junio 2021 - V Año

ENSAYO

España, en la atención y en los escritos de Engels

Bicentenario del nacimiento de Engels (28 de noviembre de1820 – 5 de agosto de 1895)

Federico Engels, de cuyo nacimiento se cumplen este 28 de noviembre dos siglos, mantuvo con España importantes nexos que reflejó en algunos de sus interesantes escritos, en buena parte relativos a temas militares españoles, ejército regular y guerrillas. Como se sabe, desde su mocedad, el intelectual germano, compañero de Karl Marx, se mostraba proclive a involucrarse en el estudio de los asuntos militares, por haber nacido en la ciudad renana de Barmen, Elberfeld, de Wüppertal, en 1820, el seno de una familia burguesa dedicada al comercio textil, pero dentro de un ambiente prusiano, donde lo militar vertebraba numerosos vectores de la cultura y de la vida cotidiana de la zona septentrional y oriental germana. Asimismo, en su progresiva teorización sobre el Estado y sus instituciones, la percepción política de las fuerzas armadas como supremo aparato de coerción, sostén perpetuo de las clases dominantes y, en ocasiones, de avance y modernización social, resultaba ser, para Engels, una evidencia de examen obligado para el diseño de las estrategias y tácticas revolucionarias con las que afrontarlas, neutralizarlas, infiltrarlas o reconducirlas conforme a los intereses del proletariado.

Su afición por los trasuntos castrenses encontró su primera expresión tangible en su incorporación al servicio militar en un regimiento de Artillería de Berlín en 1841-42. Mas su atracción se desplegaría conforme avanzaban sus estudios teórico-prácticos sobre el poder, en sus múltiples manifestaciones sociales, institucionales y culturales, dada la entidad estatal que lo militar para él adquiría.

Así, en 1860, publicaría Engels en The New York Daily Tribune, editado en Londres, una serie de tres artículos bajo el título “The Moorrish war”, sobre la toma de la localidad norafricana de Tetuán por el general Leopoldo O’Donnell (1809-1867), cuya figura atrajo su atención en distintas ocasiones dada la potente proyección del militar canario sobre la escena española de su tiempo. También, junto con Marx, dedicó su atención a los generales Baldomero Espartero, Domingo Dulce y Ros de Olano. Previamente, en 1855, Engels había escrito otros artículos de trasunto hispano, concretamente iberoamericano, para el Putnam’s Magazine y otros dos más, titulados Badajoz y Bidasoa, respectivamente, sobre dos importantes episodios bélicos, que publicaría en 1858 en la New American Cyclopaedia.

Por otra parte, Federico Engels dedicaría posteriormente, ya en 1873, un plus de su atención a España en cuatro pequeños ensayos políticos, denominados Die Bakuninisten an der Arbeit (“Los bakuninistas en acción”). Esta colección de textos fue publicada por el órgano del Partido de los Socialdemócratas Alemanes, Die Volksstadt.

La afección española de Engels se intensificaría tras haber sido designado responsable para España, Italia y Rumanía de la Primera Internacional, así como por conocer el idioma español, comprenderlo y hablarlo, junto con otra decena de lenguas habladas y escritas, de las 24 que, según una hermana suya, llegó a conocer. Sin embargo, sus estudios databan de mucho antes, cuando su trabajo sobre las guerras campesinas en Alemania protagonizadas por Thomas Münzer le condujo hacia el estudio de las insurgencias bajomedievales; de estas paso a analizar los levantamientos y revueltas populares, de pequeños artesanos y obreros contra el despotismo de los validos, figura delegada del poder real que, en España, adquirió enorme entidad política.

Así, en marzo de 1766, el denominado motín contra el italiano De Gregorio, marqués de Esquilache, bajo el reinado de Carlos III, el levantamiento popular aparentemente desencadenado contra ciertas medidas represivas decretadas por el valido real, registró el reparto de hasta 10.000 fusiles entre el pueblo de Madrid, tras ser asaltados distintos cuarteles. Sin embargo, los publicistas de la época sellaron la verdad con una versión edulcorada y elitista de los hechos, en la que establecían que lo sucedido se trataba de una conjura interélites, con inducción jesuítica, contra la Corona. Así restaban el verdadero mordiente político revolucionario que el levantamiento popular había logrado, con la fuiga del Rey a Aranjuez. Por contra, la historiografía actual muestra probadamente que se trató de una revuelta revolucionaria y antimonárquica, una de las primeras en la Europa contemporánea, anterior a la Revolución Francesa, si bien su desenlace sería una alternativa política reformista rubricada por la caída del favorito.

Este y otros episodios cargados de potencialidad interpretativa en clave política revolucionaria llevaron a Engels a estudiar la guerra de guerrillas que en la Guerra de la Independencia, entre 1808 y 1814, cobraron su mayor auge e intensidad, cosechando numeroso éxitos los combatientes irregulares españoles en el hostigamiento del Ejército imperial que Napoleón desplegó en España: hubo de replegarse, incluso de las posiciones consolidadas en Madrid, en distintas ocasiones.

No obstante, el foco de atención del pensador prusiano se centraría en los acontecimientos militares y políticos protagonizados en España y en el Norte de África por una cohorte de espadones en los que tanto Engels como Marx vieron la posibilidad del renacer de un rescoldo revolucionario tras el fracaso de los levantamientos de 1848 y 1849 en Alemania, Francia, Hungría y Polonia.

Pugna en la Internacional

Primera Internacional Ginebra 1866

Más adelante, dentro de las luchas generadas en el interior de la Primera Internacional entre los seguidores de Marx y Engels y los del príncipe anarquista Mijail Bakunin (1814-1876), el pensador prusiano, como responsable para España de la Internacional proletaria se consagró en cuerpo y alma a refutar los planteamientos del sector bakuninista, que tenía en España potente arraigo. La introducción de la Primera Internacional en nuestro país había sido protagonizada por el anarquista y diputado italiano Giuseppe Fanelli (1827-1877), portavoz, en el seno de la Alianza Internacional de los Trabajadores, de la Alianza de la Democracia Socialista afín al príncipe anarquista ruso. Esta fracción era contraria al Consejo General de la Internacional encabezado por Marx y Engels. Por ello, el marxismo en España no llegaría nunca a ser la corriente hegemónica dentro del republicanismo ni de la izquierda obrera.

Federico Engels, como responsable de la Sección para España de la Internacional, atacó duramente al anarquismo entonces aquí en auge, del que criticaba que su ideario y su programa antiautoritarios, caracterizados políticamente por ser abstencionistas y por exigir, de una manera que Engels consideraba prematura e irresponsable, la abolición inmediata del Estado. Lo cual había convertido al anarquismo, según las palabras de Engels, en “un verdadero muro de contención para la difusión del marxismo y para la creación de un potente partido obrero”. Y ello a pesar de la potente e histórica energía revolucionaria que tanto él como su compañero Marx detectaban en España.

En otros dos de sus artículos sobre España, Engels arremetió contra el cantonalismo que, a su juicio, resultaba ser suprema expresión del antiestatalismo anarquista, el abstencionismo político y la disgregación de fuerzas proletarias. Subrayaba igualmente que “jamás pudo conducirse de peor manera un proceso revolucionario”, en referencia al desenlace de la Revolución llamada Gloriosa, que en 1868 derrocó la monarquía isabelina y dio paso a una República de incierto y efímero destino hasta 1874, con la Restauración borbónica manu militari, con el pronunciamiento militar en Sagunto del general Arsenio Martínez Campos.

Comoquiera que Engels dominaba los temas militares y contaba con abundante información histórica, política y coyuntural sobre España, muy presumiblemente influyó de manera decisiva sobre los planteamientos que Marx exhibió sobre nuestro país. En sus análisis sobre la realidad política española que plasmaría en los ocho artículos publicados- sobre España que publicó también en The New York Daily Tribune en 1854 y 1856, Marx recibió sin duda esta influencia. De trasunto histórico que se remontaba a la reconquista, Marx los escribió incluso con algunas deformaciones que la incipiente y deficiente historiografía al uso en Francia y en Alemania proyectaban sobre España, tantas, que llevaron a Marx a prescindir en sus análisis españoles de la determinación infraestructural económica sobre la superestructura institucional, propia de sus investigaciones y aplicadas a otras realidades.

De esta manera las trocaba aquí con un sesgo en el que para él, tan solo había operado en los procesos populares revolucionarios la dinámica antiautoritaria y nacionalista del pueblo, tanto contra Napoleón como en las luchas posteriores contra los validos regios. Ello se veía signado por una visión romántica –en clave germana- que exaltaba al pueblo español por su patriotismo antidespótico, pero no profundizaba en el bastidor económico sobre el cual aquellas dinámicas sociopolíticas se sustentaban, teorización que constituía ya, desde 1849, el fundamento sustancial del marxismo.

La figura de Engels, pese al understatement, la auto-infravaloración cortés que se aplicó a sí mismo respecto a la figura de su amigo y camarada Karl Marx, al que admiraba, sería puntal decisivo de la causa del proletariado mundial y mentor de muchos de los avances teóricos, prácticos y organizativos del movimiento comunista internacional.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Demóstenes y el fin de la libertad griega

Ensayo

Emilia Pardo Bazán, punto culminante en el estreno de la primera obra de Galdós

Ensayo

La apoteosis de la insignificancia

Ensayo

Santo Tomás Apóstol, evangelizador de las Américas

Ensayo

La Ciencia en el Exilio: una imagen extraordinaria de vitalidad

Ensayo

Desmovilización, descontento y desafección: Una estrategia de la derecha para la toma del poder

Ensayo

Sarah  Kofman, la espantosa sombra del holocausto es alargada

Ensayo

Protágoras de Abdera (480 – 411 a.C.)

Ensayo

América y las Diez Tribus Perdidas de Israel

Ensayo

Violencia verbal en la política española

Ensayo

Un almirante ateneísta: D. Miguel Lobo

Ensayo

Alfonso X ‘El sabio’ en su 800 aniversario: su mayor empresa científica

Ensayo

De Amore

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (II)

Ensayo

El 8 de marzo de 2021, un día muy adecuado para hablar de la filósofa feminista Silvia Federici

Ensayo

Salud democrática y liberalismo político

Ensayo

Pioneras en la actividad sindical en enseñanza

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (I)

Ensayo

El legado constitucional de Jiménez de Asúa

Ensayo

Teofrasto: filósofo, pedagogo y botánico

Ensayo

Emerson y el Trascendentalismo norteamericano

Ensayo

Julio Hernández Ibáñez, un profesor republicano transterrado

Ensayo

Diógenes de Sinope: un filósofo desarraigado, provocador y subversivo

Ensayo

Hechos y razones contra obsesiones delirantes

Ensayo

Análisis de los resultados de las elecciones en EE.UU

Ensayo

En torno a la dialéctica del Amo y el Esclavo en Hegel

Ensayo

¿Qué clase de mundo nos dejará el Covid 19?

Ensayo

José Ballester Gozalvo, una biografía entre la pedagogía y la política

Ensayo

Naturalismo y religión en el debate entre Habermas y Ratzinger

Ensayo

Acerca del amor

Ensayo

La política de Balmes

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

Ideología y política: de Marx a Piketty

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Las socialistas belgas hasta finales de los años veinte

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

Aquí, en la izquierda, no sobra nadie

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

La naturaleza en Marx

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Laicidad, sociedad abierta y emancipación ciudadana

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Enrique Tierno Galván

Ensayo

Nos sigue haciendo falta Tierno Galván

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Lenin, la Revolución como Ciencia

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

El laicismo en Habermas y su origen griego

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”