junio 2021 - V Año

ENSAYO

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Tus pies sobre la tierra antes no hollada,
Tus ojos frente a lo antes nunca visto
Luis Cernuda

Francesco-guicciardiniLos viajes han despertado curiosidad desde las épocas más remotas. El hombre siempre ha deseado conocer otras tierras, otras costumbres y otros horizontes. Sin ir más lejos, La Odisea, no es otra cosa que un viaje con retorno al punto de partida y Las mil y una noches están llenas de viajes fantásticos. Por otra parte, para quien tiene ojos para ver y curiosidad intelectual el viaje es una experiencia, una fuente de conocimiento y hasta una exploración de lo desconocido.

Tengo un libro en las manos, Ruta de los viajeros extranjeros a su paso por Extremadura. 500 años de aventuras, editado por la Junta de Extremadura, con cuidados textos de Manuel Aguilar Yuste.

¿En qué consiste su propuesta? En describir, desde el Siglo XV, a diversos viajeros que recorrieron tierras extremeñas, bien deteniéndose en ellas o bien de paso. De todos ellos voy a elegir a Francesco Guicciardini (1483-1540), aunque hubiera sido muy interesante hablar también de Henry Frederick Link o Alfred Jouvin.

Florencia es el Renacimiento. Un periodo de esplendor, brillantez cultural, acompañada, en el caso del mosaico de Estados Italianos, de crisis política, enfrentamientos y luchas fratricidas.

¿Por qué he elegido a F. Guicciardini? Su poliédrica figura llena de matices, me salió al paso estudiando a Maquiavelo. Hay una importante correspondencia entre ambos y al parecer, Francesco intentó mediar ante los Medici para que Nicolás pudiera recuperar su influencia.

¿Quién fue Guicciardini? Ante todo, un hombre inteligente, sagaz, hábil y maniobrero que representó fielmente lo que fue la República florentina en el Renacimiento. No sólo fue un político y diplomático sino también un jurista, un filósofo y un historiador realista y concienzudo. Puede afirmarse que perteneció al círculo de los poderosos Medici y a lo que podríamos calificar de vida intelectual y cultural de la República.

spagna¿Cómo y por qué se interesó por España? Los Médici observaron sus excelentes cualidades para la diplomacia y la intriga y lo nombraron embajador ante el Rey Fernando el Católico. Desempeñó, a plena satisfacción, las tareas encomendadas y regresó a Italia prestando diversos servicios a dos papas de la familia Médici: León X y Clemente VII.

A una mente despierta, como la suya, no se le escapaban las opiniones, puestas en sazón, de sus interlocutores, las excelencias de las ciudades en las que residió y los caminos que tuvo que transitar. Así, surgieron su Diario di Spagna (1512), Relazione di Spagna (1514), si bien, lo que me parece más asombroso de su producción son Considerazioni sui Discorsis del Machiavelli sopra la prima deca di Tito Livio (1528/1530).

Durante su viaje a España aprovechó bien el tiempo. Visitó Barcelona, Zaragoza, Granada y Sevilla entre otras ciudades y describió su andadura por tierras extremeñas, llamándole especialmente, la atención la abundancia de fuentes cerca de Badajoz.

A un espíritu analítico como el suyo, no le resultaba complicado analizar los cambios que se estaban operando en aquellos años. Así observa, con nitidez, la pérdida de poder de los Estados y Ciudades-Estado italianas y el auge que van adquiriendo monarquías como la española y la francesa. Al igual que Maquiavelo analiza con precisión los Estados que se van fortaleciendo y los que pasan a debilitarse y frecuentemente caen en manos de uno u otro de los nuevos poderes emergentes.

Podría decirse que, en cierto modo, Guicciardini realiza un primer intento de lo que sería una historia europea, pues excede lo que sería un ámbito geográfico delimitado y concreto. Maquiavelo y Guicciardini tienen más elementos en común de los que parece a simple vista. Ambos, para juzgar los hechos políticos se desprenden de enfoques morales y valoran el papel que la ambición, el egoísmo y el conocimiento de la condición humana juega en el tablero político. La visión de Guicciardini es pesimista. El hombre carece de capacidad para prever y orientar el futuro. Se atreve a negar que existan leyes inmutables que rijan las acciones de los hombres.

Son los gobernantes los que fraguan su propia grandeza o los que precipitan a los pueblos al desastre. La fortuna es caprichosa y gusta trastocarlo todo, colocando arriba lo que estaba abajo y viceversa.

historia ditaliaTambién, me parece particularmente novedoso que acuda a fuentes documentales inéditas y que consulte y tenga en cuenta los puntos de vista y opiniones de otros historiadores de diversas épocas. Lo más característico, desde luego, es que esté convencido de que los políticos y regidores de los Estados son, con sus virtudes y defectos, los que propician su fortalecimiento o su desmoronamiento y caída.

Las experiencias narradas por los viajeros, en libros donde dan puntual cuenta, de lo que han visto y, además, analizan las circunstancias políticas, sociales y económicas del país visitado, tienen un interés nada desdeñable.

Puede constatarse, asimismo, que el Renacimiento es un periodo viajero, donde son muchos los europeos que acuden a nuestro país y dónde los españoles viajan, especialmente, a Italia con la que existen muchos vínculos con el diverso mosaico de estados en que se encuentra dividida. Podría decirse, incluso, que entre España e Italia existe un espacio común compuesto de elementos culturales afines. Baste recordar a este efecto, como otro de los viajeros italianos, Andrea Navagero entró en contacto con Juan Boscán y Garcilaso de la Vega. Su influencia y erudición sirvieron para que el verso endecasílabo terminara de implantarse en nuestro país y así como algunas estrofas, como por ejemplo, el soneto, en el que Francesco Petrarca había logrado hallazgos sublimes.

Tras esta digresión volvamos a Francesco Guicciardini y a sus andaduras por nuestro país. La naturaleza del viaje fue esencialmente política. Se trataba de que el Rey Fernando, que ya por aquel entonces estaba empeñado en establecer un cinturón profiláctico en torno a Francia, fuera receptivo a sus demandas. Su inteligencia y habilidad hicieron que cumpliera, a plena satisfacción, las expectativas con las que inició el trayecto.

Francesco Guicciardini en su Storia d’Italia, con toda justicia, su obra más celebrada y donde lleva a cabo sus principales descubrimientos metodológicos y de enfoque historiográfico dejó plasmadas muchas de sus ideas pero, como veremos más adelante, no sólo en ella. Antes de su composición en Relazione di Spagna ya había demostrado sus condiciones de analista y acierta a trazar un panorama muy ajustado y veraz de la realidad socio-política de la Península Ibérica. Por regla general, se suele situar ante los hechos como un espectador imparcial, lo que le es de suma utilidad para asimilar las fuerzas que están en juego en los escenarios políticos. Estos y otros rasgos dan buena prueba de su capacidad analítica, lo que ha hecho que algunos lo consideren el fundador de la historiografía moderna.

Parte de sus obras permanecieron durante mucho tiempo inéditas. Por tanto, su pensamiento sólo pudo ser conocido parcialmente. Baste recordar que su Ricordi politici e civile (1512-1530), no fueron publicados hasta 1857.

Es digno de destacar que la mayor parte de sus obras están escritas para sí mismo y no para ser leídas y expuestas al juicio de otros. Su obra mejor estructurada y mejor concebida, no es otra que Storia d’Italia. Por cierto, es la única compuesta para ser expuesta a la opinión pública. Quizás, por esto, merezca la pena destacar la libertad de juicio y la soltura con que compone el resto de su producción intelectual, dando por sentado que no van a ser conocidas, al menos, durante un largo tiempo.

francescoFrancesco Guicciardini fue un destacado intelectual del Renacimiento tardío. Para valorar el alcance de su pensamiento, no convendría dejar de lado, sus experiencias como diplomático y como analista político.

Los intelectuales renacentistas, especialmente los del Renacimiento tardío, aprendieron a ver el mundo de otra manera y con ojos nuevos. Pertenecieron a lo que podemos denominar, Humanismo y aprendieron a valorar la historia, la cultura y el devenir de los hechos con una vara de medir exclusivamente humana, o lo que es lo mismo, atendiendo a los triunfos y fracasos, a la virtudes y a los vicios de los hombres como principal fuerza generadora de los acontecimientos sin atribuirlos, como se hacía hasta entonces a fuerzas supra naturales.

Los recuerdos que dejaron plasmados los viajeros que recorrieron, por distintas causas y razones nuestro país, son muy ilustrativos. Haríamos bien en prestarles más atención y en procurar ser más conscientes de cómo a lo largo de los siglos nos han ido viendo quienes venían de fuera.

Todo viajero inteligente y despierto nos sitúa ante un espejo. Unas veces el espejo da una imagen deformada de la realidad y otras se ajusta más a nuestras tradicionales formas de entendernos a nosotros mismos.

Es de gran valor, el esfuerzo que hacen distintas Comunidades Autónomas, como en el caso que nos ocupa, la extremeña, por trazar un recorrido de los viajeros extranjeros por sus tierras. Haciendo hincapié y rescatando del olvido las consideraciones, enfoques y observaciones que realizaron durante su estancia.

Probablemente, uno de los más atentos y sagaces fue Francesco Guicciardini. Quien se decida a leer sus Relazione di Spagna, sin duda no se verá defraudado.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Demóstenes y el fin de la libertad griega

Ensayo

Emilia Pardo Bazán, punto culminante en el estreno de la primera obra de Galdós

Ensayo

La apoteosis de la insignificancia

Ensayo

Santo Tomás Apóstol, evangelizador de las Américas

Ensayo

La Ciencia en el Exilio: una imagen extraordinaria de vitalidad

Ensayo

Desmovilización, descontento y desafección: Una estrategia de la derecha para la toma del poder

Ensayo

Sarah  Kofman, la espantosa sombra del holocausto es alargada

Ensayo

Protágoras de Abdera (480 – 411 a.C.)

Ensayo

América y las Diez Tribus Perdidas de Israel

Ensayo

Violencia verbal en la política española

Ensayo

Un almirante ateneísta: D. Miguel Lobo

Ensayo

Alfonso X ‘El sabio’ en su 800 aniversario: su mayor empresa científica

Ensayo

De Amore

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (II)

Ensayo

El 8 de marzo de 2021, un día muy adecuado para hablar de la filósofa feminista Silvia Federici

Ensayo

Salud democrática y liberalismo político

Ensayo

Pioneras en la actividad sindical en enseñanza

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (I)

Ensayo

El legado constitucional de Jiménez de Asúa

Ensayo

Teofrasto: filósofo, pedagogo y botánico

Ensayo

Emerson y el Trascendentalismo norteamericano

Ensayo

Julio Hernández Ibáñez, un profesor republicano transterrado

Ensayo

Diógenes de Sinope: un filósofo desarraigado, provocador y subversivo

Ensayo

Hechos y razones contra obsesiones delirantes

Ensayo

Análisis de los resultados de las elecciones en EE.UU

Ensayo

En torno a la dialéctica del Amo y el Esclavo en Hegel

Ensayo

¿Qué clase de mundo nos dejará el Covid 19?

Ensayo

José Ballester Gozalvo, una biografía entre la pedagogía y la política

Ensayo

Naturalismo y religión en el debate entre Habermas y Ratzinger

Ensayo

Acerca del amor

Ensayo

La política de Balmes

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

Ideología y política: de Marx a Piketty

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Las socialistas belgas hasta finales de los años veinte

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

Aquí, en la izquierda, no sobra nadie

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

La naturaleza en Marx

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Laicidad, sociedad abierta y emancipación ciudadana

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Enrique Tierno Galván

Ensayo

Nos sigue haciendo falta Tierno Galván

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Lenin, la Revolución como Ciencia

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

El laicismo en Habermas y su origen griego

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”