febrero de 2024 - VIII Año

José Luis Abellán: un homenaje en vida

El sábado pasado, 2 de diciembre, por la mañana, se celebró en el Ateneo de Madrid un homenaje tal y como deben hacerse los homenajes: en vida y a quien se lo merece. El profesor José Luis Abellán se merece eso y mucho más, por sus logros académicos y por sus virtudes personales. De hecho, se hubiera merecido que la sala del Ateneo estuviese repleta, rebosante, y que se le recordase -esto sí se hizo- como lo que lo fue: uno de los estudiosos o investigadores españoles más importantes del siglo XX. Su Historia crítica del pensamiento español en siete volúmenes es suficiente para garantizarle la inmortalidad en el ámbito del hispanismo filosófico, una hazaña unipersonal que se nos antoja comparable a la del Diccionario de Filosofía de José Ferrater Mora.

No hace falta glosar sus logros de investigación, baste mostrar la nómina de su bibliografía para dar cuenta de la dimensión académica del homenajeado:

Fernando de Castro. Memoria Testamentaria. El problema del catolicismo liberal. (1975). Madrid: Castalia.
Miguel de Unamuno a la luz de la Psicología, Tecnos, Madrid, 1964.
Ortega y Gasset en la filosofía española, Tecnos, Madrid, 1966.
Filosofía española en América, 1936-1966, Seminario y Ediciones, Madrid, 1967.
La cultura en España (Ensayos para un diagnóstico), Edicusa, Madrid, 1971.
Mito y cultura, Seminario y Ediciones, Madrid, 1971.
La idea de América. Origen y evolución, Istmo, Madrid, 1972.
Sociología del 98, Península, Barcelona, 1974 (2ª edición, Biblioteca Nueva, Madrid, 1998).
La industria cultural en España, Edicusa, Madrid, 1975.
El erasmismo español, Gráficas El Espejo, Madrid, 1976 (2a edición, Espasa Calpe, Madrid, 1982).
El pensamiento español. De Séneca a Zubiri, UNED, Madrid, 1977 (en colaboración con Luis Martínez Gómez).
El exilio español de 1939, 6 vols., Taurus, Madrid, 1976-78 (Director de la obra y colaborador de ella en los tomos I, III y VI).
Panorama de la filosofía española actual. Una situación escandalosa, Espasa-Calpe, Madrid, 1978.
Historias de posguerra (narraciones), Ámbito Literario, Barcelona, 1979.
Historia crítica del Pensamiento español, 7 volúmenes, Espasa-Calpe, Madrid, 1979-1991 (Hay una edición especial de la obra en el Círculo de Lectores, Barcelona, 1992).
De la guerra civil al exilio republicano, Mezquita, Madrid, 1982.
París o el mundo es un palacio, Anthropos, Barcelona, 1987.
El pensamiento español contemporáneo y la idea de América. Obra coordinada en colaboración con Antonio Monclús, 2 vols., Barcelona, 1989.
Visión de El Escorial. (Aproximación al mito), Madrid, 1989.
La Escuela de Madrid. Un ensayo de filosofía, Asamblea de Madrid, Madrid, 1991 (escrita en colaboración con Tomás Mallo).
Ideas para el siglo XXI, Libertarias/Prodhufi, Madrid, 1994.
La filosofía de «Antonio Machado», Pre-textos, Valencia, 1995.
Historia del pensamiento español, Espasa-Calpe, Madrid, 1996.
George Santayana (1863-1952), Ediciones del Orto, Madrid, 1996.
El exilio filosófico en América. Los transterrados del 39, F. C.E., México, 1998.
El 98: cien años después, Aldebarán, Madrid, 2000.
Ortega y Gasset y los orígenes de la transición democrática, Espasa-Calpe, Madrid, 2000.
El exilio como constante y como categoría, Biblioteca Nueva, Madrid, 2001.
José Gaos. Introducción y antología, Ediciones Cultura Hispánica, Madrid, 2001.
El “problema de España” y la cuestión militar, Edit. Dickinson, Madrid, 2003.
El Ateneo de Madrid. Historia, Política, Cultura, Teosofía. Ediciones La Librería, Madrid 2006.
María Zambrano. Una pensadora de nuestro tiempo. Edit. Anthropos. Barcelona 2006.
El Escorial. Iconos, imágenes, mito. Ediciones 98.  Madrid 2009.
El misterio. Editorial Dalva, Cádiz, 2015.

Por desgracia en España se suele olvidar a los mejores, a los que se merecen el aplauso público e institucional, en este caso como ensayista e historiador de la filosofía. O no se les reconoce lo suficiente, o cuando se hacen homenajes suelen ser póstumos, es decir, que se homenajean más a sí mismos los homenajeadores que al homenajeado (que ya no puede verlo ni sentirlo). Así es nuestro país, cicatero con los que destacan y aportan esfuerzo y valor a la vida común, a la historia, a la cultura. Por desgracia, aquí siempre se acuerdan de hacer justicia a destiempo. A sus 90 años, el profesor Abellán no pudo estar presente físicamente en el Ateneo porque está enfermo en el hospital, pero -según comentaron en la sala- se le hará llegar el vídeo de la jornada. Espero que lo disfrute.

En mi caso, fui alumno suyo -de Historia de la Filosofía Española- a finales del siglo XX, cuando ya era catedrático emérito en la Complutense. Recuerdo que nos hablaba mucho en clase de “los caballeritos de Azcoitia”, expresión que nos resultaba entre lírica e hilarante, como si fuesen unos personajes surgidos de la ficción, de la pluma de Galdós o Baroja. Pero fue sobre todo en el Tomo III de su Historia crítica del pensamiento español donde yo encontré desplegada por primera vez toda la complejidad de temas y autores del Barroco Español, que es a lo que dediqué posteriormente mi tesis doctoral. Fue ese descubrimiento en el libro del profesor Abellán el que me puso en marcha en una investigación que dura ya más de veinte años.

Quien cumplió perfectamente el sábado con el tipo de homenaje que hay que hacer en vida a quien se lo merece fue María José Domínguez Díaz, psicóloga clínica y amiga personal del profesor Abellán, que subió al estrado y nos emocionó a los allí presentes glosando los aspectos más humanos del homenajeado:

“Que lo que se predique se viva, esto es parte de la vida, la sinceridad; un excelente valor junto a la honestidad y el respeto. La sinceridad es la base de una buena amistad, libre de fingimiento, engaño o hipocresía, y amistad noble es la que hemos tenido y seguimos teniendo hoy, desde la década de los años 90, José Luis Abellán y mi persona, además de haber colaborado en múltiples y diversos temas. Doy gracias a Dios por conocerle, por compartir, sentir y vivir tan gratos momentos en esta porción de la existencia. José Luis Abellán ha sido y es un hombre honrado, con rectitud de ánimo e íntegro en el obrar; inteligente y sabio, respetuoso y afable; una persona sencilla y familiar, con carisma. Por eso doy gracias delante de todos, a mi amigo José Luis en este día, por existir. Gracias de todo corazón, por todo lo bueno que me has dado, que nos has dado, por la obra que nos dejas, y por tu ejemplo.  (…) En esta última etapa que José Luis está viviendo, y en estos momentos en el hospital, tengo que decir que tiene mucha paz, siente consuelo (…). En nuestras conversaciones semanales me comentó que no tiene miedo a la muerte, porque cree en Dios, en Espíritu y verdad, el Creador de todo y de nuestras vidas. Algo más nos espera allá”

Poco más que añadir.

Muchas gracias, profesor Abellán, por todo su trabajo a lo largo de los años, por todo su esfuerzo, por todos sus libros, que ahí están para el que quiera leerlos y continuar esa labor. Bien se lo merecen.

Esperamos que se recupere pronto y pueda seguir paseando por su querido barrio del centro de Madrid.

COMPÁRTELO:

Escrito por

Archivo Entreletras

La Primera República española en su 150 aniversario (1873-2023)
La Primera República española en su 150 aniversario (1873-2023)

Alegoría de la I República Española, por Tomás Padró El 11 de febrero de 1873, tras…

¿Reforma electoral? ¿para qué y para quién?
¿Reforma electoral? ¿para qué y para quién?

 Por Rafael Simancas*.- | Marzo 2018 Los grupos parlamentarios de Podemos y Ciudadanos, enfrentados en otras lides, han logrado ponerse…

Regina de Lamo y el cooperativismo femenino
Regina de Lamo y el cooperativismo femenino

Regina de Lamo (1870-1947) fue una mujer polifacética, música, escritora, periodista, feminista, y defensora de la causa de la cooperación,…

147