abril 2021 - V Año

ENSAYO

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Por Ricardo Martínez-Conde*.- | Diciembre 2017

Cptvdisplay‘Nada más frágil que la facultad humana de admitir la realidad, de aceptar sin reservas la imperiosa prerrogativa de lo real’, ha escrito Clement Rosset (1). Pues bien, ¿qué decir cuando la realidad que se nos ofrece como verdadera es una realidad falsa, virtual, irreal?

La vida del hombre ‘cultural’ de hoy es la vida del hombre atribulado. Habiendo modificado de forma brusca e inesperada su paisaje espiritual han dañado su imagen de futuro. Algo en el ‘código actual’ le ha fragmentado en su esencia, y, habiéndole minimizado, se propicia una forma de descrecimiento que bien pudiera suponer una forma de destrucción. (‘En la enorme fractura, en el sistema de oposiciones extremas que cualifica lo humano, la risa encuentra su justificación metafísica’, ha escrito Toni Negri (2).

A este propósito viene bien aquí la precisa reflexión del filósofo francés Jean Beaudrillard que inicia con esa frase rotunda: ‘El hombre y su libertad: esencias fantasmas, hologramas en el parque de atracciones de lo real’ (3). Tratando de hacer una aproximación a la comprensión del tiempo que nos toca vivir (el tiempo por el que transcurrimos y que nos vive), no podemos por menos que compartir, en buena medida, el pensamiento del teórico galo: ‘El destino de todas las cosas es su supervivencia artificial, su resurrección como fetiches de reserva, como esas especies animales en vías de ‘rehabilitación’, como los guetos convertidos en museo, y todo lo que sobrevive gracias a la reanimación o a la alimentación parenteral. Siempre habrá caballos, aborígenes, niños, sexo, realidad, pero como justificación, como fetiche, como reserva simbólica, como decorado, como privilegio, como reliquia, como objeto raro. Especies protegidas -añade- con fines depredatorios bien calculados, que unos gozarán ‘in vivo’ y otros gozarán ‘in vitro’ (4).

Se observa, cómo no, un largo desaliento en este exordio, sobre todo considerando que, de algún modo, con este pensamiento no solo se está dando fe de la falsa realidad, de la virtualidad instituida como vida, sino en cuanto que en estas líneas se diseña a la vez un esquema de futuro. Lo cual resulta un panorama desolador; o bien, considerado más humanamente (esto es, con la proximidad del corazón), confecciona un paisaje definitivamente triste.

Y así llegamos al nudo, a la esencia nuclear: estamos, como hombres, abocados a ver (pensar) el mundo a través del sentimiento, de las emociones, y eso resulta desolador por cuanto este ‘tiempo nuevo’ se nos ofrece cada vez con más insistencia como una realidad virtual. Una realidad falsa. Entonces ¿dado el presente vivo de esa realidad artificial impuesta de una manera poco menos que institucionalizada, habremos de tener que avergonzarnos por nuestra debilidad de solitarios? ¿habremos de renunciar a las emociones? ¿Dónde guardar, para no exponerlo en demasía a un posible veredicto público vengativo (pues no tendría cabida en ese mundo falso) ese sentimiento primigenio que se llamar amor?: amor a la vida y la duda, a sentir la proximidad de la costumbre, de lo inmediato, de lo que es real por sí, por su forma y su tacto; todo lo que ha contribuido al sustento de nuestro (¿provisorio?) acervo cultura hasta hoy.

¿Cómo ofrendar nuestra fe en la vida sobre el altar de una realidad que no es real y que a la vez se nos ofrece casi como el único interlocutor para nuestra inteligencia y nuestros sentimientos? ¿Qué ha de ser, hoy, a partir de ello, el vivir? ¿Qué relación ha de establecer el hombre sintiente con el paisaje que le es propio? ¿Qué habrá de verter el hombre -a tenor de la nueva circunstancia- en el Diario de su sorpresa, de su silencio, de sus preocupaciones?

De Madrid al cielo 183¿Acaso estamos accediendo lenta e inexorablemente al tiempo dominante de la melancolía? ¿estamos, tal vez, abocados a ello? Su Shih, el poeta chino, reflexiona sobre un paisaje de Wang Chin Ch’ing cuyo punto de vista elevado abarca una amplia comarca y una buena parte de un cielo transitado por nubes fugitivas. Desde una perspectiva tan distante solo se aprecian colores en el horizonte: ‘Flotan, grises y verdes, sobre el pecho del río:/ ¿son montes o son nubes? De lejos no se sabe‘. Fascinado por esta equívoca reviviscencia visual, el poeta se confiesa: ‘Tus pinceles/ reviven estas vistas y al mirarlas deseo/ un pedazo de tierra, un pedazo de cielo’. La pintura representa una realidad que propicia la melancolía‘ (5). Un símil acerca de quien observa y siente, haciendo de ello una realidad espiritual.

Veamos en ello la necesidad perentoria de haber de acudir al paisaje de origen, un paisaje real y emotivo superior a cualquier realidad fingida, no-existente; pero así son los verdaderos contenidos del hombre, no-real. Es decir, si aplicamos la emoción de esta percepción al panorama actual estaríamos, más que viendo (pues no existe todavía en la nueva realidad una referencia verdadera para nuestros sentidos) rememorando la necesidad de otro paisaje cuya armonía sí nos es afín tanto al sentimiento como a la inteligencia. Pero he aquí, entonces, que nos habremos retrotraído a un mundo deseado; hemos terminado por enfermar de melancolía, ansiando nuestra voluntad de solitario observador ‘un pedazo de tierra, un pedazo de cielo. Ya sea del paisaje de la infancia o bien el del amor; desde luego, lejos de las ‘máscaras de la realidad’ que los nuevos Ordenadores de la realidad del tiempo nuevo nos imponen.

Y, siendo así, ¿no habremos, con ello, al fin (esto es, bajo la férula dominante de una realidad sin belleza sentiente, de un tiempo sin nombres humanos fiables) perdido o estar a punto de perder nuestra libertad? Y aquí ha de hacerse entrar la necesaria consideración espiritual del tiempo. A tal efecto reflexiona Beaudrillard: ‘El tiempo mismo: ¿qué hacer con el que nos queda, que ya solo se nos presenta en forma de aburrimiento, residuo indegradable? ¿Qué hacer con la verdad y con toda esta clase de valores?; el universo ‘objetivo’ ya no necesita para nada la verdad.

chorro-navafria¿Qué hacer con la libertad, cuyo corazón sigue latiendo débilmente en un rincón? ¿A quién le importa, desde que se dispersó en la ‘felicidad’ y la liberación incondicional de todas las cosas? Ya solo queda su Idea’ (6).

Entonces, ¿tal vez el futuro es solamente la esquela que nos amenaza? ‘Yo cavilo las cosas, escribió Eduardo Blanco Amor- pensando de las que son a las que no son. Y de unas a otras siempre llego a la muerte’ (7). Y qué del amor, ese argumento eterno que nos vivifica y, al fin libera (a pesar de que Arnau de Villanova, en su ‘Liber de parte operativa’, lo incluya como una de las cinco variedades de locura en el hombre) El amor como ‘la idea de alegría acompañada de una causa externa’, al decir de Spinoza. ¿No sabrá él alejarnos de ese nuevo fuego destructor que asoma en esta realidad virtual que nos cerca y amenaza imponiendo (exigiendo) al fin la falsedad de toda apreciación espiritual, de todo sentimiento? Más, ¿cómo poder aceptar el fin del amor como certeza verdadera?

Confiemos. Confiemos que ‘el tiempo ahora abolido en este tiempo irreal’ se rehaga de sus actuales cenizas. Al menos, de momento, nos queda ‘la dulce tristeza de una melancolía musical’, la presunción de una certeza ‘verdadera’ (no virtual) antes que llegue la definitiva sombra. ‘Si el amor es en verdad eterno -ha escrito Fernando Savater- lo es en cuanto eternidad implica no infinitud, sino negación del tiempo. ¿Sabe el amor que el tiempo existe? Lo sabe: el tiempo es la pérdida o el silencio del amor’ (8). Ahora bien, mientras haya tiempo en nuestra voluntad y nuestra inteligencia, que sea un tiempo real para vivir, esto es, no acotado por la enloquecedora virtualidad de una realidad que no es, según quieren imponernos los cánones de la nueva doctrina de la falsa inteligencia alienante de las máquinas; la que denuncia Beaudrillard con contundencia, pues ‘cuando reinan las memorias artificiales, nuestras memorias orgánicas pasan a ser superfluas (incluso desaparecen progresivamente). Cuando todo tiene lugar entre terminales interactivos en la pantalla de la comunicación, el Otro se ha convertido en una función inútil’ (9).

Calladamente dejó escrito el poeta:

‘Vivimos en el viejo caos del sol,
O en la vieja dependencia del día y de la noche,
O en soledad de isla, libres y sin tutela
De esas anchas aguas de las que no podemos escapar.(…)
Y en el cielo aislado, cuando cae la tarde,
Casuales bandadas de palomas describen
Equívocas ondulaciones, al hundirse en la sombra
Con las alas abiertas’ (10)

Quizás por todo ello, podríamos concluir, ‘el arte, el trabajo, la religión, el cuerpo, aunque muertos, se han olvidado de morir’ (11). Y, siendo así, confiemos en que otro horizonte habrá que venga a liberarnos, que nos acerque a nosotros mismos.

Notas:

1.- Clement Rosset. Lo real y su doble. Ensayo sobre la ilusión. Tusquets, Barcelona, 1999 p. 9
2.- Toni Negri. Arte y multitud. Ocho cartas. Trotta, Madrid, 2000 p.61
3.- Jean Baudrillard. El intercambio imposible. Cátedra, Madrid, 2000 p.50
4.- Idem, p.50
5.- Francisco Calvo Serraller. ‘Babelia’. Diario ‘El País’, 30-12-00
6.- J. Baudrillard, op. Cit. P.50
7.- Eduardo Blanco-Amor. La Parranda. Biblioteca Júcar, Madrid, 1985 pp. 80-81
8.- Fernando Savater. Invitación a la ética. Anagrama, Barcelona, 1983 p.119
9.- J. Baudrillard, op. Cit. P.47
10.- Wallace Stevens.Las auroras de otoño y otros poemas. Visor, Madrid, 1993 p. 67
11.- J. Baudrillard, op. Cit. P.50

ricardo cir
 
 
*Ricardo Martínez-Conde es escritor, web del autor http://www.ricardomartinez-conde.es/

 

 

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Protágoras de Abdera (480 – 411 a.C.)

Ensayo

América y las Diez Tribus Perdidas de Israel

Ensayo

Violencia verbal en la política española

Ensayo

Un almirante ateneísta: D. Miguel Lobo

Ensayo

Alfonso X ‘El sabio’ en su 800 aniversario: su mayor empresa científica

Ensayo

De Amore

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (II)

Ensayo

El 8 de marzo de 2021, un día muy adecuado para hablar de la filósofa feminista Silvia Federici

Ensayo

Salud democrática y liberalismo político

Ensayo

Pioneras en la actividad sindical en enseñanza

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (I)

Ensayo

El legado constitucional de Jiménez de Asúa

Ensayo

Teofrasto: filósofo, pedagogo y botánico

Ensayo

Emerson y el Trascendentalismo norteamericano

Ensayo

Julio Hernández Ibáñez, un profesor republicano transterrado

Ensayo

Diógenes de Sinope: un filósofo desarraigado, provocador y subversivo

Ensayo

Hechos y razones contra obsesiones delirantes

Ensayo

Análisis de los resultados de las elecciones en EE.UU

Ensayo

En torno a la dialéctica del Amo y el Esclavo en Hegel

Ensayo

¿Qué clase de mundo nos dejará el Covid 19?

Ensayo

José Ballester Gozalvo, una biografía entre la pedagogía y la política

Ensayo

Naturalismo y religión en el debate entre Habermas y Ratzinger

Ensayo

Acerca del amor

Ensayo

La política de Balmes

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

Ideología y política: de Marx a Piketty

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Las socialistas belgas hasta finales de los años veinte

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

Aquí, en la izquierda, no sobra nadie

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

La naturaleza en Marx

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Laicidad, sociedad abierta y emancipación ciudadana

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Enrique Tierno Galván

Ensayo

Nos sigue haciendo falta Tierno Galván

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Lenin, la Revolución como Ciencia

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

El laicismo en Habermas y su origen griego

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”