diciembre 2020 - IV Año

ENSAYO

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

El hombre sabe lo que ignora el árbol.
Lo que contempla el mar indiferente.
Jorge Guillén

guillermo torreEn cierto modo vivió como quiso. Sentía un horror ante la mediocridad y se negó orgullosamente a pactar con lo mezquino. Estoy hablando de Guillermo de Torre (1900-1971), por encima de todo, un gran ensayista y un escritor que aprendió a convivir con las Vanguardias, que fue un destacado ultraísta y durante toda su vida le gustó experimentar y extraer el jugo de lo que las Vanguardias podían ofrecerle.

Entre nosotros es prácticamente un desconocido. Baste quizás, decir que son muchos los que ignoran que perteneció al Círculo de ese judío extravagante y lúcido que fue Rafael Cansinos Assens, que tuvo una relación de camaradería con Jorge Luis Borges, cuando nos visitó y que ya instalado en Buenos Aires, poniendo distancia con el clima rastrero, opresor e inculto del franquismo, donde todo lo que sonara a cultura estaba mal visto y se sustituía por gestos huecos y altaneros de una plúmbea pobreza intelectual, por si fuera poco trufada de nacional catolicismo… lo cierto es que se ocupó celosamente de proteger su libertad creadora.

Aquello que amaba lo supo defender ardientemente. Nunca dejó de sentirse atraído por las Vanguardias y por lo que tiene de noble y generoso el ejercicio de la escritura y de la crítica literaria. Sin estar al margen de las leyes de la moral, vivió a su aire como una especie de custodio de las palabras y de sus asociaciones secretas que demandan ser interpretadas… casi, casi como si se atuvieran al principio de incertidumbre de Heisenberg.

La indiferencia puede ser, como en su caso, un disfraz. Supo adentrarse por un laberinto lleno de falsas pistas y seguir, hasta con los ojos vendados, un sendero coherente y fiel a sus convicciones. Siempre indagando… haciendo oídos sordos a los amenazadores y sombríos dicterios de los ídolos torpes que siempre lo acecharon.

Hélices Guillermo de TorreAllí dónde las Vanguardias imperan con fuerza hay vigor intelectual, afán experimentador, libertad creadora. Hay una irrepetible síntesis de libertades insumisas y un afán por explorar los bordes del misterio y, en un juego formal de imprevisibles consecuencias, ir más allá… de lo previsible.

En unos años conmemoraremos el Centenario de la Generación del 27. Tiempo habrá de emitir opiniones al respecto, de rescatar del olvido no pocos aspectos que se han silenciado y de poner de manifiesto cómo fue, quizás, por encima de otras características vanguardista y deudora de las Vanguardias.

Guillermo de Torre fue uno de los más destacados impulsores del ultraísmo. Como puede observarse en su libro Hélices 1923. Pronto evolucionó hacia lo que podríamos denominar el Ensayo Literario que no dejó de cultivar nunca y que ha ido desgranando textos críticos de gran valor, dedicados a profundizar y a establecer conexiones dentro del movimiento estético de las Vanguardias europeas e hispanoamericanas.

El libro que más me impactó fue Las metamorfosis de Proteo aunque, también, tienen un notable interés los dedicados a Picasso, Noticias de su vida y de su arte, de gran utilidad para vislumbrar el impulso creativo del autor del Guernica así como su brillante ensayo Apollinaire y las Teorías del Cubismo.

Me parece sugestiva la correspondencia que sostuvo con destacados intelectuales como Juan R. Jiménez, Federico G. Lorca, Ramón Gómez de la Serna o Cansinos Assens. Hoy disponemos de este material, ordenado, clasificado y comentado, gracias a la labor de Carlos García que nos permite, no sólo conocer una fecunda relación epistolar sino descubrir un mundo interior apasionante, lleno de amistad y afecto pero, también, de contradicciones y rencores.

De la TorreCreo que sus aportaciones como excelente conocedor del periodo de entre-guerras y de las Vanguardias europeas son sus magníficos ensayos: Valoración literaria del existencialismo (1948) o ¿Qué es el superrealismo? (19559. Demuestra, asimismo, un profundo conocimiento de la literatura latinoamericana como ha dejado plasmado en Claves de la literatura hispanoamericana (1959) o Historia de las Literaturas de Vanguardia (1965).

Es interesante destacar que durante los años en que llevó a cabo esta ingente tarea, en nuestro país se vivía una etapa gris y opaca que para entenderla en toda su dimensión hay que recurrir al pensamiento y a la literatura del exilio, tanto exterior como interior.

Sería oportuno destacar que comenzó su andadura publicando en la Revista de Occidente, Sur y el diario El Sol y que junto a Pedro Salinas fundó la revista Índice Literario, magnífico ejemplo de cómo se pueden teorizar y analizar los movimientos de vanguardia. Es quizás conveniente hacer referencia a sus magníficas traducciones de Paul Verlaine.

Progresivamente, su dedicación a la docencia y a la sistematización e interpretación de los movimientos de Vanguardia, le encaminaron definitivamente a la crítica literaria y lo convirtieron en un maestro indiscutible del ensayo sobre estos temas, con varias obras de referencia.

Otra faceta sino desconocida, si escasamente comentada, es que se instaló definitivamente en Buenos Aires y al igual que otras figuras españolas, llevó a efecto una intensa y dilatada labor intelectual, docente, crítica y pedagógica.

literaturaeuropeaJunto a Gonzalo Losada, Amado Alonso, Pedro Henríquez Ureña y otros fundó la Editorial Losada en 1938, que realizó una ingente labor cultural en Iberoamérica y que fue un instrumento de gran utilidad en España, ya que allí publicaban sus obras poetas, novelistas y ensayistas que no podían hacerlo en España y cuyos textos adquiríamos con la complicidad de algunos libreros ‘clandestinamente’. ¡Contribuyeron tanto a la educación sentimental de nuestra generación!

Su relación con Jorge Luis Borges no se vio interrumpida con el paso del tiempo. Es más, contrajo matrimonio con su hermana Norah, una pintora de no poco talento.

Dejó, sin lugar a dudas, un grato recuerdo de su estancia en Buenos Aires. Su figura, todavía hoy, sigue recibiendo pruebas de reconocimiento y no son escasas las visitas al Cementerio de la Recoleta para dejar unas flores sobre su tumba.

El pensamiento español y la creación literaria, resultan notoriamente incompletos, si no se tienen en cuenta la labor, las aportaciones de los exiliados y de quienes eligieron instalarse fuera de nuestras fronteras para poder continuar realizando un trabajo serio y riguroso, sin las interferencias de una censura omnipresente y de los caprichos de la dictadura con sus cambiantes y alambicadas ‘filias y fobias’. En esos años, la condena y la auto-condena al silencio tuvieron, en nuestro país, mucha más importancia de la que algunos han querido darle.

Si hubiera que sintetizar en pocas líneas la importancia de Guillermo de Torre, recordaría en primer lugar su trayectoria creativa, crítica y de divulgación cultural que aparece, magníficamente expresada en la ya clásica instantánea de la Fundación de la Editorial Losada, con todo lo que ha significado para las letras y el pensamiento latinoamericano.

Ignoro por qué en España ha existido y, todavía sigue existiendo, aunque más matizadamente, un desprecio y hasta una inquina hacia las Vanguardias. Me parece un rasgo provinciano y de muy escaso horizonte con el que habremos de enfrentarnos en los debates, que sin duda, se suscitarán en la conmemoración del Centenario de la Generación del 27.

Hace ya años cayó en mis manos Historia de las literaturas de Vanguardia (1965). No lo leí, lo devoré. Me entusiasmó porque venía a llenar un hueco, que en cierta medida, sigue presentando no pocos vacios y zonas inexploradas.

Anímense y ojeen o mejor, lean alguno de sus ensayos. No lo lamentarán y además estarán contribuyendo a reparar otra injusticia histórica.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”