agosto 2021 - V Año

LUGARES

Sentinel del Norte: un lugar que vive aislado desde la Edad de Piedra

Los habitantes de Sentinel del Norte, un enclave «paleolítico», entraron en la Edad de Hierro en los años 90 del siglo XX, dejando atrás la Edad de Piedra. Se cree que descubrieron el fuego hace muy poco.

Es imposible imaginar que en el año 2021, hay un lugar en el planeta que vive como lo hacía el ser humano hace mas de 60.000 años en la prehistoria, en plena Edad de Piedra y no sepa de la existencia de otras civilizaciones mas allá de las aguas y el cielo que rodean a su isla.La población vive aislada desde hace cerca de 50.000 años, cuando el Homo Neanderthalensis y el Homo Sapiens coexistían en el Paleolítico Superior.

Es considerada la isla mas hostil y peligrosa del planeta por la feroz violencia con la que atacan a cualquiera que se acerque a sus orillas. Está situada en el Golfo de Bengala en el Océano Índico y es una pequeña isla de unos 59,67 km² de superficie, que forma parte del archipiélago de las Islas Andamán y Nicobar. Esté archipiélago pertenece a la India y la isla está administrada oficialmente por el gobierno indio, pero el Estado no la controla. De hecho desde 2005 las autoridades prohibieron cualquier tipo de aproximación a la isla en un radio de cinco kilómetros. No obstruyen en lo que sucede en ella y las leyes que rigen en la India no son «aplicables» sobre ellos, por lo que cualquier acto de violencia o agresión esta fuera de sanción penal. Es por esto que el gobierno indio la declaró “zona de exclusión” en 2006 tras la muerte de dos pescadores que se acercaron demasiado y despues de otros sucesos parecidos.


Observa la isla desde Google Earth y veras como se conserva inalterable desde la era paleolítica en la que llegaron sus habitantes.

Los sentineleses, que se estima pueden ser 15, otros calculan 50, otros 100, 400 o 500, no mantienen ningún tipo de contacto con el exterior y, además, no permiten la entrada de ningún visitante. Por lo que el gobierno indio desistió de entrar en contacto con ellos y ha decidido respetar esa voluntad. Jamás han sido colonizados ni contactados prolongadamente por la civilización. Los pobladores no se han mezclado jamás con otros grupos y es por eso que se tiene prácticamente la certeza que descienden de los humanos que habitaron África hace 60.000 años.

los sentineleses son, de algún modo, conscientes del mundo que les rodea aunque no lo comprendan y les sea extraño. Ven enormes cargueros a lo lejos y grandes aviones que sobrevuelan su isla

Como viven y como son

Pocas cosas se saben de los pobladores, pero se calcula que se asentaron en la isla hace más de 50.000 años cuando llegaron del continente africano tras las grandes migraciones masivas del Homo Sapiens iniciadas hacia Europa, Eurasia, India y Oceanía. Es una comunidad cazadora; cazan y pescan con rudimentarias lanzas y arpones; y recolectan frutos silvestres, tampoco saben cultivar la tierra (desconocen la agricultura) y hablan una lengua ininteligible para el resto del mundo.

Son de piel negra y existe numerosos testimonios en que los sentineleses, tanto hombres como mujeres, son extremadamente altos (alrededor de 1,80 metros) a diferencia de otros pueblos nativos de la zona. Su estructura social es un gran enigma pero no hay indicios de que exista una jerarquía. Van parcialmente desnudos, y disponen de instrumentos de defensa y armas –como arcos, flechas y cuchillos–, no dominan el fuego pero si llegan a usarlo. Se cobijan en grandes casas comunales levantadas con materiales de la isla.


Un avión de Air India con pasajeros sobrevuela la isla de Sentinel del Norte mientras la población «prehistórica», ahí abajo, vive aislada del mundo, de los avances del conocimiento y de los logros tecnológicos de la humanidad

Contactos a lo largo de la historia

Los contactos han sido muy pocos, casi inexistentes y han sido de muy poca duración. Todo intento de acercarse a la isla ha terminado con curiosos, misioneros, pescadores furtivos, investigadores y náufragos asesinados, a punto de perder la vida o heridos. El primero del que se tiene noticia se remonta al siglo XIII, cuando Marco Polo los describió como “una gente cruel y violenta que se come al extranjero que llega a sus tierras”. Acusación de canibalismo que es errónea según los antropólogos de la región.

Pero el primero más relevante es en el año 1867 cuando el archipiélago indio de Andamán y Nicobar era una colonia británica penitenciaria y Jeremiah Homfray se acerco en busca de convictos fugitivos: «Vimos a unos diez hombres en la playa, desnudos, de pelo largo y con arcos y flechas, pescando» viró el barco sin llegar a tocar orilla. Tres años después, el oficial de la marina británica Maurice Vidal Portman, se encargaba de censar las tribus del archipiélago, y desembarcó en Sentinel en busca de nativos. El grupo de exploración acabó capturando a una pareja de ancianos y a cuatro niños que trasladaron a Port Blair para su estudio. Todos enfermaron a los pocos días, los adultos murieron y los menores fueron devueltos a la isla.

Desde 1967 y durante unos 30 años Trilokinath Pandit antropólogo indio condujo expediciones de contacto limitado que acabaron cosechando éxito en el año 1991, siendo «el único hombre que, en toda la historia, ha mantenido un contacto más o menos habitual con los sentineleses y ha logrado sobrevivir para contarlo»

Trilokinath Pandit antropólogo indio en 1991 contactando por primera y única vez con el pueblo de Sentinel del Norte

El 4 de enero de 1991, Pandit y el resto de antropólogos que le acompañaban volvieron a la isla y, según relata «por primera vez, fuimos recibidos por un grupo de 28 hombres, mujeres y niños desarmados». Ante la imposibilidad de comunicarse se relacionaron con gestos. Pudo obtener datos sobre su vida y cultura, como que solo son capaces de contar hasta dos y sus canciones solo tienen dos notas. Poco después los sentineleses recuperaron su actitud hostil no dejando acercarse más al grupo de investigadores.

A finales de 2018, el misionero estadounidense John Chau viajó a Sentinel del Norte con la intención de evangelizar a la tribu. Su final fue trágico: murió atravesado por las flechas de los sentineleses y su cuerpo nunca fue recuperado.

La sociedad más vulnerable del planeta

«Los sentineleses son uno de los pueblos más primitivos y con más peligro de extinción en la Tierra», son las palabras de un alto funcionario indio.

El aislamiento voluntario de esta comunidad en la Isla de Sentinel desde que llegaron hace más de 50.000 años, cuando los primeros seres humanos se asentaron en la zona, les convierte en una población extremadamente vulnerable a los virus, bacterias y gérmenes a los que la humanidad se ha enfrentado e inmunizado de forma natural o inducida por la ciencia. Cualquiera que entrara en contacto con los sentineleses se convertiría en un portador potencial de alguno de estos patógenos que previsiblemente acabaría con las vidas de todos o casi todos.

Las autoridades de la India entienden que «los sentineleses son, de algún modo, conscientes del mundo que les rodea aunque no lo comprendan y les sea extraño». Ven enormes cargueros a lo lejos y grandes aviones que sobrevuelan su isla. Aun así la India, como la mayoría de otros gobiernos en países latinoamericanos en los que sobreviven grupos no contactados, ha decidido «respetar esa voluntad de aislamiento y no interferir de ninguna manera en el día a día de los sentineleses».

El terremoto de Sumatra de 9,2 grados en 2004 elevó el terreno de la isla casi dos metros y quedó unida a un islote cercano, aumentando de tamaño.

La última foto tomada se hizo desde el helicóptero que sobrevoló la isla comprobando el estado de sus habitantes tras el terremoto y posterior tsunami de Sumatra en 2004 que acabo con la vida de 275.000 personas de pueblos y ciudades costeras a través de casi todo el sur y sudeste de Asia, incluyendo partes de Indonesia, Malasia, Sri Lanka, India y Tailandia. En la imagen se puede ver a un poblador de Sentinel del Norte lanzando flechas con su arco contra el vehículo.

 

 

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN LUGARES

Lugares

Sentinel del Norte: un lugar que vive aislado desde la Edad de Piedra

Lugares

Buscando a Doña Emilia. Una visita a la Casa-Museo de Pardo Bazán en A Coruña

Lugares

El Panteón de Hombres Ilustres cambiará su nombre por Panteón de España

Lugares

Cuba en Berlín. El Búnker-Banana

Lugares

El Carpio de Tajo, una piedra fuera del Camino

Lugares

Varsovia, una ‘veduta’ veneciana

Lugares

El Corpus Christi en Camuñas: Pecados y Danzantes

Lugares

El Real Monasterio de Santa María de Veruela

Lugares

Turín y Xavier de Maistre

Lugares

Águilas: Historia y orígenes del antiguo Carnaval

Lugares

El Toledo de Galdós: lagartos y arqueólogos

Lugares

El fallido Museo Agronómico de los años cuarenta del siglo XIX

Lugares

Las rondas y los bulevares de Madrid. Jano bifronte urbanístico.

Lugares

Alcalá de Henares: ‘Lecturas cómplices’

Lugares

El Teatro Petruzzelli de Bari

Lugares

La Casa-Museo de La Tia Sandalia

Lugares

El Museo de Arte ‘Doña Pakyta’, un espacio almeriense que merece la pena explorar

Lugares

Una joya polaca olvidada

Lugares

Naica, un mundo subterráneo de cristales gigantes

Lugares

El ‘Eléctrico’ del Guadarrama

Lugares

Cuevas de Zugarramurdi, entre la historia y la leyenda

Lugares

Real Observatorio Astronómico de Madrid, una ventana a las estrellas

Lugares

Paseo por la catedral de Cuenca y sus tesoros

Lugares

Tailandia

Lugares

Explorando Indochina

Lugares

Museo Berggruen, una auténtica joya berlinesa… por descubrir

Lugares

Casa del poeta José Ángel Valente en Almería

Lugares

Uzbequistán, en la encrucijada de la mágica Ruta de la Seda

Lugares

La isla de Orleáns, un paraíso en el Québec canadiense

Lugares

El sureste peninsular español y los toques de caracolas

Lugares

Dólmenes de Antequera, una visita al neolítico

Lugares

Vietnam: El país de los nueve dragones

Lugares

Liérganes y la leyenda del ‘hombre pez’

Lugares

El Museo Frederic Marès, en el corazón del Barrio Gótico

Lugares

Teselas de Marruecos

Lugares

Grecia y la sombra (un paseo ateniense)

Lugares

La vieja Bruocsella

Lugares

Reseña incompleta de La Habana

Lugares

Carnaval de Ivrea (Piamonte): La venganza de la hija del molinero

Lugares

Malta…y cada ola tiene su belleza

Lugares

Una visita al Hermitage

Lugares

Albania y su doble

Lugares

Hué, capital imperial

Lugares

La Quinta de Guadalupe, joya de Colombres

Lugares

Navegando por la Costa Amalfitana

Lugares

Museo Nazionale del Cinema – Torino (Italia)

Lugares

Luang Prabang: ‘La ciudad de Oro’

Lugares

Tailandia: Un viaje a la alquimia de todos los deseos

Lugares

El Museo Egizio de Torino

Lugares

Casa de Cervantes en Esquivias

Lugares

Casa natal de Cervantes en Alcalá de Henares

Lugares

Vientiane, la pequeña capital

Lugares

Fez, el misterio del tiempo detenido

Lugares

Recorriendo la Great Ocean Road

Lugares

Hoi An, la joya de Vietnam

Lugares

Caro Adriático II: De Rijeka a Dubrovnik

Lugares

‘Caro Adriático I: De Split a Rijeka’

Lugares

La casa de Cervantes en Valladolid

Lugares

Ti penso sempre (Un viaje romano)

Lugares

Madrid para caminantes

Lugares

Betanzos, después del mar

Lugares

Los órganos de Andahuaylillas

Lugares

Segovia, entre la historia y la leyenda

Lugares

La ruta del río Yang-Tsé

Lugares

El palacio Ducal de los Borgia

Lugares

Sidi Bou Said, una joya en la orilla del Mediterráneo

Lugares

Chamberí, una estación de metro congelada en el tiempo

Lugares

Sigüenza, retorno al medievo

Lugares

Jardines secretos de Madrid

Lugares

Ciudadela de Jaca, fortaleza del Pirineo