febrero 2023 - VII Año

ENSAYO

España y su historia en el liberalismo del siglo XIX y su deriva

Ejecución de los Comuneros de Castilla

El primer liberalismo español heredó las tesis ilustradas sobre España y su historia. Unas tesis muy críticas con la dinastía Habsburgo, a la que se culpaba de la decadencia de España. Jovellanos, en su Elogio de Carlos III, configuró el arquetipo de esa visión crítica (leer Jovellanos: elogio de Carlos III). Ese rechazo de los reyes Habsburgo y su época conllevó también difuminar los héroes típicos hispanos de los siglos XVI y XVII, desplazándose la atención hacia otros personajes. El primer liberalismo de inicios del siglo XIX reivindicó personajes como los Comuneros de Castilla, Padilla, Juan Bravo y Maldonado, o el Justicia Mayor de Aragón, Juan de Lanuza.

La mentalidad de la época efectuaba un razonamiento simple: si la decadencia tenía como causa el mal gobierno de los Habsburgo, la oposición a ellos, como la de los Comuneros de Castilla contra Carlos I, o la de Juan de Lanuza frente a Felipe II, se podían considerar casos ejemplares de resistencia a la tiranía de esos reyes. Personajes como los citados, que hasta entonces se consideraban rebeldes y poco menos que traidores, pasaron a ser considerados incluso defensores de la libertad.  

Sin embargo, esa calificación de “tiránicos” asignada a los Austrias olvidaba que, al igual que todos los reyes europeos de la época, quizá los Habsburgo pretendieron ser reyes absolutos, pero lo fueron bastante menos que los demás. No se puede negar que los reyes austríacos fueran despóticos, mas, en cualquier caso, esto no fue exclusivo de España. El absolutismo monárquico fue mucho más acentuado en el resto de Europa, especialmente en la Europa protestante y en Francia. Por ejemplo, España fue casi el único país europeo que mantuvo operativas entre los siglos XVI y XVIII, aunque poco activas, las reuniones del órgano de representación del pueblo en la monarquía tradicional, las Cortes.

Esta visión liberal, de impronta ilustrada (leer La concepción de España y su historia en la Ilustración española), era muy negativa en su valoración de la historia española de los siglos XVI y XVII. Negatividad que se atenuó a medida que avanzaba el siglo XIX. Se había originado en la Ilustración, como justificación y apología de la nueva dinastía Borbón y sus proyectos reformadores, que habían alcanzado notables éxitos, especialmente con Carlos III. Pero, a lo largo del siglo XIX, con la aparición de estudiosos de nuestra historia de la talla de autores como Juan Valera (1824-1905), Andrés Borrego (1802-1891) y Antonio Pirala (1824-1903), que compusieron la versión definitiva de la Historia General de España de Modesto Lafuente (1806-1866), mejoró mucho el conocimiento de nuestra historia.

Carlos III

En discurso académico de 1876, de contestación al de admisión en la Real Academia Española de Gaspar Núñez de Arce (1832-1903), centrado en la reivindicación de la literatura clásica española, Juan Valera realizó una revisión completa de esas tesis tan negativas sobre los siglos XVI y XVII. Además, sostuvo que, aunque era muy posible que el fanatismo religioso y el absolutismo de los Austrias hubiesen ayudado a marchitar el florecimiento de la gran cultura renacentista española, esa no podía ser considerada la única causa, ni siquiera la fundamental, por lo que no constituía una explicación, (leer Apuntes sobre la decadencia de España (Estudio de sus causas a partir de Juan Valera)).

A lo largo del siglo XIX, la apelación a esa visión de la historia nacional alumbrada inicialmente por la Ilustración y el primer liberalismo, se fue quedando confinada en el imaginario de los sectores revolucionarios más extremados, como algunos republicanos y los primeros grupos obreristas, que se consideraban los sectores más radicales. Reducida a esos pequeños núcleos, las tesis descalificadoras de nuestra historia fueron adoptando tintes más agudos y sombríos. Poco a poco, con el tiempo, se fueron fraguando versiones aún más negativas que las formulada por los ilustrados y el primer liberalismo, que ya no solo consideraban negativamente a los reyes Austrias, si no a España en su conjunto. En su deriva, esa concepción negativa de la historia hispana terminaría por impugnar toda la historia nacional en su totalidad.

Y de ese modo, los revolucionarios más radicales concluyeron que la historia de España era un lastre del que debería desprenderse la nueva nación que pensaban recrear mediante la revolución. Incluso, se llegó a considerar que la historia hispana no era otra cosa que una serie sucesiva de errores a olvidar, pues, a su juicio, no era la historia que debía haber sido. Estas tesis ejercieron bastante influencia en la mentalidad de los españoles, y el mismo Benito Pérez Galdós, en la cuarta serie de sus Episodios Nacionales, satirizó esos intentos de distorsión de la Historia de España.

Uno de los personajes galdosianos de esa cuarta serie, Juan Santiuste, concibe la idea de escribir una Historia Lógico-Natural de España. En esa historia lógico-natural las cosas no ocurrían como sucedieron, sino como debían haber sucedido. Por ejemplo, las Guerras Carlistas lastraron todo el siglo XIX español, de modo que Santiuste evitaba ese mal condenando y ejecutando a Fernando VII en cuanto se percibieron sus tendencias absolutistas. Eso es la locura final de Santiuste, aparentemente inofensiva pero finalmente deletérea, porque cuestionaba toda la historiografía en general y conducía sin remedio a una insondable melancolía.

Escena de las Guerras Carlistas

Más esa línea de interpretación negativa de partes de la historia de España inaugurada por los ilustrados, aunque se fue atenuando y reduciendo en su influencia, no llegó a desaparecer completamente, como ya se ha dicho. Sobrevivió en los círculos revolucionarios más conspicuos, y volvió a cobrar nuevos impulsos a finales del siglo XIX, a consecuencia de la conmoción general surgida tras el desastre nacional de 1898, con la derrota en la Guerra Hispano-Yanqui. Un movimiento de rechazo general que se desenvolvería en lo que usualmente se denomina regeneracionismo o, también, “noventayochismo”.

En la reformulación de esas tesis, resurgidas inmediatamente después del 98, fue más expresivo que otros Joaquín Costa (1846-1911), con su propuesta de echar doble llave al sepulcro del Cid. Costa apelaba a cancelar los ensueños de las glorias históricas patrias, simbolizados en este caso por el Cid Campeador, ante la triste realidad de la derrota y la humillación en la Guerra Hispano-Yanqui de 1898. Mas, lo que en Costa puede entenderse como apelación dirigida a una sociedad abatida a la que había que despertar, fue cobrando la forma de la más adversa valoración de España y su historia, tan severa como errónea. La crisis de la Restauración en los primeros años del siglo XX favoreció la difusión de esas ideas sobre España y su historia.

En 1920, con igual orientación, el gran dramaturgo Valle Inclán (1866-1936) publicó Luces de Bohemia, su más célebre drama. En él, su protagonista afirmaba que la historia de España era una grotesca deformación de la civilización europea, en símil a las deformidades que reflejaban los espejos cóncavos del madrileño Callejón de Álvarez Gato. Y en 1922, un pensador y filósofo considerado liberal, como José Ortega y Gasset, publicó su célebre España Invertebrada, de cuya aparición se cumplen en 2022 cien años. Ensayo histórico que contiene afirmaciones, cuando menos arriesgadas, sobre aspectos esenciales de la historia de España, con los que Ortega trataba de fundamentar su tesis de la debilidad y escasez tradicionales de las élites hispanas.       

Ortega defendía su hipótesis de la desvertebración nacional apelando a su conocida idea de que, en España, todo lo ha hecho el pueblo y lo que el pueblo no ha hecho, se ha quedado sin hacer. Con ello quería denunciar la ausencia o abstención de las élites nacionales en lo que él consideraba los momentos trascendentales de nuestra historia. España Invertebrada tuvo un enorme éxito de ventas y ayudó a conformar la negativa visión de España de los hombres de crearon y dirigieron la II República. Prono, en 1927, Ortega reconoció que España Invertebrada era una obra poco documentada y bastante arbitraria, realizada para ordenar sus ideas y poco más. Pero estaba hecha y desplegó sus efectos.

Pocos políticos republicanos expresarían tan acabadamente esas ideas negativas sobre España y su historia, como Manuel Azaña (1880-1940), el más destacado dirigente de la II República española. Lo hizo en varias ocasiones, pero de modo directo y expreso lo formuló en noviembre de 1930, en su discurso Tres Generaciones del Ateneo, de apertura del curso 1930-1931 del Ateneo de Madrid (consultar Biblioteca del Ateneo de Madrid). Pese a su título, Tres Generaciones del Ateneo no versa tanto sobre el Ateneo, aunque se refiera a él, como sobre España y su historia reciente, hecha desde el Ateneo y llena de apreciaciones que reflejan el pensamiento de Azaña sobre España. El discurso es importante a estos efectos, tanto por lo que en él se dice, como por quién lo dijo y desde dónde lo hizo.

Manuel Azaña

En Tres Generaciones del Ateneo, Azaña formuló su impugnación, tanto del Ateneo liberal, representado por las dos primeras generaciones ateneístas, como del “Régimen de la Restauración”. Y lo hacía a menos de dos meses de la fallida sublevación republicana de Jaca (diciembre de 1930) y a cinco meses de la proclamación de la IIª República (abril de 1931). Pero en sus palabras, la impugnación iba mucho más lejos del rechazo de la Restauración canovista, para conformar una auténtica refutación, en su conjunto, de la historia de España posterior a los Reyes Católicos.

En su discurso, Azaña dijo que “en el estado presente de la sociedad española, nada puede hacerse de útil y valedero sin emanciparnos de la historia”, por ser nuestra historia incompatible con la modernidad. La historia de España era una historia en la que “Cada vez que la tiranía tradicional arroja la máscara y se costea a nuestras expensas el lujo de ostentar una semejanza de pensamiento y una emoción fluente, se vuelve al pasado. Hace siete años la tiranía (Primo de Rivera, en 1923) fue (…) a la Mota de Medina, y ante los roídos ladrillos de una fortaleza medieval -ilustre testigo, por cierto, de la última insurrección popular española (la de los Comuneros)- se declaró heredera y continuadora de Isabel la Católica”.

Azaña no extendía su condena más atrás de los reyes Austrias, pues no le parecía aceptable cuestionar a los Reyes Católicos, con lo que se consideraba heredero de la tesis ilustrada sobre las negruras que siguieron al reinado de Isabel y Fernando. Pero llevaba su condena hasta el paroxismo, llegando mucho más allá, para condenar en general a toda la tradición española, sin más y sin matices, además de a la dinastía Borbón y a la dinastía Habsburgo. Nótese también que, en la cita transcrita, Azaña calificaba a los Comuneros de protagonistas de la “última” insurrección popular española, ¡en el país del 2 de mayo de 1808!

En la culminación de su discurso, Azaña terminó por afirmar que “Si me preguntan cómo será el mañana, respondo que lo ignoro; además, no me importa. Tan sólo que el presente y su módulo podrido se destruyan”. Es decir, Azaña consideraba su principal objetivo en los albores de la II República era destruir la tradición política y cultural española de los siglos XVI al XIX, ¡casi nada! Y así, el Siglo de Oro de los siglos XVI y XVII, la ilustración hispana y el renacer cultural del siglo XIX, o Siglo de Plata, eran para Azaña elementos no sólo prescindibles, sino lastres para poder abordar la modernización nacional. Impresionante.

De modo que, pese a todo, esa cada vez más extremada línea de interpretación de la Historia de España ha mantenido su vigencia y ha llegado hasta el presente, en derivas que ya se podrían calificar de estrambóticas, incluso disfrazadas de “anti-franquismo”. Y es que la deriva de esa vieja tesis ilustrada que adoptó el primer liberalismo, en sus desarrollos posteriores, se ha apartado mucho de su origen y propósitos ilustrados. Los ilustrados que la idearon aspiraban a una regeneración nacional, lo que les condujo a destacar lo que consideraron el mejor tiempo histórico de España, a fin de tomarlo como referencia, aunque su elección fuese equivocada en términos estrictamente históricos.

Pero la deriva de estas tesis ha llegado a la actualidad y, ahora, la divulgación de estas distorsiones históricas pretende finalidades totalmente contrarias a las que inspiraron a los ilustrados, pues tienen sobre todo el propósito de negar y cancelar España y su historia. Unas versiones que, en los tiempos presentes, las mantiene el radicalismo más “enragé” (enfurecido) patrio que, contra toda evidencia, niega la realidad de España y de su historia y que han conducido a muchos al extravío de aceptar en su integridad, de modo acrítico, las diferentes “leyendas negras”, que hasta son exageradas en los discursos antisistema más al uso en nuestro país, sin ir más lejos, cualquier 12 de octubre, de cualquier año.

A imagen y semejanza del Santiuste galdosiano, muchos españoles han proseguido en su particular y denodado combate contra la realidad histórica de España, hasta hoy. 

Pedro López Arriba

Licenciado en Derecho y Filosofía (UAM) y funcionario de la Administración del Estado

Ver todas las entradas de Pedro López Arriba →

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Crisis de la modernidad: ¿Qué pasó con la ética?

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

Antropocracia, el “factor exceso»

Ensayo

Creación

Ensayo

Crisis de la modernidad: ¿impostura y fanatismo?

Ensayo

La fe ciega en las máquinas

Ensayo

¿Para qué filosofía?

Ensayo

El socialismo de Louis Blanc

Ensayo

Solo uso la lavadora para lavar

Ensayo

Estado de sitio y suspiros democráticos

Ensayo

Heráclides Póntico (siglo IV a.C.): La filosofía clásica griega está llena de recovecos y misterios

Ensayo

El conservadurismo español en los inicios del siglo XX

Ensayo

España y su historia en el liberalismo del siglo XIX y su deriva

Ensayo

Rita Levi-Montalcini: una mujer valiente en la vida

Ensayo

Elogio de la alegre contención

Ensayo

La concepción de España y su historia en la Ilustración española

Ensayo

De Noheda a Zamora: el rapto de Helena

Ensayo

Los jardines de la Ruta de la Seda y el Juego de la Oca

Ensayo

Tus hijos…

Ensayo

Los ojos de Ovidio: un heraldo poético de la modernidad

Ensayo

Las voces del deseo

Ensayo

Crisis de la modernidad: Atenas y Esparta, ¿un dilema moderno?

Ensayo

Santayana ante la religión

Ensayo

Lo digital como gran estafa

Ensayo

Crisis de la modernidad: mito y realidad de las revoluciones

Ensayo

Con el cerebro en un puño…

Ensayo

José Giral: la sombra de Azaña, siempre en el ojo del huracán

Ensayo

El exilio de la palabra

Ensayo

Cada hombre en su cárcel

Ensayo

Guion nacional

Ensayo

La huella de Cajal en el exilio mexicano

Ensayo

Cultura Latinoamericana

Ensayo

Arthur Schopenhauer: Un pensador incomprendido y casi olvidado…

Ensayo

¿España, invertebrada todavía?

Ensayo

La escolástica: grandeza y servidumbre (Paradojas del pensamiento medieval)

Ensayo

Giorgio Agamben: un diagnostico desolado para un presente incierto

Ensayo

El simplismo es un crimen

Ensayo

De la tristeza

Ensayo

El ocaso de las ideologías

Ensayo

‘La leyenda de D. Juan’: una conferencia de Gregorio Marañón en Lisboa

Ensayo

Apuntes sobre la decadencia de España (Estudio de sus causas a partir de Juan Valera)

Ensayo

Estar bien, sin llorar

Ensayo

La idiotez artificial

Ensayo

Jovellanos: elogio de Carlos III

Ensayo

Revolución silenciosa

Ensayo

El reto de la igualdad como principio ideológico

Ensayo

Complejo de inferioridad español

Ensayo

Señuelos, o personas

Ensayo

Sentido y finalidad

Ensayo

El concepto de «biopoder» de Foucault: resumen y evaluación critica 

Ensayo

El chantaje del futuro

Ensayo

Milena Rudnitska, periodista, feminista y activista en pro de los derechos del pueblo ucranio

Ensayo

Nunca lo hará ninguna técnica

Ensayo

“La secularización en España”, un nuevo libro luminoso

Ensayo

Cicerón: un ciudadano culto, inteligente y contradictorio que vivió el derrumbamiento de la República romana

Ensayo

Liberalismo político francés e inglés: ¿Fueron realmente modelos?

Ensayo

Zubiri: ¿Un retorno?

Ensayo

El estoicismo, repensado

Ensayo

Markus Gabriel, frente al determinismo científico

Ensayo

El escepticismo, revisitado

Ensayo

Antisistemas por sistema

Ensayo

Wolfgang Harich ¿no fue rescatable?

Ensayo

Markus Gabriel y la Nueva Ilustración

Ensayo

Peter Singer y el animalismo: epígonos del 68

Ensayo

Jovellanos y el liberalismo español

Ensayo

La filosofía posmoderna: un final ineludible

Ensayo

Markus Gabriel y el Nuevo Realismo Filosófico del siglo XXI

Ensayo

Paul Virilio, una reflexión sobre la velocidad y sus implicaciones cibernéticas

Ensayo

Platon, ¿empirista?

Ensayo

Circe: atractiva, inteligente y poderosa

Ensayo

Epicuro de Samos, replanteado

Ensayo

Científicos en el exilio interior: Fernando de Castro

Ensayo

Científicos en el exilio interior: Jorge Francisco Tello

Ensayo

Manuel Azaña Díaz, el ateneista

Ensayo

Los enigmas de Perictione

Ensayo

Juan Valera, un ateneista para un bicentenario

Ensayo

Marjorie Grice-Hutchinson y Juan Luis Vives

Ensayo

Santiago Ramón y Cajal: Un genio autodidacta de gran proyección internacional

Ensayo

Demóstenes y el fin de la libertad griega

Ensayo

Emilia Pardo Bazán, punto culminante en el estreno de la primera obra de Galdós

Ensayo

La apoteosis de la insignificancia

Ensayo

Santo Tomás Apóstol, evangelizador de las Américas

Ensayo

La Ciencia en el Exilio: una imagen extraordinaria de vitalidad

Ensayo

Desmovilización, descontento y desafección: Una estrategia de la derecha para la toma del poder

Ensayo

Sarah  Kofman, la espantosa sombra del holocausto es alargada

Ensayo

Protágoras de Abdera (480 – 411 a.C.)

Ensayo

América y las Diez Tribus Perdidas de Israel

Ensayo

Violencia verbal en la política española

Ensayo

Un almirante ateneísta: D. Miguel Lobo

Ensayo

Alfonso X ‘El sabio’ en su 800 aniversario: su mayor empresa científica

Ensayo

De Amore

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (II)

Ensayo

El 8 de marzo de 2021, un día muy adecuado para hablar de la filósofa feminista Silvia Federici

Ensayo

Salud democrática y liberalismo político

Ensayo

Pioneras en la actividad sindical en enseñanza

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos

Ensayo

El legado constitucional de Jiménez de Asúa

Ensayo

Teofrasto: filósofo, pedagogo y botánico

Ensayo

Emerson y el Trascendentalismo norteamericano

Ensayo

Julio Hernández Ibáñez, un profesor republicano transterrado

Ensayo

Diógenes de Sinope: un filósofo desarraigado, provocador y subversivo

Ensayo

Hechos y razones contra obsesiones delirantes

Ensayo

Análisis de los resultados de las elecciones en EE.UU

Ensayo

En torno a la dialéctica del Amo y el Esclavo en Hegel

Ensayo

¿Qué clase de mundo nos dejará el Covid 19?

Ensayo

José Ballester Gozalvo, una biografía entre la pedagogía y la política

Ensayo

Acerca del amor

Ensayo

La política de Balmes

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

Ideología y política: de Marx a Piketty

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Las socialistas belgas hasta finales de los años veinte

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

Aquí, en la izquierda, no sobra nadie

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

La naturaleza en Marx

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Laicidad, sociedad abierta y emancipación ciudadana

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Enrique Tierno Galván

Ensayo

Nos sigue haciendo falta Tierno Galván

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Lenin, la Revolución como Ciencia

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

El laicismo en Habermas y su origen griego

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”