noviembre 2020 - IV Año

LIBROS

‘La maldición del derviche y otros cuentos de Contrebia ‘ de Luz González Rubio

dervicheLa maldición del derviche
y otros cuentos de Contrebia
Luz González Rubio
Editorial Llanura, 2019

Libro de relatos sobre Cuenca, la ciudad mágica

Un nuevo libro de Luz González Rubio, y ya van 7 ú 8, no estoy seguro, aparte de distintos artículos y relatos en diversas publicaciones. Esta vez en homenaje a Carlos de la Rica, retoma la idea de concepto de esa Contrebia más que vivida soñada, lugar mágico y esotérico donde puede pasar cualquier maravilla.

Pero Contrebia existe, yo como arqueólogo la conozco, y además no hay una, hay tres, Contrebia Belaisca, Contrebia Leukade y la nuestra, Contrebia Cárbica, además muy cerca de aquí, entre Montalbo y Saelices, término municipal de Huete, en el paraje que tradicionalmente se le llamo Cuarto de los Fosos de Bayona, y Villas Viejas al caserío, hoy despoblado, que allí se encuentra. Ciudad antigua, aún no sabemos si celtibera o carpetana, pero siempre importante. No es esta la ciudad soñada de Carlos de la Rica, que situó, como no, en otra ciudad mágica, Cuenca.

Amigo de grandes poetas como Federico Muelas, Ángel Crespo, y como no, de nuestro D. Ángel Sevilla.

Yo le conocí, pero era mi antítesis, del materialismo arqueológico a su fantasía poética. Me decía a veces ‘qué hacíamos con cachos de cerámica o piedra, habiendo monumentos todavía enteros en Roma, Grecia, Turquía o Egipto’. No llegaba a entender como estudiábamos esas cosas teniendo edificios completos, no entendía que en la arqueología todo es importante, lo grande y lo pequeño, lo importante y lo menos importante, porque todo contribuye a conocer y explicar cómo era la vida en cada época, para el poeta la vida corriente no es lo importante, solo lo hermoso, lo único, lo irreal, lo fantástico, cabe en su mundo.

Mª Luz sigue su estela, a través de diez narraciones, cuentos, leyendas, a veces en forma de obra teatral, pequeñas historias que traspasan lo real para ser un desfile de personajes únicos, como el derviche, los rabinos, cristianos, judíos y musulmanes, ángeles, brujas, o endemoniadas en otra Contrebia, esta vez manchega, donde los personajes pasan de las tierras del Záncara o el Cañavate a esa Cuenca fantástica donde cabe cualquier mito.

Historias donde lo real, se une a lo fantástico, donde Villar de Cañas, el Cañavate o Villaescusa son escenarios de sus historias con personaje que en ocasiones nos retrotraen a historias más cotidianas y actuales.

Sus historias a veces son excusas para contarnos ritos, rezos o lecturas de El Corán o la Biblia, es igual, casi siempre está presente desde el primer al último relato.

A veces hay personajes de otros libros suyos que vuelven a aparecen en estas historias como la judía Catalina que ya estaba en Mi querido hermano.

No deja de ser curiosa la interpretación teatral que hace con las narraciones de la Beata de Villar el Águila o de Bárbara Martínez en la que busca eso tan importante para Luz como el papel de la mujer en circunstancias vitales tan complicadas como las que estas vivieron.

Aunque a veces leyendo su libro, no sé si su Contrebia es Cuenca o Villaescusa, ya que este pueblo, suyo y mío, está presente en casi todas sus historias. En el libro que hoy reseñamos está en siete de los diez relatos de que consta. Relatos interesantes, entretenidos y de lectura fácil. No les defraudará.