septiembre 2021 - V Año

ENSAYO

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Insigne investigador, republicano y lorquino

El aire juega a los recuerdos:/ se lleva todos los ruidos
y deja espejos de silencio /para mirar a los años vividos
Xavier Villaurrutia

Fuente de las fotografías: Colección familiar Méndez y www.cosasdelorca.com

Rafael MendezQuiero rendir un homenaje de sincera admiración a Rafael Méndez y con él a toda una generación que se formó en los valores republicanos, estudió con ahínco, destacó en diversas disciplinas científicas y humanísticas y tuvo un firme compromiso político sin olvidar nunca sus deberes éticos.

Mi padre me hablaba con cierta frecuencia de Rafael Méndez. Se conocieron en Lorca y Águilas y cultivaron después una buena amistad en Madrid. Tenían muchas afinidades: sus simpatías republicanas, su pertenencia al Partido Socialista, su amor a la tierra que los había visto nacer…

Rafael Méndez fue tenaz, intuitivo, disciplinado y brillante. Desde muy joven volcó sus mejores cualidades en la investigación. No hemos tenido suerte en España. Por unas causas o por otras, la investigación científica –salvo breves periodos- se ha visto postergada y abandonada. Hoy, seguimos pagando esa inercia cuando nuestros mejores cerebros, frecuentemente tienen que emigrar a otras latitudes, víctimas de los recortes y de la falta de previsión de unos dirigentes que por no pensar… no piensan ni en el presente ni en el futuro.

Rafael Méndez llevó a cabo importantes investigaciones y aportaciones en el terreno de la cardiología y en el de la farmacología.

Rafael Mendez con 15 añosRafael Méndez con 15 añosRemontémonos al barrio de San Cristóbal, en Lorca y, a una familia numerosa que vivía, con cierta holgura, y que supo inculcar a sus hijos la pasión por el trabajo. Desde allí iremos ofreciendo retazos significativos, de su itinerario vital y de su carácter.

Podría decirse que Rafael Méndez fue un hombre hecho a sí mismo, aunque una afirmación como esta ha de ser matizada. Hay un ambiente, una atmósfera que se respira, una convivencia con personas de valía, que influyen en la formación del carácter. Unas instituciones que aspiran a que España salga de su atraso y que se incorporé, sin complejos, a las coordenadas europeas. Tuvo la fortuna de disfrutar de ese ambiente y de conocer y tratar a personas de singular relieve durante su estancia en Madrid para realizar sus estudios de medicina.

Convivió con Severo Ochoa, con Federico García Lorca, con Luis Buñuel y otros. Pudo disfrutar del clima de exigencia intelectual y camaradería que se respiraba en la Residencia de Estudiantes. La Junta de Ampliación de Estudios, por otra parte, supo dar la oportunidad a algunos jóvenes inquietos, ambiciosos y preparados de ponerse en contacto con las universidades más prestigiosas.

Fue decisivo su encuentro con Juan Negrín, que supo inculcarle la pasión por los hallazgos científicos y reconducir su vocación por los caminos duros y gratificantes de la investigación.

Estos hombres no tenían vocación política pero supieron estar a la altura del momento histórico que les tocó vivir. No vacilaron cuando llegaron las ocasiones decisivas y difíciles en aceptar cargos en defensa de la II República y durante la Guerra Civil. Ninguno rehuyó el compromiso que se le exigía comenzando por Juan Negrín cuya firmeza de carácter y bondad eran proverbiales y que hoy es conocido, casi únicamente, por los cargos públicos que desempeñó, con clamoroso olvido de su ingente labor investigadora llevada a cabo en Alemania y después en el Laboratorio de Investigación en Fisiología, estrechamente vinculado con la Residencia de Estudiantes y que puso en marcha Santiago Ramón i Cajal.

Mendez en la Guerra CivilMéndez en la Guerra CivilUno de los aspectos que más llama la atención del itinerario vital de Rafael Méndez es su reciedumbre moral, su lealtad y los afectos que supo cultivar y mantener durante toda su vida.

En un texto de las dimensiones de este, no es posible extenderse mucho, pero no me resisto a citar unas palabras del cineasta Luis Buñuel, que de paso, ponen de relieve su vida austera y la reciedumbre de sus principios morales. ‘Rafa –como le llaman sus colegas- posee dos cualidades preciosas para mí, la sencillez de su trato y su inquebrantable honradez. Si Rafael hubiera tenido la manga ancha y los dedos ligeramente voraces durante nuestra Guerra Civil, podría ser millonario, pero en dólares. Desde que emigró a USA y luego a México, ha vivido siempre de su sueldo de investigador y profesor, que no es gran prebenda’.

Hemos indicado con anterioridad sus compromisos con la II República y con los valores democráticos, que le llevaron a abandonar temporalmente el estudio, la enseñanza y la investigación para ocupar cargos de relieve y de responsabilidad que requerían que los mejores dieran un paso al frente. La lealtad a unas ideas y a unos principios no le apartaron nunca de su vocación, que reemprendió en el exilio, finalizada la contienda.

Rafael-Mendez-con-Gordon-Moe-en-Harvard 1943Rafael Mendez con Gordon Moe en Harvard 1943Hagamos hincapié, no obstante, que cuando Juan Negrín o Julián Zugazagoitia, contaron con él para desempeñar tareas como Secretario de Hacienda, Director General de Carabineros o Subsecretario de Gobernación, no dudó en prestar su inteligencia y su capacidad para hacer frente a estas responsabilidades.

Tuvo que soportar un largo y duro exilio. Estaba preparado para afrontar dificultades y salió adelante con tesón, con dedicación y prestando grandes servicios a la investigación y a la docencia en Estados Unidos y México.

No se arredró nunca y tuvo siempre una buena salud y, sobre todo, una ambición enorme por investigar y por llevar lo más lejos posible sus proyectos. Dejó un excelente recuerdo en Universidades como Chicago y Harvard y, también, en el Departamento de Farmacología del Instituto Nacional de México.

No permitió que la nostalgia le impidiera proseguir su camino, ni que las dificultades hicieran mella en su ánimo… sin embargo, se advierte en su ánimo un poso de amargura. Cuando regresa a España después de muchos años, le impidieron, los de siempre, que realizara lo que hubiera sido su gran sueño: proseguir sus investigaciones en nuestro país.

Mendez en el exilio de MéxicoMéndez en el exilio de MéxicoRegresó a México y fue nombrado Director de los Institutos Nacionales de Salud, hasta su fallecimiento. Se sentía muy orgulloso del Premio Nacional de Ciencias y Artes en el Área Físico-Matemática que le otorgó el Gobierno Mexicano y que es una distinción señera que muy pocos poseen.

Por lo que respecta a España, los reconocimientos una vez más, fueron tardíos y, me atrevería a decir, que formales y protocolarios. La Universidad de Murcia le nombro Doctor Honoris Causa y Lorca, Hijo Predilecto. Quizás la mayor gratificación la obtuvo, cuando se le dio su nombre al Hospital Comarcal de Lorca, a cuya inauguración pudo asistir emocionado unos pocos meses antes de su muerte.

Muchas de las cosas que se sobre él me las refirió mi padre, como su seriedad y su culto a la amistad con personas, que en muchos casos, estaban muy alejadas de sus convicciones. Hizo de la tolerancia uno de los principios rectores de su vida.

MendezRafael Méndez merece y, se ha ganado, una mayor atención y reconocimiento. Creo que está por hacer una biografía, sólida y completa de su trayectoria como investigador, de su paso por diversos cargos políticos en la II República y Guerra Civil y de los valores y principios que practicó con gran entereza.

En el libro Gente de Lorca, Eulalia Martínez y Maruja Sastre, le dedican unas páginas entrañables y bien documentadas… pero hay que ir más allá. Hoy día, lamentablemente, muchos compatriotas, incluidos los murcianos, ignoran casi todo de su labor científica y de su figura humana.

Deberíamos hacer un esfuerzo por darlo a conocer, porque el ejemplo de hombres como él solo puede redundar en hacernos mejores.

Hay que mirarse en el espejo de estos ciudadanos demócratas, de espíritu combativo, reciedumbre moral e investigadores brillantes y tenaces… desgraciadamente, algunos durante demasiado tiempo, se han encargado de hacer añicos el espejo… urge disponer de otro para que nos devuelva una imagen limpia y podamos, por fin, encontrarnos a nosotros mismos y reconciliarnos con nuestro pasado.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Los enigmas de Perictione

Ensayo

Juan Valera, un ateneista para un bicentenario

Ensayo

Marjorie Grice-Hutchinson y Juan Luis Vives

Ensayo

Santiago Ramón y Cajal: Un genio autodidacta de gran proyección internacional

Ensayo

Demóstenes y el fin de la libertad griega

Ensayo

Emilia Pardo Bazán, punto culminante en el estreno de la primera obra de Galdós

Ensayo

La apoteosis de la insignificancia

Ensayo

Santo Tomás Apóstol, evangelizador de las Américas

Ensayo

La Ciencia en el Exilio: una imagen extraordinaria de vitalidad

Ensayo

Desmovilización, descontento y desafección: Una estrategia de la derecha para la toma del poder

Ensayo

Sarah  Kofman, la espantosa sombra del holocausto es alargada

Ensayo

Protágoras de Abdera (480 – 411 a.C.)

Ensayo

América y las Diez Tribus Perdidas de Israel

Ensayo

Violencia verbal en la política española

Ensayo

Un almirante ateneísta: D. Miguel Lobo

Ensayo

Alfonso X ‘El sabio’ en su 800 aniversario: su mayor empresa científica

Ensayo

De Amore

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (II)

Ensayo

El 8 de marzo de 2021, un día muy adecuado para hablar de la filósofa feminista Silvia Federici

Ensayo

Salud democrática y liberalismo político

Ensayo

Pioneras en la actividad sindical en enseñanza

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (I)

Ensayo

El legado constitucional de Jiménez de Asúa

Ensayo

Teofrasto: filósofo, pedagogo y botánico

Ensayo

Emerson y el Trascendentalismo norteamericano

Ensayo

Julio Hernández Ibáñez, un profesor republicano transterrado

Ensayo

Diógenes de Sinope: un filósofo desarraigado, provocador y subversivo

Ensayo

Hechos y razones contra obsesiones delirantes

Ensayo

Análisis de los resultados de las elecciones en EE.UU

Ensayo

En torno a la dialéctica del Amo y el Esclavo en Hegel

Ensayo

¿Qué clase de mundo nos dejará el Covid 19?

Ensayo

José Ballester Gozalvo, una biografía entre la pedagogía y la política

Ensayo

Naturalismo y religión en el debate entre Habermas y Ratzinger

Ensayo

Acerca del amor

Ensayo

La política de Balmes

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

Ideología y política: de Marx a Piketty

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Las socialistas belgas hasta finales de los años veinte

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

Aquí, en la izquierda, no sobra nadie

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

La naturaleza en Marx

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Laicidad, sociedad abierta y emancipación ciudadana

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Enrique Tierno Galván

Ensayo

Nos sigue haciendo falta Tierno Galván

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Lenin, la Revolución como Ciencia

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

El laicismo en Habermas y su origen griego

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”