noviembre 2020 - IV Año

ENSAYO

Hacia la unidad europea

Por George Orwell.- / Marzo 2019
Traducción: Eduardo Zeind Palafox*

orwell4El socialista de hogaño está en la postura del médico que procura tratar un totalmente descorazonador caso. Cual doctor, debe mantener vivo al paciente, por lo que admite que el paciente, al menos, tiene oportunidad de sanar. Cual científico, debe arrostrar los hechos, por lo que admite que el paciente podría fenecer. Nuestros quehaceres socialistas sólo ostentan significado aceptando que el socialismo puede establecerse. Mas deteniéndonos a considerar cuán probable es que eso acaezca, debemos admitir, pienso, que las posibilidades nos contradicen. Si fuera apostador, si sólo calculara probabilidades y apartara los deseos, me parecería riesgosa la sobrevivencia de la civilización dentro de algunos cientos de años. Según veo, hay tres posibilidades delante:

1) Que los norteamericanos esgriman la bomba atómica en tanto no la poseen los rusos. Tal nada resolvería, y sólo escamotearía el singular peligro que hoy representa la Unión Soviética, y causaría imperios nuevos, renovados enconos, más guerras y bombas. Comoquiera que sea, esto es, creo, el menos probable de los tres escenarios, pues la preventiva guerra no es fácilmente acometida por los países que ostentan dejos democráticos.

2) Que la actual ‘guerra fría’ prosiga hasta que la Unión Soviética u otras naciones también posean bombas atómicas. Entonces devendrá momentáneo sosiego predecesor del silbido mortuorio. ¡Serán los misiles, los raudos bombardeos! Y los centros industriales del planeta serán, tal vez, acabados irremediablemente. Con todo, si algún estado o grupo de estados se enarbola en la guerra como vencedor científico, será imposible reurdir la maquinaria civilizatoria. El mundo, por consiguiente, será poblado por pocos millones de gentes, o pocos millones apenas subsistirán al modo agropecuario. Tal vez, luego de dos generaciones, se sabrá de la pretérita cultura sólo el fraguar metales. Es posible que eso sea deseable, pero obviamente nada tiene que ver con el socialismo.

3) Que el miedo inoculado por las bombas atómicas y otras panoplias venideras sea ingente, tanto, que sofrene el usarlas. Esto paréceme la peor posibilidad, pues acarrearía la división del mundo entre dos o tres descomunales estados incapaces de conquistarse entre ellos, incapaces de ser derruidos por rebeliones intestinas. Harto probable es que tal estructura sea, además de jerárquica, cuasi divina en lo superior y cínicamente esclavista en lo inferior, y derrocadora de la libertad de modo nunca visto en el planeta. En cada estado la necesaria atmósfera psíquica se logrará mediante la escisión total del exterior mundo, mediante ilusorias guerras contra naciones enemigas. Civilizaciones de tal tipo podrían permanecer durante miles de años.

trumannVariados peligros delineados existían y eran inferidos mucho antes de la invención de la bomba atómica. El único modo de soslayarlos que imaginar puedo es mostrar aquende y allende, masivamente, el espectáculo que es una comunidad de gente más o menos libre, feliz, donde el afán general no es el dinero o el poder. Dígase en otros términos: el democrático socialismo debe trabajar en ingentes áreas. Mas el sitio donde con más probabilidad influenciaría en poco tiempo es la Europa occidental. Quitando Australia y Nueva Zelanda, la tradición de la democracia socialista, podemos decir, sólo existe -incluso paupérrimamente- en Escandinavia, Alemania, Austria, Checoslovaquia, Suiza, Países bajos, Francia, Bretaña, España e Italia. Sólo en tales países aún hay gran número de personas para las que el término ‘socialismo’ es persuasivo y denota libertad, igualdad, internacionalismo. En otros lugares carece de sostén o significa cosas diferentes. En los Estados Unidos las masas andan satisfechas con el capitalismo, mas no se puede decir qué giro acaecerá cuando el capitalismo colapse. En la Unión Soviética enseñorea un como oligárquico colectivismo que sólo puede volverse democracia socialista arrostrando la voluntad de las minorías legisladoras. Y en Asia la palabra ‘socialismo’ poco se ha inoculado. Los patrióticos movimientos asiáticos son o de carácter fascista o imitadores de Moscú, o adunan ambas posturas. Y hoy todo movimiento entre la gente de color es imbuido de misticismo racial. Sudamérica, en gran parte, ostenta esencialmente la misma postura, tanto como África y el Oriente Medio. El socialismo no está por doquier, y como idea hoy vale sólo en Europa. No es correcto decir que el socialismo sólo operará siendo mundial, mas el proceso debe iniciar en algún sitio. No puedo imaginar sino que comienza siendo federación de occidentales estados europeos hechos socialistas y sin dependencias coloniales. Tales estados europeos me parecen la única meta política de valía de hoy. Tal federación contendría, más o menos, doscientos cincuenta millones de personas, y tal vez incluiría la mitad de los cualificados obreros industriales del mundo. Sobra que me digan que las dificultades para lograr tal cosa son ingentes, terribles. Enunciaré algunas de ellas en lo siguiente. Y no debemos creer que eso, por naturaleza, es imposible, ni que países harto distintos no podrían voluntariamente unirse. La occidental unión europea, en sí, es concatenación menos improbable que la Unión soviética, que el imperio británico.

Enunciemos las dificultades. La mayor dificultad de todo es la apatía, el conservadurismo popular por doquier, el ignorar el peligro, la torpeza para imaginar cualquier novedad -en general, según apuntó recientemente Bertrand Russell, la abulia de la humanidad al querer sobrevivir. Pero hay también fácticas, malignas fuerzas operando contra la unidad europea. Hay relaciones pecuniarias que los pueblos europeos necesitan para bienvivir y que no concuerdan con el socialismo verdadero. Enlistaré los que parécenme son los cuatro obstáculos principales, y los explanaré, según pueda, con presteza:

1) Hostilidad rusa. Los rusos sólo pueden ser hostiles ante cualquier sinergia europea incontrolable. Las razones, ora supuestas o reales, son obvias. Se debe considerar, por tanto, el peligro de la preventiva guerra, el sistemático aterrorizar a las nimias naciones, y el estorbar por doquier a los partidos comunistas. Sobre todo esto hay la peligrosa credibilidad de las europeas masas ante los mitos rusos. En tanto se crea en ello, el ideal de la Europa socialista carecerá de bastante magnetismo para causar el tesón necesario.

2) Hostilidad estadounidense. Los Estados Unidos, siendo capitalistas, necesitando mercados de exportación, con ojeriza considerarán el socialismo europeo. Sin duda eso es menos probable que la rusa intervención con brutal fuerza. Pero la estadounidense influencia es importante factor porque se ejerce con facilidad sobre Bretaña, único país europeo allende las órbitas rusas. Desde 1940 Bretaña arremete contra las europeas dictaduras a costa de depender de los Estados Unidos. Es claro que Bretaña sólo puede liberarse de los Estados Unidos dejando de intentar ser un poder ajeno a Europa. Los angloparlantes dominios, las colonias, tal vez sin África, y hasta los dispensadores de petróleo británicos, son reos en manos estadounidenses. Luego, permanece el peligro de que los Estados Unidos, aislando a Bretaña, quebranten cualquier coalición europea.

ue13) Imperialismo. Las europeas gentes, y sobre todo las británicas, durante largo tiempo han debido el bienvivir directa o indirectamente a la explotación de la gente de color. Tal deuda jamás ha sido explanada por la oficial propaganda socialista, y al obrero británico no se le dice que parangonado con los estándares mundiales él vive bien en demasía, y se tiene por sobre-explotado, por dominado esclavo. Las masas, por doquier, creen que ‘socialismo’ significa salarios altos, nimias jornadas, casas mejoradas, seguridad social, etc., etc. Pero eso no significa que se puedan pagar esas cosas desdeñando las ventajas extractadas de la explotación colonial. Con todo, claro es que las ganancias nacionales se dividen, y que al declinar, el bienvivir de las clases obreras declina. En buena lógica, es probable un largo, incómodo período de reconstrucción que la opinión pública no preveía. Pero al mismo tiempo, las europeas naciones deben cesar de ser explotadoras extranjeras para enarbolar el socialismo verdadero en casa. El paso primigenio hacia el europeo socialismo federado es que los británicos abandonen la India. Mas eso acarrea algo más. Los europeos estados, para ser autónomos y capaces de mantenerse firmes contra Rusia y los Estados Unidos, deben conglobar a África y al Oriente Medio, lo que significa que la postura de la gente indígena de tales naciones debe ser respetada -Marruecos, Nigeria y Abisinia cesarán de ser colonias o semicolonias y serán repúblicas autónomas equiparables con las europeas. Esto acarrea grave mudanza de perspectiva y un amargo, complejo bregar que no será apaciguado sin ensangrentamientos. El toque de las fuerzas capitalistas será fortísimo, y los obreros británicos, acostumbrados a meditar materialmente el socialismo, en radical situación podrían resolver que es mejor ser aún poder imperial a costa de ser instrumento segundón de los Estados Unidos. En grados diversos todo europeo, hasta el que fomenta la sugerida unificación, arrostrará la misma disyuntiva.

4) La iglesia católica. En tanto la batalla entre el Este y el Oeste recrudece, acrece el peligro de que el democrático socialismo y los meros reaccionarios sean movidos a entreverarse y ser una suerte de frente popular. La iglesia católica es el más verosímil puente entre ellos. La iglesia, en todo caso, podría esforzarse para capturar y esterilizar cualquier quehacer de significaciones eurounitaristas. Lo peligroso de la iglesia es que, en sentido lato, no es reaccionaria. No es atada por el capitalismo liberalista ni por el existente sistema social, y no perecería necesariamente con ellos. Harto capaz es de asociarse con el socialismo, o de aparentarlo, mientras sea protegida la propia postura. Mas permitiéndole sobrevivir cual organización poderosa, puede imposibilitar el establecimiento del verdadero socialismo, pues influye e influirá siempre contra el librepensamiento, contra la libertad de expresión, contra la humana igualdad, contra toda sociedad que fomente la terrena felicidad.

Pensando esos y otros óbices, o meditando la enorme mudanza mental que es imperioso ensayar, el cariz de los socialistas estados unidos europeos paréceme algo harto improbable. No digo que las masas de gente no estén pasivamente dispuestas para ello, pero sí que no hallo persona alguna o grupo de personas con la menor oportunidad de allegar el poder, ni con el magín imaginativo para captar los menesteres o para exigir los necesarios sacrificios de los prosélitos. Y tampoco noto hoy algún objetivo esperanzador. Hubo tiempo en que creí que era factible la conformación del Imperio Británico dentro de las socialistas repúblicas federadas, y si fue posible tal acaecimiento, pereció merced al no liberar a la India y a nuestra genérica postura para con la gente de color. Posible es que Europa esté acabada y que luego de largo espacio surjan mejores formas sociales en la India, en China. Mas creo que sólo en Europa, si sucede, el democrático socialismo puede realizarse en el tiempo necesario para prevenir la caída de las bombas atómicas.

Claro es que no hay razones optimistas, pero sí para moderar nuestros juicios sobre algunos asuntos. Algo que nos favorece es que la gran guerra probablemente no acaecerá de inmediato. Padeceríamos, supongo, el tipo de guerra consistente en lanzar misiles, mas no la guerra que acarrearía la movilización de diez millones de hombres. Actualmente cualquier ingente ejército se disuelve en las lejanías, y esto podría ser cierto por diez, por veinte años. En tal tiempo algo inesperado podría suceder. Por ejemplo, que algún poderoso hecho socialista, por vez primera, emergiera cual ‘capitalismo’, sugiriendo que es algo inalterable, una como racial característica, como el color de los ojos o de la piel. Efectivamente, eso no es inalterable, pues el capitalismo, en sí, no ostenta futuro. Y no se puede prever que el próximo cambio en los Estados Unidos nos mejore.

Nuevamente ignoramos qué mudanzas acaecerán en la Unión Soviética al evitarse la guerra durante las venideras generaciones. En sociedades de tal tipo los radicales cambios de perspectiva son harto improbables porque carecen de diáfanas oposiciones, y porque el régimen, domeñando completamente la educación, la prensa, etc., con deliberación ataja el oscilamiento del péndulo de las generaciones, que notan lo ocurrido con naturalidad en las liberales sociedades. Se sabe que la tendencia de las nuevas generaciones hacia el rechazo de las pretéritas ideas es humana característica permanente que ni el NKVD erradicaría. Y es el caso que hacia 1960 habrá millones de jóvenes rusos hastiados por la dictadura, por las pompas de lealtad, y afanosos de mayor libertad y de amable actitud para con lo occidental.

Insistamos en que lo dicho, incluso, es posible aunque el mundo se vierta en tres indomeñables superestados. La liberal tradición, que será bastante fuerte dentro de la sección angloparlante, haría tolerable el vivir y ofrecería alguna progresista esperanza. Mas lo mentado es mera especulación. La perspectiva actual, según se puede conjeturar, es harto oscura, y cualquier meditación grave deberá partir de tales hechos.

Partisan Review, julio y agosto de 1947

zein circ

* Eduardo Zeind Palafox es profesor universitario e investigador de mercados. Twitter: @DonPalafox

 

 

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”