mayo de 2024 - VIII Año

‘Donde termina el mar’, de Fernando Molero Campos

Donde termina el mar
Fernando Molero Campos
Editorial La Discreta, Madrid, 2024. 

EN MANOS DEL DESTINO

Tras siete libros de relatos, Fernando Molero (Córdoba, 1965) nos regala ahora un conjunto de once textos en los que, alternando los puntos de vista y hasta la naturaleza estilística de los mismos, aborda los naufragios que afectan al ser humano, y no sólo los náuticos, sino los de alma adentro, los que nos asaltan en nuestro vivir diario.

En estas páginas asistimos a la incertidumbre de no saber quiénes somos, de dudar sobre esa figura que el espejo nos devuelve a diario, para averiguar si es nuestra o producto de alguna imaginación o ente superior. De igual modo, los relatos están llenos de las pinceladas que nos conforman como seres humanos: dolor, soledad, engaños, amor, enfermedad, amistad, segundas oportunidades, e incluso reflejan nuestra pequeñez frente a la naturaleza, encarnada en ese mar omnipresente, y hasta la huida como única vía de escape para dejar atrás el pasado.

Y en todos ellos aparece el mar como un personaje más, convertido por el autor cordobés a veces en un enemigo invencible, otras en una fuente de atracción para la aventura o un cambio de vida, e incluso mostrado como hogar y refugio al que acogerse. Tales son las vertientes de estos océanos caleidoscópicos, que desde el primero de los relatos se erigen como marco para el lector, como un ente geográfico que éste debe aceptar recorrer.

Esa geografía irá concretándose en múltiples planos, con ballenas varadas de cuyo vientre emergen escritores dispuestos a poner patas arriba la vida de los habitantes costeros, o con perros que escoltan a intrépidos marineros y han de recorrer luego medio mundo para encontrarlos. Encontraremos también a hombres desesperados que tratan de llevarse el mar al interior de sus viviendas, para ofrendar a la familia ya extinta, y también a personajes que, casi de forma desesperada, lograrán encontrar el amor a pesar de las jugarretas del tiempo, incluso mujeres que son soñadas y a las que los hombres ven por ello como algo inaccesible.

Hay también espacio para la metaliteratura, con algunos relatos en los que la ficción de quien escribe termina por adueñarse de una realidad que ha de ser moldeada por caprichos argumentales, e incluso un rincón para pizcas de ciencia ficción, aquellas donde los humanos llegan a relacionarse con extrañas criaturas. Caben también las fugas del pasado, o el intento de redimirse con existencias nuevas que entierren crímenes pretéritos.

Fernando Molero pone extremo celo en cada relato, mostrando así su técnica y su pasión por narrar buenas historias en las que a veces podemos reconocer la huella de Cunqueiro, Conrad, Poe, Melville y hasta estelas del realismo mágico, entremezcladas con un espíritu barojiano del que parecen imbuirse algunos de sus personajes. Y lo hace armando cada relato con una planificación que combina de forma metódica lo narrativo con lo psicológico, estableciendo dobles planos argumentales en muchos de sus relatos, ya sea enfrentando pasado y presente o diferentes voces que al final convergen en un final que nos dará qué pensar.

El destino, ese dios caprichoso que se hace patente en algunos de los textos, nos aguarda en cada página, porque ninguno somos capaces de sustraernos a sus manejos, como les ocurre también a estas criaturas, como ese hombre que accede vivir en el islote de un río, volviéndose un robinson urbano digno del mejor Ítalo Calvino, alternando en su existencia el trastorno y la crítica social, y protagonizando “El náufrago en su isla”, uno de los mejores relatos del libro.

No es momento ahora de desvelar más secretos argumentales, si acaso ensalzar también aquellos relatos, como “Los desheredados de San Lázaro”, en los que se entremezclan de manera brillante el amor, la literatura, la soledad y las esperanzas, armando un gran colofón para este intenso y magnífico libro. Un volumen con mucha enjundia y con un consistente cuerpo narrativo, con historias intensas y profundas en las que, explotando esos diversos vínculos con el mar, se aprecia también una firme apuesta de su autor por acercarse a lo más íntimo del lector.

COMPÁRTELO:

Escrito por

Archivo Entreletras

Disculpen las molestias (De la braguetocracia y otras lindezas)
Disculpen las molestias (De la braguetocracia y otras lindezas)

Por Jordi Grau*.- | Mayo 2018 Monarquía no viene de ‘Mono’, como pudiera sospecharse, sino de ‘Único’, según la palabreja…

Análisis de los resultados de las elecciones en EE.UU
Análisis de los resultados de las elecciones en EE.UU

Cámara de Representantes EE.UU Para analizar los resultados electorales lo primero que hay que conocer es…

Engels y Marx
Engels y Marx

Bicentenario del nacimiento de Engels (28 de noviembre de1820 – 5 de agosto de 1895) Engels nació el 28 de…

131