diciembre 2020 - IV Año

ENSAYO

Referendum constitucional

Los miembros de algunos partidos se autodefinen ‘constitucionalistas’, pero no pasan de ser ‘constitucionaleros’. Es su forma de deslegitimar ahora que no pueden otorgar diplomas de ‘adictos al régimen’ a su ideología que en tantos casos es paradójicamente inconstitucional. La CE78 declara constitucional y, más aún, garantiza ‘la libertad ideológica… sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la ley’ (art. 16.1); y lo reitera más adelante ‘se reconocen y protegen los derechos: a) A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción’ (art. 20.1) destacando a continuación. ‘El ejercicio de estos derechos no puede restringirse mediante ningún tipo de censura previa’ (art. 20.2) para cuyo ejercicio se cuenta con la protección de todo el poder judicial ‘Todas las personas tienen derecho a obtener la tutela efectiva de los jueces y tribunales en el ejercicio de sus derechos e intereses legítimos, sin que, en ningún caso, pueda producirse indefensión’ (art. 24.1).

Si una asociación legítimamente constituida defendiera ideas inconstitucionales seguiría siendo constitucional porque ‘las asociaciones sólo podrán ser disueltas o suspendidas en sus actividades en virtud de resolución judicial motivada’ (art. 22.4) y hasta que se disuelva por orden judicial es constitucional. Ahora, de nuevo, se quiere judicializar la política.

La CE78 permite un ligero ejercicio de la democracia directa al permitir el ejercicio de la ‘iniciativa legislativa popular’. Pero para impedirlo está la Mesa del Congreso y aún el Tribunal Constitucional que puede aprovechar que el Pisuerga pasa por Valladolid para hacer lo que le venga en gana. Que su comportamiento sea un fraude de ley es algo que no les preocupa nada. Los jueces y magistrados que son el poder judicial son, según declara la CE78, ‘independientes, inamovibles, responsables y sometidos únicamente al imperio de la ley. Independiente en sus decisiones’ (art. 117.1); eso es algo que vistas sus sentencias atemoriza incluso a los inocentes.

voto6El Estado es competente solo en ‘1. …las decisiones políticas de especial trascendencia [que] podrán ser sometidas a referéndum consultivo de todos los ciudadanos. 2 El referéndum será convocado por el Rey, mediante propuesta del Presidente del Gobierno, previamente autorizada por el Congreso de los Diputados’ (art. 92). Estas decisiones tienen dos filtros: el del Presidente del Gobierno y el del Congreso. Rebasados ambos, los ciudadanos pueden tener ‘autorización para la convocatoria de consultas populares por vía de referéndum’ (art. 149.1.32); por lo tanto, si la consulta no tiene ‘especial trascendencia’ desaparece la limitación y por eso cualquier persona, parte del pueblo donde ‘reside la soberanía de donde emanan los poderes del Estado’ (art.1.2), puede organizar una consulta que no sea referendum sin solicitar ninguna autorización.

La celebración de una ‘consulta de opinión’ no exige ninguna autorización. Se diferencia del referéndum por múltiples elementos. La organiza una empresa particular, no un organismo del Estado. El número de consultados no es el total de los ciudadanos con derecho a voto. No hay control oficial y legal de los resultados de la consulta. La pregunta no tiene validez oficial porque la hace un particular en los términos que quiera. Por eso no es un referéndum.

Y no digamos si a todos estos requisitos formales que no tiene se añade uno que nadie tiene en cuenta. ¿Tienen suficiente información y es ésta correcta como para considerar que los participantes en ese no referéndum que es un sondeo de opinión? Legalmente hablando, el referéndum del Brexit debió declararse nulo de pleno derecho. Le falto ese requisito

La Ley Orgánica de referéndum reitera que ‘La autorización para la convocatoria de consultas populares por vía de referéndum en cualquiera de sus modalidades, es competencia exclusiva del Estado, pero luego confunde el Estado con el Gobierno cuando dice: ‘Dos. La autorización será acordada por el Gobierno, a propuesta de su Presidente’, por lo cual es inconstitucional, ‘salvo en el caso en que esté reservada por la Constitución al Congreso de los Diputados’ (art. 2) lo cual sí ya sería una intervención del Estado, pero limitada a los referenda de ‘especial trascendencia’, como acabamos de señalar, y ‘Tres. Corresponde al Rey convocar a referéndum, mediante Real Decreto acordado en Consejo de Ministros y refrendado por su Presidente.’

Los falsos ‘constitucionaleros’ han intoxicado a la población, la inmensa mayoría nunca leyó la CE78, haciéndoles creer que sólo se pueden hacer referenda de nivel nacional cuando dicha LO dice: ‘Uno. El referéndum se decidirá por sufragio universal, libre, igual, directo y secreto en el ámbito que corresponda a la consulta’ (art. 5). Eso deja claro que se pueden hacer referenda de nivel autonómico, provincial y aún municipal.

El problema queda entonces reducido al contenido material de lo que se pueda someter a consulta de los ciudadanos de Cataluña o en cualquier parte de España. En este sentido, no deja de ser llamativo que el único tipo de referéndum mínimamente regulado en la Constitución sea precisamente el conocido como referéndum consultivo. Es una consulta en la que quien tiene la iniciativa de autorizarla, el presidente del Gobierno, no queda vinculado para ejecutar la decisión que tome el cuerpo electoral, sea cual fuere el resultado de la misma. Por tanto, una cosa es aclarar quién puede constitucionalmente convocar esta consulta y otra distinta determinar cuál sea la pregunta que se someta a los ciudadanos catalanes.

Constitucionalmente hablando se puede consultar a todos los ciudadanos si están favor o no de la independencia o autodeterminación de Cataluña. Tal consulta no sería un ejercicio del derecho a decidir porque el referéndum no es vinculante; sería un ejercicio del derecho a opinar. También se podría hacer un referéndum, otro asunto de ‘especial trascendencia’, sobre la conveniencia de dar fin a la Transición a la Democracia y recuperar, de una vez por todas, un régimen democrático donde los ciudadanos, no súbditos, podamos elegir periódicamente al Jefe del Estado; o dicho ‘a sensu contrario’ que podamos presentarnos como candidatos a la Jefatura del Estado y ser elegidos.

Con lo cual, dejémonos de convertir la CE78 en un dique. Es una vía, aunque angosto, para ejercer el derecho de opinión por medio de esos referenda consultivos. ¿Quién los teme?

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”