septiembre 2020 - IV Año

ARTE

Anatomía de un retrato regio

reyHernán Cortés ha retratado al rey Felipe VI en un lienzo que cuelga desde el pasado lunes en el salón destinado al Consejo de Ministros en el Congreso de los Diputados. La sala se hallaba hasta hoy presidida por otro retrato, si bien de gran formato, en el que figura representado el rey emérito Juan Carlos I. En una breve e informal ceremonia, a la que asistieron la presidenta de la Cámara, Ana Pastor y el ex presidente de las Cortes, Landelino Lavilla, así como representantes de la Mesa del Congreso, el pintor y académico gaditano Hernán Cortés y la presidenta del Parlamento descorrieron la tela azul celeste que cubría el cuadro y lo presentaron a los asistentes.

Una expresión de admiración se dibujó en la mayoría de los rostros, al contemplar la identidad lograda por el autor entre la representación pictórica y la persona del efigiado. Sobre un contorno neutro, tan solo surcado por una filacteria que recuerda el XL aniversario de la Constitución española de 1978, pero desornamentado al modo en que al autor le gusta representar a sus retratados en un ámbito de cierta abstracción, Felipe de Borbón comparece en el lienzo sentado sobre una silla con brazos de purpurina dorada; viste terno oscuro y corbata violeta; sobre los muslos reposan ambas manos- en la izquierda resalta el anillo de la alianza matrimonial-; su rostro barbado, ya canoso, le otorga un aspecto semejante al de una persona que hubiera tenido la necesidad de madurar velozmente, pese a conservar en la mirada, a sus 51 años, una viveza juvenil todavía.

El cuadro, por el cual la Cámara ha pagado 88.000 euros -una cifra, dada su elevación, impugnada por Podemos, le ha llevado a su autor dos años de trabajo, con distintos posados del retratado. Mide 1,5 metros en las dos dimensiones. Se integra en la colección de personalidades efigiadas desde hace años por el pintor gaditano cuyos retratos, señaladamente los de los denominados padres de la Constitución– figuran ya en distintas estancias del Congreso y el Senado.

rey2Lienzo pintado con pintura acrílica recién presentado es el séptimo de los realizados por Cortés sobre la figura del rey Felipe VI, telas ya expuestas en instituciones como el Tribunal Constitucional, el Consejo de Estado o la Real Maestranza de Sevilla, entre otras. No obstante, el autor considera que en con éste ha culminado la trayectoria pictórica iniciada con el primero de los anteriores.

‘Lo que creo más necesario a la hora de emprender un retrato es desterrar cualquier idea previa sobre la persona a la que voy a retratar’, dice Hernán Cortés. ‘Aquí, mi propósito concreto ha consistido en realizarlo a la manera de la retratística española histórica –el recuerdo de Velázquez es obligado- para ser exhibido de modo conforme a la importancia del ámbito representativo del Parlamento español, máxima representación del pueblo, en esta sala rodeado como está de tapices flamencos del siglo XVII y gran tamaño’, añade. ‘No he hallado dificultad general en su hechura, si bien la mano izquierda me costó cierto esfuerzo adicional’, precisa (según los especialistas, la representación de las manos es una de las tareas más difíciles en los retratos).

Para el crítico de Arte, lo más llamativo de esta efigie sería la naturalidad lograda, unida a la serenidad que del semblante de Felipe de Borbón aflora y el grado de atención y aviso que la posición del mentón señala. Cabe afirmar que gracias a la desenvoltura pictórica de Cortés –que pasa por ser considerado como el retratista más valorado de España y uno de los principales del mundo- la representación filtra un aura impar de historicidad –ese concepto dinámico que los alemanes denominan geschichtlichkeit–. Sin duda, este retrato creará una historia que ahora comienza y que la actitud del personaje representado muestra, señaladamente en la mirada y el mentón; en el gesto y los pliegues de la frente, se adivina el peso de las responsabilidades que le conciernen, las precisas atribuciones –ocasionalmente trascendentes- que la ley le otorga y un obligado aplomo por encararlas. El retrato del rey Felipe VI que cuelga ya de los muros del Congreso de los Diputados y Diputadas, narrará sin duda un relato, aún incipiente, a la espera de ser culminado.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ARTE

Publicidad