diciembre 2020 - IV Año

ENSAYO

La estética en Eugenio Trías

triasLa piedra angular de la filosofía de Eugenio Trías es la idea de límite. Desde su primer libro, La filosofía y su sombra, hasta la ontología trágica de ‘Los límites del mundo’, la idea de límite se va conformando y expandiendo, hasta alcanzar una forma topológica. La estética de Trías es, por lo tanto, tributaria de esta concepción filosófica.

La idea de límite, está presente en el pensamiento filosófico: Platón, entre la episteme y la doxa; Kant, entre el saber y la creencia; Nietzsche, entre lo activo y lo reactivo; Wittgenstein, entre lo que se puede decir y lo que se puede mostrar; Heidegger, entre el ser y el ente…… En toda la tradición filosófica, el límite es algo negativo, pues de-limita. En su entre-dos funciona como un muro. La aportación de Trías, consiste en convertir el muro en una puerta, el límite se convierte en algo positivo, dado que la puerta separa y une, en lugar de excluir lo que está del otro lado del muro. El lado de allá se comunica con el lado de acá, pues el límite es poroso. Trías, dirá ‘la piedra desechada, la convierto en la piedra angular de mi filosofía’. Lo desechado: la sombra, la pasión, el logos olvidado, lo siniestro, el horror, el sinsentido……., el límite queda así desplazado, de periférico se vuelve central, de negativo en positivo, pues une lo que sin embargo separa. La creación filosófica requiere no únicamente remitirse al legado recibido de la tradición, es necesario además, realizar un desplazamiento conceptual, es precisamente lo que hace Trías con la idea de límite.

sombraLa frase de Nietzsche ‘Dios ha muerto’, implica que no hay fundamento ni fin. Frente a ese vacío solo queda la voluntad de poder y el eterno retorno de lo mismo. Para Trías, la voluntad de poder es voluntad indestructible de creación, en su filosofía hay una convergencia de Nietzsche con Platón, pues la voluntad de creación irreductible converge con el eros platónico, teniendo este un carácter poietico y no meramente contemplativo. El eros, no seria solo una ascensión contemplativa hacia la idea, tal y como aparece en el Banquete de Platón, su carácter poietico implica un hacer con respecto a la idea vislumbrada. Iluminar con la luz de la idea las sombras de la caverna, transmitir la visión alcanzada a la ciudad. De esta forma la estética de Trías es, como quería Kant, una forma de ética.

En su itinerario filosófico, Trías irá del ensayo, de sus primeros libros, a la construcción de una ontología trágica. Ontología que versará tanto del ser como de la verdad. El ser o el sujeto se caracterizará porque su fundamento es un fundamento en falta, siendo su fin, un fin sin fin. A partir, de esta ontología el sujeto podrá abordarse como ser fronterizo. La verdad será tomada como la pura transparencia. Trans-parecer, pues el prefijo trans remite tanto al otro lado, como a través de. La verdad está en lo que aparece pero también en lo que se sustrae. La verdad es no toda, fronteriza al igual que el sujeto. La ontología de Trías, se hará topológica pues el cerco fronterizo o del límite, será una intersección entre el cerco hermético y el cerco del aparecer. El cerco fronterizo, une y separa los otros dos, en la presencia habita lo que se sustrae a la presencia misma.

belloEl Gran Vidrio de Marcel Duchamp, es el ejemplo que tomará Trías para esta ontología del límite, si por el anverso contemplamos ‘la casada desnudada por sus solteros’, cuando nos desplazamos y miramos su reverso no solo las figuras que estaban en la derecha pasan a estar en la izquierda, sino que están como desleídas, diluidas, alejándose. Estéticamente no es lo mismo el espejo que el vidrio, el espejo no tiene reverso, funciona como si fuera un muro. El vidrio, en cambio, permite contemplar el otro lado, su revés, el vidrio funciona como una puerta, como un tapiz que dejara ver su urdimbre.

El libro Lo bello y lo siniestro, se abre con dos citas: ‘lo bello es el comienzo de lo terrible que todavía podemos soportar’ de Rilke; y otra de Schelling ‘Lo siniestro (Unheimliche) es aquello que debiendo aparecer oculto, se ha revelado’. Para Trías, lo siniestro es condición y límite de lo bello. Condición, pues se revela pero también límite que todavía podemos soportar’. Lo siniestro, el horror, no puede mostrarse totalmente pues destruiría el efecto estético, la belleza. En la obra de arte lo siniestro está presente pero con forma de ausencia. Trías, piensa lo siniestro en relación con lo bello de una manera fronteriza.

Kant, abordó lo sublime como lo infinito, como lo inconmensurable, aquello que puede producir angustia, una tempestad, un alud, pero también placer, produciendo un goce moral, pues lo divino se hace patente y presente. El Romanticismo y el Idealismo, seguirá la enseñanza kantiana de lo sublime, la belleza será presencia divina en lo infinito, pero cuando los dioses se retiran, lo sublime dará lugar a un abismo sin fondo, a un vértigo esencial, dando lugar a lo siniestro.

Freud, en su libro ‘Lo siniestro’, tomará la definición de Schelling, aunque alterándola, pues aquello que se revela cuando debía estar oculto, es lo familiar. Así, en el análisis que hace Freud del cuento de E.T.A. Hoffmann ‘El hombre de arena’. El interés de Freud no es la estética, sino la manifestación de una verdad angustiante. Trías, señalará este carácter en su comentario de la tragedia de Edipo Rey, de tal forma que lo siniestro oscila entre la belleza y la verdad, pues la angustia es según Lacann el afecto que no engaña.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”