septiembre 2020 - IV Año

TEMAS

El cine en Murcia en la primera mitad del Siglo XX

Primeras películas rodadas en la Región de Murcia

murciacine2En el periodo inicial de aparición del cine las películas no contaban con más de un minuto de duración haciéndose una repetición de la proyección. Las primeras producciones que se hicieron eran narraciones visuales de carácter documental como puede observarse en ‘La salida de obreros de la fábrica Lumiere’ (1895) y en ‘Salida de misa de doce del Pilar de Zaragoza’ (1897) que son las primeras que se hicieron en Francia y España respectivamente.

Esto también sucede en Murcia, donde los primeros rollos que se filman siguen este mismo modelo como puede comprobarse en las distintas vistas que se toman como ‘Movimiento en la calle Mayor de Cartagena’ (1899), ‘Salida de Operarios del Arsenal de este Departamento’ (1899) y ‘Salida de los operarios de don Miguel Zapata en La Unión’ (1900). Lo que se intentaba era despertar interés dando a conocer el invento emitiendo imágenes como reclamo para la clase trabajadora que aparecía como protagonista de la grabación. El aspecto comercial también lo encontramos en la impresión de cuadros de actualidad como los que se hacen de Cartagena donde aparecen la feria de la ciudad y las exhibiciones realizadas por la Cruz Roja (1899) que resultaban curiosas por aparecer imágenes cotidianas, lo que aseguraba una asistencia de más público.

La creciente demanda de imágenes que se produce a comienzos del Siglo XX conllevó un progresivo desarrollo en la producción de reportajes, documentales y noticiarios, apareciendo un mercado de distribución de cintas. El empresario cartagenero, José María Albadalejo, propietario del balneario España de Águilas, donde se había instalado un importante cinematógrafo, rodó ‘Lorca: Fuente de San Cristóbal’ (1903) y ‘Totana: paisaje de Santa Eulalia’ (1903) mientras que Oscar Vaillard registra los desfiles de Semana Santa de Lorca (1903). Ambos se harán socios intercambiando cintas. Posteriormente, José María establecerá un servicio de alquiler de películas que pudiera variar el programa de las sesiones de su establecimiento publicando incluso en prensa anuncios para adquirirlas.

murciacine3Los hermanos Lumiere habían introducido pequeñas historias que seguían un argumento como puede verse en ‘El regador regado’ (1895) la primera película cómica de la historia de un minuto de duración. Posteriormente Georges Melier utilizando ingeniosos efectos prestados del mundo del ilusionismo, realiza ‘El proceso Dreyfus’ (1899) y ‘Viaje a la luna’ (1902) que presentan un metraje de diez minutos incorporando también en las secuencias decorados como en el teatro. Desde entonces se aprecia una evolución de la temática de las cintas que van creciendo en narratividad. En Murcia debe nombrarse ‘Baile de la Huerta’ (1900) por representar escenas populares costumbristas distintas a las habituales de temas de actualidad. Del mismo periodo se conservan dos títulos ‘Alfonso XII en Cartagena y Maniobras de una columna infantil’ (1903) con motivo de la visita del monarca a la ciudad, que destacan por su duración sumando ambas siete minutos, marcando un precedente en estas producciones.

El avance que tendrá la industria cinematográfica durante la primera década del Siglo XX , donde aparecen nuevos aparatos de proyección que presentaban una menor oscilación lo que aumentaba la calidad de las imágenes además del aumento del metraje de las cintas, supone la aparición de los primeros géneros definidos (ciencia ficción, histórico o de época) consolidándose también los noticiarios como complemento de la programación habitual de las salas de cine, habiendo operadores en distintos destinos de las principales firmas productoras encargados de la realización. Las principales casas comerciales contarán con equipos de rodaje encargados de hacer grabaciones de notas de actualidad desplazándose por todo el mundo . Los primeros reportajes que se hicieron en Murcia ‘Los desfiles procesionales de Lorca’ (1917) y ‘La Batalla de las flores de Murcia’ (1917) son de esta época siendo ambos realizados por la prestigiosa casa francesa Pathe’s Animated Gazette.

murciacine1Habría que esperar hasta la siguiente década para la aparición de las primeras películas de ficción rodadas dentro del ámbito geográfico regional murciano siendo la primera ‘María del Carmen’ o ‘En los jardines de Murcia’ (1923) de los cineastas Louis Mercanton y René Hervil, que está grabada en Alcantarilla. La segunda será ‘La Alegría del batallón’ (1924) de Maximiliano Thous. También de este mismo periodo son ‘Por un milagro de amor’ (1926) de Luis R. Alonso y ‘El Lobo’ (1928) de Joaquín Dicenta, aunque la más destacada será ‘La Jaca lucera’ (1926) de Luis Baleroira, puesto que todo el personal de producción con los actores que aparecen, las distintas escenas o el argumento son murcianos.

La llegada del cine sonoro durante los años treinta supondrá un importante cambio en el método de creación cinematográfico que afectará a la industria española que entra en decadencia. Normalmente la historiografía considera como primera película sonora de la historia ‘El cantante de jazz’ (1928) de Alan Crosland, que usa un sistema de grabación de sonido sincronizado, Vitaphone, que alternaba la voz y las canciones de su protagonista, aunque habría un precedente de un cortometraje presentado por el inventor Lee de Forest titulado ‘ Concha Piquer’ (1923) filmado mediante el Phonofilm, un método de sonido que permitía el registro de voces simultáneas a la imagen que será un precedente tecnológico del cual surgirán los posteriores soportes sonoros, en el que la entonces conocida artista, aparecía cantando varias coplas de su repertorio. El primer film completamente hablado usando sistema Movietone fue ‘Luces de Nueva York’ (1928) que, a diferencia del Vitaphone, contenía el sonido grabado ópticamente en la misma película. Respecto a Murcia en el periodo de la II Republica (1931-1936) los directores franceses Max Joly y Marcel realizan una segunda versión sonora de la película ‘María del Carmen o en los jardines de Murcia’ (1935) siendo la única con argumento de la época.

murcia cine 4Una vez que termina la guerra civil se abre una nueva etapa con un cine propagandístico motivado por el momento histórico que atraviesa el país como comprobamos en nombres como ‘El Crucero Baleares’ (1941) de Enrique del Campo. Otros largometrajes de la cartelera como ‘Alas de Juventud’ (1949) de Antonio del Amo, ‘Servicio en la Mar’ (1950) de Luis Suárez de Lezo o ‘La Trinca del Aire’ (1951) de Ramón Torrado tendrían una idéntica finalidad. El periodo que tratamos termina con ‘El Beso de Judas’ (1953) de Rafael Gil la primera superproducción española después de la guerra, de temática religiosa, que presenta carácter doctrinario, aunque percibiendo elementos de cambio.

El componente ideológico no conseguirá superarse hasta la década siguiente, cuando aparecen una serie de cineastas jóvenes como Mario Camus, Manuel Summers, José Luis Borao, Basilio Martín Patino, Miguel Picazo y Carlos Saura que emplean un discurso narrativo distinto, suponiendo una renovación dentro del cine español iniciada durante los años cincuenta con los di rectores Juan Antonio Bardem y Luis García Berlanga, que son los primeros en abordar unos planteamientos innovadores que anuncian un nuevo periodo, aunque esto no se percibe en Murcia de forma inmediata ya que se seguirá realizando cine Institucional convencional. 

 

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN TEMAS