junio 2021 - V Año

ENSAYO

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

borgesMucho se ha publicado sobre los distintos paralelismos que existen en las obras de Shakespeare y Cervantes. Los eruditos han estudiado, por ejemplo, cómo en el autor inglés y en el español las obras se caracterizan por el establecimiento de una permanente dicotomía entre lenguaje poético y prosaico, entre el recurso al verso y la utilización de la prosa, de tal manera que crean dos universos paralelos que parecen no confluir nunca. Otra de las características comunes en las obras de ambos escritores, que los más respetados académicos ponen de manifiesto, es el que se refiere a la constante utilización simbólica del ciclo vital, de tal manera que las etapas del mismo, el nacimiento, la muerte y la resurrección, aparecen una y otra vez en muchas de sus obras, reproduciendo el transcurrir anual de las estaciones.

Otro de los elementos que caracterizan una y otra obra literaria es el uso de elementos rituales en el ámbito profano, de tal manera que esta última esfera se acerca a la que es propia del universo sagrado. Tal ocurre, tanto en Shakespeare como en Cervantes, con las múltiples referencias a la Grecia clásica, como cuando don Quijote departe con los pastores y cabreros, compartiendo el vino que es libado en un cuerno compartido por todos los asistentes, influencia evidente de Aristófanes, o en El sueño de una noche de verano, con cualquiera de los actos ceremoniales que los protagonistas llevan a cabo en el bosque de Atenas.

También comparten nuestros dos autores, según ya afirmaba el propio Borges, el recurso a la ficción dentro de la ficción, y ese gusto por entremezclar la ficción con la realidad misma, de tal manera que, a la postre, el lector no sepa a ciencia cierta si lo que está leyendo en ese momento forma parte de la primera o de la segunda. Un ejemplo de esa confusión se pone de manifiesto en el caso del Quijote cuando el cura y el barbero se lanzan a discutir sobre las bondades literarias de La Galatea y sobre las cualidades personales de su autor. Otro tanto es lo que ocurre con ese elemento teatral tan característico de Shakespeare que ha venido denominándose teatro dentro del teatro, que se observa tanto en El sueño de una noche de verano como en el propio Hamlet.

Tanto en las páginas de Cervantes como en las de Shakespeare se ha señalado la existencia de un embrión de rebeldía metafórica frente al orden social establecido. Así, por ejemplo, es más que evidente una revuelta frente a las formas tradicionales del papel reservado a la mujer y, sobre todo, contra el matrimonio impuesto y la posterior sumisión de la mujer a la autoridad del marido. Este elemento se pone de relieve en las páginas de Romeo y Julieta, donde se da carpetazo, de alguna manera, al viejo sistema patriarcal derivado de las leyes romanas, en el que la discreción del pater familias conllevaba también un derecho de vida y muerte sobre sus propios hijos. De la misma manera, en la narración de los amores de Marcela y Crisóstomo, vemos cómo la mujer adquiere un papel radicalmente diferente del que le correspondía en la tradición histórica, de tal manera que ejercita un poder de decisión totalmente nuevo.

Otro de los elementos compartidos en las obras de Shakespeare y Cervantes que más ha llamado la atención de los estudiosos es la repetición de la historia de los amores del loco Cardenio, con todos sus elementos metafóricos, que aparece en la primera parte del Quijote y que, aunque la obra siga todavía perdida, está demostrado que fue representada en 1613, en una versión teatral del propio Shakespeare.

cervantes 5De hecho, y siguiendo un razonamiento muy del gusto de Borges, al repasar estos y otros elementos compartidos, a uno le asalta la duda de si no será finalmente cierta la tradición que pretende que ambos autores llegaron a conocerse. Antes de avanzar por esta senda, conviene recordar al menos que lo que sí parece demostrado, en mayor o menor medida según las fuentes a las que se recurra, es que Shakespeare tuvo acceso directo a una lectura de la primera parte del Quijote. Que esa lectura pudiera ser directamente o no de la versión castellana es algo que dejaremos para más adelante. De momento, conviene recordar que la primera traducción del Quijote al inglés se lleva a cabo a partir de la edición de 1607 realizada en Bruselas, permitiendo su publicación en 1620. Sin embargo, esa excelente traducción de Thomas Shelton, un irlandés que había estudiado en Salamanca, es muy anterior, más exactamente de 1612, suponiéndose que en esos años previos a la publicación, el manuscrito traducido circularía de una manera más o menos generalizada entre los principales escritores ingleses del momento. Habría llegado por tanto también a las manos de Shakespeare. Sin esa circulación previa no podría explicarse la existencia de la obra shakesperiana Cardenio, ni tampoco las numerosas referencias quijotescas que aparecen en distintas piezas teatrales inglesas de los mismos años, cuyas autores no sólo estaban familiarizados con la figura del Quijote, sino que también esperaban que su público reconociese con toda facilidad esas alusiones.

Según defendía Borges, existe otro elemento común en Cervantes y Shakespeare especialmente significativo y relevante, que es la anamorfosis, esa deformación de lo que el autor presenta al espectador, de manera tal que se le ofrezcan siempre varias perspectivas que le permitan distintas observaciones, ya sean directas o indirectas, por ejemplo a través de un juego de espejos. Mediante la anamorfosis, ya presente en ciertas obras de Piero della Francesca, la perspectiva de las obras sufre un desplazamiento que el observador está llamado a corregir mediante sus propios recursos. Los términos, de la misma manera, adquieren un carácter marcadamente polisémico, de entre cuyos múltiples significados el lector deberá escoger el más adecuado. De ahí, la importancia de las lecturas previas, que son las que permiten desvelar los mecanismos ocultos en cada texto para desvelar su auténtico significado.

Sabido es que el propio Borges afirmaba que, siendo niño, su primera lectura del Quijote fue en una excelente versión inglesa encontrada en la biblioteca de sus abuelos angloparlantes. De ahí la explicación posterior, que muchos han considerado siempre poco más o menos que una boutade, defendiendo el haber encontrado posteriormente la versión castellana un tanto artificiosa y mucho menos atractiva, como si el texto cervantino hubiera sido escrito originalmente en inglés y luego vertido con desgana al castellano. Esta perspectiva es la que sin duda explica el enfoque de una de las narraciones más conocidas de Borges sobre la importancia de la obra cervantina y sus repercusiones posteriores en la literatura, como es Pierre Menard, autor del Quijote, donde además aparecen con toda claridad elementos shakesperianos.

Lo más relevante en esa narración, desde el punto de vista que nos ocupa, es la autenticidad del personaje elegido, quien, lejos de suplantar a Cervantes, es realmente el autor de una serie importante de fragmentos de la primera parte del Quijote, en todo idénticos a los escritos por el autor español. Pierre Menard es, por tanto, un autor legítimo, en todo comparable a Cervantes y a Shakespeare, frente a otros, entre los que podría incluirse al propio Borges, considerados por él mismo como ilegítimos.

La característica principal del autor legítimo sería, de alguna manera, la autenticidad al responder a una pregunta en apariencia extremadamente simple –quién soy– siguiendo el razonamiento que por ejemplo avanza Parolles, el personaje de Shakespeare, sin ofrecer no obstante la respuesta adecuada cuando asegura que «Simply the thing I am/ Shall make me live».

shakespeare williamBorges se ocupó de este asunto en una de sus composiciones poéticas, titulada precisamente en inglés ‘The thing I am’, en la que nos recuerda, entre otros muchos elementos fundamentales del universo borgiano, que ‘Soy la cosa que soy/ Lo dijo Shakespeare.’ Se ha señalado repetidamente que el Quijote afirma lo mismo al recobrar la razón en la hora de la muerte, precisamente al abandonar las otras muchas razones que hasta entonces le habían guiado en sus muchas aventuras.

Son numerosos los poemas borgianos que hunden sus raíces en el universo quijotesco, como lo son también sus artículos tanto sobre el Quijote en sí como sobre el propio Cervantes. Son también muy numerosas las obras sobre Shakespeare y su mundo, entre los que destaca, lógicamente, La memoria de Shakespeare, dictado casi al final de sus días. Precisamente, María Esther Vázquez recuerda que en cierta ocasión Borges fue invitado a pronunciar una conferencia en Washington titulada El misterio de Shakespeare. Al parecer, Borges habló durante una hora larga sin que el auditorio consiguiera entender nada de lo que decía, por estar el micrófono demasiado alejado del orador, sin que nadie se atreviera a señalárselo.

De esa manera, aunque el misterio de Shakespeare siguiese oculto, sí hubo quienes pensaron que Borges se habría ocupado de desentrañar esos años enigmáticos en la biografía del escritor inglés, de los que apenas existe indicio alguno que permita asegurar a qué dedicó sus actividades. Esos años, de 1585 hasta 1592, conocidos como The lost years, han dado pie a no pocas especulaciones, como la que afirma que en ese período Shakespeare desempeñó un importante papel, entre espía y confidente, en la embajada inglesa en Madrid. Sería ésta la justificación y la explicación de su pretendido conocimiento de la lengua castellana y, tal vez, incluso de haber hecho posible que se hubiera dado un trato más o menos asiduo con Cervantes y con el resto de escritores españoles del Siglo de Oro.

Ahora bien, surge entonces otra pregunta: ¿cuál es la importancia real que debe otorgarse a estas hipótesis? Desde el punto de vista de lectores tanto de Cervantes y Shakespeare como de Borges, la respuesta queda muy lejos de parecernos evidente.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Demóstenes y el fin de la libertad griega

Ensayo

Emilia Pardo Bazán, punto culminante en el estreno de la primera obra de Galdós

Ensayo

La apoteosis de la insignificancia

Ensayo

Santo Tomás Apóstol, evangelizador de las Américas

Ensayo

La Ciencia en el Exilio: una imagen extraordinaria de vitalidad

Ensayo

Desmovilización, descontento y desafección: Una estrategia de la derecha para la toma del poder

Ensayo

Sarah  Kofman, la espantosa sombra del holocausto es alargada

Ensayo

Protágoras de Abdera (480 – 411 a.C.)

Ensayo

América y las Diez Tribus Perdidas de Israel

Ensayo

Violencia verbal en la política española

Ensayo

Un almirante ateneísta: D. Miguel Lobo

Ensayo

Alfonso X ‘El sabio’ en su 800 aniversario: su mayor empresa científica

Ensayo

De Amore

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (II)

Ensayo

El 8 de marzo de 2021, un día muy adecuado para hablar de la filósofa feminista Silvia Federici

Ensayo

Salud democrática y liberalismo político

Ensayo

Pioneras en la actividad sindical en enseñanza

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (I)

Ensayo

El legado constitucional de Jiménez de Asúa

Ensayo

Teofrasto: filósofo, pedagogo y botánico

Ensayo

Emerson y el Trascendentalismo norteamericano

Ensayo

Julio Hernández Ibáñez, un profesor republicano transterrado

Ensayo

Diógenes de Sinope: un filósofo desarraigado, provocador y subversivo

Ensayo

Hechos y razones contra obsesiones delirantes

Ensayo

Análisis de los resultados de las elecciones en EE.UU

Ensayo

En torno a la dialéctica del Amo y el Esclavo en Hegel

Ensayo

¿Qué clase de mundo nos dejará el Covid 19?

Ensayo

José Ballester Gozalvo, una biografía entre la pedagogía y la política

Ensayo

Naturalismo y religión en el debate entre Habermas y Ratzinger

Ensayo

Acerca del amor

Ensayo

La política de Balmes

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

Ideología y política: de Marx a Piketty

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Las socialistas belgas hasta finales de los años veinte

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

Aquí, en la izquierda, no sobra nadie

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

La naturaleza en Marx

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Laicidad, sociedad abierta y emancipación ciudadana

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Enrique Tierno Galván

Ensayo

Nos sigue haciendo falta Tierno Galván

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Lenin, la Revolución como Ciencia

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

El laicismo en Habermas y su origen griego

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”