enero 2021 - V Año

ENSAYO

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Por Rosa Amor del Olmo*.- / Diciembre-2019

genteLa vida nunca se presenta como la hemos pensado o mejor, nunca se presenta como nos la han hecho pensar y soñar…La infancia para muchas personas ha significado la peor etapa de su vida, si bien, no solemos reconocerlo por el sufrimiento que con frecuencia nos proporciona. Hoy, en los países en los que no sufrimos guerra frivolizamos continuamente con preocupaciones que en realidad no tienen mayor interés. No estamos suficientemente agradecidos por las buenas cosas que tenemos cada día, no pensamos en que tenemos salud, bienestar, naturaleza que contemplar. Vida, vida, en definitiva, aunque yo creo que no tenemos libertad por mucho que nos creamos que sí, yo digo no, no la tenemos, vivimos esclavizados, atados a un mundo material que se desvanece como el humo cuando te diagnostican un cáncer o cuando tienes un accidente, por poner un ejemplo, una imagen. Vivimos esclavos de las decisiones de los políticos que cambian las vidas de las personas, de las sociedades de forma terrible.

Las personas que han sufrido de pobreza, que han tenido pocos medios en su etapa infantil, en su etapa madura se atan enormemente a los bienes materiales y no digo que no sea normal, lo que digo es que sería inteligente no pillarse los dedos y conservar un término medio en el que no nos dejemos llevar demasiado por el capitalismo. No olvidar los sentimientos también es algo noble. No cambiar nuestros principios, también es noble. Muchas cosas lo son, pero dejan de ser nobles cuando preferimos el dinero.

Lo cierto es que a medida que pasa el tiempo y embaucados en esta sociedad de consumo sentimos una inquietud enorme al ver que las cosas no son, no existen, que hay elementos del mundo sensorial o emocional que comienzan a pertenecer a nuestra personal manera de ser y de sentir las cosas. Vemos que estamos la mayoría de las veces fuera del circuito social, que somos raros, que no entramos en las convenciones que sí entran los demás, que no nos interesa. La adolescencia, por ejemplo, es la etapa por excelencia idónea para comenzar a ver que el mundo no es lo que pensamos, a menudo, el ser humano no se acepta como es. Con suerte algunos lo empiezan a descubrir mucho antes, desde temprana edad, esto siempre sucede así aunque haya quien no lo quiera ver, es decir, desde niños percibimos que el mundo no es nada para con nosotros, no tenemos relación con él, pertenecemos en definitiva a otra época, pero no sabemos explicar lo que nos sucede. Tal vez los especialistas haciéndonos dibujar o forzándonos a realizar absurdos test, dan con la tecla de aquello que no asimilamos y que nos causa inquietud e incluso trauma, de aquello que nos hace en definitiva sentirnos mal. Este papel lo hacen psicólogos y psiquiatras cuyo objeto de trabajo por obligación consiste en encontrar una explicación intelectualizada a todo lo que sucede en la mente y sobre todo en el comportamiento del ser humano. Mala cosa.

sociedad pEl alma no se puede formalizar: es como la persona quiere que sea aunque pueda sufrir influencias. Las dificultades en realidad existen desde que nacemos, solo que nos habituamos a ellas sin querer o sin tener que necesariamente explicarlo todo. ¡Esa dichosa manía! La tendencia a construir o a criar seres perfectos se une a esa manía médica de la explicación y por consiguiente de una terapia o curación, sin darse cuenta o sin querer darse cuenta porque sus honorarios se ven maltrechos, que en realidad cada persona lleva en si misma uno o muchos conflictos, configurando de esa manera su particular forma de ser, configurando su personalidad, sin más. Esto no hay que convertirlo en enfermedad, debe convertirse en aceptación. No somos enfermos, somos personas con dificultades, con personalidades, caracteres y nada más. He citado la adolescencia que es el primer atisbo de conciencia de malestar y de odio por lo que nos rodea, de querer seguramente explicar o de tomar conciencia de lo que no nos gusta o de lo que nos hace sentir mal, justamente aquello que de pequeños no sabíamos hacer, porque no lo sabíamos explicar. Ahora tomamos conciencia de nuestra realidad y de nuestro entorno, la mayoría de las veces hostil como el solo. Si de pequeños como digo vivimos conflictos que no podemos, ni sabemos resolver, se presentará de adultos aquella frase de “el conflicto infantil no resuelto” que a mi siempre me suena a que por lo visto nadie tiene que tener vida infantil, ni niñez o que ésta debe ser un horror porque sin duda hay miles de cosas, que ningún ser humano sabe ni debe explicar con respecto a lo que fue su niñez. Un hashtag como otro cualquiera. Es lógico. En la edad infantil hay cosas que no entendemos pero que comprenderemos con el tiempo, pero de ahí a que sean conflictos sin resolver…va un trecho. El mismo problema lo encontramos no solo en la adolescencia, en otras edades será mucho peor, cuando vemos que nuestro entorno no nos gusta y tampoco lo llegamos a comprender, menos explicar, simplemente vivimos la estrechez de cosas que nos desagradan, continuamos con ese gran fastidio que nos hunde la moral y a algunos les convierte en rebeldes para toda la vida.

Esta es también una etapa sin resolver que se descifra con el tiempo, que ya he dicho que es el único en quien podemos confiar, porque es el único que nos ayudará a comprender nuestros problemas, nuestras pruebas, nuestros “conflictos no resueltos”. Resulta que a medida que pasan las etapas, seguimos teniendo amarguras que pasar, de una o de otra manera, sufrimos más injusticias e incomprensión con todo lo que sucede a nuestro alrededor, pero hemos cambiado la perspectiva. A partir de ahí, pensamos de manera más adulta, quizás con más calma y paciencia pero seguimos sufriendo sin comprender los sucesos que se nos presentan, aunque resolviendo otros de la niñez, es un gran paso. Es decir, que crecemos vertiginosamente al saber que cada etapa de probación, será comprendida e incluso asimilada cuando el tiempo imponga su voluntad de acero. Dicho esto, me detengo en la cuestión de la vida cotidiana, del día a día, que nos lleva generalmente al oscurantismo de la persona, ante la no aceptación de nuestra realidad a menudo alejada por completo de lo que un día habíamos ideado o soñado que es peor. Descubrimos que el trabajo no nos gusta, menos los compañeros, no nos gusta lo que hemos descubierto de nuestra pareja, no nos gusta la rutina de tener que comer todos los días, sentimos cansancio, no queremos en absoluto depender de las cosas materiales como hipotecas, bancos…nos parece un asco, la limpieza cotidiana y el quéhacer doméstico comienza a minarnos la moral por completo, haciéndonos apáticos, la crianza de los hijos se come absolutamente todas nuestras libertades, nuestro espacio vital, nuestra persona, sentimos que nos amarga la vida y que puede con nosotros.

La consecuencia en general –sea en época de crisis o no- es un malestar tan profundo que nos puede, que no podemos por nada del mundo soportarlo, vienen la apatía, después la depresión. Esta última se puede presentar de muchas maneras no solo con la apariencia de estar hundidos, la depresión se manifiesta con otras muchas condiciones como por ejemplo, en un carácter angustioso que los demás no pueden soportar o en enfermedades, a veces no lo soporta ni uno mismo, la persona, no se soporta a ella misma, nadie soporta a nadie. A esto se añaden –hablo del patrón general- las relaciones sociales y familiares que a menudo de sencillas que son, en realidad, se convierten en lo más enrevesado y complicado de la historia, y por consiguiente la atalaya de nuestra desazón más absoluta. En esta disconformidad con todo lo que nos rodea ¿qué podemos hacer? Aquí vendrá el pensamiento vitalista del que hablaré en otro texto. No, no soy tan pesimista como parece. Hasta la próxima.

 amor cir

* Rosa Amor del Olmo es especialista en la obra y la figura de Benito Pérez Galdós, asi mismo es profesora Doctora en Lengua, Literatura y Filosofía en la Universidad Antonio de Nebrija, UFV y UNIR y Directora de Isidora Ediciones

 

 

 

 

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Diógenes de Sinope: un filósofo desarraigado, provocador y subversivo

Ensayo

Hechos y razones contra obsesiones delirantes

Ensayo

Análisis de los resultados de las elecciones en EE.UU

Ensayo

En torno a la dialéctica del Amo y el Esclavo en Hegel

Ensayo

¿Qué clase de mundo nos dejará el Covid 19?

Ensayo

José Ballester Gozalvo, una biografía entre la pedagogía y la política

Ensayo

Naturalismo y religión en el debate entre Habermas y Ratzinger

Ensayo

Acerca del amor

Ensayo

La política de Balmes

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

El laicismo en Habermas y su origen griego

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”