mayo 2021 - V Año

ENSAYO

La Ciencia en el Exilio: una imagen extraordinaria de vitalidad

Ignacio Bolivar

La Guerra Civil estalló en un momento de especial eclosión de la investigación científica en España con el desarrollo de la Junta de Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas (nacida en 1907) bajo la dirección de Ramón y Cajal, hasta su fallecimiento en 1934, sustituido por Ignacio Bolívar y, con Blas Cabrera, como secretario. El balance de la JAE fue de 2.000 pensionados en el extranjero (29 % a Francia, 22 % a Alemania, 14 % a Suiza, 12 % a  Bélgica, 23 % a otros; con un 19 % en Pedagogía, 19 % en Medicina y el resto en otras áreas de conocimiento), que dieron lugar a la denominada EDAD DE PLATA DE LA CIENCIA ESPAÑOLA, cuyas instituciones de aplicación creadas en 1910 fueron: el Centro de Estudios Históricos y el Instituto Nacional de Ciencias Físico-Naturales, con sus dos complementos necesarios: la Universidad Central, como gran centro Universitario (1932), y la Residencia de Estudiantes (1910), que fue el núcleo alrededor del cual se constituyeron diversos laboratorios de investigación. La inauguración en 1932 del Instituto Nacional de Física y Química bajo la dirección de Blas Cabrera y la visita de Einstein fueron el espaldarazo internacional a la ciencia española. En Cataluña cabe destacar el Institut d’Estudis Catalans, con Josep Trueta como el científico más significativo.

Las depuraciones académicas llevadas a cabo en Alemania desde el ascenso de Adolf Hitler provocaron en Gran Bretaña iniciativas de ayuda a los represaliados ya desde 1933. José Castillejo fue el principal colaborador de la Society for the Protection of Science and Learning (SPSL) lo que facilitó que algunos científicos españoles se trasladarán allí, como Fernando Calvet (químico orgánico), Josep Trueta (traumatólogo), Pío del Río Hortega (histólogo), entre otros; pero, al iniciarse la guerra mundial, muchos terminarán marchando a América. Severo Ochoa trabajó tres años en la Universidad de Oxford antes de instalarse definitivamente en Estados Unidos. Arturo Duperier (físico) estuvo investigando en Manchester hasta los años 50 cuando intentó volver a España. Trueta fue catedrático y director de la clínica ortopédica de la Universidad de Oxford hasta su jubilación; su labor fue especialmente reconocida por la atención de los heridos en los bombardeos alemanes en Londres. Los científicos que inicialmente intentaron quedarse en Francia, dada la evolución de la guerra mundial, terminaron dispersándose por América.

Blas Cabrera

En el exilio la reorganización de los profesores universitarios se inicia en París en 1939 en la Unión de Profesores Universitarios Españoles (UPUEE) con 21 catedráticos, 2 agregados y 11 profesores de otras categorías, bajo la presidencia de Gustavo Pittaluga (bacteriólogo) y, tras la reunión de la Habana en 1943, bajo la dirección de Ignacio Bolívar (fundador del Museo de Ciencias Naturales) se traslada su coordinación a México. En 1950 ya agrupa a 184 profesores (87 en México DF, 9 en otros estados mexicanos, 16 en Argentina, 2 en Bolivia, 1 en Canadá, 7 en Colombia, 1 en Costa Rica, 11 en Cuba, 14 en EE.UU., 4 en Panamá, 3 en Puerto Rico, 8 en la República Dominicana, 3 en Uruguay, 4 en Venezuela, 12 en Gran Bretaña y 1 en Marruecos). A mediados de los años sesenta mantenía asociados todavía a 108 profesores. Esta organización gozaba de una relevante influencia social ante los organismos nacionales e internacionales.

El exilio científico fue muy numeroso en el ámbito de la Medicina, siendo alrededor de 500 los médicos que se afincaron en México entre 1939 y 1940, lo que significaba, nada menos, que un diez por ciento del total de los registrados en aquel país. El grupo de químicos y farmacéuticos alcanzó sólo en México casi el centenar. Entre los físicos, BIas Cabrera, quien enseñó Física e Historia de la Física en la UNAM, Juan Oyarzábal o el astrónomo Pedro Carrasco Garrorena se integraron en el mundo universitario de dicho país, así como lo hizo el naturalista Faustino Miranda, fundador del Jardín Botánico que lleva su nombre en México, o el biólogo Enrique Rioja. Modesto Bargalló, Antonio Madinaveitia, Francisco y José Giral entre los químicos.

El elemento integrador de la ciencia en el exilio se hizo en México alrededor de la revista Ciencia. Revista hispanoamericana de Ciencias puras y aplicadas, cuyo primer director fue Ignacio Bolívar, a quien sustituyó poco antes de su muerte BIas Cabrera, después Cándido Bolívar y finalmente José Puche. En sus páginas se recogieron artículos de premios Nobel, como Severo Ochoa o Bernardo Houssay, publicándose periódicamente durante 35 años, entre 1940 y 1975; pero, tras el primer número, se prohibió en España para evitar su influencia social, a pesar de ser de contenido exclusivamente científico.

José Giral

El Consejo de Redacción de la revista estaba formado por 72 profesores de campos tan diversos como la Física, la Matemática, la Zoología, la Anatomía, la Química… Además de México, los colaboradores trabajaban desde Cuba, Nueva York, Colombia, Venezuela, Argentina, Santo Domingo… También desde Londres o París. El número inaugural salió en Ciudad de México el 1 de marzo de 1940. Sus objetivos eran difundir el conocimiento de las Ciencias físico-naturales y exactas y sus múltiples aplicaciones, mantenerse al corriente de los progresos de las diferentes áreas de la ciencia y hacerlo con un lenguaje para todos comprensible. Su meta última, se indicaba, era: «contribuir a elevar el nivel de la cultura pública». Se publicaron 294 números, el último ejemplar fue el editado el 15 de diciembre de 1975, un mes después de la muerte de Franco, dedicado al fisiólogo Augusto Pi-Suñer.

El número de artículos publicados por Ciencia fue de 10.630 en total, lo que da una idea de la ingente labor realizada. Los contenidos se dividían en: «Ciencia moderna» (148), «Comunicaciones originales» (635), «Noticias» (2.013), «Ciencia aplicada» (128), «Misceláneas» (1.057), «Libros nuevos» (2.470) y «Revista de revistas» (4.179). En conjunto, se trataron los temas siguientes: 39 % de Biología (346), 24 % de Química (218), 23 % de Medicina (214), 6 % de Geología (58), 3 % de Física (30), 3 % de Matemáticas (28) y 2 % de otros (17). Al analizar los resultados de la producción científica, destaca sorprendentemente en sentido negativo la escasa producción en el campo de la Física y la Matemática. La Física se explica porque un grupo significativo de los más destacados científicos se quedaron en Inglaterra y no marcharon a América y, además, el nivel de la Física en México no permitía formar fuertes grupos de investigación. En el caso de la Matemática el más importante era Pedro Carrasco Garrorena, que se centró en la enseñanza dando clase en varias universidades, además de presidir el Instituto Luis Vives; los otros destacados matemáticos también se dedicaron sobre todo a la enseñanza en los siete colegios creados por los exiliados.

Vamos a indicar dos ejemplos significativos de lo que les ocurrió a los que volvieron a España: Arturo Duperier y Enrique Moles.

Enrique Moles

Arturo Duperier en 1953 decidió regresar a España, a instancias del Ministro Ruíz Jiménez, creyendo que podría reincorporarse a la investigación y para ello trasladó sus propios aparatos desde Inglaterra; pero en la aduana le retuvieron todo el material durante varios años, por lo que se vio forzado a renunciar a la investigación y tuvo que completar sus investigaciones de una forma teórica, se le incorporó a la Universidad, pero no a su cátedra. Es elegido académico en la RA Ciencias Exactas, pero no llegó a tomar posesión, ya que falleció en 1959 tras una larga depresión.

Enrique Moles, catedrático de Química Inorgánica, regresó a España en 1943. Fue condenado a treinta años en 1945 y, tras salir de la cárcel por las presiones internacionales, resultó excluido de la Universidad, obligado a sobrevivir con una Farmacia; pero pudo seguir investigando en un laboratorio privado, IBYS (Instituto de Biología y Seroterapia). Sin embargo, continuó siendo invitado y reconocido en congresos internacionales, aunque tuvo que publicar en el extranjero. Enrique Moles llegó a publicar en su vida 264 trabajos en revistas científicas, sobre todo internacionales, de su especialidad.

En definitiva, a pesar de todas las dificultades, el prestigio y reconocimiento internacional de los científicos españoles de la Edad de Plata siguió siendo muy relevante durante el exilio.

Bibliografía:
ABELLÁN, José Luís. El exilio Español de 1939. Madrid 1976. Ed. Taurus.
BARONA, Josep Ll.  Científicos republicanos en Gran Bretaña. Mètode 2009 – 61. Ciencia y exilio – Número 61. Primavera 2009. Ed. Univ. de Valencia.
BENAVENT, Rafael Aleixandre. El caso de la revista Ciencia (1940-1975). Mètode 2009 – 61. Ciencia y exilio – Número 61. Primavera 2009. Ed. Univ. de Valencia.
CARAPETO, Cristina y otros. Ciencia. Rev. Hispanoamericana de ciencias Puras y Aplicadas (1940-1975). Rev. ILUIL, vol 25, 2002.
CAUDET. Fco. España peregrina THIII_N35_P58-73.
DOSIL MANCILLA, Fco. Javier. Naturalistas en México. Mètode 2009 – 61. Ciencia y exilio – Número 61. Primavera 2009. Ed. Univ. de Valencia.
FERRER.S La historia olvidada de los científicos españoles exiliados por la Guerra Civil. El confidencial 26052017.
GIRAL, F., Ciencia española en el exilio (1939-1989). 1994. Ed. Anthropos. Barcelona.
LLORET Pastor, Joan.  Mètode 2009 – 61. Ciencia y exilio – Número 61. Primavera 2009. Ed. Univ. de Valencia
MARTÍNEZ VIDAL Álvaro. El exilio médico catalán en Francia. Mètode 2009 – 61. Ciencia y exilio – Número 61. Primavera 2009. Ed. Univ. de Valencia.
MATEOS, Abdón. De la guerra civil al exilio “Los republicanos españoles y México”. 2005. Ed. Biblioteca Nueva FIP.
ORDOÑEZ ALONSO. María Magdalena. Químicos y Farmacéuticos del Exilio Español en México. Mètode 2009 – 61. Ciencia y exilio – Número 61. Primavera 2009. Ed. Univ. de Valencia.
OTERO CARVAJAL, Luis Enrique. La destrucción de la Ciencia en España. 2006. Ed. Univ. Complutense.
SÁNCHEZ ALBORNOZ, Nicolás. El destierro español en América. 1991. Ed. ICI. SEQC.
VARIOS. Exilio científico historiografía. Rev. Cronos 3-2.
VARIOS. Historia de la Ciencia Española. Muy Especial verano 2001 nº 53.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Santo Tomás Apóstol, evangelizador de las Américas

Ensayo

La Ciencia en el Exilio: una imagen extraordinaria de vitalidad

Ensayo

Desmovilización, descontento y desafección: Una estrategia de la derecha para la toma del poder

Ensayo

Sarah  Kofman, la espantosa sombra del holocausto es alargada

Ensayo

Protágoras de Abdera (480 – 411 a.C.)

Ensayo

América y las Diez Tribus Perdidas de Israel

Ensayo

Violencia verbal en la política española

Ensayo

Un almirante ateneísta: D. Miguel Lobo

Ensayo

Alfonso X ‘El sabio’ en su 800 aniversario: su mayor empresa científica

Ensayo

De Amore

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (II)

Ensayo

El 8 de marzo de 2021, un día muy adecuado para hablar de la filósofa feminista Silvia Federici

Ensayo

Salud democrática y liberalismo político

Ensayo

Pioneras en la actividad sindical en enseñanza

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (I)

Ensayo

El legado constitucional de Jiménez de Asúa

Ensayo

Teofrasto: filósofo, pedagogo y botánico

Ensayo

Emerson y el Trascendentalismo norteamericano

Ensayo

Julio Hernández Ibáñez, un profesor republicano transterrado

Ensayo

Diógenes de Sinope: un filósofo desarraigado, provocador y subversivo

Ensayo

Hechos y razones contra obsesiones delirantes

Ensayo

Análisis de los resultados de las elecciones en EE.UU

Ensayo

En torno a la dialéctica del Amo y el Esclavo en Hegel

Ensayo

¿Qué clase de mundo nos dejará el Covid 19?

Ensayo

José Ballester Gozalvo, una biografía entre la pedagogía y la política

Ensayo

Naturalismo y religión en el debate entre Habermas y Ratzinger

Ensayo

Acerca del amor

Ensayo

La política de Balmes

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

Ideología y política: de Marx a Piketty

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Las socialistas belgas hasta finales de los años veinte

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

Aquí, en la izquierda, no sobra nadie

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

La naturaleza en Marx

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Laicidad, sociedad abierta y emancipación ciudadana

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Enrique Tierno Galván

Ensayo

Nos sigue haciendo falta Tierno Galván

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Lenin, la Revolución como Ciencia

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

El laicismo en Habermas y su origen griego

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”