diciembre 2020 - IV Año

ENSAYO

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

psoeercTras el acuerdo para la investidura, se ha acordado establecer un dialogo, para a continuación, disponerse a negociar, ello significa que se ha establecido una negociación para explorar si es posible una negociación, para ello el PSOE, ha cedido desde sus posiciones iniciales y ERC, también cede en sus posiciones de salida, ambas formaciones, han tenido que ceder para acceder a alguna solución, que pueda interesar a las dos partes y al interés general.

¿A quién le puede interesar mantener posiciones rígidas que solo puedan conducir a una ruptura?; Una ruptura de la sociedad catalana, una posible ruptura institucional o una posible ruptura del estatus quo regulado en la constitución o dicho de otra forma una primera ruptura del estado español.

¿A quién le puede interesar hacer permanente una situación que conduce a la inseguridad económica y una inestabilidad social? Tanto si triunfase una posición o la contraria, conduciría a una desestabilización social, marcada por la ruptura de la convivencia o lo que es lo mismo, al enfrentamiento, ya sea abierto o tapado, enmascarado o psico-socio-patológicamente encubierto, pero, además, sin lugar a dudas sufriría por mucho tiempo el castigo de los mercados de los países más próximos, el enojo de los grandes decisores de los intereses económicos y seria objetivo de los oportunistas más abyectos.

La cuestión catalana, viene marcada por una realidad innegable matemáticamente; casi la mitad de la población se posiciona en contra del ‘procés’, a su vez, casi la mitad de la ciudadanía se manifiesta a favor, pero también hay que tener en cuenta, una pequeña franja fronteriza, aquellos que desde una posición de confort, no se manifiestan. Estos últimos, en lo que seguramente en lo único que están de acuerdo es en cerrar el conflicto abierto, que solo puede llegar a aportar más incertidumbre política y económica en el marco de un mundo interdependiente y con la mirada puesta en la dimensión sociológicamente global del ser humano.
Permítanme un pequeño análisis, ¿que entendemos cómo dialogo?

Un diálogo es la comunicación verbal o escrita con la que se comunican las personas o las instituciones para un intercambio de información, alternándose el papel de emisor y receptor. El dialogo conlleva una discusión {o una comunicación mutua con retorno (feed back)} en busca de avenencia. (RAE)

Podría decirse también que constituye unas conversaciones entre dos o más interlocutores que exponen sus ideas y comentarios de forma alternativa, habitualmente sobre un problema con la intención de llegar a un acuerdo o de encontrar una solución.

Ahora bien, el cierre de un acuerdo para la solución del problema puede conllevar, abrir una negociación.

Pero ¿qué es una negociación?

Una negociación, es un método para la resolución de un conflicto mediante acuerdos entre las partes, consiste en el acercamiento de las partes opuestas hacia una posición mutuamente aceptable(1).

Negociar implica moverse. Nos movemos de nuestra posición preferente o inicial, para llegar a un punto de acuerdo aceptable para ambas partes. La habilidad del negociador consiste en recorrer la distancia mínima compatible con la obtención del acuerdo.

Toda negociación implicará siempre ceder en aquello que se puede ser flexible, sin cesión no hay negociación, pero teniendo en cuenta que para ambas partes existe un Punto de Ruptura.

En un entorno de globalización como el que vive el mundo de hoy, quien no negocia bien, no logra sobrevivir.

El método de negociación no implica que uno gane y otro pierda, sino que consiste en un encuentro de un intercambio que se inscribe siempre en el largo plazo.

La mejor fórmula consiste en ceder algo que para nosotros tiene un valor relativo, pero posee un gran valor para el otro y viceversa, acercándose a la premisa de ganar-ganar.

Entre el Punto de Ruptura y el Objetivo Ideal, el punto de partida debe encontrase la zona de coincidencia, el área común y partir de allí intentar extenderla para alcanzar la posición más beneficiosa para ambas partes. Recordemos que la negociación se lleva a cabo entre dos partes en conflicto, que desean alcanzar un acuerdo. Si una de esas partes, no confía en su propia estrategia o por el contrario no confía en la capacidad de llegar a acuerdos por la otra parte, en realidad está reconociendo su propia incapacidad para flexibilizar su posición y el deseo de no ceder en sus máximos objetivos o lo que es lo mismo, en realidad no quiere la negociación y busca establecer los encuentros previstos para el dialogo, como caja de resonancia para difundir sus ambiciones de forma belicosa desde un escenario de propaganda, pero sin concebir el propósito de alcanzar un acuerdo en beneficio de ambas partes.

Por consiguiente, reitero la pregunta ¿a quién puede interesar no llegar a una solución del conflicto? Y la respuesta es clara; o bien a aquellos que no tienen ninguna intención de obtener un acuerdo en beneficio de las partes.

Las partes constituidas por una mitad de la ciudadanía, que vive y trabaja en Cataluña, que está en contra de la secesión y aquella otra mitad de la población que aspira a la ruptura y al restablecimiento de las fronteras del siglo XV y XVI; o bien a aquellos que desean el regreso a la España del Fernando VII, el Borbón, ‘un Rey felón, déspota y traidor’ (2), aunque también llamado el deseado o el intruso de Napoleón. Por no hablar de los nostálgicos del nacionalcatolicismo.

O tal vez deberíamos plantearlo entre los que quieren la constitución de un estado centralista, una configuración unionista, no participativa, que desde el núcleo puedan someter a todos los integrantes de las distintas, mediante una concepción del poder en un solo mando y forjado por la imposición; y por el otro lado, los que desean la constitución de pequeños estados continentales, retrocediendo al tiempo de los condados, baronías o clanes.

Pueden existir muchas formulas creativas para solucionar el conflicto, Roma no cayó en un sólo día y el proyecto sostenido por la Revolución francesa, al menos sus principios y valores, están aún pendientes de hacerse realidad. El eficiente Federalismo de la primera nación basada en una democracia integral, los Estados Unidos de Norte América, dista mucho de recoger el espíritu de sus fundadores. Pero ¿cabe alguna duda que en estos 240 años el progreso se ha abierto camino, en medio de trágicas vicisitudes y amargos caminos?

En la frontera de una nueva era, debemos apostar por la razón, frente a la emoción, por el respeto, frente a la infamia (3), por la tolerancia, frente a la incomprensión.

La comunicación, debe propiciar el entendimiento de tal manera que sea posible, más allá del lenguaje, más allá de las diferencias, más allá de los objetivos maximizados, alcanzar una solución factible.

Los creyentes confían en una vida mejor, que nunca han visto y de la que no tienen constancia, los no creyentes suelen creer en la utopía de un mundo fraterno, igualitario, libre y justo, que aún no han conseguido. Muchos viven muy de prisa para conseguir el mañana, hoy se quedan con las ganas y mañana con el pasado (4).

La negociación debe tener como objetivo, parafraseando a C. Marx, ‘a cada uno según sus capacidades, a cada uno según sus necesidades’. Tal vez ese federalismo asimétrico que proponía Pascual Maragall, mirándose en el espejo de Alemania, o alcanzar una comunidad ibérica de naciones o tal vez, la fórmula de la unión de distintos pueblos, culturas o naciones, bajo una misma cúpula fraternal, un estado federal abierto y solidario.

 cascio1

Notas:
1.-«Proceso de lograr aceptación de ideas, propósitos e intereses, buscando el mejor resultado posible, de tal manera que todas las partes sean beneficiadas». (Correa y Navarrete, 1997)
2.-González Duro: «La historia española está llena de locos, especialmente reyes» entrevista aparecida en el Faro de Vigo.16/5/14
3.-La infamia en la cultura de la Antigua Roma era la degradación del honor civil, consistente en la pérdida, ante la sociedad, de la reputación o descrédito en la que caía el ciudadano romano, era tachado como infamis. En la actualidad el término botifler sigue usándose por los nacionalistas catalanes para denominar de manera despectiva a los que se oponen a sus ideas y son considerados despojados del crédito el respeto que merece un ciudadano/a.
4.-José Larralde cantautor argentino

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”