noviembre 2020 - IV Año

ACTUALIDAD

Rodrigo Costoya, ganador de la IX edición del premio de novela histórica ‘Ciudad de Úbeda’

El Certamen trata de ser una plataforma para dar a conocer el trabajo de autores noveles a través de este reconocimiento

Rodrigo Costoya

Mucho trabajo hay detrás del Certamen de Novela Histórica “Ciudad de Úbeda” pues si organizar y cuadrar las agendas de los escritores invitados es complicado más aún es evaluar los manuscritos que se presentan cada año al Premio de Novela Histórica “Ciudad de Úbeda”, cuyo número va creciendo año tras año.

En esta ocasión han sido 68 las obras inéditas las presentadas, en un año que la comisión evaluadora de las novelas lo ha tenido más complicado, pues no se han podido reunir de manera presencial, pero gracias a las nuevas tecnologías han podido mantener encuentros en los que han defendido, cada uno de los veintitrés  miembros de la comisión —formada por escritores, profesores o lingüistas, entre otras muchas profesiones—  los detalles, matices o emociones que han provocado cada uno de los trabajos presentados al premio, “una labor menos vistosa, como apunta Claudia Lozano— miembro de la comisión lectora –pero cargada de responsabilidad, pues en nuestras manos se depositan las esperanzas e ilusiones de muchos autores noveles”.

A la comisión lectora, ha continuado Lozano, le corresponde la difícil tarea de decidir qué tres obras pasan a la final del Premio de Novela Histórica, aunque la decisión final la tiene el jurado profesional compuesto por los escritores Jesús Maeso de la Torre, Salvador Compán, Pedro Santamaría, el periodista David Yagüe y el editor de Pàmies, Carlos Alonso.

“En esta edición las tres novelas finalistas han sido: “El secreto de la Alhambra”, de Edelmira Añó; “Fe labrada en piedra”, de Aurelio González González; y “El custodio de los libros”, de Rodrigo Costoya, que finalmente se ha alzado con el premio —consistente en la publicación por Pàmies de la novela y una cuantía en metálico de 10.000 euros—, y que hoy tengo, ha añadido Claudia Lozano, el honor de entregarle a su autor el título que lo que acredita como ganador”.

Tras recibir el premio este sábado, 14 de noviembre, Rodrigo Costoya ha indicado que ni él ni su equipo —formado por su hermana y representante— “no contábamos con ganar, dado que es un premio de referencia. Se trata de un evento con mayúscula, por todo lo que le rodea: recreaciones, ubicaciones, organización e  instituciones que lo apoyan y están implicadas. Por todo ello era un sueño el solo hecho de presentarnos. Además ha subrayado Costoya “es una cita con una gran repercusión, pues escribimos para el gran público y es una lucha contra los elementos como don Quijote contra los molinos, es gritar en el desierto, pero ver tu libro en las grandes superficie es un sueño y de eso va mi libro de sueños”.

“El custodio de los libros” es una historia apasionante, los pocos lectores que lo han leído, ha señalado su autor,  me indican que es apasionante pues no son capaces de parar de leer, te atrapa.  El público podrá observar que  me gusta rascar en la superficie para comprobar si la verdad que nos ha llegado tiene fisuras e intentar descubrir o esclarecer las dudas que nos han plantado, en definitiva ver  qué hay una verdad detrás,  a veces más apasionante que la oficial y ese es su punto fuerte de esta novela, además de hablar de las personas, de nuestros sueños, de la vida y sobre todo de libros”.

El Certamen de Novela Histórica sale cada año adelante gracias a las instituciones públicas y privadas que apuestan por él, como son el Ayuntamiento de Úbeda, Diputación de Jaén, Centro Asociado de la Uned en Jaén “Andrés de Vandelvira”, Fundación Caja Rural de Jaén, Grupo Avanza, Gráficas La Paz, Software del Sol y Ediciones Pámies.

Algunos de estos patrocinadores han estado presentes en la entrega del Premio de Novela Histórica “Ciudad de Úbeda”. Así en representación del Ayuntamiento de Úbeda ha estado la edil de Cultura, Elena Rodríguez quien ha afirmado  “es orgullo formar parte de este certamen, y poder estar presente en uno de los momentos más importantes, la entrega  del premio, que es una plataforma para el fomento de la creatividad”.

Por su parte el diputado de Promoción y Turismo, Francisco  Lozano ha señalado que la Diputación se suma a este certamen que se lleva a cabo en una ciudad patrimonial, como es Úbeda,  que continúa con su agenda cultural, a pesar de las dificultades y cumpliendo los protocolos. No ha querido Lozano dejar pasar la ocasión de ensalzar  la labor del certamen en el fomento de la creación literaria y promocional de las obras presentadas y el fomento de la lectura distintas actividades como los encuentros con alumnos de centros educativos de toda la provincia.

El gerente de la Fundación Caja Rural de Jaén, Luis Jesús García Lomas ha felicitado a la organización por apostar por el certamen, a pesar de las limitaciones, mostrando una vez más que la cultura es segura y que no hay que tener miedo. Por nuestra parte, ha adelantado García Lomas, “seguiremos apostando por la cultura y por las personas que trabajan y crean cultura”.

El director del Centro Asociado de la Uned, Andrés Medina ha ensalzado la resiliencia de las asociaciones culturales e instituciones, que apuestan  por actos culturales de este nivel,  a pesar de las circunstancia y es que como ha subrayado  “la rueda de la vida no se puede parar porque si se para difícilmente volveríamos a andar”.

Por su parte Juan Antonio Mallenco, de Software del Sol ha manifestado, “apostamos por este proyecto y por el valor de la organización para echar andar este sueño y no solo en esta cita sino en las demás que organiza Cero Culture, con un gran éxito, cumpliendo siempre con la normativa vigente, y hoy reiteramos una vez más nuestro compromiso y seguiremos luchando para que no se cierren puertas ni espacios a la cultura.

PRESENTACIONES DE NOVELAS

Durante toda la mañana del pasado sábado el Auditorio del Hospital de Santiago ha sido el escenario elegido para presentar los trabajos de algunos de los autores invitados a esta novena edición.

En concreto se han presentado “Senderos Salvajes” y “Oscura Roma” de los escritores Santiago Mazarro y Luis Manuel López, respectivamente.

Con respecto a la obra de Mazarro conviene recordar que fue finalista en la pasada edición del Premio de Novela Histórica, y por la calidad de la misma la editorial Pàmies se decidió a publicarla. Mazarro ha afirmado, “cuando presente mi novela no contaba con ser finalista, quedar como finalista fue un premio, pero además que te llamen para publicarla y poder presentarla dentro del certamen es todo un honor”.

“Senderos salvajes” narra la historia real de unos aventureros que en el siglo XIX descubrieron lo que hoy sería el Parque Nacional de Yellowstone en EE.UU. o el río Missuri —sin contar con la protección de ningún país—  lo que les permitió entablar una relación con las tribus que poblaban estos espacios. “Algunas personas, ha comentado el autor, piensan que he hecho un western, pero es todo lo contrario, porque yo he escrito una novela histórica sobre lo que ocurrió realmente, reflejando una imagen de una Norteamérica muy multicultural en la que conviven diferentes idiomas, creencias y diferentes formas de interpretar  la colonización. Solo me resta que el público conozca la historia de  mi protagonista y se entusiasmen con ella, como yo lo hice durante los dos años y medio que investigue sobre el tema”.

En cuanto a la obra de López se refiere, “Oscura Roma”, versa sobre una trama que propone un viaje fascinante a la Roma más desconocida, la ciudad nocturna en la que brujas, hechiceros, asesinos, sicarios y todo tipo de criaturas acechan en las sombras.

La idea de Luis Manuel López Román es que el lector profundice en la Roma plebeya, un mundo que no se ha reflejado en las novelas ambientadas en esta época. Un tema, como subraya su autor, que ha llamado menos la atención porque la fuentes recogen a los grandes generales  y aristócratas romanos, aunque existieron y dejaron pruebas en papiros e inscripciones, ya que la magia en la antigua Roma tenía una importancia enorme y porque los romanos tenían pequeños rituales mágicos para todos y cada uno de los momentos de su vida cotidiana”.

“He recreado ese mundo añadiendo algo de invención siendo fiel a la realidad histórica, aunque ha sido un tema complejo, ha sido fascinante porque me ha permitido darme cuenta de lo cerca que estamos de ellos, ya que pequeñas supersticiones que hoy se siguen haciendo tiene una raíz directa, en lo que hacían a los romanos”.

“En cuanto a su presencia en el certamen supone un absoluto privilegio y solo puedo dar las gracias ante el esfuerzo enorme, porque sin este tipo de iniciativas la cultura se muere”.

ENCUENTRO CON PERIODISTAS 

Este año el certamen ha apostado por seguir creciendo, por lo que añade un nuevo apartado, el encuentro con periodistas, una actividad sólo para profesionales en la que pueden mantener un charla con autores, en este caso, ha tenido como protagonista al autor y periodista Francisco Bocero, que ha destacado la importancia de celebrar el certamen “estando Andalucía cerrada perimetralmente, es una muestra de responsabilidad por parte de la organización el tirar para adelante”.

”El último sueño del rey”, el último trabajo de Bocero, presenta a un personaje y momentos bastante desconocidos,  en una situación emocional y vital inusual para una novela histórica, esa desazón interior del personaje puede tener cierta conexión con la situación que vivimos. Se enmarca en la segunda mitad del siglo XVIII, época poco conocida y bastante mal interpretada, un momento en el que el país recupera buena parte del “crédito” que tenía con anterioridad y se ha reforzado y parece que puede dar un salto. El rey odia la guerra lo que facilita que se lleven a cabo reformas y que se impulse un movimiento científico y modernización, que continuará con Carlos III, mientras Europa y el mundo está sumido en la “Guerra de los Siete Años”,  en la que Francia e Inglaterra pelean y ambos pugnan por intentar ganar aliados”.