febrero 2023 - VII Año

‘La trampa de Ariadna. De mitos y otros cuentos’ de María Pilar Úcar y María Victoria Embid

La trampa de Ariadna.
De mitos y otros cuentos
Pilar Úcar y Victoria Embid

Bohodón, Madrid 2022

Las autoras comentan en estas líneas su obraLa trampa de Ariadna. De mitos y otros cuentos’

Parece que eso de justificar suena a petición de disculpa, incluso adopta cierto sentido a la idea de excusarse. Si seguimos por este camino corremos el riesgo de perdemos en la selva vindicativa intentando buscar la acreditación de La trampa de Ariadna. De mitos y otros cuentos.

Las autoras lo tuvimos claro desde el principio: queríamos compartir espacio, páginas… a cuatro manos. Tiene su miga: tratar de tocar el piano juntas y a la vez.

A ambas nos gusta escribir: siempre estamos plasmando con palabras circunstancias, fantasías y deseos, ganas e ilusión, vicisitudes, recuerdos y ensoñaciones, desafectos y encuentros, memorias y olvidos…ahí tenemos pues, algunos de los argumentos que pretenden probar y defender el interés que pueda suscitar la lectura de La trampa de Ariadna. De mitos y otros cuentos.

No pocos congresos académicos se organizan con la esencia de favorecer la minificción y el microrrelato; en las aulas universitarias de las titulaciones dirigidas a futuros comunicadores, traductores, especialistas en lenguas, intérpretes etc, se estudian el relato y su expresión, la escritura “mini” y “micro”, es decir, escribir en corto y breve.

También en los nuevos planes educativos de los distintos niveles escolares se incentiva la expresión escrita a través de la competencia lectora. Leer resulta fundamental y básico para ejercitar la redacción.

Cuanto más leemos, más ampliamos nuestro universo; seguimos, pues, con nuestro argumentario.

Latinoamérica ofrece una auténtica explosión hacia todo lo relacionado con talleres de lectura expresiva y de escritura creativa. Son innumerables las convocatorias, premios y certámenes configurados en torno al cuento, al relato en su versión mediana y corta. Los medios de comunicación convocan concursos que ponen a prueba las habilidades de sus radioyentes para escribir y contar microrrelatos.

Así que la tradición de la escritura “breve” viene de lejos, de distintos ámbitos y de lejanas latitudes.

El cuento, el relato, el microrrelato suponen un importante recurso metodológico para quienes nos dedicamos a la enseñanza de lenguas; constituyen una herramienta fundamental que sustenta los mimbres del aprendizaje de un idioma, de su práctica y de su disfrute.

África es el continente de la palabra por excelencia, de la palabra proferida, de la palabra oral transmitida de generación en generación. Los más viejos del lugar, concitan a su alrededor a familias y lugareños que escuchan encandilados vivencias de ancestros, historias de la naturaleza, narraciones de ancianos sabios. Contar y contar para no perder la memoria común y colectiva.

Y el microrrelato junto con el cuento son los moldes perfectos para esta comunión, para este acto tan productivo y satisfactorio.

De esta manera podemos leer y releer, la extensión lo favorece. Se trata de un viaje para explorar recovecos de la literatura que a veces parecen invisibles. Líneas y párrafos a la medida del tiempo de cada uno. Elegimos el momento y el lugar para recorrer puntos y comas. Suspensión y final abierto, sorpresas. Interrogaciones.

Las autoras hemos pretendido acudir a la literatura, a los personajes femeninos que llenan nuestro acervo cultural y sacar de su cuadro a mujeres protagonistas corales o solitarias, autoras reales o ficticias, caracteres desvencijados y en muchas ocasiones ensombrecidos.

Paseamos de la mano de Caperucita por un bosque intrincado en el que encontramos a doña Emilia hablando con Bernarda; o consolamos a Blanca Nieves mientras asistimos impávidos a las volutas de los cigarrillos de doña Rosa.

Y así, hasta completar un elenco femíneo curioso y atrayente, variado y variopinto.

Como lo son los mitos…tan míticos y tan poco estereotipados en esta ocasión. Como si les hubieran concedido un deseo, la llave mágica que abre todas las puertas, se han bajado del pedestal figuras femeninas mitológicas, y trastabillando por el suelo de los humanos, emergen de su propia historia con la osadía que les da olvidar el cincel que las enmarcó dentro de unos parámetros rígidos, encorsetados…y ahora por fin, libres de asfixia respiran a pleno pulmón, sin escuadras que señalen sus caminos: Dulcinea quiere abrazar a doña Jimena, Penélope y Dido se esconderán seguro para ir de fiesta, con sones de tango y allí traman su futuro junto a Sherezade mientras Galatea conduce su coche; y esos hombres que estaban siempre al acecho, esas parejas, han dejado de ser epítomes para convertirse en colgajos, sombras empalidecidas.

La revisión de los mitos a través del relato, de un microrrelato en nuestro libro llama la atención por la novedad que imprime la esencia de los cuentos conocidos y ahora reconocidos pero con otro aire: una nueva visión y una nueva mirada, tantas como ojos paseen la vista por las líneas que dentro de poco se desgranan.

Las autoras somos conscientes de que en muchas ocasiones el oficio y la afición de escribir se somete a la necesidad de desocupar el cerebro, no para convertirlo en masa ociosa, sino para dar cabida y espacio a otras fábulas a otras realidades, por eso nos hemos dedicado a ficcionar y a diseñar en el hueco, a modo de un boceto espacial con acidez y dulzura, con ánimo crítico y creativo.

La amabilidad y la placidez también tienen su lugar en los cuentos y los relatos; dependerá del espíritu lector, de su momento personal.

Para nosotras esta colección de píldoras o flashes, semillas embrionarias, desean atrapar a quien nos lea y quizá no se enreden en la trampa que nos tiende esa figurada Ariadna. Esperamos sinceramente un disfrute catártico, y si no…usted, querida lectora, querido lector…es el que manda.

Desde la intensidad a la frivolidad el espectro da para mucho, desde la frase lapidaria a la prosa poética, también. Palabras y fragmentos, asíndeton y concatenación. Inspirar. Elegir y desechar. A su propio gusto.

Leer siempre. Leer y vivir.

Un avance del contenido del libro:

Tanta queja y tanto sueño, ¡¡vaya dos!! Segismundo y Rosaura

Desesperado y tapándose los oídos, la seguía escuchando…“¡¡nunca serás nada si no dejas de lamentarte!!”. Rosaura le gritaba despiadada: “Mira, qué pintas tienes”…y él días y días vociferando: “dejadme salir”. Pero, desgraciado, ¿dónde quieres ir con el frío que hace fuera? Y ella, otra vez: “deja ya la monserga de que te engañaron”. A mí me has perdido de tanto soñar y lo más gracioso es que nunca me tuviste. Eso sí que fue un mal sueño: conocerte, la peor de mis pesadillas. Pero se acabó. Te advertí que me ibas a llorar y ahora, ¿qué? Mi mundo es otro; seguía salmodiando la radio.

Pilar Úcar / Victoria Embid

Escritoras

Ver todas las entradas de Pilar Úcar / Victoria Embid →