septiembre 2020 - IV Año

TEMAS

Exclusiva: Aparecen 15 documentos del archivo de Ramón de Mesonero Romanos, maestro de Benito Pérez Galdós.

Entreletras publica este artículo en exclusiva sobre la aparición de 15 documentos del archivo de Mesonero Romanos, maestro de Pérez Galdós. Cuando se conmemora el centenario del fallecimiento del gran escritor canario.

mesonero 3Ramón de Mesonero Romanos (1803-1882)El archivo documental que reunió durante su vida D. Ramón de Mesonero Romanos (1803-1882), pese a que parezca increíble, no se encuentra en la Biblioteca Municipal de Madrid que él mismo creó, en 1876, y de la que fue primer director. A lo largo de su vida, D. Ramón reunió una gran cantidad de documentos, como nombramientos, memorias y cuentas, correspondencia diversa, proyectos de estatutos, etc. Sin embargo, la mayor parte de sus papeles personales fueron adquiridos por la Comunidad de Madrid, en 2016. La mayor parte, mas no todos, pues muchos de sus papeles, andando el tiempo, se han ido distribuyendo con su biblioteca y sus pertenecías, entre sus herederos, los herederos de sus herederos, etc.

D. Fernando Rodrigáñez Argüelles es un notablmesonero 1e bibliófilo que posee unos apellidos merecedores de un comentario. El primero, Rodrigáñez, procede de una familia riojana liberal, muy ligada con el sagastismo durante la Restauración (1875-1923); una familia que dio muchos munícipes liberales a Logroño, y hasta un Ministro de Hacienda, en tres ocasiones, D. Tirso Rodrigáñez Sagasta (1853-1935), quien también fue el Segundo Presidente del Centro Riojano de Madrid. Y de segundo apellido Argüelles, de la misma familia que el Tutor por excelencia a quien está dedicada la Calle del Tutor, D. Agustín Argüelles (1776-1844), en el madrileño barrio de su nombre.

Coleccionista y amante de los libros como pocos, D. Fernando Rodrigáñez, fue quien se los encontró entre un montón de libros y papeles que recibió de una herencia, y que procedían de la biblioteca particular de Mesonero Romanos, con el que guarda cierto parentesco. De entre ellos, localizó quince documentos que habrían formado parte del archivo personal de D. Ramón. Muchos de ellos están anotados por el propio Mesonero Romanos. De los quince, dos se refieren a la Sociedad Económica Matritense y los demás al Ateneo de Madrid.

El primesonero 2José Moreno Nietomer paso de D. Fernando Rodrigáñez tras localizar los documentos, aunque se hacía alguna idea al respecto, ha sido informarse mejor sobre el interés e importancia del hallazgo. Para ello, entre otras iniciativas, contactó con algunos socios del Ateneo de Madrid, con quienes revisó los quince documentos y conoció su opinión. Uno de esos socios fue Bibliotecario de la Docta Casa. Tras las informaciones recibidas, que le confirmaron el interés que podría tener el hallazgo, se ha propuesto contactar con el Ateneo de Madrid para poner a su disposición los documentos.

En este año en el que se conmemora el Centenario de D. Benito Pérez Galdós, quizá sea también el momento de recuperar a otros no menos importantes autores españoles, como Ramón de Mesonero Romanos, que tuvieron mucha relación con Galdós y que influyeron en él. Una influencia que, en el caso de Mesonero Romanos, fue trascendental para el canario, en los veinte años que ambos mantuvieron una profunda amistad. Tanto, que Galdós consideraba a D. Ramón su maestro no sólo en las letras, en las bellas letras, sino también en el viejo Ateneo de la Calle Montera y, en general, en el conocimiento de Madrid, de la vida de sus gentes en sus calles, de su historia, sus costumbres y de su existencia como Capital de España. Y es que el viejo Mesonero Romanos fue el primer gran admirador de la obra galdosiana y uno de sus primeros y más entusiastas lectores.

Mmenendez Pidal Bibliotecario y Pdte AteneoMenéndez Pidal Pero D. Ramón de Mesonero Romanos fue mucho más que un célebre escritor costumbrista o un gran cronista de la Villa de Madrid. Mesonero Romanos, como ha dejado escrito el veterano ateneísta D. Eduardo Huertas Vázquez, fue un espíritu ilustrado genuinamente español que, situado políticamente entre el moderantismo y el reformismo, participó en las más trascendentales iniciativas culturales de su tiempo. Fue socio de la Real Sociedad Económica Matritense de Amigos del País. Y desde la Matritense, fue uno de los más destacados impulsores de la creación, en 1835, del Ateneo Científico Literario y Artístico de Madrid, como ha recordado en estos últimos años Eduardo Huertas, en varias publicaciones. Fue también D. Ramón el segundo Bibliotecario de la Docta Casa y el autor del primer catálogo de la misma, en 1837. Y también, como ya se ha dicho, fue fundador y primer director de la Biblioteca Municipal de Madrid.

ListaokCon Mesonero Romanos se inauguró una ya larga tradición que hace que el puesto de Bibliotecario del Ateneo haya sido ocupado, en muchas ocasiones por personajes de mucho relieve. Desde Mesonero Romanos, el Marqués de Pidal (1799-1865), Ramón de Campoamor 1817-1901), José Moreno Nieto (1825-1882), Menéndez Pidal (1869-1968), Julián Juderías (1877-1918), o Bernardo González de Candamo (1881-1967). Una tradición que sin duda continúa en la actualidad, como lo acredita el desempeño del cargo de Bibliotecario en tiempos más recientes por autores tan destacados como lo son, cada uno en su género, Pío Moa, José Esteban o Francisco J. Castañón.

Una lista impresionante, quizá sólo superada en calidad por la de Presidentes del Ateneo, sin olvidar que varios de los Bibliotecarios alcanzaron también la Presidencia, estando el retrato de uno de ellos, José Moreno Nieto, en el Salón de Actos. Sin duda que todos ellos están presentes en el pensamiento de la actual Bibliotecaria de la Docta Casa, Maite Pedraza, quien viene desarrollando una ingente labor desde su actual puesto de la Junta de Gobierno, y a la que traslado mis mejores deseos para su desempeño. La relación completa de los Bibliotecarios, gracias a Víctor Olmos, se puede consultar en una única obra, la Historia del Ateneo, Ágora de la Libertad, de su autoría, cuyo tercer y último volumen se publicó el año pasado.

En este año en que se celebra también el Bicentenario del Ateneo Español, también es de desear lo mejor a la iniciativa del Sr. Rodrigáñez y al Ateneo de Madrid.

 * Pedro López Arriba es presidente de la Sección de Ciencias Jurídicas y Políticas del Ateneo de Madrid, Licenciado en Derecho y Filosofía (UAM) y funcionario de la Administración del Estado

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN TEMAS

Publicidad