noviembre 2020 - IV Año

ENSAYO

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

obradorHace miles de años Moisés, pienso acuciado por algunas lecturas de Herman Cohen, recibió los rudimentos del método científico, que pueden ser leídos en el Deuteronomio, cap. XVII, vers. X, que así reza (Reina-Valera, 1960): ‘No sea hallado en ti quien haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, ni quien practique adivinación, ni agorero, ni sortílego’. Es menester exponer el concepto de ‘adivinación’ al filosófico modo, y luego distinguirlo del concepto de ‘inferencia’, que mucho se confunden en la cabeza del poco avisado en achaques de lógica y de epistemología.

En el Códice de Leningrado (depreco a los hebraístas y teólogos corrijan de buen grado mi próximo decir, que es decir de sencillo literato) la palabra ‘adivinación’ es fonéticamente ‘quésem’, que equivale a ‘suertes’, ‘adivinación’, ‘oráculo’. Sortear, adivinar, consultar divinidades para atisbar el porvenir es en la mente primitiva, salvaje, fomentar el determinismo, creer que el libre albedrío es sólo una idea útil al filosofar. Y filosofar es para el necio vulgar pedantería.

Por el libre albedrío es posible, piénsese, transformar lo que nos rodea. El determinista, que se arroga facultades intelectivas no humanas, cree que es capaz de leer símbolos de allende la realidad experimental, y alza la vista al cielo y no ve sólo estrellas (‘No sea que alces tus ojos, y viendo el sol y la luna y las estrellas, y todo el ejército del cielo, seas impulsado, y te inclines a ellos y les sirvas’, dice el Deuteronomio, cap. IX, vers. XIX), y concibe delirios a los que llamamos ‘figuraciones’ (‘y palparás a mediodía como palpa el ciego en la oscuridad’, según imaginerías, leemos en Deuteronomio, cap. XXVIII, vers. XXIX). Tales ‘figuraciones’ no acatan las leyes de la física, de la metafísica crítica o de las matemáticas, esto es, no son objetivas, legibles para todos, sino subjetivas, producto funesto de la propia costumbre (‘Gewohnheit’, dice Kant en la ‘Crítica de la razón pura’) de intelección.

Es, por ende, víctima de un saber que, en palabras de Kant, es disfrazado por la costumbre con ilusorio cariz de necesidad (‘und durch den Gewohnheit der Schein der Notwendigkeit überkommen hat’, B19). La costumbre, pareciendo orden constante, mueve a creer a dicha víctima que el cosmos es un sistema de objetos perfectamente concatenado, y por eso predecible, monista.

Expongamos el concepto de ‘inferencia’. Inferir es extractar mediatamente conocimiento de la aplicación de un concepto a un objeto. Ejemplo: lo justo es bueno, y Moisés fue justo, por lo que sus quehaceres e imitadores serán buenos, benéficos para el pueblo de Israel, que desoyendo lo bueno fomentará la injusticia. Nótese que el afán primero del inferir es señalar continuidades ignorando espontaneidades. Tal continuidad se logra confiando en que mudanzas impredecibles (como el desacato israelí) no operarán en las cosas que pensamos. Y esa confianza crece cuando los conceptos que esgrimimos se basan en predicados perdurables, es decir, que parecen universales y necesarios, o científicos, según dice Aristóteles (Anal. Post., I 2, 71b), según dice Kant en la obra que venimos citando.

De lo ecuacionado se desprenden las siguientes consideraciones: que vaticinar es negar la libertad, toda mudanza, y que inferir es simplemente tratar de prever, de prever situados en lo más permanente que hallamos en los objetos, y que vaticinar es imponer al prójimo nuestras figuraciones, nuestras subjetividades, mientras inferir es adjetivar luego de haber atendido honesta, imparcial, duraderamente, las cosas, y que todo vaticinio es una antinomia tenida por cierta (‘ilusión trascendental’), y que toda inferencia es una simple ficción heurística. Todo vaticinio, así, es una inferencia dogmática, una adivinación.

obrador3Las inferencias científicas son sustentadas por conceptos de la realidad, hechos de predicados perdurables, aunque siempre parciales. Todo concepto es parcial. Los conceptos son meros letreros referenciales con los que pensamos. Pensar no es imaginar libremente, sino concatenar los objetos según las leyes de la física y de la lógica. Esos pensamientos lógicamente concatenados, dice Kant, no son los objetos ‘en sí’, sino fugaces representaciones o conceptos. El concepto, dice el sabio de Königsberg, nunca es acotado con certeza (‘der Begriff steht also niemals zwischen sicheren Grenzen’, B756), y las notas obtenidas por las observaciones de hoy serán mañana sustituidas por otras notas resultantes de nuevas observaciones.

Todo concepto, por ser parcial, es conjetural, nunca absolutamente cierto, o sea, es expresado con la lengua de la ficción, que con sensualismo pretende forjar ilusiones perdurables. Y esas ficciones heurísticas, dice Kant, sirven no para ensanchar el conocimiento, sino para sistematizarlo (‘lediglich systematische Einheit in eure Erkenntniss’, B644).

Dispensadas las antedichas plurifurcaciones filosóficas, critiquemos a los que tildan onerosamente a Andrés Manuel López Obrador con vaticinios, que no con inferencias. De oídas he clasificado del modo siguiente a los aborrecedores del lopezobradorismo: a) los materialistas, b) los apocalípticos, c) los elitistas y d) los ideólogos. Para clarificar las reyertas de ellos usé la lógica de Aristóteles, que el lector culto bien recordará (‘A History of Philosophy’, tomo I: ‘Greece and Rome’, de Copleston).

Los materialistas, que aseveran que merced al lopezobradorismo allegarán menos dinero cada mes o que progresar es ir atolondradamente a Disneylandia o a Cancún o a las congregaciones de turbamultas de Europa, predican sólo ‘cantidades’ y ‘cualidades’, que no componen conceptos perdurables, universales, necesarios, sino meramente accidentales, pasajeros. La experiencia, lo sensorial, dice Kant, nos dice cómo son las cosas, mas no cómo podrían ser.

Los apocalípticos sostienen que Andrés Manuel López Obrador mesiánica, ontológicamente transformará el conocido mundo, transformación que causará dolores. Los predicados de ‘sustancia’ y de ‘pasión’ son dogmáticamente metafísicos y además subjetivos, y tampoco componen conceptos para inferir, pero sí preciosos para los agoreros. La metafísica, que es el estudio de conceptos puros, del puro pensar, de las formas puras del entendimiento (KrV, B89), dice Kant, no agranda el conocimiento, y sin piedra de toque, sin experiencia, nos hace vivir bajo la ‘lógica de la apariencia’ (‘Logik des Schein’, B86) y no bajo la ‘lógica de la verdad’ (‘Logik der Wahrheit’, B87).

Los elitistas dicen que por culpa del político de Tabasco las clases dominantes, esas que confunden la Historia con la Eternidad, las mercedes del amiguismo con las de Dios y el talento con el favoritismo, serán derrocadas, subyugadas por el proletariado nuevo, al que desprecian racialmente y pecuniariamente. Interpretar el mundo con los predicamentos de ‘relación’ (‘soy grande porque hay pequeños’) y de ‘posición’ (‘soy vertical porque hay horizontales’) forja meras representaciones clasistas, subjetivas, inadecuadas para prever científicamente el mañana.

Y los ideólogos, los que notan con claridad que los placeres que gozan son heredados, arbitrarios, inmerecidos, fundamentados en el neoliberalismo, cuya metafísica es el individualismo (a decir de E. Dussel), la egolatría, el culto al dinero y a la avaricia, dicen que el enarbolamiento de MORENA será una terrible ruptura histórica, no un buen cambio social, y que tal rompimiento dejará sin posesiones a los que hoy poseen casi toda la riqueza de México. Con los predicados de ‘tiempo’ y de ‘posesión’ tales ideólogos inventan leyes sociales que sólo operan en calenturientas cabezas, y que son, por ende, también subjetivas, baratos sortilegios de políticos, esos ‘paradójicos libertadores’, según palabras de Emilio Lledó.

Digo a los aborrecedores del lopezobradorismo lo que sigue: inferid, sed científicos, y no adivinos, porque toda adivinación enfada mucho a Dios, que bienaventura a los ‘pobres de espíritu’ (Mateo, cap. V, vers. II), pobres porque no afanan leer, vaticinar el cosmos, sino conformarse con lo que es realmente perdurable, con inferir, es decir, con la búsqueda de la verdad, de la igualdad.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”