; nada sobre la promoción del empleo, que se lo deja al mercado; nada sobre el ordenamiento del agua; nada sobre la cohesión nacional, hoy por hoy, deshilachada y hecha un mengajo; nada sobre la integración de los emigrantes, en previsión de los problemas de anomia que ya producen muertes y constituyen más del 60 % de la población penitenciaria; nada sobre la protección de la fertilidad, que rejuvenezca el censo. Nada, de tantas y tantas calamidades. Y nada de un proyecto europeo que resulte apasionante y nos limpie las greñas atávicas de las taifas de la Edad Media. Y Europa es nuestra solución como está demostrando.

¿Dónde está el bien común que justifica la existencia del Estado mastodóntico?

Pues como el rico Epulón, anda engrosando sus masas adiposas: nacen nuevos impuestos y acrecientan su robustez los ya existentes. El Estado es cada día más rico, está más ufano y se muestra más horondo. La finalidad de su exuberante recaudación es garantizar el bienestar de sí mismo, que para eso es un Estado garantista… Esto de garantista no hace al caso, pero viene al pelo.

En Extremadura, el 50% de los trabajadores son funcionarios estatales (¡!). Los asesores de Moncloa ya superan los 800, muchos sin estudios superiores.  Presidencia del Gobierno ha invertido más de 400 millones en mejorar la imagen presidencial. Contamos con 22 ministerios, algunos ocupados en dar consejos sobre alimentación y fruslerías de sentido común, que resultan bochornosas y carísimas.

También, el bienestar del Estado se ocupa de decretar como secretos de Estado los gastos públicos derivados de la vida privada del presidente, porque los gastos públicos de la ostentosa vida pública no se ocultan, como las inversiones en La Mareta y Doñana para mejorar la estancia vacacional del señor presidente, su familia y amigos, gratis total. ¡Qué contraste con Frau Merkel que no dejó de vivir en su casa privada y pagaba de su bolsillo las vacaciones!

Los déficits de una compañía de aviación de un Estado de sitio amigo, se enjugan con 50 millones, tal vez para corresponder a otras contraprestaciones; y la ruina de un dentista se ha salvado con otros 45 millones, sin que se sepa por qué, ya que es secreto de estado, que se oculta al Parlamento. El capítulo de subvenciones, ayudas y concesiones graciosas es oceánico.

Incluso, el Estado como mercader devoto de Hermes compra votos y voluntades de cara a continuar el proceso de engaño y simulación. Es otra guerra. O quizá la misma, ahora empeñada a repatriar a los nietos o biznietos del exilio. En todo caso, es una guerra autodestructiva, igual a la que ejecuta el obeso comiendo desaforadamente, o el drogadicto que se engaña dándose homenajes…

España, a pesar de la negritud, es capaz de salir del agujero. Lo ha hecho antes, muchas veces. La antepenúltima en 1898. Luego vinieron otras como Annual y la de 1936. La angustia más reciente la disolvieron los pactos de La Moncloa, que ahora estorban a los adanistas y no entran en los cálculos de los demás, alegando que falta consenso.

El consenso no es una gracia que envíe la Divina Providencia, sino una condición que genera un liderazgo efectivo, cuando presenta un proyecto convincente y cataliza fuerzas en pro de su logro. Es fruto del arte de hacer política y de la maña de la sensatez. Suárez no era un genio y se ganó la confianza de personas más preparadas que él y de viejos zorros con el colmillo retorcido. Le ayudó un sabio, Torcuato Fernández Miranda. Ellos dos generaron el consenso y lo demás lo puso el pueblo español.

Salir del estado de sitio que padecemos, exige abrir puertas a la libertad, ventanas para orear lo atávico y rancio de las taifas forales y no forales, claraboyas para pensar en grande, hablando de proyectos realistas y valientes, sensatos y atrevidos. El consenso y las sinergias se crean. Si no, no dejaremos de suspirar.

Francisco Massó Cantarero

Psicologo y Analista Transaccional

Ver todas las entradas de Francisco Massó Cantarero →

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Crisis de la modernidad: ¿Qué pasó con la ética?

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

Antropocracia, el “factor exceso»

Ensayo

Creación

Ensayo

Crisis de la modernidad: ¿impostura y fanatismo?

Ensayo

La fe ciega en las máquinas

Ensayo

¿Para qué filosofía?

Ensayo

El socialismo de Louis Blanc

Ensayo

Solo uso la lavadora para lavar

Ensayo

Estado de sitio y suspiros democráticos

Ensayo

Heráclides Póntico (siglo IV a.C.): La filosofía clásica griega está llena de recovecos y misterios

Ensayo

El conservadurismo español en los inicios del siglo XX

Ensayo

España y su historia en el liberalismo del siglo XIX y su deriva

Ensayo

Rita Levi-Montalcini: una mujer valiente en la vida

Ensayo

Elogio de la alegre contención

Ensayo

La concepción de España y su historia en la Ilustración española

Ensayo

De Noheda a Zamora: el rapto de Helena

Ensayo

Los jardines de la Ruta de la Seda y el Juego de la Oca

Ensayo

Tus hijos…

Ensayo

Los ojos de Ovidio: un heraldo poético de la modernidad

Ensayo

Las voces del deseo

Ensayo

Crisis de la modernidad: Atenas y Esparta, ¿un dilema moderno?

Ensayo

Santayana ante la religión

Ensayo

Lo digital como gran estafa

Ensayo

Crisis de la modernidad: mito y realidad de las revoluciones

Ensayo

Con el cerebro en un puño…

Ensayo

José Giral: la sombra de Azaña, siempre en el ojo del huracán

Ensayo

El exilio de la palabra

Ensayo

Cada hombre en su cárcel

Ensayo

Guion nacional

Ensayo

La huella de Cajal en el exilio mexicano

Ensayo

Cultura Latinoamericana

Ensayo

Arthur Schopenhauer: Un pensador incomprendido y casi olvidado…

Ensayo

¿España, invertebrada todavía?

Ensayo

La escolástica: grandeza y servidumbre (Paradojas del pensamiento medieval)

Ensayo

Giorgio Agamben: un diagnostico desolado para un presente incierto

Ensayo

El simplismo es un crimen

Ensayo

De la tristeza

Ensayo

El ocaso de las ideologías

Ensayo

‘La leyenda de D. Juan’: una conferencia de Gregorio Marañón en Lisboa

Ensayo

Apuntes sobre la decadencia de España (Estudio de sus causas a partir de Juan Valera)

Ensayo

Estar bien, sin llorar

Ensayo

La idiotez artificial

Ensayo

Jovellanos: elogio de Carlos III

Ensayo

Revolución silenciosa

Ensayo

El reto de la igualdad como principio ideológico

Ensayo

Complejo de inferioridad español

Ensayo

Señuelos, o personas

Ensayo

Sentido y finalidad

Ensayo

El concepto de «biopoder» de Foucault: resumen y evaluación critica 

Ensayo

El chantaje del futuro

Ensayo

Milena Rudnitska, periodista, feminista y activista en pro de los derechos del pueblo ucranio

Ensayo

Nunca lo hará ninguna técnica

Ensayo

“La secularización en España”, un nuevo libro luminoso

Ensayo

Cicerón: un ciudadano culto, inteligente y contradictorio que vivió el derrumbamiento de la República romana

Ensayo

Liberalismo político francés e inglés: ¿Fueron realmente modelos?

Ensayo

Zubiri: ¿Un retorno?

Ensayo

El estoicismo, repensado

Ensayo

Markus Gabriel, frente al determinismo científico

Ensayo

El escepticismo, revisitado

Ensayo

Antisistemas por sistema

Ensayo

Wolfgang Harich ¿no fue rescatable?

Ensayo

Markus Gabriel y la Nueva Ilustración

Ensayo

Peter Singer y el animalismo: epígonos del 68

Ensayo

Jovellanos y el liberalismo español

Ensayo

La filosofía posmoderna: un final ineludible

Ensayo

Markus Gabriel y el Nuevo Realismo Filosófico del siglo XXI

Ensayo

Paul Virilio, una reflexión sobre la velocidad y sus implicaciones cibernéticas

Ensayo

Platon, ¿empirista?

Ensayo

Circe: atractiva, inteligente y poderosa

Ensayo

Epicuro de Samos, replanteado

Ensayo

Científicos en el exilio interior: Fernando de Castro

Ensayo

Científicos en el exilio interior: Jorge Francisco Tello

Ensayo

Manuel Azaña Díaz, el ateneista

Ensayo

Los enigmas de Perictione

Ensayo

Juan Valera, un ateneista para un bicentenario

Ensayo

Marjorie Grice-Hutchinson y Juan Luis Vives

Ensayo

Santiago Ramón y Cajal: Un genio autodidacta de gran proyección internacional

Ensayo

Demóstenes y el fin de la libertad griega

Ensayo

Emilia Pardo Bazán, punto culminante en el estreno de la primera obra de Galdós

Ensayo

La apoteosis de la insignificancia

Ensayo

Santo Tomás Apóstol, evangelizador de las Américas

Ensayo

La Ciencia en el Exilio: una imagen extraordinaria de vitalidad

Ensayo

Desmovilización, descontento y desafección: Una estrategia de la derecha para la toma del poder

Ensayo

Sarah  Kofman, la espantosa sombra del holocausto es alargada

Ensayo

Protágoras de Abdera (480 – 411 a.C.)

Ensayo

América y las Diez Tribus Perdidas de Israel

Ensayo

Violencia verbal en la política española

Ensayo

Un almirante ateneísta: D. Miguel Lobo

Ensayo

Alfonso X ‘El sabio’ en su 800 aniversario: su mayor empresa científica

Ensayo

De Amore

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (II)

Ensayo

El 8 de marzo de 2021, un día muy adecuado para hablar de la filósofa feminista Silvia Federici

Ensayo

Salud democrática y liberalismo político

Ensayo

Pioneras en la actividad sindical en enseñanza

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos

Ensayo

El legado constitucional de Jiménez de Asúa

Ensayo

Teofrasto: filósofo, pedagogo y botánico

Ensayo

Emerson y el Trascendentalismo norteamericano

Ensayo

Julio Hernández Ibáñez, un profesor republicano transterrado

Ensayo

Diógenes de Sinope: un filósofo desarraigado, provocador y subversivo

Ensayo

Hechos y razones contra obsesiones delirantes

Ensayo

Análisis de los resultados de las elecciones en EE.UU

Ensayo

En torno a la dialéctica del Amo y el Esclavo en Hegel

Ensayo

¿Qué clase de mundo nos dejará el Covid 19?

Ensayo

José Ballester Gozalvo, una biografía entre la pedagogía y la política

Ensayo

Acerca del amor

Ensayo

La política de Balmes

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

Ideología y política: de Marx a Piketty

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Las socialistas belgas hasta finales de los años veinte

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

Aquí, en la izquierda, no sobra nadie

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

La naturaleza en Marx

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Laicidad, sociedad abierta y emancipación ciudadana

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Enrique Tierno Galván

Ensayo

Nos sigue haciendo falta Tierno Galván

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Lenin, la Revolución como Ciencia

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

El laicismo en Habermas y su origen griego

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”