septiembre 2021 - V Año

ENSAYO

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

smartcityEl transhumanismo es una propuesta cultural que ha nacido recientemente, al hilo del impresionante desarrollo de las nuevas tecnociencias como la Biología sintética, la Nanotecnología, las Ciencias de la Información y las Ciencias Cognitivas (Inteligencia artificial y robótica). Muchos autores vaticinan que vamos camino de una transformación radical del hombre, y proponen la aplicación de estas tecnologías al mejoramiento (enhancement) humano. El transhumanismo afirma que el homo sapiens va camino de su extinción ante la aparición del transhumano: el hombre mejorado por las nuevas tecnologías. Esa mejora se notará en el campo de la inteligencia, de la longevidad y de la felicidad; de tal modo que hablan de la superinteligencia, superlongevidad y superfelicidad.

Dentro del transhumanismo actual hay al menos dos vertientes. Una más partidaria de la mejora humana por la aplicación y desarrollo de las ciencias de la computación y cognitivas, se trataría de la vertiente cibernética que afirma que nos convertiremos en cíborgs. La otra tendencia se centra en la Biología sintética aplicada al hombre a nivel genético a la mejora humana.

Pues bien, las consecuencias antropológicas que tienen estos planteamientos son evidentes. Pero tienen también importantes implicaciones en la sociedad, en la política y en la economía. Brevemente, se esbozan en este artículo algunas de ellas.

1. La nueva Smart city.

La aplicación de la Inteligencia artificial en la gestión de los problemas de las ciudades actuales dará lugar a la denominada Smart City (ciudad inteligente). Vamos camino de convertir la vida pública y ciudadana en un espacio gestionado por máquinas, en el que la eficiencia y la simplificación de la gestión de los problemas será lo habitual.

Pero el incremento de las nuevas tecnologías de la información y los sistemas de control inteligentes llevarán a la pérdida de privacidad y de intimidad y también de libertad.

Si todo lo que compras queda registrado en tu banco o en Amazon, si todos los sitios a los que acudes quedan registrados en Google, si además publicas fotos en Instagram o Facebook de todo lo que haces y si eso es controlado por sistemas de IA, el resultado es que perderás intimidad y porque tu vida deja de ser algo privado para ser objeto de análisis por las empresas y los organismos públicos. Incluso tu estado de salud y tus cuentas bancarias pueden estar registradas y ‘vigiladas’ por nuevos sistemas informáticos, La tecnología lleva camino de anular la libertad e intimidad personales.

También las Redes Sociales ayudarán a ese control, la opinión pública se hará en espacios virtuales que parece que nadie controla porque todos intervenimos con libertad, pero algunos sí que controlarán. El desarrollo de sensores, plataformas, aplicaciones y servicios tecnológicos para conseguir una Smart City interconectada y totalmente controlada, llevará a un mundo muy seguro, pero no libre.

Acabaremos sin intimidad, como niños pequeños siempre vigilados por sus padres, en este caso los padres serán las plataformas digitales y la Inteligencia artificial controlada por una élite de personas.

Toda nuestra vida podrá estar, si no hacemos algo, en la llamada ‘Nube’, o en un ordenador inteligente que decidirá y actuará por nosotros. En la Smart City ya no habrá ciudadanos sino tecnohumanos o transhumanos cuya característica fundamental será la perfección y el bienestar, pero también la esclavitud.

robot2. La robotización y la pérdida de puestos de trabajo

La palabra robot procede del término checo robota (trabajo pesado), de la obra R.U.R. del escritor checo L. Capek (1890-1938) en la que designa unos autómatas que trabajaban de obreros.

Vamos camino de que desaparezcan muchas profesiones: minero, pescador, albañil, agricultor, carpintero, ebanista, etc. Casi todos los trabajos manuales actuales pueden ser realizados por robots más o menos sofisticados. En las grandes fábricas el proceso de robotización va en aumento. Es un adelanto y una ganancia en eficiencia. Los robots (tengan o no aspecto humano) no se cansan, no se ponen enfermos, no hablan mal del jefe…. Todo esto son ventajas que consiguen que el producto final sea mejor, más barato y se fabriquen con más rapidez las cosas (tampoco duermen los robots). Nuestra sustitución laboral por máquinas es un proceso que no tiene vuelta atrás. Es cuestión de tiempo, pero no mucho. El tema es ¿hasta dónde llegará esa sustitución?

En el hogar nuestros electrodomésticos son ya robots, aunque no lo parezcan, porque no tiene forma humana. Existen robots de cocina, robots jardineros, robots de limpieza, etc. Gracias al ‘Internet de las cosas’ nuestro hogar va camino de convertirse en un smart home, autónoma y absolutamente eficaz, en la que de vez en cuando habrá que revisar lo que ha pasado, pero poco más. Además, nuestros dispositivos móviles nos informarán del estado de las tareas domésticas, mediante informes, cámaras, avisos, etc.

Pero pensemos en otras tareas. En Japón existen hoteles en los que no hay humanos, sino robots, restaurantes sin camareros humanos, solo robots. Cuando llamamos a determinados teléfonos nuestra gestión es solucionada por un sistema de inteligencia artificial que interacciona con nosotros; a veces de un modo muy rudimentario pero eficaz de todos modos.

Demos un paso más: cuando vamos al médico, el profesional en cuestión lo que hace todo el tiempo es introducir datos en un ordenador que le da en muchos casos respuestas válidas y hace un diagnostico que el médico no hace sino confirmar. Existen ya sistemas de Inteligencia artificial en el campo del diagnóstico médico y de la ciencia quirúrgica.

Lo que el autor checo Capek publicó hace ya un siglo es hoy en día una realidad. Pero hemos ido más lejos porque los robots no son solo obreros, sino que son más listos que nosotros y hacen cosas que nosotros no podemos hacer, como actuar bajo el agua o no dormir ni descansar.

La robotización ocasionará una reestructuración del mercado laboral para la que nuestras economías no están preparadas del todo. Como todo tiempo de cambio, este en el que vivimos es un tiempo de modificar y de cambiar nuestras viejas ideas y evolucionar a caballo de las nuevas tecnologías. En este sentido, el peligro actual es la rapidez de los cambios. En poco tiempo los avances son muy radicales y afectan a muchas personas. El caos laboral de la revolución industrial en Inglaterra con despidos masivos de trabajadores, se queda corto con la revolución digital y robótica en la que estamos implicados sin vuelta atrás.

Ahora bien, que nos sustituyan no quiere decir, que sobremos del planeta. Los humanos tendrán siempre su lugar, porque por mucho que algunos se empeñen en el “aprendizaje autónomo de las máquinas” y de la inteligencia artificial, nunca seremos prescindibles. Más bien cada vez seremos más imprescindibles porque el mundo robotizado necesitará de la inteligencia y de la creatividad humanas. Los robots son herramientas y nosotros nos servimos de ellas. Por muy inteligente que sea la Inteligencia artificial siempre será un medio al servicio del hombre. Puede un robot ser eficiente; pero en casi todos los trabajos la presencia humana será necesaria para dar humanidad, empatía, ayuda, conversación, confianza. La “parte dura” y complicada de todo trabajo se la dejaremos a los robots; pero hay una parte en la que somos absolutamente necesarios.

Podemos ser sustituidos en muchos trabajos, pero no como personas. El mercado laboral es un sector muy importante de la sociedad; pero además del trabajo hay muchos otros aspectos. Hay que hacer muchos cambios en el mundo laboral y entre esos cambios está el especificar el lugar propio de las personas. Un robot no sabe quién es, no siente ni frio ni calor, ni amor, ni odio, ni ningún sentimiento más o menos humano o incluso animal (como nuestras mascotas). Nosotros, las personas somos insustituibles como tales.

tecnologia3. El transhumanismo y el aumento de las desigualdades.

Uno de los efectos negativos del transhumanismo será generar desigualdades sociales. Muchos autores afirman que nos podemos enfrentar en un futuro a una sociedad fragmentada y divida en dos tipos de humanos: los mejorados tecnológica y genéticamente y los no mejorados. Esta desigualdad puede ser una de las mayores catástrofes de la historia de la humanidad. Si antes era el dinero y el trabajo lo que nos diferenciaba y encasillaba. Incluso, yendo más atrás en el pasado, el motivo de división podía ser el nacimiento noble o el nacimiento humilde, nacer esclavo o nacer libre. Ahora lo será el grado de transformación de nuestro cuerpo por las nuevas tecnologías. Estas nuevas tecnologías se encuentran en la actualidad en manos de unos pocos y en manos de las naciones más ricas. Corremos el peligro de ser discriminados por no tener acceso a las nuevas tecnologías. ¿A quién debemos temer a las nuevas tecnologías o a los humanos dueños de las nuevas tecnologías?

Dentro del transhumanismo, sin embargo, existen autores con una concepción más social y por tanto más igualitaria. Y sostienen que las nuevas tecnologías deben ser accesibles a toda la sociedad y no a una élite de ciudadanos con mayor poder adquisitivo o a ciertas naciones más ricas. Las diferencias entre primer y segundo o tercer mundo siguen existiendo, lejos de disminuir con la revolución digital y la implantación de la Inteligencia artificial en los teléfonos móviles y en otros dispositivos, la brecha está creciendo. Las tecnociencias que van a guiar el futuro inmediato de la humanidad en sí mismas no van a contribuir a que haya más igualdad, sino todo lo contrario. Creará abismos infranqueables. Esas nuevas tecnologías, deben estar enmarcadas dentro de políticas sociales e igualitarias, inclusivas y no excluyentes. La tecno-cultura actual debe estar bien orientada. Si queremos que estos adelantos hagan un mundo mejor, debemos corregir la tendencia al individualismo, al que conduce el capitalismo neoliberal.

Por otra parte, no basta solo con decir que la tecnología debe ser accesible para todos. Hay que reorientarla para que no sea un capricho de unos pocos, sino un bien real para todos. Si podemos mejorar como especie, debe ser esa mejora no un producto superfluo de una sociedad consumista y aburrida, sino una mejora real para los seres humanos necesitados de ayuda en su organismo, en su cerebro, en la calidad de su vida. Mientras haya partes del globo que se mueren de hambre y sed y como consecuencia de enfermedades de diverso tipo por carecer de medios, no podemos frivolear con ‘mejorar’ al hombre. Primero se deberían afrontar los reales del mundo actual en su totalidad y emplear las nuevas tecnologías para que no haya partes del mundo con un retraso civilizatorio y tecnológico alarmante.

¿Qué sentido tiene hablar de los objetivos transhumanistas sobre la superinteligencia, la superlongevidad y la superfelicidad, mientras una parte de la humanidad no tiene acceso al agua, a la luz?

Continuará…

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Los enigmas de Perictione

Ensayo

Juan Valera, un ateneista para un bicentenario

Ensayo

Marjorie Grice-Hutchinson y Juan Luis Vives

Ensayo

Santiago Ramón y Cajal: Un genio autodidacta de gran proyección internacional

Ensayo

Demóstenes y el fin de la libertad griega

Ensayo

Emilia Pardo Bazán, punto culminante en el estreno de la primera obra de Galdós

Ensayo

La apoteosis de la insignificancia

Ensayo

Santo Tomás Apóstol, evangelizador de las Américas

Ensayo

La Ciencia en el Exilio: una imagen extraordinaria de vitalidad

Ensayo

Desmovilización, descontento y desafección: Una estrategia de la derecha para la toma del poder

Ensayo

Sarah  Kofman, la espantosa sombra del holocausto es alargada

Ensayo

Protágoras de Abdera (480 – 411 a.C.)

Ensayo

América y las Diez Tribus Perdidas de Israel

Ensayo

Violencia verbal en la política española

Ensayo

Un almirante ateneísta: D. Miguel Lobo

Ensayo

Alfonso X ‘El sabio’ en su 800 aniversario: su mayor empresa científica

Ensayo

De Amore

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (II)

Ensayo

El 8 de marzo de 2021, un día muy adecuado para hablar de la filósofa feminista Silvia Federici

Ensayo

Salud democrática y liberalismo político

Ensayo

Pioneras en la actividad sindical en enseñanza

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (I)

Ensayo

El legado constitucional de Jiménez de Asúa

Ensayo

Teofrasto: filósofo, pedagogo y botánico

Ensayo

Emerson y el Trascendentalismo norteamericano

Ensayo

Julio Hernández Ibáñez, un profesor republicano transterrado

Ensayo

Diógenes de Sinope: un filósofo desarraigado, provocador y subversivo

Ensayo

Hechos y razones contra obsesiones delirantes

Ensayo

Análisis de los resultados de las elecciones en EE.UU

Ensayo

En torno a la dialéctica del Amo y el Esclavo en Hegel

Ensayo

¿Qué clase de mundo nos dejará el Covid 19?

Ensayo

José Ballester Gozalvo, una biografía entre la pedagogía y la política

Ensayo

Naturalismo y religión en el debate entre Habermas y Ratzinger

Ensayo

Acerca del amor

Ensayo

La política de Balmes

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

Ideología y política: de Marx a Piketty

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Las socialistas belgas hasta finales de los años veinte

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

Aquí, en la izquierda, no sobra nadie

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

La naturaleza en Marx

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Laicidad, sociedad abierta y emancipación ciudadana

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Enrique Tierno Galván

Ensayo

Nos sigue haciendo falta Tierno Galván

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Lenin, la Revolución como Ciencia

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

El laicismo en Habermas y su origen griego

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”