septiembre 2020 - IV Año

ENTREVISTAS

Fernando López Guisado: ‘La gente lee más poesía y eso es lo único que importa’

fernando 2El poeta Fernando López Guisado presenta su nuevo libro de poemas titulado Orgía sin mí (escrito #orgía_sin_mí), publicado por Ediciones Vitruvio dentro de su novedosa Colección Poesía Tatoo.

López Guisado es autor de los poemarios Aromas de soledad, El Altar de los Siglos, La letra perdida, Porque nunca fue suyo y Rocío para Drácula (Premio de la Asociación de Editores de Poesía, 2014). Su poesía y textos en prosa han sido recogidos en varios libros colectivos. En 2016 publicó Montaña rusa, su primer salto en solitario a la prosa donde reunió sus mejores ‘relatos de horror, crueldad y delirio’.

La presentación de #orgía_sin_mí tendrá lugar el próximo viernes 14 de septiembre a las 19:30 horas en el Centro Riojano de Madrid (c/ Serrano, 25). Los poetas Antonio Daganzo y Pablo Méndez, acompañarán a Fernando López Guisado en este acto que servirá también para inaugurar el nuevo curso editorial de Ediciones Vitruvio.

Con motivo de la aparición de este nuevo libro de López Guisado Entreletras ha conversado con el autor….

-En los próximos días presentará usted su libro de poemas #orgía_sin_mí. Me gustaría comenzar nuestra conversación preguntándole en primer lugar por el título de este nuevo libro. ¿provocación, transgresión,…le salió así?

-Un título que creo resume bien el espíritu del libro: ecléctico, dispar, extraño, excesivamente personal. Una obra que quizá canta a esa sensación que muchos experimentan; estar fuera de su vida, no sentirse protagonista de ella, ajeno, sin ser parte de nada. Es frecuente en los artistas, los escritores, pero no es un rasgo exclusivo. La persona en la multitud por la que nadie lloraría si desapareciese.

Portada1-Usted ha definido este trabajo como libro de poemas y no como poemario. Díganos, ¿por qué ha querido hacer esta diferenciación?

-Porque hay una diferencia entre libro de poemas y poemario. El segundo es un todo compacto, con un estilo definido, intencionado, una prosodia marcada que sigue los mismos preceptos. Pero #orgía_sin_mí es un libro en que las composiciones quizá transiten por un espíritu común pero no se interrelacionan, no guardan un credo poético. Son piezas sueltas, cada una distinta de la anterior en su alma y estilo. Hay que ser sincero con uno mismo y este es un libro de poemas. No obstante, se llega a un momento en la carrera de uno que ya considera que ha demostrado, al menos, lo suficiente y puede permitirse romper las reglas de coherencia, cohesión e intención. Como diría Blas de Otero en uno de sus versos ‘escribo como un autómata, corrijo como un robot y publico lo que pienso (es un decir)’.

-Han pasado ya cinco años desde que publicara su último poemario Rocío para Drácula. ¿Qué supone Orgía sin mí en su trayectoria como poeta?

-He tratado de mantener mi espíritu y refinarlo: un halo de dulzura mezclada con crudeza, ironía y cierta obscenidad poética a la hora de mostrarse, transformar la cicatriz en canto, la llaga en botella de oxígeno cuando uno se está ahogando.

-A pesar de que este libro es, por decir así, una colección de poemas sin un hilo temático conductor ¿Qué tema o temas diría que predominan en esta ‘orgía‘ poética que ahora entrega a los lectores?

-Mis universales personales: el amor, el desgarro, la ironía, lo absurdo y cierto toque sobrenatural y fantasmagórico en lo existencial. Aunque en este caso el fantasma es entendido en las dos vertientes del término, bien como ente espectral bien como imagen irreal: supongo que los dos preponderantes en esta orgía son el deseo de futuro y el recuerdo del pasado, la asimilación de los mismos, los sueños y la entrada al otoño de la vida.

fernando 3-¿Qué otros elementos destacaría de su nuevo libro de poemas?

-Creo que es divertido, creo que trata experiencias que todos vivimos en algún momento, es un precioso álbum de fotos de lo que una generación ha sido (y con ella yo mismo) y de lo que aún aspira ser.

-¿Diría usted que en este libro hay una evolución significativa en la construcción de la voz poética de Fernando López Guisado?

-Me alejo quizá de cierto tono expresionista muy cómodo en mi ritmo personal, para adentrarme en nuevos mares como esa prosodia de estilo americano contemporáneo que se acerca al lector con una construcción y una prosodia más accesible. No obstante, trato de no perder mis referentes propios. Sí puedo decir que es un libro radicalmente personal, intransferible, propio. Ahora mismo no me he preocupado por una elipsis referencial de los motivos físicos de la inspiración: nombres, situaciones, experiencias. Es una auténtica orgía, aunque como mi mirada es en ese momento la creadora de la ficción estable, es una orgía sin mí.

-Usted es un poeta que en su haber tiene una amplia obra publicada que siempre ha sido bien acogida por la crítica. ¿Hacia dónde camina ahora su poesía?

-Sinceramente: ni absoluta idea. Ya veremos. Ha llegado un momento que creo que, poéticamente, no necesito demostrar si la tengo grande o no y, por lo tanto, me siento con la libertad de explorar con un poco de responsabilidad desinhibida y mucho de espíritu lúdico.

-¿Qué puede decirnos de la poesía actual que se hace en nuestro país?

-Me parece que no hay una línea definida y toda la gente vive en una guerra salvaje y bastante encarnizada en la que, sin pretenderlo, se convierten en unos pesados más que dicen ‘cómprame’. Premios literarios vendidos, editoriales que dominan el panorama con un sesgo estilístico muy claro, el fenómeno de la poesía youtuber, las redes sociales ardiendo y llenas de ácido amargo que disfraza la envidia de denuncia, los nuevos creadores totalmente perdidos, los viejos creadores totalmente perdidos. Es como una de esas películas del oeste en el que todos los personajes se reúnen en la cantina y sus manos tiemblan deseando coger el revólver.

(Continua...)

fernando 1-En definitiva: ¡súper divertido! Y, en el fondo, creo que muy sano. La gente lee más poesía y eso es lo único que importa. ¿Qué quedará? Lo dice el tiempo, nada más, y ni siquiera el tiempo es justo. ¿Cuántos poetas mejores que muchos clásicos imprescindibles se habrán quedado mudos en un cajón para siempre sin que jamás les conozcamos y quizá tenían el secreto de la Verdad y la Belleza?

-¿Dónde se situaría usted en ese contexto?

-Donde mejor estoy: en ninguna parte. Retomando la respuesta anterior, nos vamos a morir sin saber siquiera si lo hemos ‘conseguido’ (¿conseguir qué, por otra parte?), así que prefiero intentar hacerlo cada vez mejor, escribir cada vez mejor y pasarlo bien cada vez mejor en el empeño.

-Usted también ha escrito prosa. Montaña rusa fue su último libro de relatos, publicado en 2016. ¿En qué género se encuentra más cómodo en la prosa o en la poesía?

-Depende de cómo me dé. La prosa requiere otras técnicas de actuación. Para un lado de la línea soy el poeta que escribe relatos y para otros soy el narrador que escribe poemas. ¿Sabe? Creo que ser inclasificable y estar incómodo en ambos lados es, en el fondo, un buen camino.

-Por último, ¿está trabajando ya en algún proyecto nuevo?

-Estoy ahora mismo escribiendo tantas cosas diferentes que no sé ni por dónde va a salir el cañonazo de un nuevo proyecto. Voy con todo a vez. Desde luego, quiero que sea divertido para todos. ¿Quizá una novela? La gente me insiste mucho en que es mi verdadero camino y por eso me he negado, pero es que todo el mundo opina y no saben lo pesado que me puedo poner si me da por escribir una novela.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENTREVISTAS