diciembre 2020 - IV Año

ENSAYO

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

diadaA la hora de iniciar estas líneas me encuentro en un AVE camino de Barcelona. Es el 11 de septiembre y pienso asistir esta tarde a la Diada. Las razones que me han inducido a tomar parte en esta manifestación las encuadraría dentro de una gran curiosidad social, un interés que esta vez supera las para mí inevitables motivaciones ideológicas. Habiendo participado (activa o pasivamente) en algunos de los sucesos sociopolíticos más relevantes del siglo pasado y sin olvidar el históricamente reciente 15-M, me parecía inexcusable no conocer de primera mano los principales acontecimientos que iban a tener lugar durante los próximos meses en Cataluña.

Algunas ideas preconcebidas sin duda han contribuido a tomar esta decisión: por ejemplo, la convicción de que en Cataluña está planteado un tablero estratégico de tintes ideológicos casi impensables -hoy por hoy- en otros lugares de Europa occidental. Me refiero a la aparición de corrientes antisistema dentro de una convivencia social, en el seno de un capitalismo financiero con reminiscencias socialdemócratas y dentro de una región muy concreta, culturalmente sofisticada y un tanto diferenciada; no precisamente pobre, pues genera un PIB que supone aproximadamente el 20% (datos de 2015) del total que corresponde al Estado en el que se ubica, un Estado democrático constitucionalmente aprobado hace casi 40 años.

Estas corrientes antisistema, con componentes anarquistas de innegable corte tradicional, viajan (y a menudo conducen) un tren que en su arranque y primeras estaciones fue financiado por buena parte de la alta burguesía local. Un tren cuyas calderas todavía se alimentan de combustible ideológico decimonónico, ya financiado por un Gobierno local que -a su vez- está refinanciado por el Gobierno central, esto es, por el Estado del que se aleja la locomotora.

Senado¿Qué pasajeros va recogiendo este tren según recorre la sociedad de Catalunya? Un somero análisis social nos indica que la ciudadanía catalana (en la que todavía no han surgido enfrentamientos ideológicos verdaderamente graves) se encuentra fraccionada y un tanto difuminada. Simplificando mucho el análisis, tendríamos una ciudadanía partidaria en gran parte de cambiar sustancialmente el statu quo actual y en la que encontraríamos una primera minoría, hiperactiva e independentista, que incluye las citadas corrientes «antisistémicas»; convive con una segunda minoría -más amplia- partidaria de una «desconexión» que podríamos considerar neo-federal, en busca de un modelo federal o -incluso- confederal, implicando ambas posturas una revisión sustancial de la Constitución española.

A estas dos minorías, que sumadas nos darían según las últimas encuestas una cifra aproximada del 35% de los votantes potenciales en un referéndum institucional (que no plebiscito, aunque la convocatoria actual pueda interpretarse en este segundo sentido), se superpone un amplio estrato de votantes que, apoyados en una larga lista de agravios reales o ficticios, han asumido la necesidad de reformar a fondo las relaciones con el Gobierno central, aunque sin detenerse mucho en los formalismos. Y todavía nos falta una tercera minoría que apenas ve la necesidad de un cambio profundo en la situación institucional anterior a la convocatoria del referéndum y, en consecuencia, menos aún de un replanteamiento constitucional. Para ella las prioridades son fundamentalmente económicas y encajan en el actual modelo autonómico, bastando con satisfacer algunas demandas de inversión, recaudación y menores aportaciones a la caja centralista.

Dándole vueltas este escenario, me atrevería a afirmar que una mayoría de la ciudadanía catalana es partidaria en estos momentos de una revisión constitucional, que conlleve un cierto grado de «desconexión» respecto a las decisiones políticas y económicas tomadas por la Administración central. No merece la pena discutir las causas y la racionalidad, para algunos irracionalidad, del distanciamiento. Mi impresión es que este rechazo ya es un hecho, más aún, un sentimiento, que se está instalando en una parte cada vez mayor de la sociedad catalana por encima de cualesquiera clasificaciones en mayorías/minorías y explica la razón por la cual muchos ciudadanos con derecho a voto, no siendo partidarios del ‘SÍ’, no estén dispuestos a votar un ‘NO’ que implicaría mantener unas relaciones con ‘el Estado’ que consideran de alguna manera caducas y, aún más determinante, un lastre para el futuro de Catalunya.

maniercValgan de introito descriptivo los párrafos anteriores y volvamos a la Diada. Tras almorzar en una cafetería cercana a un punto de encuentro prefijado, mi mujer y yo nos incorporamos a un grupo de unas diez personas, todas ellas amistades de clase media cercanas a una gran amiga nuestra. De acuerdo con la clasificación antes expuesta, la mayoría de ellas se encontraría entre los partidarios de una ‘desconexión’ de carácter federal o confederal. Nos situamos en el cruce de Paseo de Gracia con Aragón a la espera de la conmemoración a las 17:14 del aniversario y, después de que ésta tuvo lugar, nos retiramos sobre las 18:00 camino de la casa que nos ofreció un matrimonio del grupo para que comentáramos la jornada, acompañados de una copa de refrescante cava. Por cierto, en nuestras cercanías no hubo provocaciones de ningún tipo o situaciones de tensión y todas las exteriorizaciones se redujeron a abucheos contra los helicópteros de vigilancia, unidas a las constantes peticiones de independencia y votar a favor del ‘SÍ’.

Una primera impresión fue la de haber participado en una convocatoria en principio de carácter ‘sociabilizante’, pero que había sido instrumentalizada políticamente y a posteriori por las tendencias separatistas, un hecho que, resalto, estaba plenamente asumido por los participantes mayores de edad (pues también había un buen número de niños y jóvenes), lo cual explicaría en parte una menor concurrencia. Pero más allá de esta primera impresión, vinieron las conversaciones y los debates con diversos miembros del grupo, todos ellos buenos conocedores, algunos de primera mano. de la política catalana y sus entresijos.

Como la extensión de este artículo está limitada, me ceñiré a comentar que todos mis interlocutores estaban persuadidos de que iba a tener lugar algún tipo de confrontación institucional con el Gobierno central, convencidos de la incapacidad genética de este Gobierno conservador para ofrecer una salida negociada a la situación. Curiosamente, la sensación que transmitían era la de una preocupación despreocupada, un cierto desapego, como si ‘las cosas de Madrid’ no fueran con ellos. Veían la ‘desconexión’ (colándose la palabra ‘independencia’ cada dos por tres en la conversación), como una consecuencia inevitable a medio plazo, independientemente de las medidas coercitivas que pudieran tomarse ‘desde Madrid’. El referéndum supondría sólo un hito más, tuviera lugar o no.

IndependenceDesde esta perspectiva no se planteaban un análisis de Estado, ni se detenían a pensar en las consecuencias que una aplicación del Artículo 155 o de la Ley de Seguridad Nacional traería consigo: un debilitamiento institucional y, con él, de la convivencia democrática en general. La posibilidad de llegar a la proclamación de una República catalana fue tomada en consideración con cierta ligereza, sin profundizar en las secuelas (¿declaración del estado de excepción?). Y dejaré aquí la narración de aquel 11.09, al que quizás en otra ocasión me vuelva a referir.

Como siempre ocurre cuando uno vive y relata situaciones que pueden ser consideradas como simples sumas de anécdotas, resulta fácil no tomarlas muy en cuenta o simplemente desecharlas. No ha ocurrido así en mi caso y tanto la fecha como las conversaciones me han quedado muy presentes a la hora de reflexionar sobre la situación planteada en Cataluña.

Llegado este punto me doy cuenta de que el título subyace al texto escrito, pero apenas si emerge en algún párrafo. Caso de que este artículo, quizás ligero de cascos ideológicos y análisis sociales profundos tenga buena acogida, podría tener una segunda parte, esta vez incorporando algunas consideraciones tácticas y estratégicas acerca de la inevitable reforma constitucional que arrastra esta situación sin aparente salida negociada, una coyuntura a la que nos ha llevado la ineptitud -a menudo flagrante- de nuestros dirigentes.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”